#Sociedad

Embarazo Obligatorio

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La discusión nacional sobre temas referentes a la mujer o a la familia ha estado presente por estos días a propósito del prometido post natal de 6 meses que, al parecer, en la campaña de Piñera venía con letra chica y nadie se dio cuenta.

Pero el tema es más profundo de si el post natal son 6 meses o 3. Tene que ver con la concepción de la familia que manejamos como país y las decisiones que se toman sobre el tema de la natalidad, la maternidad y la paternidad; sí, los hombres son parte de este juego y son, al igual que nosotras, responsables.

Se escuchan quejas porque las tasas de natalidad son bajas, pero no se hace nada por incentivar la decisión de tener hijos; la discusión por el post natal es parte de eso.

Me pagan menos, me cobran más en la Isapre, se me obliga a firmar un papel que diga que me comprometo a no preñarme para pagar un plan más económico, todo por tener útero en un país que no me respeta por tenerlo. El útero parece no tener derechos.  

Hace ya varias semanas leí en un diario, no recuerdo cuál, un artículo relacionado con los 50 años de la píldora anticonceptiva. De él extraje una cita que publique en mi muro de facebook: "La píldora (anticonceptiva) es considerada como uno de los cuatro inventos más importantes de la historia", decía. Inmediatamente mis amigas comentaron la publicación con frases como: “sin duda”, “absolutamente!”, “De eso no cabe duda”, “Totalmente de acuerdo”,  un alegre y efusivo “wujuuuu” y una que resumía las anteriores: “es el invento más importante para mí y mi cuerpecito. Le amo!!!”. Nosotras vemos en los anticonceptivos, más aun en la píldora, la posibilidad de tomar decisiones con respecto a nuestro cuerpo y a nuestra vida; de cuándo, cómo y por qué tener relaciones sexuales e hijos. Son cosas que para nosotras no van de la mano: el sexo y los hijos son decisiones distintas.

Una conversación esta semana me puso de frente una realidad que tenía por sabida, pero a la que últimamente no le había puesto mucha atención. Una de mis primas, con 26 años y 3 hijos, fue al consultorio para que le ligaran las trompas. Ella, mujer adulta y responsable, no quiere tener más hijos. No quiere arriesgarse siquiera a otro embarazo. En el consultorio le dijeron que era muy joven y que la tasa de natalidad del país estaba muy baja, que no la iban a ligar. La decisión que ella había tomado con su cuerpo y con su vida no tenía entonces ninguna validez; al no tener dinero para pagar una consulta privada, sus opciones se acaban en el consultorio.

Se le quita a una persona el derecho de decidir sobre su vida, sobre sus opciones. Se le priva, de paso, de gozar libremente de su sexualidad y de su cuerpo porque no se le permite usar el método anticonceptivo que más le acomoda y se la obliga a arriesgarse a otro embarazo. ¿En una consulta privada la respuesta sería la misma o eso sólo ocurre en los consultorios y hospitales públicos? ¿No soy yo la responsable de tomar las decisiones por mi vida y por mi cuerpo? ¿Si yo decido no tener más hijos o simplemente no tenerlos, el Estado o el servicio de salud público o privado tienen derecho a censurar esa decisión? Y, en términos absolutamente prácticos: ¿serán los médicos o las matronas que se niegan a esterilizar a las mujeres quienes van a mantener, criar, educar y cuidar esos hijos que ellas o ellas y sus parejas no quieren tener?

Las decisiones sobre el cuerpo de una parece que las toman otros, y no es sólo sobre mi vida que deciden sino que sobre la de mi pareja, la de mi familia, las del hijo que puede nacer, su educación, su crianza, el tiempo dedicado a él.

Para algunos tener hijos es parir simplemente, se les olvida que un hijo es una responsabilidad que no todos están dispuestos a asumir, que no todos asumen, que no se puede obligar a asumir.

Uno siempre escucha que en el sistema público cuando las mujeres se van a hacer el "pap" les corren la T de cobre, que las mujeres quedan embarazadas aunque estén tomando pastillas. No tengo pruebas, sólo las conversaciones entre mujeres, lo que uno lleva años escuchando. Pero después de todo llama la atención que sea en del servicio público de donde salgan las denuncias a mujeres que han abortado y éstas no existan en el sistema privado, ¿o ustedes en realidad creen que las mujeres del barrio alto no se hacen abortos?

Tener plata en Chile significa poder decidir, significa tener control del propio cuerpo. El dinero me permite ir a un médico con el que me sienta cómoda para hablarle de mi vida sexual, y no simplemente al profesional que me tocó; me permite comprar las pastillas o el método anticonceptivo que más me acomode; me permite ligarme las trompas si no quiero más hijos; comprar la píldora del día después o algún anticonceptivo que haga el mismo efecto; me permite hacerme un aborto seguro si quiero interrumpir un embarazo.

La realidad es esa: en Chile el dinero me permite decidir sobre mi sexualidad y disfrutarla libremente. 

No podemos pretender aumentar la tasa de natalidad discriminando a nuestras mujeres porque tienen menos dinero o menos educación, condenándolas a parir sin remedio hijos que no quieren tener y que tienen porque se les priva de anticonceptivos y de soluciones para los embarazos no deseados. 5 años y 1 día es la condena por hacerse un aborto.

No se puede decidir por otros, porque no somos quiénes para obligarlos, para privarlos de sus propias decisiones de vida, de estudios, de trabajo, de maternidad y paternidad.

El país debe hacerse responsable de su baja tasa de natalidad incentivando a las familias de todos los estratos sociales, sea cual sea su naturaleza, a tener hijos. Facilitando los postnatales, facilitando las licencias por enfermedad tanto para la madre como para el padre, otorgando incentivos. Entendiendo que el país los construimos todos y que los hijos se hacen y se crían de a dos, de manera responsable, porque se quieren tener, no porque se debe. Que no es ni un problema, ni una carga, ni una condena el tener útero; es, como dirían los creyente, una bendición.  

* Valentina Escobar es Licenciada en Literatura de la Universidad Diego Portales, estudiante del Magíster en Estudios Culturales de la Universidad Arcis y militante del Partido de Izquierda de Chile (PAIZ).

——————————————————————–

Foto: eme é ele á
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de junio

me parece simplemente gravísimo. Como matrona sé que esto no pasaba hasta antes de marzo de 2010. Lo único que recuerdo al respecto es lo que se contaba de tiempos de dictadura, cuando se obligó a quienes trabajan en atención primaria, a retirar los dispositivos intrauterinos a las pacientes, incluso sin advertíselos. Me recuerda también que mi madre, también en tiempos de dictadura, tuvo que hacer una “movida” fuera de stgo para que le ligaran las trompas. Me gustaría saber si existe alguna normativa, orden o lo que sea al respecto, porque si es efectivo que no están permitiendo a las mujeres que usan el sistema público, decidir cuántos hijos quieren tener, entonces estamos hablando de un retroceso gravísimo en los derechos reproductivos en este país.
Por lo demás, como se expresa en el texto, seguramente esto no corre para las mujeres que pueden pagar por un sistema privado de salud,lo que constituiría además una grave violación a la igualdad o supuesta igualdad que todos tenemos en Chile.
Hay algún parlamentario u organización feminista al tanto de esto?

23 de junio

Me parece un excelente artículo, muchas gracias por poner estos importantes temas en el debate,
un abrazo
Danae

13 de julio

Eso no es nada, aqui les linkeo un terrible y lamentable caso real en nuestro país con Karen Espíndola, tiene que ver con el aborto terapeutico.

http://www.paula.cl/blog/reportaje/2010/06/08/a-estas-madres-las-dejamos-solas/

Ahora bien, lo que me sucede cada vez que leo un artículo como éste, es una impotencia enorme cuando veo que hay personas que simplemente no tienen la oportunidad a la queja ni a la réplica.

Es una verguenza.

06 de septiembre

Qué interesante punto tratas al hablar del poco incentivo que hay en nuestro país a la maternidad y la paternidad, de hecho lo retratas muy bien con los ejemplos que das. Ojalá nos movilizáramos también por esos temas que nos incumben a todos como chilenos, donde un bono para las bodas de oro parece un mal chiste al lado de toda la maquinaria de desinsentivos que existen actualmente para no tener hijos. Yo soy un convencido de que la paternidad y la maternidad son parte de la realización como persona y por ende debería fomentarse con políticas públicas. Pero a veces nos quedamos en las discusiones contingentes sobre los “derechos sexuales” en vez de discutir sobre la importancia de preparar a las personas para ejercerlos sin hacerse daño, para que los liberen y no los esclavicen.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Los embarazos en niñas y adolescentes menores de 14 años no son producto de una violación aislada, sino por lo general se producen por abuso sexual reiterado. Su enorme incidencia ya no permite continuar ...
+VER MÁS
#Internacional

Ese cuerpo no te pertenece

Popular

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena