#Trabajo

¿Participar o no en las elecciones de la CUT?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las organizaciones sindicales disidentes de la actual conducción de la CUT deben resolver si participan o no en las próximas elecciones. Desde la “Carta de los Siete”, que incluyó a organizaciones de la salud (Fenpruss y Confusam), del retail (Confederación Coordinadora de Sindicatos del Comercio), del transporte (Conutt), de los Subcontratistas del Cobre (Cristián Cuevas), se planteó la duda de cómo se resolvería la crisis en el mando de la central, agudizada por el “almuerzo con langosta”.

A mediados de 2011, estas confederaciones y federaciones dijeron que: “pese a la efervescencia de miles de estudiantes, profesores y ciudadanas/os que han marchado en las ciudades de Chile por la problemática de la Educación, HidroAysén o la Igualdad de Derechos Civiles; la Central y su actual conducción no han estado a la altura de los tiempos que vive el país”.

En la carta había una crítica brutal de carácter estructural: “Nuestra CUT tiene graves problemas que el último Congreso eludió, gracias a una mayoría de facto”. “Las reales debilidades de la Central están en su falta de representación, particularmente de las trabajadoras y trabajadores del sector privado, en las insuficiencias de los contenidos de su discurso, en los modos y los medios en que pretende ejecutar sus objetivos”.

Se establecía que “la credibilidad de la CUT está dañada por las situaciones que se comentan hoy, pero también por la historia de los últimos años. Por los muchos desaciertos y un estilo de conducción que hace aguas”.

Se propuso:

– Hacer público el Padrón Electoral. Ello permitirá conocer la dimensión orgánica de la Central, su distribución territorial y por sectores económicos.

– Que se presente el Balance Público de Tesorería de la CUT, antes de 30 días.

– Que la comisión revisora de cuentas informe sobre las materias vinculadas a las denuncias y otras de interés de las afiliadas manifestadas formalmente a la Central.

– Que se despliegue una campaña nacional de crecimiento para ensanchar las actuales y precarias fronteras de la Central.

– Un congreso de carácter refundacional para afrontar la crisis.

En estos meses no ocurrieron cambios significativos en la Central y no se implementó ninguna de las medidas planteadas en la “carta de los siete”,

La Central arrastra una crisis estructural vinculada a los límites de sus modos y medios de acción sindical. Estos límites se han alcanzado durante estos dos años de gobierno de derecha, al extinguirse su función principal de broker frente a los poderes políticos, particularmente del gobierno, y del mundo empresarial. Tal función fue desarrollada al alero de la Concertación y prohijada por ese conglomerado como mecanismo de control social. Es a este modelo de sindicalismo que adhieren quienes hoy conducen la CUT. Para ser más exactos, han sido parte y constructores de este modelo de acción sindical.

Esta crisis más permanente tiene expresiones concretas y visibles ante la sociedad. No sólo se cuestiona su eficiencia y eficacia para representar a los trabajadores, sino que la naturaleza misma de esa representación. La precariedad de los números expuestos en el diario El Mercurio el domingo 4 de Septiembre (2011), da luces ciertas sobre esta real crisis de representación. Respecto del carácter más histórico de los problemas del movimiento sindical puede verse el artículo “El movimiento sindical a un año del Gobierno de Piñera”, en www.cetra.cl.

Los problemas principales de la CUT se desnudan hoy por sus debilidades para responder a las exigencias de la coyuntura y por la acción interesada de la prensa. Pero sería un error no ver que estamos presenciando una superposición de planos en que nuestra reacción frente a lo más evidente (la langosta y otros), no debe impedirnos ver los hechos de fondo.

Las fuerzas políticas relevantes en la CUT se expresan en el duopolio Martínez-Salinas. El primero tiene respaldo socialista, con fuertes críticos en su propio partido, pero en realidad su influencia y control desbordan las fronteras de su opción partidaria y afectar esto es temido por el PS. El Martinismo se basa en lealtades personales y lógicas clientelistas. Sin Martínez no hay martinismo, el peso de los líderes secundarios que respaldan a Martínez es débil, al igual que sus bases de apoyo, por ello se visualizan cambios en quienes conformarían su eventual lista. No cabe imaginar que de ellos provendrá un nuevo liderazgo. La segunda vertiente de influencia socialista está en la oposición a Martínez como De la Puente, Maturana o en una cierta neutralidad como El Presidente del Sindicato del Banco del Estado, Espinoza del Cobre u otros.

En relación a los comunistas, es conocida la oposición de distintos líderes, antiguos y nuevos, a las formas en que Salinas ha ejecutado la política del partido en alianza con Martínez. No obstante, cuenta aún con respaldo mayoritario de los órganos de dirección del PC. En estas estructuras existe un temor adicional: que la caída abrupta de Martínez salpique al PC, evidenciando manejos insostenibles en el funcionamiento administrativo de la Central, particularmente en tesorería, donde ejerce un comunista.

La fuerza comunista sindical tiene también dos vertientes. La orgánica, conducida con las diferencias ya expuestas, y otra cantera de simpatizantes que ven en el PC la alternativa más coherente antisistémica y defensora de los derechos de los trabajadores, pero que no están disponibles para respaldar el actual estado de cosas en el movimiento sindical. Estos núcleos enganchan más fácilmente con los liderazgos comunistas del Grupo de los Siete (Cuevas, Ortiz), pero no son dependientes de ellos sin condiciones.

Los partidos políticos que sostienen la cúpula de la CUT (PC-PS), han resuelto no intervenir para apoyar los cambios que son imprescindibles y dejar que Martínez y Salinas conserven el control que han ejercido por años. Con este arreglo se limitaría fuertemente la movilidad de los dirigentes sindicales que militan. Se habla de un nuevo pacto de gobernabilidad en que el PC no amagará las opciones de Martínez, que alegremente se dispone a reelegirse. Esto es reconocido con amargura por Cristian Cuevas que señala que las elecciones están arregladas, al no contarse con un padrón electoral transparente. Se rumorea que el acuerdo PS-PC supone que al reelegirse Martínez, este renunciaría un tiempo después y saldría por la “puerta ancha” a una candidatura parlamentaria y asumiría por un “tiempo de transición” un socialista que podría ser Espinoza de la federación del cobre. Ese periodo se usaría para introducir adecuaciones en la CUT y abrir espacios para una competencia más democrática.

Los antecedentes más recientes indican que los opositores más claros al duopolio que gobierna la CUT se partirían en dos grupos; los que no aceptan participar en elecciones que, dicen, están “arregladas” por la ausencia de padrones transparentes (Fenpruss y coordinadora de sindicatos del comercio, entre otros, resolvieron no votar), y los que, conducidos por un PC que logró ordenar a toda su gente, armarán una lista que pretenden “competitiva”.

Personalmente soy escéptico, sin padrones públicos y sin ensanchar las fronteras de la CUT, no hay posibilidades de cambios reales. Ni en la representatividad, ni en los modos y medios de hacer gestión sindical. Hoy la CUT agrupa a 2.667 sindicatos mientras 8.821 no la reconocen.

* Carlos Cano B. Director Ejecutivo CETRA

——-

Foto: Ruta7.com

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje