#Ciencia

El Ministerio de Ciencia en la encrucijada

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Han sido días complejos para el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación (MinCTCI). Tras un período de relativo escaso protagonismo en el contexto de la pandemia (tal vez con la excepción del establecimiento de la red de diagnóstico de Covid-19 en universidades, una tarea que bien pudo conducir la ANID), de pronto su autoridad máxima se vio enfrentada a los medios para explicar cambios metodológicos que acarrearon críticas e incertidumbre. Esta semana, se agregó una carta que solicita su renuncia. Parecería justo decir que hay un segmento de la comunidad de investigación que no está contento con la gestión del MinCTCI. Controversias como la disponibilidad y manejo de datos, por ejemplo, parecen pasarle la cuenta al ministerio, como queda de manifiesto en un lapidario reportaje publicado hoy.

El sometimiento de las ideas a la crítica de los pares es uno de los ejes fundamentales de la ciencia. Sería absurdo, e incluso irresponsable, pretender que el MinCTCI no esté sujeto al escrutinio de la comunidad científica y de la propia sociedad. En este sentido, la carta que ha circulado en días recientes es un reflejo de una creciente sensación de que el MinCTCI ha cometido ciertos errores, que no está cumpliendo las expectativas que conllevó su creación, y que quizás se ha transformado en un organismo hermético y poco dialogante. Lo más lamentable es que, para emplear una frase de moda, esto quizás “sí se vio venir”.


Las decisiones que el ministerio tome hoy serán cruciales no solo para la permanencia de sus autoridades, sino que para la ciencia misma. Este conflicto debe ser resuelto en una forma que permita la continuidad de la instalación del ministerio, que atienda a las preocupaciones legítimas de parte de la comunidad de investigación, y que sobre todo permita que la ciencia ofrezca conocimiento y soluciones en medio del difícil escenario sanitario, social y político.

Cuando las actuales autoridades fueron nombradas en sus respectivos cargos, a fines del año 2018, escribí una columna en la que señalaba que “la historia de la creación del nuevo ministerio demuestra que esta es una obra indudablemente colectiva. Las nuevas autoridades ahora tienen en sus manos una difícil misión, y ciertamente podrán abordarla de mejor manera honrando la historia del ministerio, convocando a los diversos actores para abordar de manera colaborativa los múltiples desafíos que deberán enfrentar”. Pronto quedó claro que las autoridades no honrarían esa historia. En particular, pudimos ver un escaso aprecio por aquellas personas, movimientos y colectivos que contribuyeron a pavimentar el camino hacia la nueva institucionalidad, algo a lo que me he referido en este medio. Si en un principio se decía que “la ciencia había llegado a La Moneda”, pronto quedaría claro que en realidad solo algunos científicos lo habían hecho.

También he señalado en otras ocasiones la falta de instancias verdaderamente representativas de toda la comunidad científica. Ni la Academia de Ciencias, ni las sociedades científicas, ni diversos “frentes” o “académicos autoconvocados”, alcanzan a representar la diversidad existente dentro de nuestra comunidad. Ante esto, la única opción que podía permitir al MinCTCI construir una percepción de integración y apertura era, precisamente, el diálogo amplio y diverso con estas y otras entidades y personas. Sin embargo, este no parecía ser el camino escogido por el MinCTCI (el reportaje publicado hoy señala que “en La Moneda” se consideraría que el ministro Andrés Couve es “incapaz de tomar decisiones sin armar comisiones”; esta es una lectura extraordinariamente errada de la realidad). Un ejemplo particularmente desafortunado vino con el proceso de diálogo en torno a la futura nueva política para el área, proceso del cual muchos nos enteramos por redes sociales, y que tardó en ser abierto a la comunidad, lo que se hizo principalmente por la vía de mesas autogestionadas y no vinculantes. Ahora bien, en defensa del MinCTCI, cabe recordar que su instalación se ha llevado a cabo en medio de un complejo escenario, incluyendo el estallido social de fines del año pasado y la actual pandemia, aunque en ambos escenarios, el MinCTCI debió haber tenido un protagonismo mayor, y sobre todo distinto. Solo el tiempo dirá cuánto de los eventuales errores cometidos por el MinCTCI puede ser explicado por este complejo escenario que ha enfrentado.

Por otro lado, tampoco podemos olvidar que la nueva institucionalidad tiene un claro mandato (“impulsar, coordinar y promover las actividades de ciencia, humanidades y desarrollo tecnológico en todas sus etapas, a fin de contribuir al desarrollo sustentable y al bienestar social”, parafraseando el primer artículo de la ley 21.105). De aquello, desafortunadamente, no hemos visto mucho. Por ejemplo, se anunció la suspensión de ciertos programas (una “repriorización” que el MinCTCI justificó activamente); hemos visto cambios que no apuntan en la dirección correcta, como la decisión de aumentar el “puntaje de corte” de 2.0 a 2.5 en el FONDECYT Regular en la versión de este año, lo que solo acentuará el carácter aberrantemente hipercompetitivo de este programa (una decisión que no ha sido suficientemente explicada); y la flexibilidad administrativa necesaria para las inminentes rendiciones de proyectos de investigación en curso quizás no será suficiente para los cientos (quizás miles) de científicos que hoy se ven impedidos de realizar su trabajo debido a la pandemia.

El escenario para el MinCTCI, entonces, se ve complejo. Sin embargo, es necesario reflexionar sobre las posibles implicancias de una posible renuncia del ministro a menos de un año de la existencia formal del ministerio. Dicho escenario indudablemente podría poner en riesgo la existencia del ministerio, en particular si aún existen voces que quisieran ver un protagonismo menor de la ciencia a nivel político, o que vean en la eliminación de este ministerio una fuente de “ahorro” en un contexto financiero complejo. También hemos visto en años recientes los negativos efectos que ha causado la eliminación de ministerios de ciencia en otros países. Pero, por otro lado, ¿hay tiempo para una autocrítica profunda y sincera de parte de las autoridades del MinCTCI, y especialmente para un cambio de rumbo significativo? Dicho cambio de rumbo debiera estar marcado por la apertura del MinCTCI al diálogo, la colaboración, y la integración de la diversidad de actores, y desde luego a la acogida de las recomendaciones, solicitudes y críticas de la comunidad científica.

Demás está decir que las decisiones que el ministerio tome hoy serán cruciales no solo para la permanencia de sus autoridades, sino que para la ciencia misma. Este conflicto debe ser resuelto en una forma que permita la continuidad de la instalación del ministerio, que atienda a las preocupaciones legítimas de parte de la comunidad de investigación, y que sobre todo permita que la ciencia ofrezca conocimiento y soluciones en medio del difícil escenario sanitario, social y político.

TAGS: #CienciaInnovación #MinisterioCienciaYTecnología #Participación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Nuevos

Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad