#Chile 2030

Un Chile verdaderamente libre de la Constitución de Pinochet

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cuando pienso en Chile en 15 años más, no puedo dejar de sentir como si tuviese un boleto de lotería ganador en mis manos e imaginarme un Chile verdaderamente libre de la Constitución de Pinochet, Jaime Guzmán y la Comisión Ortuzar.


Es lindo soñar con un Chile 2030 libre de una Constitución ilegitima que nos mantiene amarrados a la desigualdad en todas sus formas, que nos subestima como libres pensadores, que coarta nuestras libertades, y nos somete a un sistema poco democrático en la práctica, en sus leyes y normas.

Tengo este cartón ganador del Chile 2030 y en lo primero que pienso es en mi familia lesbomaternal, la visualizo en 15 años más sin la necesidad de políticamente declararnos familia lesbomaternal, sino que bastaría con decir que somos familia porque a esas alturas nuestra hija a sus 26 años ya contaría con un reconocimiento legal de hija con su otra mamá que ya tendría unos 41 años y yo unos 53. Veo a nuestra hija egresada de la Universidad en donde estudió completamente gratis, la carrera que más le apasiona, veo a mi pareja a mi lado y nosotras felices, enamoradas y legalmente casadas. Me veo escribiendo y pintando y nosotras viviendo en una casita propia en el campo, lejos de la bulla de la capital y con la mejor vista astronómica del mundo.

Podría leer portadas de las noticias libres y democráticas donde se vean titulares como “Asamblea Constituyente fue Todo un Éxito” y en otros diarios “Chile Finalmente se Liberó de la Constitución de Pinochet” o “Fin al Pacto de Silencio, Familiares de Desaparecidos Cuentan con Verdad y Justicia” tendríamos una Presidenta Indígena y Lesbiana y un Comité Autónomo de Ética y Transparencia que garantizara los derechos humanos inherentes de toda persona sin exclusión arbitraria alguna.

Podría ver imágenes por TV digital con publicidad inclusiva donde ser familia no se trata de serlo de una sola forma sino que se celebra en todas sus formas. Al caminar por la calle siento una seguridad libre del temor de sufrir algún ataque por caminar de la mano con mi pareja, ahora legalmente casadas por leyes chilenas.

En un Chile libre podríamos visitar regiones donde los pueblos originarios tuviesen completa autonomía, sus propias leyes, sus tradiciones, instituciones, policías y escuelas propias.

En un Chile verdaderamente democrático contaríamos con leyes que garanticen los derechos de toda persona migrante a una vida segura y equitativa con l@s chilen@s. Donde sean realmente respetados y bienvenidos con una cultura que vea lo enriquecedor que es un país multicultural.

Tal vez contaríamos con un sistema educacional en que toda persona con capacidades diferentes se les extendería las mismas oportunidades con sistema de braille, lenguaje de señas desde pre-kinder en adelante para todas las materias, con rampas y establecimientos adecuados para recibir a tod@s l@s estudiantes por igual y donde la educación generara más oportunidades para estudiantes con síndrome de down o cualquier otra sensibilidad distinta en los mismos colegios con los demás y no separados de sus pares.

En 15 años sería fenomenal ver como el abuso de todo tipo en contra de l@s niñ@s no fuera algo normalizado, sino que al contrario donde las comunidades volverían a involucrarse en la prevención y la protección de sus derechos. Donde quienes quieren ser padres o madres se les exigiera una capacitación de capacidades parentales especializada y acompañamiento psicológico para preparar a los futuros padres/madres con las herramientas necesarias por el bienestar de sus hij@s. Con un sistema autónomo del gobierno de turno que incluya un servicio gratuito de acompañamiento permanente para los niñ@s sobrevivientes de cualquier tipo de abuso en instituciones especializadas en el tema. A la vez a nivel legal tener un sistema de prevención de abusos sexuales y no solo un registro de pedófilos sino que tratamiento que frenara la pederastia junto con un seguimiento de un micro chip colocado debajo de la piel de l@s pedófilos y el trabajo de una brigada policial dedicada únicamente a realizar control y seguimientos de los abusadores sexuales de por vida.

Un Chile 2030 donde la religión dejara de ser apto para menores de 14 años para que cada persona tuviese la opción de elegir ser o no parte de la religión que siguen sus padres, otorgándole autonomía y respetando sus derechos. A la vez realizando una actualización ética del contenido que se predica haciendo que la incitación al odio y la discriminación arbitraria en contra de personas y familias LGBTI sea prohibido para los religiosos de enseñar, ya que atenta contra la dignidad humana de las personas y sus familias.

Es lindo soñar con un Chile 2030 libre de una Constitución ilegitima que nos mantiene amarrados a la desigualdad en todas sus formas, que nos subestima como libres pensadores, que coarta nuestras libertades, y nos somete a un sistema poco democrático en la práctica, en sus leyes y normas. Hoy en día hay muchas personas que aún sufrimos con la denegación de nuestros derechos y esto pudiese cambiar con un borrón y Constitución nueva.

Cada día hijos de familias no heteroparentales, personas LGBTI, pueblos originarios, migrantes, personas con capacidades diferentes, mujeres, niñxs, adultos mayores y personas en situación de calle sufrimos por una falta de pro-actividad de cada gobierno que ha pasado por la Moneda de corregir la inequidad de dignidad humana. Mientras el Estado nos niegue la Asamblea Constituyente nos niega nuestra libertad y el Chile de 2030 seguirá siendo el mismo de hoy.

TAGS: Especial 2030 LGBTI

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos