Estamos haciendo un balance de los 12 años de  nuestra comunidad.

Para eso, la voz de quienes forman parte de ella es una pieza esencial.
¡Ayúdanos contestando esta breve encuesta!

Quiero responder

#Ciudad

De artefactos a actitudes: cuando la ciudad se hace inteligente

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Pareciera ser que desde hace un tiempo a esta parte, el término Smart City se instaló con fuerza como el nuevo lugar común del urbanismo. Aquello que se dice Smart está al día en lo que hacer ciudad y planificación se refiere. Mucho se ha escrito a favor y en contra del concepto de Smart City, por lo que esta columna no busca hacer eco de estos discursos sino más bien compartir una reflexión acerca de qué tan cerca o qué tan lejos están nuestras ciudades de ser inteligentes. Esto, a raíz de una invitación que nos hicieron en Ciudad Emergente para participar del Smart City Expo en la ciudad de Puebla, un evento internacional de ciudades inteligentes con 165 ponentes, 80 expositores y cerca de 8.000 visitantes de 36 países llevado a cabo el pasado mes de febrero en México.


Una ciudad inteligente no debería medirse por la cantidad de aplicaciones inteligentes que usamos, nuestra conexión a internet o los artefactos de última generación que llevamos en nuestros bolsillos, si no más bien por algo mucho más económico y no por ello menos fácil de alcanzar. Me refiero a las actitudes que llevamos incorporadas en nuestro cerebro.

Seguramente, si le preguntamos a un ciudadano de a pie acerca de si su ciudad es inteligente, me atrevería a decir que el 90% de las personas nos responderían con una carcajada, o al menos con una leve sonrisa de vergüenza o ironía. Puede que un cierto dejo de arrogancia dificil de disociar del término nos haga pensar que estamos lejos de eso. Lo cierto es que, con la cantidad de desafíos y problemas urbanos no resueltos, resulta complicado pensar que vivimos en una ciudad inteligente. ¿O quizás no es para la risa, y es que depende de cómo midamos esa ciudad inteligente? 

Ciudad Inteligente en nuestros bolsillos: Con esto me refiero a aquellos ciudadanos Smart Lovers, o dicho de otro modo, aquellos usuarios frecuentes de aplicaciones como Waze, Uber, BikeSantiago, EasyTaxi u otras aplicaciones. En el Smart City Expo en la ciudad de Puebla México, aplicaciones similares a Estas representan, sin lugar a dudas, la quintaesencia de lo que se entiende por Smart City, al menos en lo que a movilidad urbana se refiere. Sin duda estas aplicaciones hacen nuestros viajes más eficientes, cómodos y seguros. Pero sabemos que no todos tenemos acceso a smartphones, pese a que la cantidad de teléfonos celulares llega en Chile a más de 23 millones (¡hay más celulares que personas!) y la penetración de internet es de 66,7%, siendo la más alta de Latinoamérica. Bajo esa premisa, aquellos que gozan de estas tecnologías estarían cerca de vivir la experiencia de una Smart City, versus aquellos que no tienen los artefactos o aplicaciones que estarían siendo parte de los no inteligentes.

Esta reflexión simplista se cae por su propio peso, principalmente porque la ciudad inteligente no debería medirse por la cantidad de aplicaciones inteligentes que usamos, nuestra conexión a internet o los artefactos de última generación que llevamos en nuestros bolsillos, si no más bien por algo mucho más económico y no por ello menos fácil de alcanzar. Me refiero a las actitudes que llevamos incorporadas en nuestro cerebro.

Seguramente, si un conocido nos dice que todos los meses se ahorra una suma importante de dinero por desenchufar sus artefactos cuando no los está utilizando (evitando lo que se conoce como consumo vampiro), o bien, que su auto lo comparte con su vecino o con un colega para hacer el trayecto del trabajo a la casa, esas personas están ejerciendo una actitud inteligente digna de trending topic. Al menos así lo entendió la Asociación Chilena de Eficiencia Energética (AChEE) cuando lanzó #PrimeroCambioYo, una campaña para relevar cómo pequeñas acciones pueden generar grandes cambios en lo que ahorro energético se refiere. En esa línea, lo Smart estaría ubicado en un lugar más cercano a las actitudes de las personas, que a los artefactos o aplicaciones de última moda.

Ciudad inteligente en nuestra cabeza: cómo hacer pegajosas esas actitudes de maneras que “infecten” las cabezas de millones de personas podría ser lo más inteligente que uno podría desarrollar en lo que Smart City se refiere. Si Plaza Sésamo logró a principios de los años 70 “infectar” a millones de padres y niños con la idea de educar a partir de la entretención, sería bueno ya en el siglo XXI pensar seriamente en cómo viralizar buenas prácticas que logren cambiar nuestros malos hábitos urbanos – optar por una bicicleta pública en vez del auto privado para tramos de menos de 10 km; compostar nuestros desechos orgánicos domiciliarios en vez saturar los rellenos sanitarios con basura que no es basura; al comprar evitar la bolsita de plástico que dura en nuestras manos 15 minutos y demora 500 o mil años en degradarse… Y así, reflexionar sobre un sin número de acciones cotidianas que ejercemos y que pueden impactar de forma positiva en mejorar nuestra calidad de vida en el corto y largo plazo.

Son muchos los que día a día ponen en práctica hábitos dignos de destacar como ejemplos de ciudad inteligente. En el discurso de las Smart Cities, eso se traduciría en pasar de solo destacar los artefactos, a relevar las actitudes inteligentes. Quizás de esa forma nos daremos cuenta cuándo la ciudad se hizo efectivamente inteligente.

Javier Vergara Petrescu
Director Ejecutivo de Ciudad Emergente
@vergarapetrescu

TAGS: Apps Ciudad inteligente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Resulta inconducente hacer recaer la responsabilidad de la derrota en el plebiscito de salida a las clases subalternas, porque eso es desconocer que en nuestra sociedad el ethos que organiza la vida, las ex ...
+VER MÁS
#Política

De la economía al ethos y vuelta: la tiranía de los modos de vida

Resulta inconducente hacer recaer la responsabilidad de la derrota en el plebiscito de salida a las clases subalternas, porque eso es desconocer que en nuestra sociedad el ethos que organiza la vida, las expectativas y las necesidades populares, esta moldeado por el neoliberalismo imperante.

En la reparación, comparece y se reconoce en primera instancia, lo destruido, desgastado y obsoleto, y se trabaja en determinar si lo que se tiene en estudio es pertinente recuperar
+VER MÁS
#Política

El concepto de reparación en el debate público

En la reparación, comparece y se reconoce en primera instancia, lo destruido, desgastado y obsoleto, y se trabaja en determinar si lo que se tiene en estudio es pertinente recuperar

Para muchos, esta no solo fue una derrota del texto constitucional presentado por la <desgastada> Convención. También fue una dura derrota para el Gobierno de Gabriel Boric. Todo indica que los ciud ...
+VER MÁS
#Política

La gran derrota de un débil gobierno

Para muchos, esta no solo fue una derrota del texto constitucional presentado por la <desgastada> Convención. También fue una dura derrota para el Gobierno de Gabriel Boric. Todo indica que los ciudadanos no dejaron de disociar al proyecto con la actual administración.

Una nueva convención, la cual por supuesto puede estar acompañada de expertos, que cumplan un rol consultivo, de apoyo técnico indirecto y de armonización durante todo el proceso, es el mejor camino par ...
+VER MÁS
#Política

Vamos por una mejor Convención

Una nueva convención, la cual por supuesto puede estar acompañada de expertos, que cumplan un rol consultivo, de apoyo técnico indirecto y de armonización durante todo el proceso, es el mejor camino para resolver el vicio de ilegitimidad de la Constitución

Nuevos

Resulta inconducente hacer recaer la responsabilidad de la derrota en el plebiscito de salida a las clases subalternas, porque eso es desconocer que en nuestra sociedad el ethos que organiza la vida, las ex ...
+VER MÁS
#Política

De la economía al ethos y vuelta: la tiranía de los modos de vida

Continuamos entregando una reflexión que se quiere actual  del posible sentido de la conexión de lo humano y el sol. O sea, de la historia humana y la Naturaleza en los confines contemporáneos de la ave ...
+VER MÁS
#Cultura

Prosa segunda del sol

La realización IV Seminario Internacional sobre Educación en Derechos Humanos y el Premio Óscar Arnulfo Romero, de esta versión en Chile, nos pone en relieve los desafíos y metas a desarrollar en esta ...
+VER MÁS
#Educación

Derechos Humanos: Universal, Diverso e Inclusivo

En la reparación, comparece y se reconoce en primera instancia, lo destruido, desgastado y obsoleto, y se trabaja en determinar si lo que se tiene en estudio es pertinente recuperar
+VER MÁS
#Política

El concepto de reparación en el debate público

Popular

Como dice Wendy Brown ¿quién no es hoy un neoliberal? Una racionalidad gobernante como el neoliberalismo organiza y construye mucha conducta y muchos valores sin parecerlo. Produce «principios de realida ...
+VER MÁS
#Política

La derrota

Más que nunca tenemos que tener la convicción, para promover instancias de participación, vinculante y activa, desde los niños, niñas y jóvenes y, principalmente quebrar con nuestro discurso adultocen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Celebramos y rememoramos una democracia sostenible e integral

El sistema, encabezado por los descendientes de la Primera Junta de Gobierno quieren que tu vivas un eterno "18", los 365 días del año y no te des cuenta, o no te importe, que mientras te embriagas, te joden
+VER MÁS
#Sociedad

Patria, embriaguez y miseria

Para muchos, esta no solo fue una derrota del texto constitucional presentado por la <desgastada> Convención. También fue una dura derrota para el Gobierno de Gabriel Boric. Todo indica que los ciud ...
+VER MÁS
#Política

La gran derrota de un débil gobierno