#Ciudad

El Gadareno de Las Condes

10 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Desde que me hice adicto a las novelas de Baldacci y Katzenbach, me es imposible pasarlo por alto, ni dedicarle menos de uno o dos minutos de pensamiento. Sentado o acostado, el Gadareno de Las Condes -como lo he bautizado, no sin algo de remordimiento-vigila silencioso desde su banca a los escasos transeúntes que cruzan la amplia vereda a la altura de la otrora chacra el Rosario, cuya casona hoy alberga a la Corporación Cultural de Las Condes, y a mi dealer, la Biblioteca Municipal.


Me pregunto qué habrá sido de su madre, y si es que tuvo hermanos, o por lo menos amigos o compañeros de algún hogar de menores. Tal vez fue a la universidad, consiguió algún trabajo, se casó y tuvo una familia. Trato de imaginar el momento exacto en que todo comenzó desmoronarse. ¿Por qué?

A metros todavía de mi campo de visión, mientras lo adivino instalado al costado izquierdo del portón, la curiosidad y la conciencia se ponen de acuerdo y me tienden una emboscada. Una batería de preguntas es disparada repentinamente desde un punto que hasta el momento mi vista ha tratado de evitar. ¿Qué historia se esconde tras la perturbadora visión de un hombre vestido con bolsas de basura y trapos que algún día fueron ropa? ¿Qué recuerdos e imágenes entretienen -o más probablemente asedian- los minutos previos al sueño de un hombre que duerme a la intemperie? Sigo caminando. Mi hija, que siempre se adelanta inventando carreras que sólo ella puede ganar, de pronto se detiene y vuelve a mi lado. “Es el hombre del calzoncillo en la cabeza”, me dice, tomándome de la mano y soltando una risa nerviosa ante la imagen del hombre que hacía algunas semanas habíamos divisado corriendo despavorido a través de la explanada frente al hotel Hyatt, la prenda íntima a manera de gorra.

El sol de las 11 de la mañana se refleja en una lata de Coca-cola que el “Gadareno” empina con fruición, y trato de imaginarlo de niño, de camino al colegio, aprendiendo a leer y escribir. Me pregunto qué habrá sido de su madre, y si es que tuvo hermanos, o por lo menos amigos o compañeros de algún hogar de menores. Tal vez fue a la universidad, consiguió algún trabajo, se casó y tuvo una familia. Trato de imaginar el momento exacto en que todo comenzó desmoronarse. ¿Por qué? Las posibles razones son tan variadas como los lugares donde el Gadareno pasa la noche.

Eso sí, dos cosas son casi seguras, lugares comunes en la historia de prácticamente todo indigente: un eterno tufo etílico y una lista de capitulaciones. Mujer, hijos, vecinos, jefe, amigos, asistente social, médico, cura, pastor, terapeuta, sicólogo, psiquiatra, todos enarbolando la misma bandera blanca y repitiendo distintas formas de una misma sentencia: “Hasta aquí llego yo”.”No hay nada más que hacer”. “Hicimos todo lo que pudimos”.”Ya no podemos hacer más”. “Es un caso perdido”. Ya en el jardín de la casona, mientras mi hija cuenta los kois y las carpas de colores en un estanque de piedra, vuelvo a mirar en dirección a la reja. El Gadareno se ha puesto en pie y parece estar decidiendo el curso de su existencia durante el resto del día. La ciudad es grande, llena de parques y bancas dónde sentarse a esperar el último plano y luego los créditos de una película cuyo desenlace parece obvio desde hace mucho. De pronto se da vuelta y me mira, esbozando una amplia sonrisa en la que, sorprendentemente, no se extraña ningún diente. A la distancia lo oigo mascullar un par de frases ininteligibles. Es primera vez que lo miro a la cara. Y entonces desvío la mirada. “Vamos, Gaby, estamos atrasados”. Pasarán unos minutos en los que trataré de convencerme de que mi nombre no tiene por qué figurar en la lista de los capituladores. Lo cual es cierto. Mi lista es otra: la de los que ni siquiera lo intentaron.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

24 de agosto

Intentemoslo, vuelve, le conozco y siempre está y estará ahí. Saludos

Pablo Alonso Quinteros Meza

25 de agosto

Gabriel:

Según averigüé, su nombre es Giussepe. Su papá emigró Chile desde la ex-Checoslovaquia a mediados de los 70, escapando de la post-guerra. Se casó con una chilena y tuvieron a Giusepe, quién al parecer habría nacido con una seria deficiencia mental. Su madre murió, y luego su padre, quedando completamente a la deriva.

Después de escribir la entrada, lo intentamos con un amigo. Le llevamos comida y ropa, pero no aceptó ninguna de las dos cosas.

Yo ahora vivo en Nicaragua.

Saludos

Carolina paz

07 de noviembre

Hoy lo vi después de un año, antes lo vi en santa ana, hoy lo vi en el metro escuela milita, subió al vagón donde iba yo.
La gente lo miraba con asco “eso no es un ser humano” dijo una señora, mientras yo lo observaba.
Me coloqué delante de él y comencé hablarle, su miraba reflejaba tristeza y soledad. Pero al conversar con el pude persivir que era una persona “normal” por lo menos era amable conmigo.
Lo acompañe hasta santa ana, me bajé con el y quise acompañarlo a comer algo, pero no quiso y me dijo que lo dejara de seguir….
Finalmente me fui, intente hacer lo mejor de mi parte pero el no quiso.

Natalia

20 de julio

Hoy leí que murió:
“Que en paz descanses Guiseppe…
Lo vi pasar por mi lado muchas veces con mirada triste y perdida envuelto en bolsas ..sea con sol o lluvia ..alguna vez le pregunte si quería de comer y me dijo q no quería nada solo seguir …
Su nombre era Guiseppe se dice q su padre emigro a Chile desde Checoslovaquia en los 70, se caso con una chilena naciendo Guiseppe con una deficiencia mental .Su madre murió tempranamente y luego su padre, quedando él completamente a la deriva.

Que en paz descanses Guiseppe”

Dani

21 de julio

No esta muerto….solo hospitalizado

21 de julio

Hace unos días comenzó a circular este post en Facebook sobre la muerte de Giuseppe

Que en paz descanses Guiseppe…Lo vi pasar por mi lado muchas veces con mirada triste y perdida envuelto en bolsas…

Posted by Retrato Santiago on Tuesday, July 18, 2017

Andrea

21 de julio

Esta vivo, hoy 21 de julio 2017 lo vi, en la esquina de siempre, Rosa O’Higgins, con una frazada desde la cintura hacia abajo y un poleron.

21 de julio

Son los otros seres olvidados por el estado, reflejo del abandono y falta de preocupación de la salud mental, nadie en su sano juicio va a querer vivir en la calle con frio, hambre y abandonado. También es el reflejo como sociedad, “sálvate solo y si no puedes, muérete” asi de terrible es nuestra realidad.

Nory

22 de julio

Está vivo ? Quién sabe la verdad?

Jose

08 de agosto

Esta vivo. ayer lo vi en el metro agosto 2017

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

La eficacia de este nuevo paradigma que privilegia la horizontalidad, la creatividad, la intuición y la innovación se encuentra precisamente en hacernos creer que somos más autónomos, más libres. Allí ...
+VER MÁS
#Trabajo

El significado actual del trabajo: De la vocación a la autoexplotación

Una vez más constamos que tanto el sector privado como el sector público tienden a cometer “errores” para violar la ley, pero teniendo a una Corte Suprema conformada por magistrados íntegros, la ciud ...
+VER MÁS
#Ciudad

Ilegalidades urbanísticas a la orden del día

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?

Popular

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión