#Política

Izquierda chilena: ¿Estaremos a la altura?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Marzo es sin duda un mes políticamente agitado. Sobran temas importantes sobre los cuales reflexionar, como la visita de Obama a Chile, el debate sobre la energía nuclear o el intervencionismo extranjero en Libia. 

La visita de Obama fue una pésima señal y, más allá de las anécdotas, consolida la imagen que se tiene de Chile como el Israel de Sudamérica. Por otra parte, el terremoto en Japón es la prueba inobjetable de que la energía nuclear no podrá jamás ser una opción para Chile. No sólo porque estamos situados sobre una falla geológica que hace  de nuestro país uno de los más sísmicos del planeta, con un terremoto sobre 8 grados Richter cada 10 años; sino porque, además, -como quedó demostrado con la tragedia de los 33 mineros-, en Chile las negligencias públicas y privadas son el pan de cada día. Si en Japón o la ex Unión Soviética la negligencia humana parece ser una excepción, es legítimo pensar que aquí las centrales nucleares funcionarían como la mina San José.

Pero yo quería escribir sobre un tema cuya cobertura ha sido menor, pero cuya importancia es mayúscula.

La Asamblea de Izquierda del sábado 26 de marzo, tiene una importancia significativa en la construcción de una alternativa política para Chile. Todo lo que se pueda decir sobre lo que precede es estéril si no va acompañado de un programa alternativo. Si no elaboramos un modelo de desarrollo justo, que cuide el planeta, nos provea de energías limpias y nos integre con los países de nuestra América consolidando la paz y eliminando el armamentismo, nuestras reflexiones sobre lo que pasa en Libia, la visita de Obama y la tragedia nuclear en Japón sería puro cacareo.

¿No era Marx el que decía que no basta con pensar el mundo, sino que hay que transformarlo?

Las organizaciones que participamos en la Asamblea de Izquierda asumimos a inicios del 2010 la dura tarea de reconstruir la izquierda chilena. No ha sido fácil, pero ¿quién dijo que lo sería?

Hemos esperado bastante a que se apoce el poso, a que vuelva el polvo a la tierra, y no hemos agitado el agua para que el limo regrese al fondo y se pueda ver claro. Nos hemos abstenido de firmar aguerridas y revolucionarias declaraciones en  relación con todo y nada. No confundimos la acción con la agitación, ni la diligencia con la precipitación.

No es salir en la foto lo que nos hace existir, sino el paciente trabajo de fondo que hacemos día a día con el Chile real, estrechamente ligados a la ciudadanía. La situación actual no aconseja la chulería como comportamiento político (MEO lo intentó y ahí está…).

Sostenemos que la necesaria unidad no se hace al precio de bajar banderas y pisotear  principios para insertarse en el sistema. No buscamos el plato de lentejas que le ofrecieron a Diógenes, sino llegar al poder para darle un destino digno al país y a la nación.

El alarmante escenario político actual, -de inexistente oposición y de hegemonía de derecha-, exige seriedad, perseverancia y lucidez. Hace algunos años, un diputado socialista dijo que Chile se debatía entre dos derechas, en una de las cuales él mismo participaba.

El examen de la realidad nos obliga a corregir al diputado: la verdad es que estamos frente a una sola derecha. Una  amplia, transversal, que no tiene fronteras internas entre el PS y la UDI.

Ello conforta nuestra interpretación de la realidad nacional: la línea de quiebre del Chile  actual pone de un lado a los herederos de la institucionalidad y el modelo económico de la dictadura, y, del otro, al pueblo de Chile.

Decimos y repetimos que los herederos asumidos de ese legado son la Coalición por el Cambio y la Concertación. El comportamiento de ambas coaliciones lo prueba. De modo que en el futuro inmediato irá quedando claro que el hecho más importante de este mes de marzo es el nacimiento y la estructuración política de una oposición que se plantea seriamente lo que toda oposición digna de ese nombre debe plantearse: llegar al poder para terminar con una institucionalidad ilegítima y transformar el actual modelo económico injusto y depredador.

¿Estaremos a la altura?

————

Foto: Astro Guy / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
enzo-abbagliati

24 de marzo

Buena pregunta, Salvador.

Leyendo algunas declaraciones de Arrate respecto a los sectores que le gustaría que se vieran convocados a ser parte de este proceso, veo una explícita intención de atraer a personas y grupos que hoy se identifican con la centro-izquierda. Entre ellos me encuentro yo, desde mi no militancia en partido alguno. Pero te confieso -que no salga de aquí la confidencia, eso sí- que la mirada crítica y el discurso desde el cual se realizan estas convocatorias -o por lo menos como las leo yo- tienden a simplificar nuestra realidad, planteando un falso juego de blanco y negro en torno al modelo que me termina desmotivando y llevando a decidir no sumarme a esos ejercicios.

Posiblemente compartamos muchas críticas al estado actual de nuestro país y quizá compartamos también parte de las soluciones a los problemas, pero afirmar que Concertación y Alianza son lo mismo no solo simplifica hasta la caricatura el diagnóstico, sino que debilita la convocatoria al ofender a quienes -como yo- hemos votado casi siempre por la Concertación y sabemos que no es lo mismo que votar por la Alianza.

Creo que una nueva izquierda (con todos sus matices) le hace falta a nuestro país y le hará bien a nuestra democracia. Pero para eso, si me permites una propuesta de respuesta a la pregunta que lanzas, estar a la altura significa que -sin perder un ápice de mirada crítica- se reconozca desde la generosidad del que invita a repensar Chile que no todo se hizo mal en los últimos 20 años.

25 de marzo

Buena respuesta, Enzo.

No es primera vez que leo tu planteamiento. En lo primero que dices te encuentro razón: ninguna fuerza política que se plantee la lucha por el poder en democracia, puede pensar que puede valerse por sí misma. Chile no da para tres fuerzas y el desafío hoy consiste en identificar qué clivaje está cruzando la sociedad chilena. Nuestro diagnóstico nos ha llevado a la conclusión que el quiebre que divide a la sociedad chilena se da entre los que se sirven del modelo económico e institucional de la dictadura –profundizado y legitimado en todos los gobiernos de la concertación- y el resto del país que lo sufre.

Por lo demás, esta no es una ocurrencia mía. Y créeme que no es por falta de generosidad. Pablo Longueira (UDI), Felipe Portales (DC), Sergio Aguiló (PS), por elegir algunos ejemplos al azar, han dicho que la Concertación y la derecha son lo mismo.

Créeme que mi intención no es “simplificar la realidad”. Efectivamente hay diferencias entre los Gobiernos de la Concertación y los de la derecha. Así como hay diferencias entre la UDI y RN, o entre el PS y la DC. Pero pienso que esas diferencias son más bien cosméticas. Longueira no es lo mismo que Piñera. Lagos no fue lo mismo que Frei. Pero más allá de lo anecdótico de estas diferencias y de los distintos énfasis que pone cada uno, en lo central, en lo estructural, ¿No gobiernan todos con la misma institucionalidad heredada de Pinochet? ¿No pregonan todos el mismo modelo económico? ¿Tienen modelos educacionales distintos? ¿Plantean distintas cosas en salud? ¿No fue la Concertación la que profundizó el robo de las Isapres? ¿Y el de las AFP? ¿La política exterior fue diferente?

Además de la política de Estado de exterminio de sus ciudadanos, ¿Qué política no ha tenido continuidad desde la dictadura hasta el gobierno de Piñera?

Tienes razón Enzo. Insisto, la derecha y la Concertación no son iguales. Lo que pasa es que sus diferencias no son centrales, son sus coincidencias las centrales.

Te propongo imaginar un escenario de segunda vuelta entre un candidato UDI y un RN, ¿el argumento del mal menor no se aplicaría al candidato RN?

Te pido que por favor me creas que no es por falta de generosidad. Sobra generosidad. Lo que pasa es que algunos abusaron con esa generosidad…

25 de marzo

Respecto a la Concertación y a la Alianza, son distintos en cuanto a ideología más en cuanto al modo de actuar son similares.
La política se divide en 1.- Ideología de la cual creo que estamos claros cuales son las diferencias. 2.- En obtención y administración del poder. en este punto las formas son similares -por no decir iguales – entre la derecha y la izquierda.
En este segundo punto fue el error de la concertación ya que se comió al primer punto (la ideología) quedando la maquina y la operación política como único referente dentro de los partidos, segregando a un lugar distante todo lo demás. Las elecciones dentro de los partidos de la concertación eran solo maquina donde un tipo decía tengo 100 votos, otro tengo 200 votos y así se validaban los militantes, por cuantos votos conseguían para el líder de la tendencia.
Los discursos en campaña de los partidos eran palabras de buena crianza que se olvidaban al ganar. Se creo un régimen autárquico y clientelista.
Esa máquina llevo a la soberbia, donde unos iluminados dirigirán los destinos, así sacaron a Zaldívar y no paso nada, sacaron a Schaulson y no paso nada. Pensaron que al sacar a MEO, Arrate y a Navarro no pasaría nada, pero pavimentaron el fin de los gobierno de la Concertación.
Por esta razón la Concertación como oposición es débil, ya que solo sabe armar maquina y operaciones políticas, pero ya no son gobierno y eso no lo pueden aplicar, es más sus lideres no tienen un relato de futuro.
Respecto a la Izquierda Chilena, la Alianza tomo los temas de la izquierda como de ellos, eso se llama triangulación así lo hizo Clinton y Blair pero en sentido inverso.
En conclusión el trabajo es difícil y los Lideres no están a la altura.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Y por qué creo que es necesario todo esto?, porque deseo que en mi país se respete mi libertad, y la de todos, de buscar mi propia felicidad en un ambiente optimo, donde se respeten las opiniones y no s ...
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Mis ideas para un Chile mejor

Me parece insolito pensar que la razón de esta visita, largamente esperada, era rearmar el espíritu de los congregados, mediante buscar aumentar la credibilidad en la Iglesia. Pues claramente estuvo lejo ...
+VER MÁS
#Religión

Papa Francisco en Chile. Una venida que de nada sirve

¿Qué peso y legitimidad tiene tomar definiciones de una ley que no se ha podido implementar porque carece de reglamento?
+VER MÁS
#Política

¿Trabajo, derecho para todos? Los reglamentos de la Ley 21.015

¿Cuántos obreros que ganan el mínimo se habrán reunido para ponerse pulseritas y ver tocar a Moral Distraída
+VER MÁS
#Política

Izquierdapalooza

Popular

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

Para los que amamos la libertad del pensamiento, siempre nos parecerá más noble dentro de la mitología cristiana, la imagen de la serpiente sabia, liberando al hombre y la mujer de su oscurantismo ignora ...
+VER MÁS
#Sociedad

Lucifer y el librepensamiento