#Salud

El suicidio de un humorista y la salud mental en Chile

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Perder a un humorista equivale en cierto modo a perder a nuestro médico de cabecera

El suicidio de un maestro en el arte de hacer reir, como fue Robin Williams, deja perplejos a quienes fuimos testigos de su talento. A primera vista nos deja atónitos la relación entre la alegría de su humor y la tristeza de la muerte, ambas fusionadas en las miles de fotografías del artista que desde ayer circulan por la red. Para salir al paso de esta perplejidad citamos diálogos de las películas más recordadas o buscamos imágenes de sus personajes entrañables: el muerto empieza a hacerse inmortal y su transcendencia se viraliza rápidamente por las redes del mundo global.

Mucho se ha especulado en estas pocas horas sobre las causas de su suicidio, pero pienso que más importante que eso es lo que nos pasa a nosotros cuando nos enteramos de la noticia. ¿Por qué reaccionamos con perplejidad? ¿Cuan incongruente nos resulta la idea del suicidio de un humorista? ¿Cuánto dice nuestra reacción sobre la función que el humor -representado en la figura del fallecido actor- cumple en nuestra vida y sociedad? Pienso que bastante.

Freud decía que el humor nos permite sortear la censura casi natural a la que somos expuestos desde niños, desahogando lo reprimido a través del liberador acto de la risa. Gastamos tanta energía cotidianamente reprimiendo nuestros deseos -desde los menos intensos como decir un garabato en un lugar formal hasta los más profundos como el deseo sexual hacia un otro- que la risa facilita, en algunos casos, ahorrarnos ese gasto energético. En esa dinámica, el humorista cumple un rol fundamental: es el arquitecto de nuestra liberación ante la censura impuesta por la represión, el que rápidamente nos presta la escalera para subir ese muro que muchas veces puede ser nuestra moral, el amigo que nos muestra un atajo para adelantarnos a nuestro propio super-yo.

Por eso, por ejemplo, un chiste repetido no siempre nos parece gracioso. Apenas acontece la risa generada por el humorista, las fuerzas de la censura toman nota de ese camino y colocan sobre él obstáculos infranqueables. Como en el juego de pac-man donde el jugador debe evadir a los fantasmas que le persiguen, del mismo modo el humorista busca por diversos medios, tanto verbales como no verbales, sortear a los guardias de la censura mental para llevar a su audiencia el placer estático de la risa. De ahí que ser humorista nos parezca la más noble y amable de las profesiones. A diferencia de otros trabajos y oficios, la esencia de quien trabaja con el humor es entregarle placer a su público, sin más.

Nuestras versiones locales más conocidas, Alvaro Salas y Coco Legrand, exponen con ciertos matices, la misma dinámica. “El rey del chiste corto” entretuvo por largos años a la teleaudiencia a través de improvisaciones en programas estelares, atreviéndose a decir lo que todos pensábamos pero nadie se atrevía a través de ingeniosos chistes, provocando carcajadas de risa. Legrand, por otra parte, profundizó en la llamada “crítica social” haciendo que hasta los propios políticos y la clase alta estallara en risas cuando éste, con la genialidad que lo caracteriza, denunciara frente a sus propios ojos lo ridículas que resultaban algunas de sus conductas, con célebres alusiones a la religión, la medicina y la política.

Pero ¿podemos vivir exclusivamente del humor? Si Freud tiene razón acerca de la función que cumple el humor para nuestra salud mental -y Chile es un país que sabe de represiones y censura-, pensemos en el éxito del Jappening con Ja durante la dictadura militar- éste corre el riesgo de transformarse en una peligrosa plataforma para evadir uno de los problemas más fundamentales de nuestra sociedad. La proliferación de programas como Morandé con Compañía y otros similares es a mi juicio un síntoma social que debe interpretarse con cuidado. No estoy diciendo que no deba existir el humor ni que las personas no necesitemos reírnos para aliviar muchas veces la injusticia y otros sentimientos cuya carga hace más pesada nuestra vida, sino que pongo sobre la mesa la posible correlación entre los dispositivos humorísticos que emergen en la sociedad y la falta de políticas públicas serias respecto a la salud mental, que a todas luces y a diferencia de otros ámbitos de la salud, es un problema más complejo de abordar.

Esta complejidad radica principalmente en la dificultad del autodiagnóstico. Ante un corte profundo en la mano, un accidente vascular o una fractura nadie dudaría en acudir al servicio de urgencia más cercano. Cuando hay evidencias de un daño a nuestra salud física no dudamos que existe un problema, mas no así con nuestra salud mental. Basta con encender la televisión y reírnos con la dra. Polo, el concierto de chistes de Iván Arenas, el vejamen cotidiano a la vedette de turno en Morandé con Compañía, alguna genialidad de Stefan Kramer -que a mí más que hacerme reír me conmueven- o alguna rutina desclasificada de los archivos del humor de antaño. Así de fácil.

Por eso, perder a un humorista equivale en cierto modo a perder a nuestro médico de cabecera, quizás el más importante, que si bien no sanaba las raíces de nuestros síntomas, si los aliviaba de manera genial. Y perderlo nos duele. Nos duele y nos asombra. Nos deja perplejos la forma en que lo hemos perdido. Quizás nadie hacía reír a Robin Williams. Quién sabe.

 

Foto: escena de la película Patch Adams.

TAGS: Salud Mental

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de agosto

Entiendo la buena intención pero me esforcé por comprender.

15 de agosto

Gracias por tomarte el tiempo de leer Manuel. Tomo tu comentario para las futuras columnas.

julio armijo

16 de agosto

Querido andres:
que gusto saber de ti, que sorpresivo por este medio y que interesante ademas porque me encuentro justo visitando a Gonzalo Nuñez , estamos en Ámsterdam y le comente de tu artículo.
Te quería comentar que estoy dedicado a la psiquiatría y en especial a la investigación y docencia. Muy ligado a la USACH y a la escuela de salud publica de la chile; en ese contexto quería mencionarte que me parece un poco arrebatado hablar de quemó existen políticas publicas serias en salud mentalenchile, de hecho hay 5 enfermedades en el ges incluidas con cobertura completa y habemos muchos grupos de investigación trabajando por mejorar cada dia dichas políticas.
te invito a conlcerlos

un abrazo

Julio Armijo Nuñez

16 de agosto

¡Hola Julio!

Que bueno encontrarnos por este medio. Al leer tu comentario justo estaba con el Caco León, curiosas sincronías.

Respecto a tu comentario. El artículo estaba enfocado en reflexionar sobre el rol del humor en la concepción de la vida psíquica que tiene el psicoanálisis freudiano, y a partir de eso, afirmar que puede existir una correlación entre éste fenómeno y el estado de la salud mental en Chile.

Discrepo respecto a lo arrebatado de la afirmación. He investigado el tema y si bien no estoy dedicado como tú, hay datos que me parecen concluyentes, como la evolución del financiamiento de salud mental en las últimas décadas (UDP, 2012) y el consecuente aumento de las patologías en salud mental. Por otra parte, que haya cobertura en el GES es positivo, pero “la mera incorporación de estos trastornos mentales al actual sistema AUGE/GES no asegura la disminución de la prevalencia de patologías mentales en la población”*. Más grave que esto -que son medidas económicas- es la falta de cuestionamiento respecto a qué entendemos por salud mental, a nivel país.

Que bueno que hayan muchos grupos de investigación trabajando por mejorar dichas políticas. Acepto tu invitación a conocerlos, envíame links o información al respecto para poder opinar con conocimiento.

Saludos,
Andrés

* Salud Mental en Chile: el pariente pobre del sistema de salud. Universidad Diego Portales, 2012. http://goo.gl/lajziE

julio armijo

19 de agosto

Bkn, andres, voy a hechrle un vistazo. Te mando algunas de las propuestas que estamos trabajando con i grupo de investigación. La primera un tópico de investigación en una revista, donde estarán pulicando algunos importantes investigadores en áreas de intervención psicosocial y la segunda una red que se está organizando en el área sur (Hospital Barros Luco). Por supuesto que estás invitado a escribir o participar respectivamente si estás interesado.
Un abrazo

http://www.frontiersin.org/Affective_Disorders_and_Psychosomatic_Research/researchtopics/Biopsychosocial_and_community__1/2932

https://drive.google.com/file/d/0B6Pi6RJFqQ5fRXZMNFBwZ2dZWDg/edit?usp=sharing

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable