#Política

Humor Político; el arma de doble filo

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No parece probable que Edo Caroe tenga alguna animadversión personal en contra de Camila Vallejos. El hecho de que la quinta haya pifiado cuando mencionó su nombre se debe, seguramente, a que el público de aquella noche eran fans de Marco Antonio Solís y de Ricardo Montaner, quienes no son precisamente los íconos revolucionarios más afines a posturas cercanas al PC.


Con todo, la lamentable alusión a la parlamentaria comunista hizo que el espectáculo perdiera valor crítico; fue un recurso a la risa fácil, a la talla de doble sentido que no era necesaria en una rutina que, en ese punto ya era exitosa.

No quisiera desconocer el potencial crítico de la rutina del cómico. Es cierto que dijo lo que todo el mundo piensa y sabe, pero es importante que se diga en la Quinta Vergara, puesto que ello ayuda a terminar con el doble estándar entre el discurso público y el privado que caracteriza a Chile: es sumamente valioso e importante que ciertas cosas se digan por fin a la cara.

Con todo, la lamentable alusión a la parlamentaria comunista hizo que el espectáculo perdiera valor crítico; fue un recurso a la risa fácil, a la talla de doble sentido que no era necesaria en una rutina que, en ese punto ya era exitosa. Aquel recurso a lo trivial trivializó un show que bien pudo o podría, en variantes posteriores, levantar y hundir candidaturas y transformarse en una influyente fuente de opinión. En otros países hemos visto cómo humoristas han merecido análisis editorial de diarios prestigiosos, como son los casos norteamericanos de Jon Stewart y Stephen Colbert, así como con el desaparecido George Carlin. El humor es cosa seria.

Cuando con Juan Carlos “Palta” Meléndez trabajamos el “Allende Ghost” –tengo el honor de haber sido uno de los guionistas de entonces– teníamos una cosa clara: nadie se puede reír de Allende. Lo que sí podía suceder era que Allende se riera del acontecer político de la época, cosa que fue el centro de la rutina. Nuestro Allende comenzó a crearse en 2003, pero no llegó a la Quinta Vergara sino hasta 2007. En su momento también generó críticas y también tuvo su talla de doble sentido, con la que yo, en lo personal, no estuve de acuerdo: “la “Geisha”, esa mujer trabajadora del pueblo, se puso en TAG en la espalda y te cobra todas las pasadas”. No estuve de acuerdo con ese chiste por dos razones: la primera fue que no me parecía necesario que nuestro Allende se refiriera a la farándula, ya que era hacerle un favor a ellos, no a nosotros, y la segunda, porque consideré el chiste algo sexista. El equipo, sin embargo, consideró que el chiste debía ir para quitarle algo de densidad al personaje, densidad que a mí en lo personal me gustaba y no rehuía.

Allende tuvo muchas críticas, pero finalmente salió victorioso y “Palta” lo escenificó incluso en shows y campañas de la propia Concertación de entonces.

De todas las críticas que recibimos, ninguna fue por la alusión a la “Geisha”. En aquel tiempo se vivía todavía la transición, decir ciertas cosas todavía era peligroso, aunque el peligro ya no fueran los servicios de seguridad de la dictadura, sino la mera baja de perfil con la subsecuente falta de escenarios para “Palta”, cosa menos terrible, pero no menor, ya que sus shows eran nuestra fuente de trabajo.

Me parece que en ese lapso la situación han cambiado para bien: las cosas de las que nos hemos ido enterando, también sucedían entonces, solo que ahora se saben y la ciudadanía, armada de Twitter y Facebook, fuerza a los comentaristas y analistas a no evadir los problemas y a atacarlos de frente. El problema no es la falta de transparencia, sino precisamente una transparencia que hace imposible que ciertos asuntos permanezcan en privado. Esto, espero, debiera hacer cambiar el comportamiento de nuestras “élites” o un cambio definitivo de élite –con todos los problemas que trae consigo el concepto de élite– y provocar una mayor probidad pública, que debiera conducir a la integración nacional. Lo espero porque la alternativa pesimista es mucho peor: el desastre y la completa desintegración de nuestra sociedad, cosa que no le conviene a nadie.

En este contexto, creo que el humor debe jugar un rol clave, como lo ha hecho en todos los procesos históricos relevantes, en los que la sátira también ha sido una seria y poderosa arma de lucha. Por ello creo que figuras nuevas como Edo Caroe y el mismo “Palta” Meléndez pueden y deben jugar un rol clave. Para ello, sin embargo, es necesario que nuestros comediantes se tomen en serio. El chiste de la Vallejos así como el de la “Geisha”, allá en el 2007, no era necesario. Ahora que ya se ha dicho lo que todo el mundo piensa en la Quinta Vergara, sería bueno salir de los lugares comunes y usar el humor como el arma poderosa que es. En caso contrario, sucumbirá en discusiones triviales, como el tema de Camila Vallejos, a quién la ofensa gratuita no le hace ningún favor, porque no es un personaje de farándula, ni ningún daño, porque creo que es una de las pocas que está por encima de ese tipo de cosas, aún. Sin ese traspié, que pareció pequeño en la quinta, pero que es enorme en las repercusiones, la rutina de Caroe podría ser el inicio de una nueva era en el humor, que quienes nos hemos dedicado a él, hace tiempo esperamos.

TAGS: Humor Humor Político Política Sátira política

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Andrés Vera Quiroz

24 de febrero

Siempre habrán armas de doble filo. Que le molesta? Las pifias o el sexismo. Según las encuestas a dicha diputada “el pueblo” no convence. Las boletas, facturas, los robos y corrupción también son de doble filo. Como este medio es de Lagos padre, su discurso frente al empresariado aplaudido de pie también es de doble filo. Lo que no puede pasar ser chapa de dos caras como el sistema y sus políticos.

24 de febrero

No vi ni escuché el chiste alusivo a la honorable diputada (que se apellida Vallejo, sin “s” final).

27 de febrero

Se le ha dado demasiada relevancia a la presunta novedad del humor de Edo Caroe. Nada original. Yerko Puchento lo hacía todas las semanas en canal trece.

Lo de Camila Vallejo tiene que ver con el solapado anticomunista del bufón. No es casual que trate de reiterar el estereotipo cultural con que la derecha ofende a los comunistas: “cafiches del Estado”. Caroe los rotula como flojos. La idea era enmarcar este estereotipo en el certamen con mas resonancia en Chile. Como a los comunistas no les puede decir corruptos, ya que ningún militante PC ha sido acusado de recibir coimas como sí se ha visto en otros sectores políticos, el humorista recurre al clásico insulto de la derecha: flojos. Y puntualmente de Camila Vallejo, no le puede sacar nada, tampoco puede decir que ha boleteado fraudolentamente, ni ha sido coimeada; entonces recurre a la grosería básica, dando a entender -y lo que trató de decir- que la mujer que lideró el movimiento estudiantil no es mas que la “putita” que se acostó con con el otro líder del movimiento del 2011.

También Edo caroe, salvó a los políticos sinvergüenzas, que mayoritariamente están en la derecha. Es un hecho objetivo. Por eso la derecha sonrió y quedó muy conforme con el humorista, ya que logró señalar un empate moral entre derecha e izquierda: todos son ladrones… Para taparle la cara al macho, menciona a Novoa, que sí tiene antecedentes penales por corrupción, y no podía obviarlo, pero diluye el delito del corrupto político de la UDI

03 de marzo

Lo que me queda son las pifias de la gente. La gente no pifia porque el chiste es machista, ni porque el humorista se rie de ella; pifia porque la Camila es poco creible, se dio vuelta la chaqueta, dijo que nunca vootaría por Bachelet y luego aparece sonriente a su lado.
Eso la gente no lo perdona, porque siente que la Camila se vendio al sistema.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera