#Medios

Daniel Zamudio, según Rodrigo Fluxá

19 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Quienes quieren negar la humanidad de Daniel (constituida, como todos, por sus debilidades e imperfecciones) para proteger su imagen, no entienden la potencia de lo que su nombre significa, que es precisamente lo contrario: no importa tu imagen, tu biografía, tu identidad, a la hora de defender tu derecho a ser como quieras ser.

Hay ciertas vidas que se unen indisolublemente con la forma de su muerte, ciertas muertes que en su horror tiñen toda la vida que hubo antes. Tal es el caso de Daniel Zamudio. Los medios repitieron hasta el hartazgo una sola fotografía y a partir de ella imaginamos la vida de alguien a los 24 años: muchas dudas, muchos sueños por hacer, risa y angustia fácil, incomodidad frente al mundo, poco espacio para la maldad. Hace algunos meses, Rolando Jiménez se refirió a él como “un angelito”, en pleno Cementerio General, y ninguno de los que estuvimos ahí siquiera levantó las cejas. Frente al infierno de la tortura y su agonía, su cara nos sirvió para identificar la discriminación, hacerla carne, concretizarla para que abandonara el lugar de las cómodas declaraciones públicas y se hiciera parte de nuestra vida cotidiana. Esa cara podía ser la de tu hijo, tu hermano o la que te devuelve el espejo, no pertenecía solo al eventualmente ajeno “mundo de los gays”.

En un adelanto de un libro de Rodrigo Fluxa, este sábado nos enteramos de aspectos desconocidos de su vida. Muchos sintieron una difusa indignación al ver que se intentaba “desmitificar” el caso, poniendo la lupa en los aspectos menos amables de su biografía. Así como la forma de su muerte tiñe su vida, nada de lo que ocurrió en su vida anticipa, explica ni menos justifica su horrorosa muerte. Más o menos clasista, más o menos desorientado, quien pretenda explicar una cosa con otra se escapa de los márgenes de los derechos humanos. A la ley antidiscriminación se la conoce como Ley Zamudio en respeto de su muerte, no en homenaje a su eventual heroísmo. Afortunadamente, los derechos humanos no distinguen entre sus beneficiarios. Para defender la causa de la no discriminación, no necesitamos que Daniel Zamudio haya tenido una vida como la de Teresita de Los Andes, del mismo modo que no es tema, cuando se habla de la tortura de la DINA, que el detenido haya sido o no miembro de algún movimiento armado. Quienes quieren negar la humanidad de Daniel (constituida, como todos, por sus debilidades e imperfecciones) para proteger su imagen, no entienden la potencia de lo que su nombre significa, que es precisamente lo contrario: no importa tu imagen, tu biografía, tu identidad, a la hora de defender tu derecho a ser como quieras ser. En ese sentido, el que en una de esas el ataque no haya tenido una motivación expresamente homofóbica no implica, bajo ningún punto de vista, que para un joven como él sea fácil asumir una orientación sexual diversa en nuestro medio actualmente, y esa es la tarea pendiente que un caso como este nos recuerda.

Es muy difícil enterarse de estas cosas sin pensar en el pudor de su familia. Yo no quisiera que algún ser querido se vea expuesto con ese nivel de detalles después de muerto, porque ese nivel de detalle trae necesariamente asperezas. Apostaría mi sueldo a que El Mercurio no va a hacer un reportaje similar sobre Juan Yarur, Jaime Guzmán o cualquier persona vinculada a sus auspiciadores. Lo anterior es apenas una derivada de la desigualdad que padecemos, y no toca el recuerdo de Daniel Zamudio, ni los cambios que su muerte ha provocado en nuestra legislación y, mucho más importante, en nuestras conciencias.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de mayo

Creo que cuando haces una biografía se presta para evaluar si lo escrito está reñido con la ética, si es correcto cambiar la imagen de alguien a quien poco menos se santificó. También hice un reportaje sobre un crimen de una mujer simbólica para el movimiento lésbico y hubo esos cuestionamientos también, pero creo que todo es con la intención de contar una historia que una conoce solo por los medios y cómo que te falta la otra mitad. No quiere decir que se ensucie lo que les sucedió, que es a toda vista reprochable, pero este libro de Daniel se hace en buen momento, antes que quede como un mito, casi como leyenda, porque como me pasó a mí con mi reportaje del crimen que ocurrió hace más de 30 años, las sensibilidades fueron aun mayores, cómo se podía decir que la victima no había tenido una vida ejemplar? de una manera u otra la gente idealiza y en ese sentido, estas investigaciones sirven para romper con eso.

05 de mayo

Hola Erika. Es interesante la experiencia que cuentas. Con todo, en este caso lo que postulo es que no se trata de evitar una “santificación” express, como ocurre tan a menudo, sino de aclarar que, con respecto a la evaluación del crimen, es indiferente el estilo de vida que llevara Daniel. Gracias por la lectura.

05 de mayo

Tal como señaló Erika en su comentario, esta investigación llegó justo para romper el mito sobre Daniel Zamudio. La ley que lleva su apellido, precisamente es porque él habría sido víctima de un crimen de odio. Cosa que no fue así. Que efectivamente fue un homicidio , es innegable. Pero no por causa de su homosexualidad. El movimiento tiene suficientes mártires a lo largo de su historia ( el incendio de la Divine en Valparaiso o los asesinados por el dictador Ibáñez) para agregar a uno, que no le interesaba la causa ni menos era participe de ella, y ni siquiera murió por ella.

05 de mayo

Hola Gonzálo. Si tu postulas que no fue un crimen de odio, tienes que hacerte cargo de controvertir la sentencia judicial que dice que sí lo fue, tras una investigación de más de un año. Con todo, el punto para mí es lo difícil que sigue siendo en Chile tener una orientación sexual diversa, y Zamudio sí simboliza eso. Gracias por la lectura.

05 de mayo

Un crimen de odio es cuando involucra, amenazas, hostigamiento o daño físico y es motivado por prejuicios contra la raza de alguien, color, religión, origen nacional, etnicidad, orientación sexual o incapacidad física o mental.

Eso no ocurrio en el caso de Daniel Zamudio. No se lo mato por ser homosexual, lo mataron porque era una victima a mano. Si esa noche hubiera estado un extranjero en esa plaza, lo habrian matado a el. Si hubiera estado un pokemon lo habrian matado a el, si hubiera estado cualquiera vulnerable lo habrian matado. Lo despreciable del crimen no es que hayan matado a un homosexual, es que sus asesinos se aprovecharon de la imposibilidad de defensa de Daniel . Se aprovecharon de que estaba solo, de que estaba ebrio, de que era de noche, para matarlo de esa manera cruel. Por eso fueron condenados. Por aprovecharse de una persona indefensa.

PERO dada la conducta del Ministerio Publico en otros casos, en que no esta muy lucido con las pruebas y que ha cometido errores graves, es bien probable que sea cierto que se consideraron sólo pruebas que dañaban a los imputados y no las que los beneficiaban. Ya se ha visto en casos anteriores, habria sido bueno que la Corte Suprema revisara la sentencia a ver si efectivamente no se cometieron vicios. Creo que es mejor no defender la sentencia, ni darla como verdad de los hechos, solo lo que hasta ahora judicialmente se conoce del caso.

Roberto Carreño

05 de mayo

Los comentarios anteriores ¿qué es eso de romper el mito? La vida social, sexual o lo que sea no explica ni justifica lo que pasó. Y a juzgar por el adelanto del libro lo que se busca es darle razones a quienes desde el primer día han insinuado “quizás que andaba haciendo” o que “se lo busco”. No me interesa que notas tenía la víctima en el colegio ni que vodka le gustaba, acá ocurrió un crimen horrible y este libro busca desviar esa historia.

05 de mayo

Hola Roberto, gracias por la lectura. Efectivamente, se corre el riesgo de que alguno diga “vieron, le pasó porque andaba perdido en la vida”. Con todo, me parece que ese riesgo es de quien lee mal el artículo, y está lejos de ser la intención del periodista. Muchas gracias por la lectura

Consuelo Terra

05 de mayo

En este tema, coincido con lo que decía el prólogo, escrito por Oscar Contardo: “El crimen de Daniel Zamudio rápidamente se transformó en el de un joven homosexual atacado por neonazis. Dos carátulas contrapuestas sin nada en medio: homosexual y neonazis. Su vida y la de sus victimarios parecían pender de un par de etiquetas que resumían los acontecimientos y masticaban sus biografías hasta hacerlas digeribles con tan solo un vistazo. Bastaba leer «neonazi» para que todo cobrara un orden: la violencia, aquellos que llamamos el mal, lo que acabó con la vida de Daniel Zamudio, habitaba en un lugar delimitado ajeno al de los lectores, un sitio con fronteras claras distinto al nuestro, el de los ciudadanos decentes. Los victimarios tenían creencias torcidas y abrazaban una ideología absurda, eran monstruos fácilmente reconocibles. Las etiquetas sintetizan y tranquilizan.”

Como dice Erika, es bueno que se publiquen estas biografías en casos de crímenes que tocan tan hondo como este, porque permiten hilar más fino en el entramado social, cultural de víctima y victimarios, en la triste realidad chilena que hizo posible este crimen.

05 de mayo

Hola Consuelo: Estoy de acuerdo contigo en que las historias contadas en blanco y negro esconden los grises, y es desde los matices donde más aprendemos. Pero me parece que en Chile somos muy buenos para contar la vida de los vulnerables, y muy malos para mirar un poco más arriba, en donde sí que existen santificaciones express. Muchas gracias por la lectura.

Consuelo Terra

05 de mayo

Hola Patricio! Es verdad que falta poner más el foco en los poderosos… y la “crónica roja abc1” suele ser mucho más delicada y pudorosa con los implicados que cuando los protagonistas son del otro 90% de Chile…

05 de mayo

Hola Marcela:
Tienes razón acerca de que una sentencia judicial no es “la verdad”. Pero, para controvertirla, tienes que tener muy buenos argumentos. Tenemos que esperar el libro para saber si Rodrigo Fluxá los tiene. El punto es que, aunque no sea un ataque homofóbico, queda claro que vivir con veintipocos años como gay en Chile es, en la mayoría de los casos, muy difícil. Y no fue la excepción para Daniel Zamudio. En ese sentido, él puede seguir siendo un símbolo. La “Ley Miranda” en USA es la que obliga a los pacos a leer los derechos a los detenidos. Miranda era un lanza. No importa quién haya sido Miranda.

06 de mayo

Miranda no era un lanza. Miranda era una persona. Una persona que cometio delitos (y bastante fuertes) pero seguia siendo persona.

Miranda no se convirtio en simbolo como quieren convertir a Daniel, de hecho fue condenado posteriormente porque sí habia cometido los crimenes, y se probo correctamente que fue asi. La razon por la cual se habla de los “Derechos Miranda” es para que nunca la policia ni los jueces olviden una cosa: por muy tipejo que seas, ante todo eres persona, y el delito que hayas cometido no implica que no tengas derechos.

Asi que sí importa quien fue Miranda, una persona a quien la policia le violo sus derechos porque solo miro a un delincuente. Ojo, que esos “Derechos Miranda” los tiene TODA PERSONA DETENIDA EN TODOS LOS PAISES DEL MUNDO.

En el caso de Daniel, desde el MOVILH quieren forzarnos a mirarlo como el niño-simbolo de la homofobia chilena y de la discriminacion que sufren los pobrecitos gays. Por eso tanto ataque a lo que dice Fluxá, porque resulta que Fluxá no esta santificando a Daniel como el “martir gay de Chile”. Porque no lo es. Daniel Zamudio no es martir gay, porque no murio por eso. No murio defendiendo los derechos de los homosexuales, no murio atacado directamente por unos neonazis homofobicos, no murio por su condicion sexual. Murio porque unos criminales lo vieron indefenso y debil. Murio porque era una persona que no se pudo defender de unos asesinos. Y ellos fueron condenados por actuar con “crueldad extrema” y “total desprecio por la vida humana”. Humana, Daniel era una persona, no un gay, no un niño-simbolo.

Lo que le molesta al MOVILH es que Fluxá tiene razon cuando dice en las entrevistas y en su libro que “Daniel se exponía mucho, tenía un tren de vida muy riesgoso”. Y le molesta porque es cierto. Para que funcione el asunto del niño-simbolo, el MOVILH necesita fingir que Daniel fue cazado por su condicion sexual, brutalmente agredido por su condicion sexual, asesinado por su condicion sexual. No quiere oir hablar de Daniel el chico que dormia en la calle, Daniel el chico que se prostituia, Daniel el chico que estaba ebrio cuando lo asesinaron, que bebia constantemente y mucho, que estaba metido en malos ambientes. Porque entonces eso lleva a preguntas y a cuestiones incomodas. Por ejemplo, a que Daniel era gay, se prostituia con hombres, los malos ambientes en que se movia no eran todos heteros. ¿Que tal si los golpes con los que aparecia a veces se los daba algun cliente gay? ¿Que tal si Daniel hubiera muerto contagiado por una venerea por un cliente gay? ¿O si hubiera sido asesinado por otro gay? ¿Seria niño-simbolo? No, ¿verdad? Porque el MOVILH no esta viendo a Daniel Zamudio, la persona asesinada cruelmente, esta viendo al niño-simbolo que puede usar en su causa, sin importarle nada mas.

En Chile ” vivir con veintipocos años como gay en Chile es, en la mayoría de los casos” no es dificil, siempre que tengas una familia, amigos, apoyo, que es el caso de muchos chicos. No el de Daniel. El estaba en la categoria de un chico sin futuro, sin familia, sin nada por lo que vivir, pobre, que servia solo para dar sexo a unos tipos que lo usaban como una cosa. Como les pasa a tantos chicos que se andan prostituyendo en plazas con otros hombres. Daniel era de ellos, de esos chicos que el MOVILH niega que existen, salvo cuando son golpeados por un hetero. Ahi sí, sirven para su causa de que los heteros son malvados y los gays victimas. Como ahora lo es Daniel: vivo era una vergüenza para grupos como el MOVILH o Iguales que no movieron un dedo por el, muerto es simbolo.

Si esta todo este bombo con la muerte de Daniel y su santificacion, es porque hablar de discriminacion hacia los homosexuales es “inocuo”, en el sentido que cualquier cambio al respecto no implica ningun cambio relevante a la estructura de poder. Si se casan o no, si adoptan o no ¿en que afecta al poder economico-social? Esa gente seguira siendo igualmente poderosa, e incluso podran darselas de “tolerantes”, hipocritas tolerantes pero igual tolerantes. Pero piensa si en vez de llamar a la ley antidiscriminacion “ley Zamudio” la hubieramos llamado “Matías Catrileo”, o “Johnny Cariqueo”, o “Jaime Facundo Mendoza” o “Hermanos Pehuenche Agustina”. Ahi sí atacamos fuerte a poderosos, por qué son poderosos y cómo abusan de ese poder ¿verdad?

Pobre Daniel, me da una pena tan grande que este siendo utilizado de esta manera. Me da pena que se este convirtiendo en un mito y a nadie le importe quien era realmente y por qué estaba esa noche ahi, a merced de cualquier tipejo. Si se mirase a Daniel como era, y por qué estaba expuesto a ese riesgo, tal vez ayudaria a otros chicos, para que se haga algo al respecto. Daniel Zamudio era invisible, y se quiere que siga siendo invisible.

06 de mayo

Estimada Marcela: Tienes razón en muchas cosas que dices, y en otras te podría seguir llevando la contraria. No estoy seguro de tener tiempo en el corto plazo de redactar una respuesta como la que merece tu tiempo invertido, por lo que a la espera de eso, atolondradamente, apunto ciertas cosas. 1) Todo bien con la puntualización sobre Miranda, fui muy liviano (a la rápida) en comparar. 2) Una sentencia judicial no es “la verdad”, como las historias de la calle no son “la mentira”. En ambas hay ciertos y falsos. El caso Spiniak, por ejemplo, no es un caso sobre un viejo que le daba dulces a niños indefensos para secuestrarlos, es mucho más complejo y terrible que eso. 3) La sentencia de Zamudio (estuve cuando se dictó, y está en internet) dice que uno de los agresores había visto en ese mismo parque a Zamudio besarse con otro hombre, y que esa fue una de sus motivaciones para golpearlo. 4) Cuando a un cuerpo se le graban esvasticas, uno puede pensar que allí hay odio. 5) Estoy súper de acuerdo contigo en que lo difícil en Chile es superar la desigualdad económica, no el APV. Pero 5.1) Una cosa no quita la otra y 5.2) La ley zamudio no es una ley a favor de los gays, es una ley que favorece a toda persona vulnerable. Y Daniel, tal como lo dices, antes que gay era una persona sumamente vulnerable. 6) No creo que “la vida desviada de Daniel” sirva de causa para su tortura. En esa causa/efecto sí que no nos vamos a poner de acuerdo. Una cosa no tiene que ver con la otra, jamás.

07 de mayo

Para hablar de crimen de odio, los cuatro o al menos tres tendrian que haber tenido antecedentes homofobicos. Y no es asi. De hecho, lo de “ver a Zamudio besarse con otro hombre, y que esa fue UNA de sus motivaciones para golpearlo” sigue sin ser constitutiva de crimen de odio. Porque esa no fue LA razon. El crimen de odio es que la orientacion sexual, etnia, religion, etc sea LA razon. del odio. O sea, que realmente hayan matado a Daniel por ser gay, solo por eso. Y eso no fue asi.

” 4) Cuando a un cuerpo se le graban esvasticas, uno puede pensar que allí hay odio.” O que los que lo hicieron son idiotas. O que creyeron que Daniel era judio, o que estaban haciendo un ritual satanico… ¿Has visto la serie de documentales sobre los Tres de West Memphis? Pues resulta que fueron condenados por la svastica, simbolo satanico. Aqui resulta que le graban una svastica y es simbolo de homofobia… ¿Y no es simplemente un simbolo de “choreza”? “Mira, soy bacan, mira lo que hago, le pongo a este maricon este signo”. Eso no seria odio, ni contra los gays ni contra Daniel. Y dado lo que se sabe de sus asesinos, lo probable es que haya pasado lo que te digo, que el que se la hizo se quiso dar de wonderman, tal vez lo vio por tv, tal vez se creia Charles Manson, estaba en proceso de formar una banda y todos los idiotas que forman bandas se creen neonazis, o querían entrar en una, aunque con suerte saben escribir “neonazi” o siquiera saben escribir. No estoy diciento que no haya “neonazis” en Chile, lo que te digo es que no todo imbecil rapado con tatuaje de svastica es un neonazi. Y no todo imbecil rapado con tatuaje de svastica sabe lo que es ser neonazi.

Para que te enteres: busca por internet Gay Aryan National-Socialist o GASH (Skinheads Arios Gay). Es un grupo de gays neonazis, y su simbolo es la svastica. A ver como explicarian los fiscales del caso Zamudio que unos gays sean neonazis.

Y ademas considera lo que implica la palabra “odio”. Odio es mas fuerte que rechazo, es una insoportable repulsion hacia algo o alguien. Sentir “odio” es tremendamente potente, superior a lo que llamamos aversion. En el crimen de Daniel hay extrema violencia, pero no odio. No hacia Daniel. ¿Por que habrian de haberlo odiado, si estaba en peor situacion que ellos? Lo usaron como bolsa de boxeo, eso fue Daniel, una bolsa de boxeo, contra la que descargaron rabia contra muchas cosas, pero no contra Daniel. Daniel fue una cosa, no LA cosa odiada. Una cosa debil, indefensa, no mas importante que un perro o que una puerta. La “cosificacion” de la que fue objeto Daniel es lo que me dice que de odio no hubo nada. Daniel era una cosa vulnerable y a mano, a la que querian robar, pero luego lo golpearon, porque estaba ahi, disponible para ser golpeado.

En una cosa no vamos a estar de acuerdo: DANIEL NO TENIA UNA VIDA DESVIADA. Eso lo dijiste tu, no yo y no me parece que Fluxa tampoco. Daniel lo que estaba haciendo era exponerse. Corria riesgos. ¿Es o no un riesgo emborracharse en las calles? Lo es, y Daniel lo hacia. ¿Es o no un riesgo dormir en la calle y mas encima ebrio? Lo es, y Daniel lo hacia. La cuestion es ¿por qué lo hacia?

Piensa: Daniel ya habia sufrido agresiones antes, de parte de quien sabe qué tipo de persona, ¿por que estaba exponiendose a sufrir otra? ¿Que estaba tan mal en Daniel que puso su vida en riesgo, y parece que lo hizo muchas veces?

Eso no implica hablar de “causa-efecto”, o que se esta diciendo que Daniel murio a causa de la vida que tenia. No. Daniel ni nadie merece morir de la forma como el murio. Pero eso nos deja con un vacio de por qué lo mataron. Si dices “crimen de odio” tendrias que explicar por qué no lo mataron antes. Un neonazi homofobico, uno de verdad, si hubiera visto a Daniel besando a otro hombre, los mata a los dos en ese momento. No tres dias despues, o una semana, o dos meses despues. Asi no funcionan los verdaderos neonazis homofobicos. La razon por la cual lo mataron y de la forma en que lo mataron es que Daniel, en una noche en que otra vez estaba vulnerable, se encontro con cuatro criminales violentos. ¿Y si no hubiera sido Daniel y hubiera sido Juan, o Miguel, o Andrea? Exacto, en vez de hablar de Daniel hablariamos de Juan, o Miguel o Andrea. Porque que Daniel haya sido gay es de verdad irrelevante. Lo terrible es que Daniel haya sido un chico que con 24 años estaba en tal precariedad que fue la victima que cuatro criminales buscaban. ¿Y que buscaban? A cualquiera que estuviera solo, indefenso, y vulnerable, sin importar si era gay, peruano, mujer, y si no hubieran encontrado a nadie esa noche, habrian buscado la siguiente, y la siguiente, y la siguiente…

Lo peor es que sus cuatro agresores estan en precariedades similares a la de Daniel.

Si la fiscalia quiso probar que hubo crimen de odio y la defensa quiso probar que no, los jueces tenian que mirar las cosas desde el crimen de odio. Eso es lo que parece que viste tu. Eso no significa que Daniel haya sido victima de crimen de odio. Esa fue la interpretacion de la fiscalia, no que los hechos realmente hayan sido asi. Si se queria enfatizar el crimen de odio, era obvio que iban a poner a los agresores en cualquier situacion que probase que eran homofobicos. Lo que no tengo claro (mas bien dudo) es si los fiscales y los jueces saben que es ser homofobico y que sepan realmente que es un crimen de odio.

Gloria

07 de mayo

Todos se sienten con el derecho de hablar del Dany y lo entiendo porque su ataque se hizo público y sus padres se dedican a ensuciar su vida en la cuál ellos son responsables de lo que fue Daniel, fui su vocera en su fundación pero me aleje porque no me prestaría para el circo que sus padres tienen armado me gustaría que Fluxa dijiera toda la verdad no lo que les conviene vender,yo se que el Dany donde este sabe que aun quedamos personas en esta tierra lo que lo lloramos y lo Queremos.

07 de mayo

Gloria.

Si en algun momento has sentido que he ofendido a tu amigo, me disculpo. Yo no lo conoci, no se como era Daniel Zamudio, asi que por favor no pienses que le he faltado el respeto a proposito, porque solo puedo hablar de el segun lo publicado en la prensa.

Lo que me molesta es esta santificacion de “Daniel Zamudio martir”, porque detras de todo eso esta una obsesion por usar su imagen para fines personales y sacar provecho de su muerte. Sus asesinos lo mataron porque no lo vieron como una persona, sino como una cosa, y otras personas ahora lo estan usando como una cosa de la cual aprovecharse.

Pienso que si tal vez supieramos quien fue Daniel Zamudio, por qué estaba esa noche solo en una plaza, como les pasa a tantos otros chicos, tal vez podriamos ver la situacion de jovenes como Daniel, y si no pudimos hacer nada por el, podriamos hacer algo por esos chicos. Que algo bueno podria salir de toda esta tragedia, que pudieramos hacer algo que no hicimos por Daniel porque no lo vimos, no existia para nosotros hasta que murio. Pero no va a pasar eso si seguimos viendolo como quieren aquellos que estan lucrando con su muerte.

07 de mayo

Me gusto el artículo.
Hace 3 años yo hice una serie de videos, con imágenes y declaraciones sacadas de los medios. Allí también cuestione la Versión Oficial de los hechos y plantee que se estaba utilizando la muerte de este joven.
En solo 3 días tuve mas de 7 mil vistas, pero el video fue botado. Lo subí nuevamente, pero no fue lo mismo.
En aquel entonces encontré tan evidente que las razones del asesinato de Daniel no eran homofóbicas y aún más evidente que los asesinos no eran nazis, que me sorprendía que los medios mantuvieran una versión que no podía sostenerse.
Entreviste a jóvenes que frecuentaban los mismos espacios de los involucrados, uno de los asesinos era gayfrendly (un heterosexual que gusta de espacios gay) y otro era bisexual… yo lo supe en dos días solo usando las redes sociales, siendo que no soy periodista y me preguntaba ¿Por qué los medios no?
Daniel Zamudio correspondía al gay necesario, al gay alegre, al gay joven y buenmozo, al gay que parecía nuestro hermano, hijo, vecino, primo, compañero de universidad, al gay que estaban esperando para crear un shock y así aprobar una ley.
Es impactante que en esto también se dé la discriminación ¿Cuántos transexuales han sido golpeados hasta deformarlos o asesinados? Pero no han sido símbolos, porque incluso hasta entre los gay se discrimina al que ejerce el comercio sexual o a la “Loca” como me ha tocado ver y asumamos la sociedad no hubiera aceptado a un transexual como símbolo. Debía ser Daniel, un chico querible, de rostro amable.
Pero Daniel no fue asesinado por motivos homofóbicos, entonces debía de transformarse los hechos, debía ocultarse las biografías de los asesinos. Y crear el mito de Daniel.
Me recuerda lo de Jesús, en que se ocultó deliberadamente los evangelios apócrifos y todo texto que humanizara a Jesús.
Daniel era como todos, un chico con sus problemas, su familia como todas con sus altos y con sus bajos… pretender idealizarla tiene oscuros propósitos.
Más allá de las razones del asesinato, lo que me estremece como ser humano es la tortura, la saña contra él sin ningún motivo, solo porque al parecer a esas bestias les pareció entretenido. Eso es lo mas horroroso que si hubiera sido un crimen de odio.

07 de mayo

Hola Eliot. El punto que pones sobre la mesa (los medios jibarizan la realidad hasta transformarla en un cuento de buenos y malos, un par de motivaciones y listo) es cierto y obliga a darle muchas más vueltas a las informaciones que recibimos. Estoy de acuerdo también con que lo más grave es la tortura y el homicidio. En donde te sigo llevando la contraria es en lo de los motivos homofóbicos, en la sentencia judicial uno de los condenados reconoce haberlo visto en ese mismo parque besándose con otro hombre, y que esa fue una de las motivaciones de su actuar. Muchas gracias por la lectura, y la claridad de tu análisis.

luis jimenez meza

11 de mayo

El asesinato de Zamudio de verdad fue algo horrible. Otra cosa es que lo hayan matado por ser gay, personalmente pienso que no fe así, más bien pienso que debe haber sido un tipo desagradable y enredoso. Claro que eso no significa que lo hayan “carneado” de forma tan inhumana.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este es un tema muy relevante y no menor y del cual debemos esperar la mayor atención de los candidatos, así como propuestas específicas diferentes de las aplicadas hasta el presente.
+VER MÁS
#Salud

Salud, tema central en la elección presidencial

En “Tapete” podemos observar que la motivación del trabajo del artista para con el espectador es la búsqueda del cuerpo que se puede apreciar en la fotografía; un cuerpo que se presenta como una mera ...
+VER MÁS
#Cultura

Tapete: exposición de Gabriel Navia

Chile no está en caos, Chile no es un mal país, Chile no va cuesta abajo, es todo lo contrario, basta de engañar a los chilenos, la banca tiene ganancias históricas, CODELCO, tiene las mejores ganancias ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chilezuela y la caricatura que quieren instalar

En términos generales el IPSA se ve fuertemente influenciado por la especulación del mercado, que puede ser llevada al común de las personas y que tiene por objeto solo hacer un volador de luces frente a ...
+VER MÁS
#Economía

La caída del IPSA y como esta pretende influir en la votación

Popular

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

El Gobierno Regional de Antofagasta debe jugar un rol más protagónico, fue su principal promesa de campaña en materia de Derechos Humanos.
+VER MÁS
#Política

Ex cuartel DINA-CNI de Antofagasta declarado monumento nacional