#Política

Poliarquía, con mucho, no democracia

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las encuestas actuales siguen mostrando una clara  desafección con el actual sistema político y sus instituciones. No es un dato nuevo. Hace años que buena parte de las instituciones políticas salen muy mal evaluadas por los ciudadanos.

Se vuelve a hablar hoy, a propósito de las movilizaciones  estudiantiles y las  demandas de diversos sectores, de un malestar que recorre la sociedad.  Las autoridades, los medios  de comunicación, buena parte de la elite política ha hecho mucho tiempo oídos sordos a demandas y reclamaciones. 

Pero en la medida en que se hacen cada vez más masivas, y más transversales, no va quedando otra que ponerles atención. Y entonces aparecen los distintos intentos explicativos.

La mayor parte de ellos no ven allí un cuestionamiento importante al sistema económico y político imperante. Al modelo de economía de mercado neoliberal capitalista impuesto hace ya tantos años en el país.

Por eso los “oídos sordos” a esas demandas y reclamaciones. La elite económica, financiero-empresarial, y sus aliados en el mundo político no quieren perder la manija que les da el poder concentrado de que gozan gracias a este mismo modelo.  

Creen poder “solucionar” las demandas con dinero, o con mejor gestión, o mayor probidad, como si eso fuera lo único que les importase  a los ciudadanos.

Por eso también la elite de poder económico y político defiende –con represión incluida- su propia idea de democracia. No solo en Chile.

La novedad es que nuestras manifestaciones ciudadanas han coincidido con las realizadas en el norte de África, y las que están sacudiendo –bajo la divisa del movimiento de indignados-, a España y otros países de Europa.

La mayor parte de ellas tienen elementos comunes: principalmente, una crítica al agotamiento de las democracias liberales dichas representativas, y, al mismo tiempo, al modelo económico de capitalismo financiero desregulado.

En  el fondo,  ciudadanos y ciudadanas quieren recuperar su soberanía política, su capacidad de definir lo que entienden por una democracia real, que la ven escamoteada y cooptada por el mercadismo y el poder del capital financiero.

Ven cada vez más claro que si la economía no es orientada desde instituciones verdaderamente democráticas, vamos camino al despeñadero.  

No les basta con la mera “poliarquía”, es decir, la adecuada selección de las elites que nos gobernaran cada cierto tiempo, manteniendo más o menos incólumes las desigualdades de `poder, saber,  tener y comunicar.

El conjunto de situaciones generadas últimamente, desde el intento de criminalización y/o represión  de la protesta estudiantil,  hasta aquella que se ejerce en torno a las comunidades mapuches, pasando por las inicuas AFP o Isapres,  las alzas del Transantiago y de los combustibles, el reemplazo a dedo de senadores que migran al gobierno como si nada, todo ello parece hablarnos de que, en verdad, no tenemos aun una democracia real, republicana e igualitaria, sino con mucho y a lo mejor,  una poliarquía.

Quizá va por ahí el malestar y la conciencia, más o menos indignada,  más o menos organizada, que está surgiendo desde los ciudadanos de distinta condición en el país. 

Como sugiere Colin Crouch en su trabajo posdemocracia, “los descontentos deben volver a centrarse en las verdaderas causas de los problemas, que son las grandes empresas y los comportamientos guiados exclusivamente por la obtención de beneficios que están destruyendo a comunidades enteras y creando inestabilidad en todo el mundo”. 

No está muy lejos de lo que sucede por estas tierras, no le parece?

——–

Foto: jon starbuckLicencia CC 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de agosto

Me parece que el descontento tiene una raíz más profunda que la mera oposición a un cierto modelo económico político. Creo que el descontento es contra el poder político en cualquiera de sus formas.

Así como antiguamente, el poder absoluto de los monarcas se fue debilitando para dar paso a un nuevo ordenamiento que dio paso a las democracias modernas sustentadas en el Estado Nación. Actualmente, las sociedades parecen querer desconcentrar ese poder político central del Estado y ejercer mayor autonomía local.

Hay una complejidad en todo esto, porque la gente no quiere necesariamente mayor poder del Estado en desmedro de la libertad económica, sino que quiere Estados y gobiernos que cumplan funciones específicas en cuanto a la misma.

Lo que ocurre hoy a nivel mundial, no es causa del libre mercado, sino del mercantilismo, esa asociación entre poder político y económico.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada