#Política

Marco, deja en paz a Miguel Enríquez

13 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El (otra vez) abanderado presidencial del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami, presentó una demanda contra el Estado de Chile en el Juzgado del Crimen de Santiago el pasado 11 de enero de 2017, por el daño moral sufrido desde su niñez hasta la adolescencia, en la que, según él, “se lo juzgaba por lo que hacía o por lo que no podía hacer. Por no ser el heredero que esperaban de su padre, fue también agredido y hostigado“, exigiendo el pago de $100 millones como reparación.


Puede defenderse su derecho a demandar al Estado de Chile por la muerte de su padre, pero nos está demandando a los que tuvimos la mala suerte de toparnos con él, porque va a contar tristes historias con él como víctima y no serán verdad.

Coincidí con Marco Enríquez en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile a principios de la década de los 90s. Siempre me ha llamado la atención que, según su biografía, él estuvo desde 1990 hasta 1996 en la facultad, porque yo recuerdo haberlo visto a comienzos de 1993 cuando una muy buena amiga mía, quien le puso el apodo de “El príncipe” porque era uno de los pocos tipos guapos de esa facultad, me dijo que era el hijo de Miguel Enríquez. Y cambiamos de tema.

Ese fue el gran problema que tuvo Marco en la Facultad: que no fue la estrella que esperaba ser. Él creía que, en una Facultad donde la mayoría éramos de izquierda, iba a ser el rey y eso no ocurrió: no había ninguna razón para tratarlo como si fuera alguien importante o que mereciera más interés que el resto de sus compañeros. Por eso resulta extraño el supuesto incidente en que habrían atentado contra él en la Facultad. Hace unos años, en The Clinic un supuesto “alumno de la época” señaló que se le tenía un odio feroz por el “pecado” de ser hijo de Miguel Enríquez y que le habían quemado el auto. Un cuento que leería en otras entrevistas, y que oiría el año pasado de personas que trabajaron con él por el PRO, adornado con haber sufrido heridas. Y no entiendo esa versión, porque yo estuve todo ese día en la facultad y no pasó nada semejante. Y lo extraño es que se supone que le habían puesto una bomba en el auto (bomba de humo, no que le hubieran quemado el auto), pero mientras Marco se encargaba de repartir información por toda la Facultad señalando que habían sido miembros de la dictadura, exCNI, los que atentaban contra él por ser hijo de su padre, un grupo de compañeros le preguntábamos a un auxiliar que había sido testigo del hecho y nos decía que había sido un problema mecánico (algo con el radiador o falta de aceite) ¿De bomba? Nada. ¿De que alguien le quemara el auto? Menos. ¿Y ahora resulta que le quemaron el auto y habían atentado contra él compañeros de la facultad? ¿Va a ir a contar esa historia al tribunal?

Lo curioso es que, en vez de actuar como alguien con miedo, Marco se convirtió en el tipo más insoportable de la facultad. Pasaba todo el día en el casino, así que inevitablemente había que topárselo hablando mañana, tarde y noche de lo maravilloso que era Francia, de lo desarrollado de Francia, de lo incultos que éramos los chilenos. Y Michel Foucault. Se hizo habitual estar comiendo o solo conversando en el casino y que llegara Marco con su séquito de amigos y comenzara con su cantaleta Francia-Foucault-Chile subdesarrollado, porque siempre acababa siendo ofensivo con los chilenos. Otros compañeros eran hijos de retornados políticos y ninguno hablaba con la pedantería y la grosería de Marco hacia nosotros y hacia este país, aún cuando para varios no era fácil acostumbrarse a vivir en un país extraño como Chile. Pero Marco cometió el peor pecado de todos: colmar la paciencia de la gente de Historia, cuando comenzó a meterse en las clases, sobre todo en las de Gabriel Salazar. Nos aburrió no solo con su verborrea imparable, sino con el más insólito despliegue de ignorancia sobre historia de Chile que he oído en mi vida. Llegó a tanto, que Salazar lo hizo callar tratándolo así, de ignorante, y fue un alivio porque dejó de ir a sus clases. ¿Su excusa para no saber ni siquiera quien era Bernardo O’Higgins? Había estudiado en Francia. No dijo nada de la Alianza Francesa o del Saint Georges College, eso lo averiguamos después.

Porque fue la actitud de Marco lo que llevó a que ciertos compañeros decidieran averiguar algo que al menos calló un par de semanas. Y fue así que nos enteramos y comentamos a todos de su relación con Carlos Ominami. Y eso fue lo único cruel que le ocurrió a Marco en la Facultad: porque todo el tiempo se presentó como Marco Enríquez, ya que sabía muy bien que Ominami no era simpático en ese ambiente; nunca abrió la boca para hablar de Ominami. Así que le dio una gran pataleta cuando su pequeño secretillo salió a la luz, lo que explicaba su rápido ingreso al mundo político y su ambición de presidir la FECH. No quiero entrar en los detalles de la triste situación ocurrida en las elecciones de la FECH del año 1993, porque aún me molesta la forma descarada como Marco prostituyó a Miguel Enríquez no solo para obtener votos, sino también para sus conquistas. Por eso, y porque nunca habló nada positivo de Chile y siempre dejó claro que no quería vivir aquí, es que la facultad le dio la espalda; y Marco se picó: decidió darle el tiro de gracia a la FECH y desde entonces se dedica a hablar pestes de su paso por la Facultad de Filosofía y Humanidades. Nunca entenderé cómo se graduó o si es que lo hizo. Tampoco me importa.

Puede defenderse su derecho a demandar al Estado de Chile por la muerte de su padre, pero nos está demandando a los que tuvimos la mala suerte de toparnos con él, porque va a contar tristes historias con él como víctima y no serán verdad. Marco, en la Facultad de Filosofía nadie te acosó, nadie te hostigó, nadie te molestó. Tu sí nos insultaste, muchas veces, por ser chilenos, por no ser como tú querías que fuéramos, por no adorarte y estar ciegamente a tu lado. Y llevas años difamándonos, inventando el cuento del atentado que nunca ocurrió y de lo mal que se te trató. Y mezclas a tu padre en esto. Otra vez.

Si pretendes sacar dinero con las mentiras que dirás sobre tus tristes días en Filosofía y Humanidades, en la que apareciste solo porque querías ser presidente de la FECH (o sea, pretendías usarnos), eres peor de lo que ya mostrarte ser en esa época. Y ya deja descansar en paz a tu padre, ¿no te aburres de siempre usar a Miguel Enríquez a tu conveniencia y nunca para respetar su memoria, como el hijo que dices ser?

TAGS: MEO

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Manuela Gumucio

27 de enero

Hasta cuando la infamia? Sobte los hechos hubo intervencion policial y vi el auto quemado. No digo mas porque estos dichos son demasiado despreciableS y miserables! Y tanto titulo! de la autora!! Lo escrito no da ni para muro de una letrina!

Sofia Quitral

02 de febrero

Manuela ,usted siendo su madre es obvio que lo va defender, pero ud como todos los chilenos sabemos Marcos no es ni la sombra de lo q fue su padre

Zacarías Flores del Campo

28 de enero

Nadie en su sano juicio creería los dichos de Marco… Pataletas de mocoso mal criado…

Marcelo

28 de enero

Marco no es santo de mi devoción, pero un ataque personal de este tipo es mucho. Hacer públicas acciones privadas, tales como la convivencia diaria es una bajeza. O tú eres el alma de la fiesta y siempre has sido la reina de la simpatía y la empatía. Critiquemos a MEO por sus acciones públicas y no por su vida privada, que eso es farándula.

veronica

29 de enero

Básica columna para quien dice tener tantos galardones académicos. Dejen en paz a Marco quienes dicen que esta muerto. Habiendo tanto de que preocuparse en este país. De pasada aprendan a leer las notas completas. No sirve solo leer titulares.

Felipe

29 de enero

El “daño moral” que acusa se le extendió a la sensatez: ahora puede recibir dinero del mismo sector que asesinó a su padre: Claramente quedó atrofiado.

Julio

31 de enero

Exelente comentario mejor aún relato de historia viva y un abrazo fraterno doctora ciudadanos como Ud necesita nuestra patria para desmascarar a estos care palo y populista

Francisco Acevedo Toro

31 de enero

Oye, pero si el Meo, no tiene NINGÚN título universitario!

Elda Juarez

01 de febrero

Buenos días , gracias por su artículo está muy interesante .No me referiré en el en particular sino más bien al sentimiento que este provocó en mi interior , comenzare diciendo que vivo en Canadá casi 40 años mis padres emigraron a Canadá en el año 1977 , porque la situación en la que vivíamos no permitía que mi padre encontrará trabajo en ningún lugar ya que el estuvo detenido en el año 1974 desde enero hasta julio de ese año los primeros 5 meses en el Estadio Chile y el último mes en 3 álamos ( si mal no recuerdo el nombre de ese recinto) . No puedo expresar con palabras el sufrimiento que como adolescente de 14 años viví en esos 6 meses en las que mi padre estuvo detenido , ni tampoco puedo expresar los próximos 3 años de sufrimiento psicológico que le siguieron … por ejemplo el hecho de sentir una cirena de algún patrullero y comenzar a temblar pensando que podrían ir en busca de mi padre en sufrimiento que vivimos como familia por 3 años , y en el cual solo pudimos sobrevir gracias al trabajo de mi madre y la ayuda de un hermano de mi papá que nos pagaba las escuelas particulares y nos daba para comer porque con el salario de mi mamá no alcanzaba para todo y mi padre le ayudaba a mi tío en lo que fuera …. emigramos a Canadá gracias a una monja canadiense la cual conoce mi mama a través de una vecina que le matan su hijo junto a Miguel Enríquez ( según mis recuerdos , su hijo era integrante del MIR , y descubren en donde están escondidos porque la CNI detiene a la es

08 de febrero

Nunca imaginé encontrar un artículo que me interpretara tan bien, en relación al sujeto en cuestión. No voy a entrar en detalles, excepto en su agotadora verborrea… insoportable. Nunca he confiado en las personas que hablan mucho, se vuelven esclavas de sus palabras.
En fin… lo que sí quiero decir, es que, doña Marcela,.usted no tiene idea de la cantidad de veces que he repetido esa frase… Marco ¡¡¡por favor!!! deja tranquilo a tu padre. Nadie te pide que seas como Miguel, porque, simplemente, no puedes, así que, déjalo en PAZ.

11 de febrero

Yo creo que si Miguel Enríquez estuviese vivo y viera el jet de su hijo hubiese tirado su ametralladora y se hubiese convencido de las bondades de la via eleccionaria.

LILIAN Olivares Lanas

11 de febrero

Entiendo a una madre defendiendo a su hijo, pero lamentablemente este señor ha demostrado con su actuar claramente cual es su verdadero objetivo de vida, en el cual incorpora, ahora, a su padre biológico por mera conveniencia económica, ya olvidé cuantos años han pasado desde que asesinaron a su padre, cuántos años lleva de retorno a “este país”, ni hablar de su campaña “presidencial” pues recibir platas de Ponce Lerou me ahorra cualquier otro comentario o viajar en el avioncito de los brasileños, por tanto que mas dá que demande al Estado HOY por esos pocos millones, disculpenme, pero 100 millones no es nada.
A lo mejor Dios lo entiende.

graciela reinoso (@reinosogra)

05 de agosto

Un cara dura, sinvergüenza cero aporte a la Patria.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka