#Bicentenario

Mi generación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

 

Pertenecemos a una generación asombrosa.
 
Una generación que alcanzó a soñar con cambios profundos… y los vio caer ensangrentados y moribundos a sus pies, pagando un precio alto por la sobrevivencia.
 
Una que supo del dolor, la división en las familias y la pesadilla de la tortura, pero también recuperar la mística.
 
Una generación que corrió la carrera épica por recuperar la democracia y que pudo ganarla  con canciones y colores, de la mano de los antiguos enemigos y sin más arma que un lápiz grafito…
 
Aplaudimos la reconciliación entre antiguos contendores y creímos en ella con fe renovada. Recuperamos las urnas y las banderas, las alamedas y hasta los chorros de agua y el derecho a pataleo.
 
Como si fuera poco, nos hicieron el honor de no darnos cargos, sino pegas. Nos dejaron trabajar para la gente, con la gente y casi gratis, sintiendo que entregábamos de verdad la vida como otros habían hecho sin metáforas.
 
Y una vez que aprendimos el valor de la democracia, de la amistad cívica, de la reconciliación, del perdón y hasta de la burocracia… nos enseñaron el desapego de perderlo todo, para aprender ahora el valor de elegir realmente a los mejores, de escuchar realmente a los otros, de pagar caros los errores.
 
Como premio de consuelo, nos dieron boletos de galucha para un Bicentenario en que no será nuestro ni el escenario, ni la coreografía ni la música, pero que tendremos que pagar en cuatro o tal vez ocho años plazo.
 
Mi generación vivió la revolución en libertad, el sol de septiembre y la nacionalización del cobre; el único gobierno marxista elegido democráticamente, los ministros obreros y la gloria de la cultura popular con la Quimantú, Inti-Illimani y Víctor Jara.
 
Mi generación sobrevivió un golpe de Estado, la tortura, la delación de los amigos, la cesantía profunda, la censura y la regionalización. Protagonizó el arco iris y bailó lambada. Mi generación aceptó a un hombre llamado Florcita y pudo ponerle a una mujer la banda presidencial.
 
Ahora tiene la oportunidad de vivir junto a sus hijos el cumpleaños doscientos de la patria, desencantarse como los historiadores nos dicen que lo hicieron nuestros bisabuelos en los primeros cien y enseñarles a sus nietos por qué habrá otro bicentenario en ocho años más. Y quizás, si seguimos teniendo la misma resiliencia que hasta ahora, mi generación aún podrá celebrar el 2018 antes de jubilarse y dejarle la cancha a los verdaderos protagonistas de nuestra próxima historia.
 
Ojalá ellos tengan aventuras aún mejores. Recuperen la propiedad del agua y el cielo vuelva a ser azulado. El mar tranquilo los bañe y no se encabrite. Y Chile vuelva a ser el asilo contra la opresión de los obreros, de los mineros, de los vendedores de las tiendas del mall y de las mujeres y los homosexuales.
 
Mi generación está por cerrar el segundo tomo de este libro. Ellos tendrán que grabar el tercer holograma de la saga. Al menos en los best seller, suele ser el mejor…

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad