#Sociedad

Causa de bajas pensiones: la sola cotización del trabajador

25 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Lo cierto es que el resultado de que las pensiones sean miserables para la mayoría, se debe a una falla estructural del sistema de AFP, a saber, que la única fuente de financiamiento para la mayoría de las pensiones (la de vejez, un 70% del total), son las cotizaciones de cada trabajador.

Es un error común, que además resulta funcional a las AFPs y las compañías de seguro (dueñas del negocio del sistema privado de pensiones), el creer que las pensiones son bajas por las bajas remuneraciones de la mayoría. Se piensa: se acumulan fondos en base a un 10% de una remuneración baja, entonces los fondos que se juntan para financiar las pensiones son escasos, por lo tanto, se concluye, las pensiones resultan mínimas. Luego se deduce, la causa de las bajas pensiones son las bajas remuneraciones.

Este error lleva a sostener, a las AFPs y las compañías de seguros, que el problema no es del sistema de AFP sino del mercado laboral que da  remuneraciones.

Para demostrar que la conclusión anterior es un error, basta ver cómo es que una remuneración alta, con la sola cotización del 10%, también llevará a una pensión baja para dicho ingreso, equivalente, a lo más, a un 25% de éste, al caso, a menos de $3.000.000, que es bajo para los referidos altos salarios. En efecto, si el 10% mensual de $10.000.000 ($1.000.000) lo multiplicamos por el número de meses de  vida activa (540 meses a razón de 45 años), obtenemos $540.000.000, que suben a $572.400.000 si aplicamos el interés histórico del sistema de un 6% (y estamos siendo generosos pues actualmente el promedio es menor); fondos que si distribuimos en 20 años de vida pasiva (de los 65 a los 85 años), llevan a  una pensión de $2.385.000, que representan un 23,85% de la remuneración de $10.000.000. A lo recién expuesto se objetará que el interés que se aplica, es un interés compuesto, esto es, que se capitaliza y aplica día a día, pero esto no cambia la situación en su esencia, a saber: a unos fondos de pensiones formados con una única fuente de financiamiento (representada por la cotización del trabajador) se aplica un interés. Y como este interés varía de entre positivo y negativo, es decir hay ganancias y pérdidas, no se puede afirmar que al aplicar el interés cada mes se incrementan más los fondos que al aplicar un interés positivo al final.

Lo cierto es que el resultado de que las pensiones sean miserables para la mayoría, se debe a una falla estructural del sistema de AFP, a saber, que la única fuente de financiamiento para la mayoría de las pensiones (la de vejez, un 70% del total), son las cotizaciones de cada trabajador.

La insuficiencia de la sola cotización del trabajador como su única fuente de financiamiento, queda en evidencia desde las matemáticas más simples, especialmente cuando se trata de ingresos en su inmensa mayoría bajos o medios, donde no hay capacidad de ahorro o para cotizar más, y no hay margen para una cotización más elevada de cargo del trabajador.

Y lo anterior lo demuestra la realidad: cualquier persona que hoy pregunte en una AFP cuánto dinero debe tener reunido para financiar una pensión de $500.000, recibirá como respuesta “$100.000.000”, lo que significa que, vía cotización única vigente del 10%, se deben acumular $94.000.000, pues los $6.000.000 restantes se lo concederemos a un 6% de rentabilidad positiva promedio que han alcanzado los fondos de pensiones desde los comienzos del sistema en el año 1980. Así entonces, durante los 45 años de vida activa (540 meses) la persona debería cotizar mensualmente $174.074 (que multiplicados por 540 resultarán $94.000.000), que supone una remuneración mensual de $1.740.740,  de los cuales los $500.000 de pensión representan un 28,7%.

Y este 28.7% se daría en el mejor e improbable de los casos, esto es, en base a supuestos que no se dan casi nunca todos juntos:

a)    Pleno empleo durante los 45 años de vida activa,
b)     Cotizaciones permanentes y ninguna laguna previsional, siendo que hay un 50% de evasión de siempre, histórica.
c)    Ausencia de beneficiarios (léase familia), pues entonces se reservarán fondos para las eventuales pensiones de sobrevivencia y se contará con menos fondos para financiar la pensión de vejez,
d)    Que las últimas rentas sean iguales a las primeras, lo que es del todo inverosímil.
e)    Que la persona no sea muy longeva, pues entonces se deberán repartir los fondos en un mayor número de meses de sobrevida. Cada vez la gente vive más, es más longeva. Hoy la expectativa de vida es de 90 años la mujer y 87 el varón.

Otro ejercicio simple deja al descubierto la referida falla estructural: no se puede pretender juntar fondos a razón de cierta cantidad mensual (por ejemplo, el 10% de la remuneración mensual, que es la cotización obligatoria) durante 480 meses (40 años de vida activa) y luego pretender gastar esos fondos durante 20 años de pensión (tiempo de sobrevida, correspondiente a la mitad de tiempo como activo) en razón de una cantidad mayor al 20%. Es decir, con una cotización del 10% no se puede pretender una pensión mayor a 20%. Y si llega a 30% sería por la incierta rentabilidad y la ausencia de desempleo, falta de evasión de cotización por parte del empleador, de beneficiarios (cónyuge, hijos hasta 18 años,  ó menos de 24 si estudian, o hijos  inválidos de cualquier edad) o ausencia de longevidad.

Finalmente, el mejor (en rigor, desastroso) ejemplo es la carta que a usted le llega, querido lector ,de su AFP, donde en los albores de su jubilación (irónicamente, viene de júbilo) se le avisa que su pensión no superará el 30% de sus últimas remuneraciones.

Y es por esto que el derecho internacional, y también nuestro derecho chileno (aunque no se cumplan los convenios internacionales que lo establecen y nos obligan como país), prescriben la triple cotización: del trabajador, del empleador y del Estado. Porque, como se ha expuesto, una sola fuente de cotización (en Chile, el trabajador) no basta para garantizar fondos suficientes para financiar pensiones decentes.

No por nada la Organización Internacional del Trabajo (OIT) desde hace casi 30 años (desde 1986) viene llamando la atención al Estado de Chile por no implementar la triple cotización, a lo que está obligado por los convenios internacionales números 35 al 38. Los artículos 9 números 1 y 4 de los convenios números 35 y 36; y los artículos 10 números 1 y 4 de los convenios números 37 y 38, prescriben: N°1 “Los asegurados y sus empleadores deberán contribuir a la constitución de los recursos del seguro.”; N°4 “Los poderes públicos participarán en la constitución de los recursos o de las prestaciones del seguro que se establezca en beneficio de los obreros o de los asalariados en general.”

Otros incumplimientos vienen dados por perseguir fin de lucro las AFPs y las compañías de seguros, por no estar la administración en manos del Estado o instituciones públicas,  por la nula participación de los afiliados en la administración de la entidad previsional.

Como vemos, y sin perjuicio de otras soluciones permanentes como volver al sistema de reparto, la mejora inmediata de las pensiones pasa por cumplir el derecho chileno, con la triple cotización prescrita por tratados internacionales que forman parte del mismo, y que por versar sobre el derecho humano a la seguridad social, priman por sobre el Decreto Ley N°3.500, según dispone el artículo 5 de la Constitución chilena.

La circunstancia de ser, para la pensión de vejez, la única fuente de acumulación de fondos la cotización del trabajador, es bastante para hacer inviable el Sistema, por la precariedad de los fondos que se reúnen.

No obstante, otras circunstancias del mismo aseguran su insuficiencia, por atentar contra una idónea acumulación de fondos. Tales son: alta evasión previsional (50% permanente), elevados riesgos de pérdida de fondos por baja rentabilidad, alta longevidad (cada vez más en Chile), familia numerosa, desempleo o no formalización de contrato de trabajo.

En el caso de la pensión de invalidez (10% del total) y la de sobrevivencia (20% del total), las bajas pensiones se explican por su forma de calcularlas y porcentajes fijados.

En síntesis, el sistema de AFP es una fábrica de pobreza, (lo dicen sus siglas Aquí se Fabrican Pobres), un genocidio socioeconómico, que no sirve para financiar pensiones dignas (¿por qué cree usted que el régimen de las fuerzas armadas junto con imponer el sistema no se metió en él?, “más claro echarle agua”) y si se ha mantenido es porque es un excelente negocio para los grupos económicos dueños de las AFPs, las compañías de seguros, y un largo etc…, en definitiva del país. “Y con plata se compran huevos”, pues “poderoso caballero es Don dinero”.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Ivan

02 de mayo

:facepalm:

Las matematicas financieras como que no me cuadran…

Luis Saavedra

21 de julio

Oiga lo operacion es re simple es cosa de tomar una calculadora y hacer el ejercicio.. me imagino que ud no cotiza,yo si y me gan llegado las simulaciones de mi afp con mi pension y es alrededor de un 30÷ lo que me daran si cotizo 45 años..

Edu

02 de mayo

Los errores de cálculo son para llorar, un verdadero payaso.
El autor es un abogado que no sabe nada de matemáticas!

Ignacio

02 de mayo

La persona que escribió este artículo (Sr. Carlos Rivadeneira) muestra errores garrafales en los cálculos expuestos. Cualquier alumno “promedio” de Finanzas 1 puede aplicar las matemáticas financieras de mejor manera.

Una lástima que con este tipo de artículos se contamine el debate, con argumentos falsos, plagados de errores. Claramente lo suo no son las matemáticas.

02 de mayo

Con todo respeto Enzo, que hizo el ex-Prtesidente Lagos al respesto ?

Gustavo Ramirez

02 de mayo

Este artículo es para llorar. Un tremendo posteo para justificar errores matemáticos inauditos.

Como es posible tener tribuna y escribir tanta lesera junta y esgrimir conclusiones de un área que es netamente matemática y los cálculos para basar dichas conclusiones son peores que niño de ed. media.

Don Carlos Rivadeneira, pasar por el liceo nuevamente.

Fernando

03 de mayo

Aunque lo critiquen por sus cálculos, es una realidad que si el sistema fuera tan fantástico las FFAA estarían en el. La realidad es que las AFP fueron creadas para financiar empresas y el gran problema es que están llenas de papeles que dicen vale por… y el día que el sistema se desmantele, nos vamos a encontrar que la plata no existe porque se la llevaron para la casa. Esto es una estafa “legal” que para variar sufrimos los chilenos a manos de los poderes fácticos y económicos de nuestro país, la pobreza que reparte el estado, una vergüenza desde todo punto de vista.

03 de mayo

Gracias Fernando, ve que tenía razón que con platas se compran “huevos”. A buen entendedor, pocas palabras.
Saludos
Carlos R.

03 de mayo

Ese es un claro mejor argumento que el del artículo. Lo que se critica es que, precisamente, para defender un punto más que razonable los cálculos en el texto se hacen muy mal (y para peor se dicen con una seguridad que no corresponde a su corrección -‘queda en evidencia con las matemáticas más simples’); y eso le quita peso a la posición del artículo. En otras palabras, es torpedearse sólo.

03 de mayo

A los genios que critican los cálculos, los desafío a que refuten el miserable resultado de un optimista 30% de tasa de sustitución. Que ellos mismos o sus conocidos a punto de pensionarse pregunten en su AFP con cuánto se vana pensionar, y recordarán a este servidor cuando escuchen un lastimero “25% ó 30% de sus últimas rentas. Pues ese el el drama de esto, de lo que tienen que preocuparse, y de la que la lógica más simple deja en evidencia. Saludos listillos.

Edu

03 de mayo

Un niño de octavo básico sabe más matemáticas que Ud.
Señor, deje de hacer el ridículo, y es en serio.

Antes de opinar, aprenda lo que es un interés compuesto, aprenda las fórmulas de matemáticas financieras (anualidades, TIR, etc), aprenda cómo se cálcula un retiro programado o una renta vitalicia, etc

Pista: el 6% de rentabilidad se aplica a los 40 años de vida laboral, ud lo aplica sólo a 1 año. Genio!

Juan Pablo

26 de mayo

Hoy lo vi en la escuela

Ignacio

03 de mayo

Sr. Rivadeneira, una cosa es expresar que las AFP no han sido la gran panacea. En eso estamos de acuerdo. Personalmente creo que podrían generarse nuevos mecanismos de pensiones que no sean necesariamente volver al sistema de reparto tan nefasto. Pero otra cosa es tratar de probar algo con argumentos matemática y financieramente malos. ¿Se entiende?

Al mostrar los cálculos por ud. realizados, más que darle peso a sus argumentos, los debilita, porque sus cálculos están malos. No resisten análisis. Otra cosa es el fondo del asunto.

Recomendación: Estudie más matemáticas financieras, y cuando sepa hacer un cálculo de esas características (Incluyendo estructuras temporales, tasas de retorno, etc.) ahí recién podría sustentar de mejor manera sus argumentos

Saludos

04 de mayo

Estimados Ignacio, Edu, Juan, Fernando, Gustavo y facepalm, les agradezco de verdad vuestros comentarios.
Lo importante: coincidirán conmigo que hay consenso en que las bajas pensiones son por los escasos fondos acumulados, y que para superar esto, atendido que la mayoría tiene cotizaciones bajas por los bajos ingresos, bastaría, en lo inmediato, la triple cotización (Estado, trabajador y empleador) que llevaría a mejores pensiones por mayor acumulación de fondos. Y para esto no habría más que cumplir el derecho vigente (los convenios internacionales que obligan a Chile a la triple cotización, fijando porcentajes de cotización suficientes y viables).
Bendiciones para todos.

12 de agosto

Independientemente de las cuentas, que claramente están muy mal sacadas, es engañoso no considerar el tope máximo imponible. Con alguien que gane $2 millones le daría la misma pensión. Raro, ¿no? Si alguien gana 5 veces el máximo imponible, pero cotiza como si ganara la quinta parte, no es muy sorprendente que la pensión sea bajita. Pero a pesar de las pésimas cuentas, igual le da una pensión mayor que aquella por la que cotizó.

Luis Melo Soto

04 de mayo

Cálculos mas, cálculos menos 100% verídico lo expuesto, las opiniones descalificadoras de algunos al respecto son o por ignorancia o por intereses creados .
Luis Luis Melo Soto

04 de mayo

Gracias Luis, me subiste el ánimo. JAJA
Saludos,

Nico

05 de mayo

Este señor debería saber qué:
– Existe una renta bruta imponible tope.
– Que el interés es compuesto, y no se calcula al momento en que se retiran los fondos (se sorprendería de la diferencia, al ojo una cotización de 12MM mensuales, después de 45 años de vida laboral constante, con un 4% de interés anual hace más de 1.000 millones).
– Que existe más de un mecanismo para jubilarse.

Mal por el quinto poder. No hay correctores ni de estilo (sí, la columna está mal escrita) ni de contenido, porque los errores se desbordan por todas partes.

El sistema de AFP es un mal sistema, pero no creo que sea posible corregirlo desde la ignorancia.

“Aquí se Fabrican Pobres” wajajajaja, pobre hombre Carlos Rivadeneira Martinez.

Nico

05 de mayo

(Corrección: 1.2MM mensuales, no 12MM mensuales)

yeyse campos ruz

22 de mayo

¿Y si hace los cálculos con porotos?

luis galleguillos muñoz

21 de septiembre

La comision Bravo , no creo que la aplaudan los actuales jubilados que reciben pensiones miserables , pese en muchos casos de ser profesionales , muy destacados en su labor , no puede ser que el el representante de mas bajo grado de las ffaa , reciba una pension igual o superior a la de un medico por ejemplo , aberrante por decir lo menos , LAS AFP , ESE ENGENDRO , PRODUCTO DEL NEOLIBERALISMO , FANATICO DE jose piñera echeñique , verdadero termocefalo , del capitalismo extremo y feudal.NUESTRO DEBER Y SALVACION ES ELIMINARLAS DE RAIZ , NADA DE COMISIONES TRUCHAS . FACTA NON VERBA .

Mauricio

14 de agosto

Increíble leer al Sr. Rivadeneira que no sabe nada de interés compuesto pero lo que más me llama la atención es que este pasquin le de tribuna y además el mencionado genio de calculo, no reconozca su error. Como buen abogado defendiéndose hasta el final pero esto ha quedado guardado y será una prueba de tu ignorancia en temas previsional es quitándote piso para que no sigas contaminando a las personas con mentiras. Deja de hacer el ridículo y estudia matemática financiera.

German

10 de mayo

Llegué hasta que aplicó el 6% de tasa anual a los 540 millones y le dio 572. Un error tan básico, tan de ignorancia pura y dura que el resto del artículo era imposible que fuera mejor.

Ignacio briones

14 de mayo

Señor columnista experto en derecho canónico:
El grosero error de sus cálculos invalida toda su argumentación.
Da casi vergüenza ajena tener que explicar esta deficiencia pero vaya:

Su ejemplo base de una persona que gana $10 millones mensuales y que cotiza $1 al mes ( cosa q ignora que existe un tope mensual de aprox $150.000, pero en fin) indica que luego de 45 años, tendrá acumulado en AFP $572,4 millones. Usted aplica un retorno de 6% pero solo lo hace una vez y al final. Así no funcionan ni las finanzas ni menos el sistema. El retorno de cada año es 6%.
Si usted usara herramienta básica de cómputo de un valor futuro para un pago mensual que gana un retorno de 6 % anual (disponible en Excel, función “vf”) encontraría que el resultado verdadero es $ 2.622 millones, casi 5 veces más que su errado cálculo. Por lo mismo, en su ejemplo, la pensión será 5 veces mayor que lo que usted señala

Por cierto, los errores de cálculo se repiten en el resto de sus ejemplos.

Lamentable e irresponsable pontificar sobre lo que no se domina.

Atte

21 de julio

Efectivamente Luis Saavedra, es cosa de sumar dos más dos. Ahora que si los listillos que se las dan de matemáticos no lo entienden, ese no es problema ni suyo ni mío, sino un gran problema de ellos, que además les reventará en la cara cuando se pensionen.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada