#Ciudad

Ciudades unidas, la esperanza del siglo XXI

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Los retos a los que nos enfrentamos, claramente definidos en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unidas, no pueden abordarse ni realizarse con garantías de éxito razonable sin la perspectiva de la gobernabilidad local. Si fracasamos en la gestión sostenible —social y medioambiental— de las ciudades, no hay opciones de futuro. Las ciudades globales, conscientes de su peso demográfico y de la concentración de su poder económico, están empezando a asumir cuál es su papel frente a los desafíos globales. La ciudad ya no acaba —¡al contrario!— en sus límites administrativos; y su responsabilidad, tampoco. Lo analiza Parag Khanna en su último libro, Conectografía: la geografía política que conocíamos, con los Estados como protagonistas absolutos, pierde relevancia en favor de las grandes metrópolis.


La metrópoli urbana será el escenario de los principales conflictos políticos y sociales. Y de sus soluciones. Pero no solo desde un punto de vista territorial, sino también por su escenificación y su capacidad de generar prácticas de gobernabilidad democráticas

El año pasado tuvimos la oportunidad de comprobar cómo paulatinamente las ciudades van adquiriendo un nuevo papel en la agenda global. La celebración de Hábitat III, la conferencia de la ONU sobre desarrollo urbano, o el relanzamiento de la plataforma C40, una red de colaboración para coordinar la lucha de las ciudades contra el cambio climático, fueron dos eventos en los que pudimos ver las implicaciones de este cambio.

Quizá es por este doble fenómeno, el de la creciente importancia de las ciudades y el de los nuevos retos que debe afrontar, que en los últimos años muchos analistas han tratado de recuperar la idea del “derecho a la ciudad” de Henri Lefebvre. El sociólogo, geógrafo y filósofo francés ya avanzó a mediados del siglo pasado que la crisis de la ciudad es en realidad una crisis de toda la sociedad en su conjunto. Lo que equivale a decir que el conflicto político que se genera en el ámbito urbano va más allá de sus límites geográficos y se trata en realidad de un asunto de importancia global.

Entre los teóricos que están rescatando a Lefebvre destaca especialmente el geógrafo David Harvey, quien trató de actualizar y resignificar sus ideas en un texto publicado por la revista New Left Review el 2008. Según Harvey, el tipo de ciudad que imaginamos como sociedad, y en la que queremos vivir, no puede estar desvinculada de nuestros valores sociales. Por eso es necesario reivindicar el derecho a la ciudad, para poder representar estos valores.

Son muchos los nuevos gobiernos urbanos que se alinean, aunque sea inconscientemente, con las ideas de Harvey. Se va extendiendo la idea de que el derecho a la vida urbana va más allá de los recursos y servicios a los que tenemos acceso los ciudadanos por el mero hecho de serlo. Un derecho poco evidente, pues no se explicita, que consiste en tener la posibilidad de cambiar la ciudad. Un poder de transformación que depende, en gran medida, de la acción colectiva y que se parece mucho a una nueva forma de resistencia.

Como apunta Joan Subirats en su último libro, El poder de lo próximo, “las ciudades reflejan de manera más intensa los cambios económicos, políticos y sociales que se dan en general. [..] Estas recogen y amplifican los cambios repentinos y profundos que han sacudido a todo el mundo en estos últimos veinte años”. Esta realidad se agudizará y crecerá en los próximos años. La esperanza del siglo XX fue la de las Naciones Unidas. La del siglo XXI será la de las ciudades unidas.

Así pues, la metrópoli urbana será el escenario de los principales conflictos políticos y sociales. Y de sus soluciones. Pero no solo desde un punto de vista territorial, sino también por su escenificación y su capacidad de generar prácticas de gobernabilidad democráticas que puedan ser exportadas a otros ámbitos. Gobernar la ciudad será gobernar el mundo. Las ciudades globales deben superar, por elevación, el principio pensar global y actuar local, por un ambicioso y necesario pensar local para actuar global. Se trata de nueva agenda que prioriza, ante todo, ganar el derecho a construir la ciudad democrática para garantizar la conciencia de que nuestro planeta es nuestra primera —y única— casa.

TAGS: #Ciudad #Urbanismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Martha Pérez

19 de Marzo

Muy buen analisis, motivador de la urgente necesidad de unidad entre las naciones, ciudades; e integracion, mas alla de lo intergubernamental, para impulsar alianzas esteategicas y el estado de bienestar de nuestros pueblos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Así con el mercado como puntal.  Estamos a punto de irnos al infierno por nuestras acciones y hay quienes, más que cambiar el rumbo, piensan en cómo vender papas fritas. Viveza le llamaran algunos, otr ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

´El mundo se achicharra y nosotros nos enriquecemos`

La situación requiere un nuevo paradigma económico y de desarrollo, reestructurando por completo las viejas categorías, incorporando esta vez la infaltable participación de la naturaleza en todos los pr ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis climática y la caducidad del paradigma capitalista

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad