#Política

Osvaldo Andrade y la Asamblea Constituyente

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Era que no.

La Tercera y El Mercurio se solazaron con las palabras del presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, con las que torpedeó, una vez más, la demanda por una asamblea constituyente. Son los medios “mainstream” que representan a quienes se resisten a avanzar hacia un Estado realmente democrático, cómodos en el concepto de representatividad de élite, y que de un tiempo a esta parte vienen dando amplia cobertura a los planteamientos de algunos líderes de lo que se conoce como la izquierda tradicional.

Notable esto de que se restrinja el debate sobre la necesidad de una asamblea constituyente a un tema de mecanismo. Y que se utilice para menospreciar tal idea, normalmente recurriendo a la máxima del líder comunista chino Deng Xiaoping quien dijo “da lo mismo el color del gato, lo importante es que cace ratones”.

El debate fue el viernes 10 de octubre en la sede del Senado en Santiago. Actores sociales, abogados constitucionalistas y dirigentes políticos abordaron el problema constitucional y su solución. Había de casi todo: Nueva Mayoría, Alianza y algunos foráneos a ambos bloques.

La enfermedad infantil del izquierdismo no nos va a servir en esto”, fue una de las alusiones que, citando en tono de broma a cierto “pelado” (Lenin), hizo Osvaldo Andrade. Su objetivo, cuestionar la posibilidad de convocar a una asamblea constituyente como medio para definir los contenidos de una nueva Constitución. ¿O ustedes quieren que estemos el resto del periodo de Bachelet discutiendo el método?” fue otra de sus advertencias.

Sus palabras sacaron aplausos. No particularmente del público. Los elogios vinieron en esencia de los senadores Alberto Espina (RN) y Hernán Larraín (UDI), quienes coincidieron con sus planteamientos en todo lo que a detener transformaciones de profunda democracia se tratara.

Notable esto de que se restrinja el debate sobre la necesidad de una asamblea constituyente a un tema de mecanismo. Y que se utilice para menospreciar tal idea, normalmente recurriendo a la máxima del líder comunista chino Deng Xiaoping quien dijo “da lo mismo el color del gato, lo importante es que cace ratones”. Es decir, no importa cómo generamos una nueva Constitución, lo único relevante será su contenido.

Tal planteamiento lo hemos escuchado desde hace tiempo y contiene una noción extraña sobre la democracia. Porque democracia es, precisamente, una forma de organización social que establece ciertas reglas para tomar decisiones colectivas. Es, en el fondo, una serie de procedimientos que dan legitimidad a lo que se acuerda. Y el principal pacto social es, precisamente, la Constitución.

Si no fuera así, no elegiríamos Presidente. Bastaría que una consultora llamara a concurso público internacional para contratar el Primer Gerente de la Nación. Daría lo mismo que este fuera chileno, estadounidense, europeo o argentino. Lo importante sería la meta, no el proceso.

Lo paradójico es que no siempre Osvaldo Andrade ha sido tan utilitario, menos procedimental. Hubo un tiempo, en 2011, en que sí creía en procesos más democráticos. En julio de ese año propuso esta opción de cambio constitucional junto a los diputados Sergio Aguiló (IC), Pepe Auth (PPD), Aldo Cornejo (PDC), Alfonso De Urresti (PS), Marcelo Díaz (PS), Marcos Espinosa (PRSD), Marcelo Schilling (PS), Alejandra Sepúlveda (PRI) y Guillermo Teillier (PC). La idea: que el Congreso aprobara una ley por mayoría de sus miembros, iniciada por moción o por iniciativa de 500 mil ciudadanos, para convocar a una asamblea constituyente.

Pero claro, de eso ya pocas personas de acuerdan. Menos El Mercurio, La Tercera y la Alianza, a quienes el Osvaldo Andrade de hoy les hace más sentido. A los celadores del sistema de sociedad actual. Del modelo neoliberal y temeroso de las mayorías. A los guardianes de la gobernabilidad, a costa de la soberanía de los demás. Soberanía posible de recuperar con un plebiscito donde la ciudadanía se pronuncie sobre el mecanismo. Opción rechazada, por cierto, por quienes no creen en la democracia profunda.

Por eso, un recado no solicitado: Osvaldo, cuando llega ese momento, cuando tus adversarios te encuentran la razón, es hora de reflexionar.

A continuación, la transcripción de la parte final de las palabras del presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, durante el seminario “El problema constitucional y su solución”, del viernes 10 de octubre.

“Me preocupa que la centralidad de la discusión sea el método.

Miren, si vamos a elegir una asamblea constituyente votan todos. Y la elegimos entre todos. Y todos valen lo mismo, a mí no me vengan con representaciones corporativas. Porque entonces si es así, no somos todos iguales. O sea, yo quiero que los 120 mil viejos que viven en Bajos de Mena valgan lo mismo que un sindicato o que la CUT. Porque si no, nos están haciendo lesos. Si no, es trampa.

O sea, yo quiero que los mismos 100 mil jóvenes que marcharon en la Alameda valgan que los mismo que los 100 mil que fueron al mall el mismo día, porque todos son chilenos. Si no, es trampa.

Entonces, esto del método no es una discusión teórica tampoco. Elijámosla. Y yo les garantizo que no va a ser muy distinto a lo que tenemos hoy día en la estructura política, el resultado: el 40 % lo va a elegir la derecha, el otro 40 % la Nueva Mayoría y entremedio va a haber ahí un cuento. Ese va a ser el resultado. Y no nos pasemos películas.

Ahora, si algunos presumen que por esta razón vamos a tener una Constitución más radical, estructuralmente distinta, yo lo pondría en discusión. Porque aquí empieza una radicalidad que es distinta y voy a contar una segunda anécdota. Los que estamos en la cotidianeidad tenemos esta deformación, les pido excusas. No preparé mi intervención, estaba preocupado por un lío que hay con unas boletas. Cuando hablaron de allanamiento pensé en la zona sur y dije lo van a hacer allá, y no era en la zona sur.

Entonces, la segunda anécdota. Aprobamos hace poco la Ley de las Trabajadoras de Casa Particular. Se produjo la discusión en la sala y llegaron las dirigentas, estaban arriba, la Ruth Olate, Anecap, qué se yo, ustedes las deben conocer. Si no, no sabrán de lo que estoy hablando.

Y hubo un debate muy interesante y hubo un par de parlamentarios que votaron en contra porque la ley no contemplaba todo. Y las dirigentas de arriba les decían ‘oye, si está buena esta ley, por favor’, ‘No, no, no, no… no tiene todo’. Entonces, saben lo que quiero señalar con la anécdota esta, es que tampoco la radicalidad nos va a ayudar en esto.

Termino con esto. El vanguardismo no nos va servir en esto. La enfermedad infantil del izquierdismo no nos va a servir en esto, perdonen que recurra a un no constitucionalista, a un pela’o. Perdonen que recurra a un pensador que no es un constitucionalista, pero aquellos que crean que en 24 horas y a propósito de una asamblea vamos a resolver y vamos a parir una cosa tremendamente relevante, están equivocados.

Gracias”.

http://www.facebook.com/video.php?v=10152448249357963&set=vb.695827962&type=2&theater
TAGS: #AsambleaConstituyente Osvaldo Andrade

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
¡Educación cívica (para la elite) ahora! | El blog de Patricio Segura

07 de marzo

[…] Xiaoping cuando recurrió a elementos del odiado capitalismo en su socialismo real nos dicen que “da lo mismo el color del gato, lo importante es que cace ratones”. En concreto, que el fin último es tener una buena Constitución, da lo mismo el […]

¡Educación cívica (para la elite) ahora! - El Quinto Poder

08 de marzo

[…] Xiaoping cuando recurrió a elementos del odiado capitalismo en su socialismo real nos dicen que “da lo mismo el color del gato, lo importante es que cace ratones”. En concreto, que el fin último es tener una buena Constitución, da lo mismo el […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Por favor, ayudemos a salvar vidas, compartamos esta información y hagamos consciencia de que el cáncer de mama detectado a tiempo se puede curar.
+VER MÁS
#Salud

Cáncer de mama: detectarlo a tiempo

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena