#Bicentenario

Bicentenario: ¿Celebramos una segunda colonización?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Como se sabe la primera colonización que sufrió el continente y el territorio después llamado Chile, fue la española (muy  rápido llegaron los portugueses a tierras hoy brasileñas). Bastante tiempo llevó a los nativos de estas tierras y a quienes, no siendo nativos, se desembarcan del dominio virreinal, para avanzar hacia la conquista de un preciado bien político: la independencia de la metrópoli. A pesar de lo que se cuenta en algunos  textos de historia escolar, el impacto de esa invasión europea – llamada también “descubrimiento” -, será ambivalente: por un lado, destrucción para las civilizaciones amerindias;  por el otro, la emergencia del filosofar moderno, entre otras cosas. Por una parte, una motivación basada en la conquista de territorios, usurpación de riquezas (oro y plata), uso de los nativos como mano de obra barata a expoliar y exportar; por la otra, la llegada del cristianismo, bajo diversas expresiones y facetas. Esa situación generó algunas discusiones importantes, entre las cuales destacó aquella que se preguntaba  por el  estatuto humano de los indios, “bárbaros”, distintos de aquellos de Grecia, China o el mundo musulmán. 

El dominio sobre nativos y  la usurpación de sus riquezas naturales, fue justificado –en el debate de Valladolid (1550)- porque según Ginés de Sepúlveda (m.1573) “será siempre justo y conforme al derecho natural que tales gentes (bárbaras) se sometan al imperio de príncipes y naciones más cultas y humanas, para que por sus virtudes y la prudencia de sus leyes, depongan la barbarie y se reduzcan a vida más humana  (…)”. Pero no sólo eso. Estaba también presente –como hoy-,   la “falacia desarrollista”. Según Ginés,  las instituciones aztecas o incas tienen  un modo institucional de república  “pero nadie posee cosa alguna como propia, ni una casa, ni un campo de que pueda disponer ni dejar en testamento a sus herederos (…) todo esto (…) es señal ciertísima del ánimo de siervos y sumisos de estos bárbaros”.

Rasgos entonces de la primera colonización sufrida por el continente: el interés por el oro y la plata; por la fuerza de trabajo de los nativos; por la conversión espiritual y expansión del cristianismo –impuesta si era necesario-,  como justificación de esa “conquista”.  En el Bicentenario da la impresión que tendremos que “celebrar” la consagración de una segunda colonización: aquella acometida por las fuerzas del mercado, el capital desregulado y global, por un Estado achicado y debilitado, por unos medios de comunicación  manejados por muy pocas manos que –curiosamente- son las mismas que acumulan enorme poder económico o financiero dentro y fuera de Chile. 

Nuestra realidad semeja la de un  país, una sociedad, unos ciudadanos profundamente  privatizados. Como sabemos, su punto de partida fue también algo impuesto a la sociedad chilena mediante una férrea  dictadura cívico-militar.  Las consecuencias están a la vista: el país se ha convertido en un gran mercado; un gran bazar; uno en el cual todo puede ser motivo de subasta, venta y compra, oferta y demanda en busca de rentabilidad : aire limpio; educación; protección social; ideales políticos; conciencia moral;  calles y autorrutas; el trabajo; el mar; el cuerpo; los bosques; la felicidad o la salud mental, todo puede ser objeto de negocio, de un interesante emprendimiento.  Un país en el cual la bandera misma sobre algunos territorios no significa mucho frente al poder de unas suculentas  inversiones extranjeras.

En la primera colonización, el mensaje del auténtico cristianismo – el de la solidaridad y fraternidad igualitarias-, pudo hacer  –mediante algunas voces (B. de Las Casas) –  de rasero crítico de la violencia ejercida o del desmesurado interés material y de acumulación.  Pero, ¿y en esta  segunda colonización? Da la impresión de que las  almas han sido colonizadas por el interés mercantil; por la lógica del cálculo costo-beneficio cortoplacista; que muchos viven con  la ilusión de que hacerse ricos es lo único que de veras importa, por el camino largo o el corto.

Nuestra  conciencia moral  ha sido pre-convencionalizada,  orientando su acción  en  función “del palo o la zanahoria”. En la orfandad de ciudadanía tenemos ahora “recursos” humanos y “recursos” naturales. Estupendo negocio –por cierto, para las elites más poderosas- no tenemos un pueblo-ciudadano que moleste o exija sus derechos;  nos va quedando poca naturaleza.  

33 mineros prisioneros de una mina en la cual sus “emprendedores” dueños la hacían trabajar en condiciones deficientes;  por otro lado, 32 mapuche en ya larga e incomunicada huelga de hambre, negados por un prensa que posa de apolítica e independiente. ¿No le resuena similar a las palabras de Ginés de Sepúlveda citadas más arriba? Dos siglos después, aun la elite de poder no les reconoce su cosmovisión y forma de trato con la tierra; les aplica y reprime en nombre de la propiedad privada y la ley antiterrorista. Eso les pasa por ser mapuche y vivir en Chile. Si fueran cubanos  en huelga de hambre –aunque fuera uno solo-, ocuparían las primeras planas de los principales diarios, tendrían transmisiones especiales de los  noticiarios, y de seguro más de algún  rutilante parlamentario les ofrecería asilo y trabajo acá,  ¡"La" tierra de  oportunidades para todos en igualdad de condiciones!

* Pablo Salvat, Director magíster ESODE. Profesor Departamento Ciencia Política y RRII,
Universidad Alberto Hurtado

——————————————-

Foto: Mujer mapuche – antitezoLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
gabmarin

03 de Septiembre

Con el fin de fortalecer tu punto de vista, simplificas en exceso la realidad de los procesos históricos. Sólo a modo de ejemplo, recordar dos cosas:
1. Antes de la invasión española, el territorio de Chile sufre la invasión de los incas, por lo que Valdivia y sus huestes no califican como los primeros invasores. De hecho, el mismo concepto de Chile como unidad política-territorial surge con la llegada de los españoles.
2. Los españoles finalmente terminan asumiendo su incapacidad para dominar al pueblo mapuche y le reconocen en el Parlamento de Quilín en 1643 su condición de pueblo soberano e independiente. El conflicto, entonces, es con el Estado chileno.
Podríamos realizar un análisis de lo que tú denominas segunda colonización y nos daríamos cuenta que la foto tampoco es de blanco y negro como planteas, y que hay múltiples expresiones de la mayor libertad que hoy tenemos en Chile. ¿O acaso hace 50 o 100 años atrás la población chilena era, en promedio, más libre? Lo dudo.
En lo que concuerdo contigo es en el punto relativo al pueblo mapuche y su situación presente.

04 de Septiembre

estoy totalmente de acuerdo con parafrasear la experiencia de hoy como una nueva “colonización”… este termino conlleva una imposición forzosa de otras costumbres, cultura e ideología… tanto ayer como hoy se arrasa con nuestra integridad intima primogénia, países y continentes enteros se saborean cada día con el desangramiento de nuestra latinidad. Estamos tan perplejos hoy como hace 200 años de las truculentas intenciones de la invasión… de aquí a 100 años mas romperemos la cadena que nos lleva a la rastra de aquellos?

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

Urge establecer en Chile una política migratoria acorde a las necesidades y realidades sociales actuales, teniendo siempre por delante datos objetivos que permitan tomar decisiones a nivel de Estado y no a ...
+VER MÁS
#Política

Migración en Chile, un aporte al debate actual

¿Está dispuesto a vivir en una sociedad en que no se le quiera comprender cuando habla? ¿Desea vivir en un Chile que solo busca atacarlo y no encontrar puntos en consenso?
+VER MÁS
#Sociedad

Enraizando el subdesarrollo

En las tres constituciones de más larga duración no se ha contemplado en ningún momento dicha posibilidad, al contrario, han exacerbado los poderes del Presidente de la República.
+VER MÁS
#Política

¿Cabe otra posibilidad que no sea el presidencialismo?

Nuevos

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

Urge establecer en Chile una política migratoria acorde a las necesidades y realidades sociales actuales, teniendo siempre por delante datos objetivos que permitan tomar decisiones a nivel de Estado y no a ...
+VER MÁS
#Política

Migración en Chile, un aporte al debate actual

¿Está dispuesto a vivir en una sociedad en que no se le quiera comprender cuando habla? ¿Desea vivir en un Chile que solo busca atacarlo y no encontrar puntos en consenso?
+VER MÁS
#Sociedad

Enraizando el subdesarrollo

En las tres constituciones de más larga duración no se ha contemplado en ningún momento dicha posibilidad, al contrario, han exacerbado los poderes del Presidente de la República.
+VER MÁS
#Política

¿Cabe otra posibilidad que no sea el presidencialismo?

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad