#Ciudad

Cómo participamos todos en el futuro de Santiago

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

A nivel regional tenemos una deuda pendiente que se traduce en intendentes, consejeros regionales y gobernadores lejanos a las personas; escasa información sobre sus programas y su gestión; y ausencia absoluta de un espacio de rendición de cuentas de cara a la ciudadanía. La creación del cargo de Alcalde Mayor del Gran Santiago o similar, cobra urgencia frente a una ciudadanía cada vez más activa, más empoderada e informada, que exige incidir en los procesos de desarrollo urbano.

Con el reciente cambio de Cecilia Pérez por José Antonio Peribonio, ya hemos tenido 9 intendentes distintos en 10 años. Y no es razonable que la autoridad que ejecuta las políticas urbanas de la Región Metropolitana no tenga la continuidad mínima necesaria para enfrentar los complejos desafíos de una ciudad como Santiago, en términos de su desarrollo urbano. Tampoco resulta aceptable que en Chile no se avance hacia una elección democrática de los intendentes y de los consejeros regionales (CORES). Respecto de esto último, no olvidemos que la Cámara de Diputados acaba de rechazar, hace muy pocos días, la ley que habría permitido la elección de los CORES por sufragio universal a partir del próximo año.

Ante este panorama, que obstaculiza tanto la voluntad ciudadana, como la continuidad de las autoridades, vuelven a surgir voces que solicitan la creación del cargo de Alcalde Mayor, es decir una autoridad que tenga  atribuciones suficientes para enfrentar problemas transversales de Santiago, que suelen afectar a conjuntos de comunas. Dicho de otro modo, no parece lógico que nadie tenga la perspectiva y el poder suficiente para enfrentar los problemas de Santiago desde un enfoque donde la ciudad se debe concebir como un ente orgánico, y no como un rompecabezas formado por 34 comunas, que son administradas por 34 alcaldes diferentes. Hay que tomar en cuenta al respecto, que los alcaldes no suelen coordinarse por diversos motivos: no comparten objetivos y visiones respecto de su desarrollo urbano, no generan lazos por diferencias políticas, no van más allá de una mirada que llega hasta su límite comunal, entre otras.

A esto se suman los graves incumplimientos de la Ley de Participación Ciudadana que hemos denunciado a la Contraloría General de la República, organizaciones como Santiago Cómo Vamos, Ciudad Viva, Ciudadano Inteligente, Asesoría Ciudadana, Casa de la Paz y Pro Acceso, entre otras. Según el monitoreo realizado por Santiago Cómo Vamos, hay al menos 64 municipios en el país que ni siquiera cumplen con los mínimos establecidos por la Ley 20.500.

Ante esto, cabe preguntarse ¿qué pueden hacer los ciudadanos para cambiar las políticas públicas y ser escuchados?

La discusión sobre la figura del Alcalde Mayor se ha centrado en la falta de integración, coordinación y planificación de nuestra área metropolitana, todos temas relevantes, pero que hasta la fecha no han incluido el rol y los mecanismos de participación de la ciudadanía.

Es fundamental poner en la discusión qué tipo de institucionalidad queremos tener en términos de participación ciudadana a nivel regional, qué grado de representatividad se espera en este nuevo escenario, cuántos de los vacíos hoy existentes se seguirán replicando, y cómo evitamos que se repitan las debilidades de los mecanismos de participación ciudadana en las distintas escalas territoriales.

La representatividad de las autoridades es un tema que se suma a este diagnóstico: sólo a nivel nacional y comunal podemos elegir nuestras autoridades a través del voto popular. A nivel regional tenemos una deuda pendiente que se traduce en intendentes, consejeros regionales y gobernadores lejanos a las personas; escasa información sobre sus programas y su gestión; y ausencia absoluta de un espacio de rendición de cuentas de cara a la ciudadanía.

En este escenario, más allá de si la nueva figura es la de un Alcalde Mayor o la de un Intendente dotado de mayores atribuciones y tiempo en ejercicio, es evidente que se requiere de cambios. Cambios que hagan que el término participación ciudadana sea algo más que una declaración de buenas intenciones en periodos electorales. Esto cobra urgencia frente a una ciudadanía cada vez más activa, más empoderada e informada, que exige opinar, incidir y ser parte de los procesos, en el marco de una legislación urbana desfasada respecto del grado de madurez de sus ciudadanos.

La ciudadanía no sólo ha entendido que debe demandar nuevos espacios, sino que además debe crear otros, para subir peldaños en la escalera de la participación ciudadana. Santiago Cómo Vamos, el primer programa de monitoreo a la calidad de vida del Gran Santiago, apunta en esta dirección, y será lanzado el sábado 24 de noviembre en el Centro Cultural Gabriela Mistral.

Así como Santiago Cómo Vamos, diariamente surgen iniciativas de ciudadanos con distintas temáticas, objetivos y escalas, para una ciudad igualmente diferente en sus realidades sociales, económicas y políticas. En este escenario, sin duda, se requiere de una institucionalidad que vaya en la misma dirección, entendiendo que mayores espacios de participación posibilitan la creación de políticas acordes a los problemas y necesidades de las personas.

La creación de una nueva autoridad para Santiago debe traer novedades en los aspectos señalados, de lo contrario un cambio de autoridad para la ciudadanía no representará más que un personaje con otro traje en el mismo escenario.

* Por Loreto Rojas Symmes, magister en desarrollo urbano, directora de Ciudad Viva y Santiago Cómo Vamos.

——

Ilustración: festivaldelaji.blogspot.com

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de noviembre

Comparto el principio de que en el Gran Santiago es necesaria una autoridad capaz de coordinar politicas de desarrollo urbano. Pero no da lo mismo si es un Alcalde Mayor o un Intendente electo.

El Alcalde Mayor seria una figura redundante, ya que competiria en funciones con los Alcaldes, encargados principalmente de la calidad de vida local. La recien promulgada ley de asociativismo municipal permite asociaciones intercomunales para coordinar estos temas. Notable es el caso de Ciudad Sur, que viene haciendolo desde bastante antes de contar con esta herramienta. La experiencia de paises en etapas mas avanzadas de descentralizacion muestra lo grave que es la multiplicacion de niveles administrativos, que asumen roles redundantes mas alla de sus funciones asignadas.

Un Intendente electo seria mas adecuado para emprender acciones propias del nivel regional, como son la construccion de infraestructuras (ej:transporte), la coherencia espacial de politicas sectoriales (ej:transporte+vivienda+equipamiento) y la redistribucion de recursos entre comunas. En Chile ya existe una cultura de administracion territorial a este nivel, por lo que hacerlo realmente operativo es mucho mas facil que agregar uno nuevo. Evita ademas el problema de la redefinicion de perimetros: como se agregan comunas a una alcaldia mayor a medida que la ciudad crece? Que pasa en el resto de Chile? Por ultimo, seria una solucion no solo beneficiosa para Santiago, sino que responderia a demandas de autonomia cada vez mas fuertes de todo el territorio nacional.

Y lo fundamental en este tema es como se logra reformar la administracion territorial, considerando los tres pilares indispensables de una descentralizacion efectiva. Primero, para elegir un Intendente hay que modificar el art 32.7 de la Constitucion Politica, que establece la designacion de este como prerrogativa presidencial. Segundo, para darle autoridad sobre secretarias regionales ministeriales (y asi permitirle coordinar sus politicas) debe otorgarsele autoridad exclusiva para el nombramiento de subsecretarios, que tambien es prerrogativa presidencial (32.7). Tercero, en cuanto a la autonomia (relativa) financiera de las regiones, modificar el 115, que fija su dependencia de un presupuesto fiscal recolectado y distribuido a nivel central. Todo esto ademas de otros articulos que amarran el conjunto.

En resumen, considerando el ritmo de reformas constitucionales marginalmente descentralizadoras y su aplicacion legal (caso COREs), con suerte nuestros nietos tendran autoridades metropolitanas funcionales, sea Alcalde o Intendente. A menos, claro esta, que se elabore una Nueva Constitucion. Y esto no se lograra mientras la ciudadania se fragmente persiguiendo causas sectoriales. A todos, educacion, salud, medio ambiente, sindicatos, pensiones, descentralizacion, etc, nos aprieta el mismo zapato.

Boletín GAL 1459 Viernes 23 de Noviembre | Eco Escuelas en Acción

22 de noviembre

[…] Cómo participamos todos en el futuro de Santiago […]

Algo más sobre la Ley 20.500 | ammaoct2010

22 de noviembre

[…] 22112012 http://www.elquintopoder.cl […]

23 de noviembre

…***..Buena la nota…pero…..hay que apoyar màs concretamente a la ciudadanìa de como hacer PARTICIPACION CIUDADANA…..DAR EJEMPLOS Y CAMINOS A SEGUIR…HAY QUE IR A LAS POBLACIONES….CREAR ESCUELAS DE DIRIGENTES SOCIALES…ETC….SOLO UNA COMUNIDAD EDUCADA, PODRA PRESIONAR POR MEJORAS….OBLIGACIONES Y DERECHOS CIUDADANOS….DAR Y EXIGIR…..TB. NO PODEMOS SER SOLO PATERNALISTAS…TODO CAMBIO NO CAE DEL CIELO…LO DICE LA HISTORIA….SERGIO VASQUEZ OCHOA, CONTADOR AUDITOR, MAGISTER EN GESTION PUBLICA…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es necesario definir un proceso de tecnología conveniente para un crecimiento más equilibrado, es decir, que supere aquella idea productivista neoliberal que no considera los indicadores políticos, socia ...
+VER MÁS
#Política

La democracia y el ´realismo` del duopolio.

Los medios han tomado la decisión de alivianar la carga. Tanto los canales de TV como los medios impresos ahora tienen su equivalente digital, con lo que pueden ofrecer contenido al minuto.
+VER MÁS
#Medios

La industria de los medios tiene salvación

Los requerimientos laborales para este Siglo 21 deben estar en coherencia con un mundo globalmente conectado
+VER MÁS
#Educación

Educación ¿Virtualizando nuestros sueños?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria