#Política

La pregunta por ´los pies`

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

De moda se ha puesto la discusión acerca de “los dos pies”: si en uno o en dos lugares.

Esto, claramente, en alusión a la exigencia formulada preferentemente desde la derecha, aunque también desde otros sectores y personeros políticos, de que el Partido Comunista defina si está “en La Moneda o en la calle”.

Por “la calle”, se entiende los movimientos sociales. Y esto requiere o al menos sugiere algunas consideraciones, o precisiones.


Se dice que “hay que ponerse en el lugar del otro”, pero ¿cómo hacerlo sin moverse de su sitio?

Cuando se dice y escribe “la calle”, debemos oír y leer: los trabajadores y sus organizaciones sindicales, los estudiantes y sus centros de alumnos y federaciones; los abusados consumidores, particularmente de las frecuentemente coludidas grandes empresas; los afectados por un sistema de salud en crisis agónica; los sin casa, sin techo, víctimas de inmobiliarias sin ética o simplemente en condición de allegados por un déficit crónico; los sufridos usuarios de un transporte público mal diseñado y peor administrado; los damnificados por el abuso medioambiental orquestado por grandes intereses privados; los damnificados por discriminaciones de género, de pertenencia sexual o étnica; los estafados por un sistema de previsión social inmoral y delictual.

Hasta allí, un breve conteo de lo que se esconde tras la categoría “la calle”. Y, entonces, ¿dónde estaría el delito de tener “un pie en la calle”?

Es claro, distinto sería si ese pie estuviera… en la junta directiva de un conglomerado financiero, en el directorio de alguna AFP, en las redes de alguna oficina de corretaje de la Bolsa… Aunque, entonces no habría tal preocupación.

Y todo ello, sin olvidar que sin “la calle”, no habría gobierno ni gozarían de su banca ciertos senadores y diputados.

Pero, se dice, es incompatible estar, a la vez, en La Moneda y en “la calle”. ¿Por qué? ¿Es que los elegidos, desde la primera mandataria a todos los otros que se sometieron al veredicto popular, hicieron esa suerte de “voto de castidad” consistente en no mirar el mundo real ni escuchar sus clamores y su reclamo de coherencia y cumplimiento de un contrato conscientemente suscrito?

Olvidan quienes así critican “los dos pies”, que no son ellos sino “mandatarios” –representantes, quienes “han recibido un mandato”- del pueblo, único soberano. Y por ello, hacen mal en atrincherarse -en este caso, en “La Moneda”- pues si bien en nuestras actuales circunstancias no es posible revocarlos, siempre quedará el recurso de la denuncia y la repulsa pública cuando vuelvan a pedir los votos de los ciudadanos.

Se dice que “hay que ponerse en el lugar del otro”, pero ¿cómo hacerlo sin moverse de su sitio? Una vieja aspiración del hombre, como la de volar, es estar simultáneamente en más de un lugar. O, aun más, estar en todas partes, hasta el extremo de predicar de la ubicuidad que es “uno de los atributos de la divinidad”.

Es claro, no se trata de tanto… pero ¿no sería un extremo de ateísmo el condenarse a la absoluta inmovilidad: o aquí… o aquí? Por mientras, y aunque sea en formato “privado”, preguntémonos lo que sería nuestra convivencia si cada uno se encastillara en la exigüidad de su espacio y no se mirara sino la punta de su único pie…

TAGS: Movimiento Social Partido Comunista

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Patricio

02 de julio

Claro y conciso , bien profesor

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

La universidad militante y sectaria no sólo nos hace daño a nosotros, sino al país y ejemplos hay de sobra. Pero a ellos y ellas no me queda más que decirles. “Lo sabéis señores: todas las verdades ...
+VER MÁS
#Educación

Despenalización del Aborto en tres causales: Todas las verdades se tocan

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje