#Medio Ambiente

Primarias y omisión de los conflictos socioambientales

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hablar de conflictos socioambientales nos remite a un problema de derechos humanos. Las comunidades afectadas por la realización de una actividad industrial contaminante se encuentran en situación de vulnerabilidad, partiendo del supuesto que el derecho a un medio ambiente sano es un derecho sin el cual no es posible ejercer un gran número de otros derechos fundamentales, tales como la integridad física, salud, ambiente laboral adecuado, alimentación, etc. Chile no es un buen ejemplo de respeto y promoción de derechos fundamentales

No es extraño que en un país como el nuestro, con sus características tan marcadas, como lo son su modelo de desarrollo basado en el extractivismo, una institucionalidad instalada y legitimada a fuerza de fusil y falsos consensos, la inserción en el sentido común de la idea de lo público como lo viejo, ineficaz, etc., a la hora de plantear debates-país, como debiesen ser los debates de primaria presidencial, se registre una ausencia de una gran cantidad de importantes temas.

En la actual campaña para las elecciones primarias de este domingo, poco y nada se ha hablado del tema de la regionalización, de reformas laborales, de los recursos naturales, de pueblos originarios, en fin. Por el contrario, los temas se han acotado, como todo show televisivo, a lo popularmente entendible y llamativo, aunque esto no signifique sean también temas necesario de tratar; no estamos hablando de un líder de opinión posicionándose, sino del futuro mandatario o mandataria de nuestro país.

En este sentido, es decidor que en los debates, programas y anuncios de prensa no se hable a fondo sobre conflictos socioambientales. Si bien la movilización del año 2011 respecto a la educación abrió un gran espacio temático y práctico a desarrollar, no debiéramos permitir que se pase por alto la proliferación de conflictos suscitados por la violación de derechos que tanto el Estado como las empresas privadas han cometido en contra de comunidades determinadas a lo largo y ancho del país.

La omisión de este tema, sin embargo, es comprensible. Hay tres aristas que es necesario abordar para hablar de conflictos socioambientales: el modelo de desarrollo, los derechos humanos y la institucionalidad. Sabemos que abordar este tema es mostrar una posición ideológica determinada, cosa  que en Chile es muy mal visto. En términos de debate presidencial, los candidatos a estas primarias sólo han tocado tangencialmente el tema ambiental para hablar de su posición respecto a diversas fuentes energéticas, develando que la preocupación central tiene relación con la generación necesaria para procesos productivos radicados esencialmente en la extracción de recursos (la minería, celulosa, producción de harina de pescado, etc). En esta línea, la aprobación y construcción de decenas de termoeléctricas y otro tanto de hidroeléctricas, unas altamente contaminantes y otras que afectan cursos de agua y a la biodiversidad, responde en gran medida a dar rienda suelta a un determinado modelo de desarrollo, que particularmente hoy se desnuda como un modelo generador de desigualdad, tanto en términos de ingresos como en la recepción de sus pasivos ambientales.

Hablar de conflictos socioambientales nos remite a un problema de derechos humanos. Las comunidades afectadas por la realización de una actividad industrial contaminante se encuentran en situación de vulnerabilidad, partiendo del supuesto que el derecho a un medio ambiente sano es un derecho sin el cual no es posible ejercer un gran número de otros derechos fundamentales, tales como la integridad física, salud, ambiente laboral adecuado, alimentación, etc.  Chile no es un buen ejemplo de respeto y promoción de derechos fundamentales; nuestra Constitución no asegura ninguno más allá de comprenderlos como algunas libertades, no hemos ratificado el Protocolo de San Salvador por lo que los chilenos y chilenas no tenemos capacidad de exigir internacionalmente que el Estado resguarde el ejercicio pleno de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

No es tema de debate de primaria presidencial un espacio programático que permitiera evitar conflictos socioambientales. Significaría tener que abordar temas de institucionalidad ambiental y reconocer un cierto modus operandi en cuanto a política pública se trata, que se refleja en la creación de un Ministerio del Medio Ambiente con capacidad nula sobre otros ministerios, una institucionalidad que establece el factor ambiental supeditado al económico, una institucionalidad que no considera realmente la opinión de las comunidades a la hora de evaluar el impacto ambiental que tendrán ciertos proyectos, una institucionalidad que permite presentar proyectos fraccionados y que ha demostrado que no posee mecanismos eficaces de queja por lo que la judicialización de los conflictos ambientales es cada vez más frecuente.

No es fácil abordar los innumerables conflictos socioambientales en debates y programas de primarias presidenciales. Significaría que este debate tuviese realmente sentido de realidad país, significaría asumir posiciones serias respecto al camino que debe recorrer nuestra institucionalidad política y decirle abiertamente a todas aquellas comunidades afectadas por el desarrollo industrial indiscriminado que son el mal menor, el bien a pagar, para el desarrollo de un sistema bajo el que no escogieron vivir.

* Javiera Vallejo , Periodista de Fundación Terram

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Boletin GAL 1557 | boletingal

28 de junio

[…] Primarias y omisión de los conflictos socioambientales […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable

+VER MÁS
#Salud

AUGE: To be or not to be

Quizás para los senadores la golpiza a un perro no es equivalente a tener encerrado a un león en una jaula de 2x2 y atentar contra su naturaleza. O será que el tema no fue lo suficientemente mediático p ...
+VER MÁS
#Política

Animales de primera y segunda categoría

Popular

El desafío no es sólo “dejar contentos” a los actuales usuarios de la institucionalidad,  sino estar a la altura de las necesidades de un país, haciendo convivir las necesidades artísticas, cientí ...
+VER MÁS
#Política

Ministerio de las culturas, las artes y el patrimonio: nuevas oportunidades

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje