#Política

El TPP y las ideas del pasado

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En medio del secretismo que caracteriza sus negociaciones, finalmente se firmó el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés). Aunque varios parlamentarios solicitaron en reiteradas oportunidades conocer los contenidos de las negociaciones, se suscribió el acuerdo sin que ello ocurriera. Esto lleva a la necesidad de debatir sobre las materias involucradas, pero también acerca del tipo de proceso.


El argumento para adversar un acuerdo como el TPP es tan sencillo como que so pretexto de la apertura y la integración no puede empujarse a una nación al deterioro paulatino de su economía ni a la subordinación económica.

Los promotores del TPP afirman que, per se, los Tratados de Libre Comercio repercuten en beneficios mutuos para los países que los suscriben. La idea se sostiene en la teoría según la cual estos procesos entregan a países en vías de desarrollo la oportunidad de aprovechar sus ventajas comparativas, abriendo así nuevos mercados a sus productos. Puesto en simple, para países de baja o nula industrialización, la única ventaja comparativa es la producción y exportación de materias primas. De modo que se induce a los países a especializarse en estas actividades e insertarse en el mercado mundial en función de aquellas.

Es inevitable sospechar que la teoría de las ventajas comparativas y el Libre Comercio resulta muy poco ventajosa para una de las partes y muy ventajosa para la otra. Para las economías menos desarrolladas –extractivistas y exportadoras de materias primas- las condiciones impuestas por estos tratados las obliga, en la teoría y en los hechos, a concentrarse ad eternum en su condición de economías primarias. Los países industrializados –aquellos que producto de su acumulación originaria han llegado a convertirse en potencias económicas- son los que tienen las verdaderas ventajas, y por ello no es de extrañar que prediquen con excesivo entusiasmo las bondades del libre comercio, aún cuando parte de la robustez de sus economías se deba a décadas de acertadas políticas de protección a su industria.

El supuesto impacto positivo sobre los países más pobres que propiciaría el Libre Comercio ha sido ampliamente criticado por diversos economistas. Después de décadas de dogma, diversas investigaciones han mostrado como los Acuerdos de Libre Comercio generan en el largo plazo una mayor desigualdad entre los países y también dentro de ellos. La razón es muy simple y no hay que ser Nobel de Economía para comprenderla: la desigualdad del intercambio.

Pero a quienes exigen credenciales para validar argumentos, bien podría servirles revisar a Joseph Stiglitz (El Malestar de la Globalización). El académico estadounidense, Nobel de Economía, ilustra cómo desde la creación de la OMC los términos de intercambio se han deteriorado para los países más pobres. Sin ir más lejos, recientemente aseveró que el TPP puede ser un generador de desigualdad y socavar las protecciones básicas de las personas. Con certeza, las últimas evidencias al respecto son las que animaron a Stiglitz a declarar abiertamente que no entendía a la Presidenta chilena en su afán por firmar este acuerdo comercial.

¿Significa todo esto que los países deben abstenerse de suscribir acuerdos comerciales internacionales? Desde luego que no se trata de ello, como recurrentemente han querido caricaturizar los defensores del ultraliberalismo económico. El argumento para adversar un acuerdo como el TPP es tan sencillo como que so pretexto de la apertura y la integración no puede empujarse a una nación al deterioro paulatino de su economía ni a la subordinación económica.

Junto a las aprehensiones de política económica también es posible hacer algunas observaciones respecto del proceso político:

El secretismo que rodeó las negociaciones del TPP pone en discusión el valor asignado por las partes a la publicidad del debate y el alcance de la democracia. Probablemente, transparentar los contenidos hasta ahora sólo conocidos parcialmente gracias a Wikileaks generaría un clima adverso para la materialización del tratado, de modo que los impulsores consideran que el éxito de la iniciativa depende de mantenerlo en la más absoluta reserva. Lejos de todo elemental criterio democrático, el proceder de este acuerdo pone de manifiesto la persistencia de ideas políticas neoconservadoras que tanto han contribuido al incremento del poder de las grandes corporaciones.

El enfoque neoconservador de la gobernabilidad según el cual convenía blindar al sistema político del furor democrático participativo y liberar a las personas de la carga de administrar los asuntos públicos abrió camino a una neoelitización de la política, la que favoreció avanzadas privatizadoras y políticas de Estado mínimo. Junto con sustraer del control público las decisiones políticas, este paradigma aseguró las condiciones institucionales que luego el Consenso de Washington requeriría para erigir al mercado como amo y a los gobiernos como siervos. Nuestro país, que no estuvo exento de la popularidad de este enfoque, mantiene vigente la elitización de la res pública al suscribir el acuerdo político-comercial denominado TPP.

Como ha quedado en evidencia, la firma de este acuerdo oligarquiza a niveles inéditos la actividad política, ya no sólo negando información a la ciudadanía, sino incluso a los parlamentarios. ¿No contribuye aquello a desvalorizar las instituciones que se nos ha llamado permanentemente a respetar?, ¿Cómo convidar ahora a los ciudadanos a confiar en un parlamento en el que el propio Ejecutivo no ha confiado?, ¿Cómo entender el proceso de instalación del TPP en paralelo a un relato de proceso constituyente cuando asuntos tan claves han sido sustraídos de toda posibilidad de discusión?, ¿Será que todo resulta ser mero relato?

La entelequia del mercado y las ideas de gobernabilidad neoconservadora, tan propias de la década pasada, tienen todavía adeptos entre quienes dirigen. Además del atraso político y económico que ello representa, habla también de un cierto grado de subordinación intelectual que facilita a las potencias la tarea de hallar terreno fértil para las viejas ideas.

TAGS: Acuerdo de Libre Comercio Neoliberalismo TPP

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de febrero

Muchas palabras y poco contenido.

Sería imposible negociar un acuerdo internacional de varios países si los negociadores fueran , por ejemplo, los diputados. de cada país

Seguro que con tantas opiniones no se llegaría a ninguna parte.

Es por eso que los países se organizan y proveen de un estado, el que nos representa, y los tratados internacionales se negocian por el órgano correspondiente, el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Sin perjuicio que el congreso le corresponda ver el acuerdo y, incluso, rechazarlo.

15 de febrero

Milton, este tipo de negocio o tratado no es cosa de presentarlo de un mes para el otro. Hay experiencias previas y por lo demas hay conversaciones previas de sino mese sino anos en preparacion solamente. En este caso, en la epoca de Pinera ya se estaba discutiendo con intercambios y avaces al respecto. Lo increible es que quienes participaron no se dedicaron a indagar en profundidad los terminos y el alcance y asombrosamente se entregaron y juraron secresia con respecto a los terminos. Quienes se scudan en el poco tiempo que tuvieron o que las opiniones podrian ser diversas, es simplemente un insiulto a la poca inteligencia del resto. Era si o no pero la colusion, la ignoracia y la cobardia se impuso. Lo demas es disculparse y disculpar a los responsables que jamas presentaron la cara y hoy dia se esconden.

18 de febrero

Solo recordar que el fundador de este portal es uno de los principales promotores del TPP, Ricardo Lagos. Él también forma parte de “La entelequia del mercado y las ideas de gobernabilidad neoconservadora, tan propias de la década pasada, tienen todavía adeptos entre quienes dirigen”.

23 de febrero

Una clara pérdida de Soberanía. Un verdadero gobierno directo de las Corporaciones que antepone los intereses privados a los públicos, tendrá como efecto colateral el finiquito de las normas laborales reconocidas individualmente. Otro problema mayor es la utilización de hormonas, las autorizaciones de organismos genéticamente modificados (OMG) y las reglas de trazabilidad y etiquetado, las tarifas agrícolas y las denominaciones de origen en el sector agroalimentario.
El sueldo mínimo es amenazado ya que podremos ser condenados por pérdidas y ganancias económicas futuras (Francia lo hizo con Egipto). Señora Michelle Bachelet su obra es otro Campiche o Transantiago a beneficio de las Transnacionales…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A pesar del nuevo escenario, la correlación de fuerzas entre la derecha y la centroizquierda quedó casi igual a la que existían bajo la lógica binominal.
+VER MÁS
#Política

El desafío del nuevo Congreso

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos