#Sociedad

Rescate de los 33 mineros: la historia que deberá ser contada

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Anoche fue difícil contener la emoción. Cuando la cápsula con Manuel González, el primer rescatista, llegó al fondo de la Mina San José; o cuando esa misma cápsula con Florencio Ávalos, el primer minero en salir del pique, llegó a la superficie, todo Chile se alegró. 

Y hoy seguirá siendo así, hasta que el último de los mineros y rescatistas esté afuera.

Esta será una de esas historias que todos contaremos por el resto de nuestras vidas. En esa historia hablaremos de un grupo de mineros que supieron organizarse para resistir enterrados cientos de metros, en esas primeras semanas del sondaje, cuando conforme pasaban los días cada vez éramos más los que creíamos en que no serían hallados. Y junto a ellos, las de sus familias, que desde la superficie mantuvieron la convicción de que estaban vivos.
 
Contará esa historia la capacidad de reacción de un gobierno, que tomó las decisiones de manera oportuna y con persistencia hizo su trabajo para lograr el resultado que estamos presenciando en estas horas. 
 
No podrá dejar de relatar esa historia la capacidad profesional de un equipo de rescate que, liderado por ingenieros de la empresa estatal Codelco, condujo con éxito una experiencia inédita en la historia del mundo por su complejidad.
 
Los medios de comunicación, chilenos e internacionales, aparecerán en esa historia. En una época de realities, la realidad demostró –nuevamente- que supera a la ficción, y la prensa, con mayor o menor tino, cumplió con su deber de informar.
 
Y esa historia contará, por cierto, la de todos nosotros, los que presenciamos como espectadores esta escena, pero sintiendo que de una u otra manera, algo nos unía con los 33 mineros.
 
Pero como toda historia, para que podamos extraer las lecciones y que efectivamente el relato sea parte de lo que nuestros hijos, nietos y los hijos de estos aprenderán del pasado de Chile –y no de lo que vivirán como una experiencia en sus presentes-, esa historia deberá contar la parte oscura. Esa parte que tiende a olvidarse en los momentos de alegría, como el que estamos viviendo ahora.
 
En esa parte de la historia, que imagino integrando una exposición que recorra todo Chile, sus escuelas, sus bibliotecas, sus plazas, para terminar en una sala destacada del Museo Histórico Nacional, deberá relatarse el por qué 33 mineros quedaron atrapados a más de 620 metros de profundidad y cómo reaccionamos como país.
 
Deberá, en primer lugar, hablar de la codicia de unos empresarios que, como ocurre en muchas pequeñas y medianas faenas mineras de la época, no invirtieron en la seguridad de sus explotaciones para maximizar las utilidades que extraen a punta de amenazar la vida de personas. La justicia será protagonista de esta parte y conoceremos de las sanciones ejemplificadoras que dictó en contra de quienes fueron responsables. 
 
En paralelo al capítulo anterior, el de un amplio grupo de trabajadores en nuestro país que, ya sea en una mina, o en las salmoneras, o en la construcción, o en cualquier obra que implique riesgos, exponían sus vidas como única alternativa para lograr un sueldo digno –y a veces bastante indigno- porque nuestro modelo de desarrollo económico tenía, aún, múltiples zonas grises. Ahí deberá el relato reseñar el amplio conjunto de mejoras laborales que se introdujeron en el país para mejorar sus condiciones de trabajo.
 
Sin duda, la narración deberá hacerse cargo de otras zonas grises. Las de un Estado que no tuvo la capacidad para mantener cerrada una mina que ya se había evaluado como altamente peligrosa. En esta parte estoy seguro rasgarán vestiduras y exigirán responsabilidades todos los sectores, pero espero que la historia no termine haciendo pagar los platos rotos a un servicio público chico y que nunca contó con los recursos para fiscalizar los miles de yacimientos mineros del país. Esta parte develará interesantes anécdotas sobre cómo los que un día denigraban la función pública terminaron comprendiendo que en los momentos de mayor adversidad es el Estado el que debe reaccionar y para ello debía tener las atribuciones y los recursos.
 
Pero la mayor lección será la del capítulo final, ese en el que un país completo, una vez pasada la emoción, el justo orgullo y los necesarios reconocimientos por un rescate que puso a nuestro país en los titulares de la prensa mundial, hizo el trabajo que correspondía: reformar las bases de un modelo de desarrollo que permitía el lucro de unos sobre la base de la vida de muchos, en el que la riqueza desmedida convivía aún con carencias profundas. 
 
Y así terminará la historia de los 32 chilenos y 1 boliviano atrapados en la Mina San José, con un país que logró hacer justicia, corregir errores, nivelar la cancha, defendiendo de igual manera el emprendimiento de unos y el trabajo de otros.
————————-
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de octubre

Esta crisis , ya superada gracias a Dios, la podemos trasformar en oportunidad a que como pais tengamos un “nuevo trato”

14 de octubre

Enzo

¿como no estar de acuerdo con lo que dices?
Ciertamente podemos hacer las cosas mejor en CHILE en materias laborales, ambientales, sociales etc.
Nuestras desigualdades siguen estando ahí.
Es un hecho que para salir al primer mundo debemos caminar por muchos senderos que hemos evitado.
El progreso social no solo es material sino intelectual y emocional y en ello Chile es un país que claramente avanza con aporte de muchos sectores.
Este actual gobierno ha dicho explícitamente que ellos parten de la base que dejaron en muchos temas, los gobiernos anteriores.
Mas allá del gusto personal, el Presidente Piñera ha intentado tener presente nuestra historia de los últimos años al celebrar el Bicentenario austeramente (comparado con México)
En los hecho y no las palabras ha sido capaz de negociar materias incomodas y no por arte de magia las apuestas de movilizaciones sociales se han ido aplacando.
Lo de estos 70 días permite construir una épica colectiva donde cavemos todos los que queramos pues ha borrado la idea de que solo se le da importancia en Chile a los poderosos.
No es esta la primera tragedia laboral de Chile.
Es mas, en los últimos años, los soldados de Antuco y las jóvenes del Colegio Cumbres generaron reacciones masivas de tristeza y preocupación con un resultado lamentablemente diferente.
En lo de la mina San Jose ha sido Chile entero el que gano algún aprendizaje y es opción de todos y cada uno sacar lecciones de vida.
Entre todos podemos hacer de Chile un mejor lugar. Depende de cada uno aportar.

14 de octubre

Espero que no solo los mineros comiencen una nueva vida, sino que tambien lo podamos hacer el resto de los chilenos.
Anoche vimos junto a a una amiga italiana el rescate de Luis Urzúa, ella nos comentaba emocionada cuanto los chilenos queríamos y nos identificábamos con Chile y el sentido de pertenencia a un pueblo que teníamos.
Y en cierto modo tiene razón, algo ocurre que frente a las catástrofes o tragedias actuamos de una extraña y patriótica manera. No apoyando los discursos patrioteros, reconozco que también me reconozco en esos momentos.
Viendo a 33 mineros enterrados bajo 700 metros por la codicia de unos y a equipos políticos, profesionales y técnicos actuando coordinadamente por salvar sus vidas, me pregunto porque no podemos hacer lo mismo para avanzar y construir en los temas que aún no hemos resuelto y que son una amenaza tan grande como los mineros enterrados bajo tierra.
Inequidad en educación, explotación y abusos laborales, deudas con los pueblos originarios,crecimiento económico sustentable, protección del medio ambiente; entre otros temas requieren una nueva forma de buscar soluciones, colaborar y resolver nuestros conflictos.
Espero que el “día después” no sea sólo para hacer reportajes de los mineros y sus historias, sino para aprender y desarrollar nuevas formas de construir y resolver nuestros conflictos, más democráticas, colaborativas, respetuosas y solidarias.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable