#Bicentenario

Bicentenario: la fiesta de todos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La celebración del bicentenario es un evento convencional, como lo son nuestros cumpleaños, santos y aniversarios. Está en la línea de los eventos sociales; es un rito que incluye las mismas actividades oficiales todos los años. Tanto es así que uno puede prever los titulares de la prensa que, por ejemplo, enfatizarán el mensaje eclesiástico del Te Deum, la “brillante” o “impecable” Parada Militar, o lo bien o mal que les ha ido a los fonderos.

El bicentenario no romperá esta ritualidad, pero representa una oportunidad especial para reflexionar en su sentido y no quedarnos sólo en las fiestas. En lo básico, la ocasión exalta nuestra identidad republicana y la pertenencia a un país que ha construido su historia con esfuerzo, aunque con pasajes controvertidos. 

Estos primeros días de septiembre han sido conmemorados por La Moneda con la reedición de la Aurora de Chile, el traslado del monumento al general Carrera a la plaza de La Ciudadanía, la gira nacional de “La Pérgola de las Flores” y seguirán otros actos de evocación. Por otro lado, la presentación de los proyectos bicentenarios, tales como el Edificio Gabriela Mistral, la remodelación del Estadio Nacional y otros, pasan a ser un testimonio material de estas fechas, pero tampoco son lo esencial.

Los países se construyen por su gente y la capacidad de las elites de gobernar con sabiduría. Esto ha llevado a que Estados con pocos recursos disponibles puedan alcanzar niveles de bienestar impensados para otros de riquezas abundantes. En Chile ha habido progresos y avances de todo tipo, muchos de ellos sociales. Sin embargo, el país no ha llegado a asegurar el bienestar general, de ahí que existan conflictos estructurales, como el tema indígena.

Con bastante complacencia, parte de la elite ha querido pensar en una sociedad homogénea, justa y solidaria. Esta percepción se remece cuando distintos sectores hacen presente la inequidad y la solidaridad del marketing y el negocio. No es que exista un “país real” ignorado; ¿por qué es más real una comunidad indígena que la vida de un señor de La Dehesa?; ¿qué separa el Sanhattan de los estudiantes que reclaman el derecho de una mejor educación?. Todo eso es el país real, moros y cristianos, trabajadores y empresarios; esa sociedad que desnuda ocasionalmente las grandes desigualdades.

El bicentenario es motivo de fiesta, de empanadas y vino. Pero su sentido íntimo es visualizar la patria que queremos, con más inclusión y más equidad. En ese propósito debemos caber todos, especialmente los más vulnerables. Mientras, pienso en el coraje de los copiapinos, en la canción nacional que emana de las profundidades de la tierra, en los ingenieros que van al rescate, en las familias que esperan, todos ellos son Chile. La pregunta de rigor es: ¿hasta qué punto te sientes identificado?

———————————————–

Foto: Bicentenario 2010 – VoLaitTaLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad