#Política

Josefa, Labbé y la manzana: adios, paraíso

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hay una serpiente ofreciendo una manzana. Pero es hora de que como sociedad comamos el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, que empecemos a reconocer con total decisión lo correcto de lo incorrecto, que botemos ese paraíso en que no somos sujetos morales.

La reacción del alcalde Labbé al asumir su derrota electoral fue considerada, transversalmente, como un triste espectáculo. Más allá de su incapacidad de mantener algún grado de dignidad en la derrota, en su discurso se manifiesta en todo su esplendor la actitud autoritaria que lo caracteriza e, indudablemente, lo llevó a perder la elección.

Acusa a su contrincante de ser la “serpiente del paraíso”. La lectura de semejante declaración es unívoca. Su adversaria no puede ser más que el demonio que ha seducido a las masas votantes -mujeres y hombres- a realizar un acto de profunda libertad, pero que implicará su inexorable salida del paraíso. En su metáfora, él mismo no puede ser sino dios, paternalista, arbitrario y autoritario, que no ha hecho más que lo correcto y a quien, sin embargo, sus criaturas le pagan con traición. Y, sin embargo, esta vez fue dios quien fue expulsado del paraíso y las mujeres y hombres celebran en largas caravanas el nuevo orden de cosas.

Pero claro, hay una inconsistencia lógica -aunque hablemos de metafísica- en pensar un paraíso en el que dios no esté presente. Semejante paraíso está destinado a desaparecer. Así se leen muchos comentarios de partidarios de candidatos derrotados que, con profunda impotencia, miran al ganador y dudan de que pueda estar a la altura: “veamos cómo lo hace ahora”; “otra cosa es con guitarra”; “se van a arrepentir”. Hay mucho de una natural mezquindad voluntariosa en semejantes declaraciones. Sin embargo, lo que esas declaraciones no alcanzan a ver y lo que Labbé no alcanzó a valorar es otra cosa. En medio del delirio en el diseño de su paraíso, Labbé incluso busca él mismo imponer cuáles son los criterios que deberían primar para la elección de alcalde. Para él, lo único que debería ser considerado, y alno hacerlo el resultado de la votación es inequitativo, es la “gestión”. Semejante idea es equivocada desde el punto de vista de sus premisas y sus conclusiones.

Por un lado, Labbé parece identificar la idea de gestión sólo con mantener limpia y ordenada la comuna. Es algo que sólo admite diferencia de grados y no de naturaleza. Es decir, una cosa que sólo se puede hacer de una manera, mejor o peor, pero de una sola manera. El mismo error es el que ha llevado a caer en picada  la popularidad del “gobierno de excelencia”. Y es que las decisiones de gestión también conllevan una visión de cómo debería ser administrada la unidad -comuna o país. Privilegiar áreas verdes, grandes edificios, ciclovías o programas sociales tiene que ver no sólo con si la comuna es mejor o peor, sino el tipo de comuna que se quiere construir. Eso es lo que ven los vecinos cuando se levanta un Costanera Center o se promueve la represión contra los estudiantes.

A la vez, aquellos temas que con desdén Labbé llama “comunicacionales” o que podríamos llamar también meramente ideológicos, también merecen ser relevantes en Chile. La señal en esta elección ha sido clara. Figuras que representan el autoritarismo y el desprecio por las normas y la institucionalidad han sido rechazadas por los electores. Además de Labbé en Providencia, en un sorpresivo y estrecho resultado fue derrotado Sabbat en Ñuñoa, famoso por tratar el concejo como su fundo. El caso de Garrido en Independencia –autodeclarado el mejor alcalde del mundo- es igualmente claro: no tenía problemas en usar fondos públicos para enviar mensajes religiosos, en repartir dinero -esta vez de su bolsillo- entre los potenciales votantes de la comuna, amenazar con el cuco a una periodista o dar declaraciones sexistas sin mostrar el mínimo respeto a sus compañeras de coalición. Destaca igualmente la caída de Armstrong, el delfín de van Rysselberghe en Concepción, quien, aunque él mismo no es figura autoritaria, representaba el primer paso para la senaduría de la ex intendenta quien, a su vez, es una de las figuras que ha mostrado el más intenso desprecio por respetar la institucionalidad vigente. Por último, está el caso de Zalaquett, alcalde de la comuna-botín favorito de la política nacional, cuya imagen en el último tiempo se ha visto afectada por sus reacciones contra el movimiento estudiantil.

Labbé señala que “ha vencido el odio, la falta de respeto”, agrega “no es el Chile en que quiero vivir” y, en referencia a lo vivido cuando fue a votar, “he sentido la ignominia de sentirme vilipendiado, golpeado y escupido”. No contento con eso, agrega que ese clima no corresponde a “la democracia que nosotros hemos construido”. Las declaraciones son a lo menos llamativas, porque varias de esas cosas son las que se la atribuyen a Labbé y que lo llevaron a salir de la municipalidad. Precisamente ser un recuerdo constante de un país en que imperaba el odio y la falta de respeto, y por reproducir ese modelo en su gestión, por no representar el Chile en que queremos vivir, es quela candidatura de su contrincante generó tanta adhesión transversal. Más todavía, indicar que su adversaria es responsable -asumo que indirectamente- de que lo hayan vilipendiado, golpeado y escupido es de la mayor desfachatez. Él perteneció y apoyó desde las funciones más oscuras una dictadura que no sólo vilipendió, golpeó y escupió, sino que exilió, asesinó, torturó y violó a sus ciudadanos. Y algo que los que defienden la dictadura nunca han sido capaces de asumir es que la represión injustificada, cuando es estatal, es el más profundo de los flagelos, porque al grupo de delincuentes que atacó al alcalde y su mujer pueden ser perseguidos y detenidos por la policía, pero cuando es la policía la criminal, no hay poder con el cual hacerle frente. El descaro de hablar de la democracia que él ha contribuido a construir es simplemente irrisorio en la boca de quien con el erario municipal adquirió la mesa que perteneció al dictador. El alcalde atacó además a la prensa, acusándola de ser parcial en su contra. Nuevamente parece un delirio de quien apoyó un gobierno que se mantuvo en el poder en gran medida gracias a la complicidad criminal de los medios de comunicación.

Algunos acusarán que ver las cosas así es quedarse en el pasado, no mirar hacia adelante, ser intolerante por juzgar a una persona por sus ideas. Nada de esto es correcto. Más de alguno debe haberse alegrado con el triunfo de Carolina Tohá en Santiago -una campaña de mucho trabajo ciudadano, con un compromiso por escuchar y una oferta clara de promover desde su comuna una solución al conflicto estudiantil-, pero a la vez debe habérsele contraído ese entusiasmo inicial al verla acompañada por Girardi, envueltos por gritos anunciando la vuelta de Bachelet. Parece muy injusto que la Concertación pueda atribuirse este triunfo y es porque no es un triunfo de ellos, sino que algo mucho más simple y profundo.

La transición chilena, basada en tanto compromiso, olvidó llegar algunos acuerdos básicos: las personas por sobre la economía, favorecer la libertad, la democracia, condenar el asesinato y la tortura de donde venga. La presencia de personas como Labbé en cargos públicos nos recuerda a diario que esas decisiones básicas no fueron hechas. Que no es aceptable que una figura pública le rinda homenajes a un asesino condenado, es algo que deberíamos tener claro. Por eso no está fuera de lugar decirle que “vuelva a su cuartel” a alguien que lleva más de dos décadas de vida civil.

¿Hasta qué punto podemos decir que todas las posiciones son aceptables? Las posibilidades deben ser amplias, pero limitadas. No sentar estas bases implica reconocer que todo puede ser justificado y eso no debiera ser. Por eso el triunfo no corresponde a la Concertación, porque representa algo anterior y transversal. En Providencia se aliaron no sólo los partidos de la oposición, sino que movimientos ciudadanos, liberales e incluso la derecha menos autoritaria. Y es que todos esos grupos debieran ser igualmente representados por algo tan primario. La anomalía es la sobrerrepresentación de esa derecha dictatorial. Cuando Josefa Errázuriz rechazó públicamente el matrimonio homosexual el candidato a concejal de su pacto y vocero del Movilh, JaimeParada Hoyl, reaccionó escandalizado. Sin embargo, posteriormente, morigeró su reacción, la candidata relativizó su posición e incluso el Movilh salió apoyándola con total decisión. Es que lo que estaba en juego era mucho más grande. Antes de poder reconocer los mismos derechos a los homosexuales, debe ser posible aceptar que todas las personas deben ser tratadas con respeto.

La metáfora del Labbé, al final, es correcta. Hay una serpiente ofreciendo una manzana. Pero es hora de que como sociedad comamos el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, que empecemos a reconocer con total decisión lo correcto de lo incorrecto, que botemos ese paraíso en que no somos sujetos morales. Estamos frente a la oportunidad de finalmente tomar las decisiones bases para construir comunas y un país con espacio para la libertad y la justicia; con espacio para construir de acuerdo a distintas visiones, porque se basan en el respeto mutuo; un mundo en el que seamos protagonistas y no tengamos miedo de la ira del dios de turno.

—–

Foto: Fernando Ramírez

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

29 de octubre

Lamentable no aparece que el responsable de la foto es el gran fotógrafo y amigo Fernando Ramírez. Mis disculpas. Aproveche de ver esta foto en mejor calidad y más de su trabajo aquí: http://www.flickr.com/photos/fernandoramirez/8124026985/

Víctor Daniel Farías Jara

30 de octubre

Me parece buen comentario Jaime, personalmente en San Bernardo no se logró un cambio de alcalde y atribuyo precisamente a la falta de unidad del descontento ciudadano la votación final. Creo que la falta de instituciones que permitan buscar responsabilidadades -sea políticas o administrativas- generó que los movimientos sociales en estas comunas llenaran un gran vacío institucional de una manera fundamental y que los electores en esas comunas pudieron sentirse identificados e informados. En San Bernardo primó la foto y el acompañante precisamente por la flata de programas y por la inexistencia de organismos que permitan a la gente acercarse a la información concerniente a los resultados y a la gestión, sumado esto a la falta de ideas o necesidades comunales comunes que hagan a los políticos proponer soluciones comunes. La democracia en su máxima expresión es el voto por programa y no por conglomerado, principalmente cuando hace más de un año se ha presentado un descontento país por el tema educativo y ningun partido le ha puesto públicamente el cascabel al gato! Éxito!

30 de octubre

Gracias por tu comentario. Los resultados sorpresivos en algunas comunas dan alguna esperanza de que también se puedan producir cambios en otras y a nivel país. Todos concuerdan que la ciudadanía necesita organizarse detrás de un proyecto común. Eso era, hasta ahora, música celestial. Hoy hay más posibilidades. A nivel comunal es posible incluso que los proyectos prescindan de una identificación partidista. Para superar el voto por la foto o el nombre queda, en todo caso, un largo trecho. Cómo lo ves a futuro en tu comuna?

Antonio Emilio Vergara Opazo

01 de noviembre

Me gusta la columna.
Creo que la debiese haber centrado sólo en Providencia ya que la campaña en Santiago fue muy distinta, salvo en que ambas eran mujeres inteligentes contra varones de la UDI.
En Providencia, el rostro de Josefa no estuvo asociado a la Concertación ni a ningún partido. Cada vez es más difícil representar a un partido porque es mal visto, quizás, aunque los partidos de oposición de Providencia trabajaron arduamente por esta gran mujer.
En Santiago, en cambio, Tohá fue vocera del gobierno de Bachelet, presidenta del PPD y de la Concertación. Pretender que sus camaradas de partido (senador Girardi u otros), por el sólo hecho de acompañarla en la campaña y estar en su celebración, implique una suerte de aprovechamiento o porque espontaneamente la gente de plaza de armas gritó Tohá a la presidencia mientras otros replicaban Bachelet-Bachelet, ello signifique que la Concertación cometa un error, es un tanto exagerado.
La gente estaba feliz en Santiago y en Providencia y cantaba o gritaba desde sus emociones, lo demás son anécdotas..
Dicho lo anterior, reitero, me gustó la columna y su analogía con el Génesis.
AV

01 de noviembre

Antonio Emilio,

Gracias por tu comentario. La verdad es que estoy muy de acuerdo contigo. En ningún caso es posible decir que hubo un aprovechamiento de la Concertación. Ni se aprovecharon de Tohá ni a través de Tohá se trataron de aprovechar de los votantes. Lo que pretendía decir es otra cosa. Es que ante la alegría por la derrota de Zalaquet hizo olvidar quién triunfaba. Ver a Girardi se convirtió en un golpe de realidad. Justificadamente o no, el senador se ha convertido en un símbolo de lo que está mal en la Concertación. Los gritos por Bachelet, por otra parte, representan la falta de necesidad que tiene la Concertación de replantearse. Bachelet es un cheque en blanco que pueden rellenar con lo que quieran. Por qué ante este panorama es posible todavía alegrarse? Porque el triunfo sobre lo autoritarismos, ya sea mediante independientes o personajes de la Concertación -centrales o periféricos- representan una batalla anterior que todavía faltaba dar. Ahí radica la importancia de estos triunfos y es lo que intenté transmitir.

José de la Maza

01 de noviembre

¿Te fijaste lo que dijo? Uuuuuy ! Que atroz ! Yo creo que la política se está haciendo un bumerang (y esto afecta a todos, transversalmente), por cuanto muchos actorzuelos en esta arena se dedican a explotar al máximo lo fácil: descalificar al adversario, por tonto, por demasiado vivo, por hacer demasiadas cosas, por no hacer lo que debía, etc. etc. y también por “lo que dijo”.

En mi modesta opinión, esto es difundir con ventilador que los políticos son unos incompetentes, o son corruptos, o son ignorantes, y cuando no hay que sacarle en cara, entonces criticamos “lo que dijo” y hacemos un escándalo en los medios de aquello.

Al final, a la ciudadanía le va quedando en el inconsciente que la política, en general, es una mierda y no vale nada. Y de ahí viene al galope la destrucción de la Democracia, que tanto nos costó recuperar.

A mi me parece que no debemos juzgar tan livianamente a los políticos, sino evaluarlos por sus obras. Creo que eso es lo fundamental. ¿Que sacamos con señores que dicen siempre “lo correcto” y no aportan nada?

¿Vamos a estirar la cuerda de la democracia vilipendiando a sus actores sólo porque no son de nuestra doctrina?

La alta abstención en las elecciones me preocupan y pueden estar reflejando, en ella, el descrédito de la política, el que yo creo es injusto y muy peligroso.

Los jóvenes de hoy que no vivieron en dictadura no saben valorar lo que es la democracia y la libertad.

Paremos con las ventajitas mezquinas y veamos lo que las personas aportan.

Yo le deseo a la nueva alcaldesa Errázuriz que tenga éxito en su gestión y nos entregue al final de su mandato una Providencia mejor de como la recibió. No la critiquemos, démosle la oportunidad de hacer su trabajo.

02 de noviembre

José,

Gracias por comentar. La verdad es que creo que tienes razón en varias cosas. Hay una tendencia importante en dar la pelea pequeña, en preocuparse de detalles y hacer un escándalo de ellos sin preocuparse del trabajo del interpelado. Las redes sociales llevan la delantera en eso. Las masas indignadas no están sino para sumarse a ataques ya iniciados y sin la capacidad de evaluar la gravedad de los dichos. La condena es rápida e irreflexiva. La situación, sin embargo, es ambivalente. Rechazar dichos inadecuados tiene en sí mismo también un valor. Las palabras son acción y a las acciones humanas transforman el mundo. Declararse en contra de sentencias inadecuadas también impiden que ellas cambien el mundo. Dónde está el equilibrio es una pregunta difícil que no atrevo a contestar.

Dicho esto, no fue mi intención centrar mi columna en una crítica a los dichos de Labbé. Por el contrario, los dichos en sí mismos no me parecen tan atroces, sino que creó que representan muy bien su actitud general, que se ha visto reflejada en hechos concretos y en la forma general en qué maneja la municipalidad. Creo que los dichos de la diputada Sabat son muy ilustrativos al respecto.

Sobre la clase política en general, no sé si el problema es sólo de imagen. Gente valiosa hay, pero también la dedicación a la pelea pequeña evidencia una falta de conexión con los temas relevantes. Evidentemente es necesario que la política vuelva a ser valorada adecuadamente. Es la mejor herramienta para construir un país mejor,

Por último, concuerdo contigo en que ojalá a todos los alcaldes les vaya bien. No importa del partido que sean.

Saludos

Jaime

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

En la actualidad, con las nuevas técnicas de administración, publicidad y manejo de datos, que crecen exponencialmente, en cuatro años se puede hacer tanto daño, (o tanto bien, según sea el propósito) ...
+VER MÁS
#Política

Lo que el Frente Amplio no ve, y otros tampoco