#Ciencia

La incertidumbre laboral de los científicos, otra vez en la agenda

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La agrupación “Ciencia con Contrato”, que se define como “un grupo de profesionales de carreras del ámbito científico que trabajamos en Universidades y otras instituciones del país haciendo ciencia en proyectos financiados por CONICYT” cuyo objetivo es “generar conciencia en la comunidad científica de Chile sobre nuestras precarias condiciones laborales y buscar mejoras sustanciales en dichas condiciones”, se encuentra preparando una manifestación “por el fin de la precariedad laboral en ciencias” para esta semana.


El anuncio de la Presidenta Bachelet sobre la creación del Ministerio de Ciencia debe ser considerado positivo, pues por primera vez se contará con una institucionalidad con el mandato, atribuciones y capacidades para resolver éste y otros problemas que afectan al desarrollo de la ciencia en Chile.

Es indudable que el trabajo de diversos organismos, algunos de más larga data y otros nacidos en años recientes, han ayudado a instalar en la agenda pública la discusión sobre el estado de la ciencia en Chile y la necesidad de reformas y/o mejoras en materia de institucionalidad, inversión, inserción laboral y otros aspectos. El tema del “empleo” científico ha quedado siempre rezagado, aunque eso no significa que el tema no se haya abordado ni menos que no se haya intentado crear conciencia respecto a -al menos- algunos de los aspectos más conflictivos de la situación laboral de los investigadores en Chile. Nada de lo anterior significa que haya que desestimar el trabajo de “Ciencia con Contrato”, por el contrario, significa que ha llegado la hora de tomar aún más en serio el tema, y escuchar lo que los trabajadores científicos -un grupo que ha ido creciendo de manera importante en años recientes- tienen que decir respecto a su situación laboral.

De acuerdo a la encuesta nacional de I+D del Ministerio de Economía para el año 2012, el “personal en I+D” del país ascendía a poco más de veinte mil personas, de las cuales 3.180 eran consideradas “Personal de apoyo”, cerca de 6.900 correspondían a “Técnicos”, y más de 3.543 a “Profesionales Universitarios”. El hecho de que sepamos poco respecto a qué se considera en cada categoría, dónde y cómo trabajan, sus modalidades de contrato, salarios promedio, y un largo etcétera, nos muestra lo lejos que estamos del desafío de entender qué “es” el personal en I+D y sus condiciones. De acuerdo a las cifras publicadas por “Ciencia con Contrato”, obtenidas de una encuesta “respondida por 1390 personas de las cuales 413 fueron afectados(as) directos(as) (personas que trabajan a honorarios en proyectos financiados por CONICYT)”, la realidad en materia de salarios (más de 50% de los encuestados recibe un salario de $550.000 o menos), previsión, seguros de accidentes o invalidez, y otros aspectos relevantes, deja de ser positiva, aunque resta saber qué tan representativas son respecto al total de trabajadores de la ciencia (es probable que lo sean, dado que el sector académico y financiado por CONICYT representa la mayor parte de la actividad científica nacional). Las cifras son menos claras en lo que se refiere a contratos (sería deseable contar con mayor información respecto al tipo de contrato, dependencia laboral, etc.). No obstante, “Ciencia con Contrato” ha publicado una serie de recomendaciones y propuestas (disponibles aquí), especialmente en materia de financiamiento y contratación del personal de apoyo.

La incertidumbre laboral de los científicos no termina aquí. Bastante se ha hablado de las bajas perspectivas de inserción (y por ende, retribución) de miles de científicos jóvenes cursando programas y pasantías de postgrado y postdoctorado, tanto en la academia como en el sector privado. El problema es de público conocimiento y ha sido debatido en los últimos años, aunque poco se ha avanzado en soluciones. Es legítimo pensar que, de existir mayores oportunidades para científicos liderando nuevos grupos de investigación, habrían también más y -posible, aunque no necesariamente- mejores oportunidades para el personal de apoyo, por lo que es razonable afirmar que ambos problemas van de la mano, al igual que las soluciones respectivas. Las bajas cifras de empleabilidad de varias carreras científicas ratifican el oscuro panorama de la profesión científica, que se extiende a varios niveles de la profesión científica.

Tan importante como las propuestas (de “Ciencia con Contrato” y otros organismos y agrupaciones) es mejorar las condiciones institucionales por las cuales dichas propuestas puedan ser encaminadas. La dispersión institucional de la ciencia en Chile ha tenido como consecuencia el que este tema no haya estado en la agenda de los ministerios de Economía y Educación, y en la práctica CONICYT no ha contado con suficientes capacidades (políticas y materiales) para solucionar el problema de la incertidumbre laboral de los científicos. El anuncio de la Presidenta Michelle Bachelet sobre la eventual creación del futuro Ministerio de Ciencia debe ser considerado positivo, pues por primera vez se contará con una institucionalidad con el mandato, atribuciones y capacidades para resolver éste y otros problemas que afectan al desarrollo de la ciencia en Chile.

Además, se requiere socializar las propuestas con la comunidad académica y científica, para diseñar mejores -y realistas- políticas tendientes a reducir la incertidumbre laboral de los científicos. Por ejemplo, el tema de la fuente de nuevos recursos para mejorar las condiciones laborales del personal de apoyo aparece como controversial. ¿Quién debe correr con el costo de contratar al personal de apoyo? ¿La universidad o centro de investigación donde se desarrolla la investigación, el investigador a cargo del proyecto respectivo, o CONICYT? ¿Deben los costos provenir de los proyectos FONDECYT -de por sí insuficientes muchas veces para acceder a materiales y reactivos de punta en algunas disciplinas y/o en suficientes cantidades para desarrollar un proyecto de investigación- o de fondos especiales destinados a las instituciones? Seguramente habrá visiones diferentes al respecto, y es de esperar que ya comisión asesora presidencial para la ciencia esté abordando este tema con la importancia y urgencia que amerita.

TAGS: Científicos Investigación científica Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología; Conicyt

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
“La incertidumbre laboral de los científicos, otra vez en la agenda”

12 de Junio

[…] Fuente: El Quinto Poder, 8 junio 2015. […]

12 de Junio

PERO QUE LOS CIENTÍFICOS SEAN REALMENTE ESCUCHADOS Y APLICADAS SUS LECCIONES DE CARÁCTER CIENTÍFICO AUNQUE NO TENGAN RESPALDO POLÍTICO QUE MUCHAS VECES VALEN HONGO CON EL PERMISO DE LOS CIUDADANOS AQUÍ PRESENTES. SALUDOS

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Chile es un Estado Regional, plurinacional e intercultural y que está conformado por “entidades territoriales autónomas, en un marco de equidad y solidaridad entre todas ellas, preservando la unidad e i ...
+VER MÁS
#Política

Cómo se configuran las comunas autónomas en la propuesta constitucional

Aunque la Constitución tenga este mandato, a priori, el Estado no está preparado para poder ejercer dicho mandato, no por sus atribuciones, sino porque significaría tener que reconfigurarlo por completo ...
+VER MÁS
#Política

Borrador de Constitución en perspectiva comparada ¿Hacia dónde va?

El exceso de normatividad en una Constitución, la transforma en un instrumento que petrifica el debate político al pretender imponer una sola visión sobre cómo resolver los conflictos sociales y políti ...
+VER MÁS
#Política

Los costos de no lograr acuerdos en la Convención Constitucional

Nuevos

Nos hemos vuelto agresivos e intolerantes; la violencia se instaló en cada lugar, la delincuencia se ha tomados los espacios públicos y eso mismo lamentablemente esta llegando a nuestras aulas y espacios ...
+VER MÁS
#Educación

Liceos y escuelas en crisis: la educación chilena no da el ancho

Hemos dado respuesta a los compromisos que se establecieron en el Plan Chiloé Superior, que permitió la concreción de una infraestructura digna para la educación superior en su propósito de formación ...
+VER MÁS
#Educación

Universidad: reflexión, generación de capacidades y conocimientos

Lo que el sistema y la sociedad no entienden es que las soluciones las necesitamos “ahora”, porque cada día que pasa es un día menos de apoyo al crecimiento de nuestras hijas e hijos, a desarrollar su ...
+VER MÁS
#Educación

Hagan funcionar bien sus Programas de Integración Escolar

Cayetana sueña con el día del regreso, tener su casa propia y su negocio, porque lo que menos quiere es volver a trabajar de jornalera en las fincas de melón, chile dulce, sandía, tabaco, uva y loroco c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Las horas de sol

Popular

Si sólo se ponen medidas de contención, pobres y sin valor real en la detención del delito, la violencia será imparable
+VER MÁS
#Política

Los 700

El exceso de normatividad en una Constitución, la transforma en un instrumento que petrifica el debate político al pretender imponer una sola visión sobre cómo resolver los conflictos sociales y políti ...
+VER MÁS
#Política

Los costos de no lograr acuerdos en la Convención Constitucional

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Nunca en la historia de la humanidad hemos respirado bajo una atmósfera con tal concentración de CO2 y nunca en nuestras vidas lo podremos hacer con una concentración menor a 400 ppm
+VER MÁS
#Medio Ambiente

La concentración de CO2 llegó a 422 ppm y sigue aumentando