#Medio Ambiente

¿Por qué llegaron los cerdos a Freirina?

14 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Debemos aprender a respetar el riesgo y la incertidumbre, y asumir un enfoque precautorio. No es aceptable eso de que las empresas y los proyectos “son inocentes hasta que se pruebe lo contrario”. Eso vale en la justicia penal, pero en materia ambiental deben aportar evidencia de su impecabilidad, en vez de exigir que se le demuestren impactos que sólo podrán ser demostrados cuando ya sea tarde.

¿Por qué se aprobó la instalación de AgroSuper en Freirina, durante el gobierno de Lagos? No fue porque se ignoraran las consecuencias ambientales que tendría. Quizás nadie haya predicho con exactitud el impacto, pero hubo profesionales que alertaron de los riesgos. En materia de impacto ambiental el riesgo debe ser tomado con tanta seriedad como el impacto conocido y calculado. Por algo se ha adoptado internacionalmente el principio precautorio. Entonces, en primer lugar, no hubo capacidad para ponderar los riesgos que se vislumbraban.

En segundo lugar, porque imperaba una cultura que favorecía el crecimiento a pesar de las cargas y los riesgos ambientales. Importaban el PIB y el empleo, y en el camino se arreglarían las externalidades negativas. El balance entre crecimiento y cuidado ambiental es una tarea delicada, que requiere análisis y discusión. Pero aquí no se produjo esa discusión y, si se produjo, fue al interior de un grupo muy cerrado. Más que un balance, pareciera haberse asumido un orden lexicográfico: primero el crecimiento, y satisfecho éste, las otras preocupaciones (entre ellas las ambientales); ya sabemos que el crecimiento nunca se alcanza, siempre es insuficiente.

En tercer lugar, la institucionalidad que debía cuidar el medio ambiente operaba en forma bastante imperfecta. Mucha gente trabajó en forma muy seria y se evitaron muchas monstruosidades, pero había vicios. Los funcionarios regionales solían ser instruidos desde el nivel central (recordemos que en un momento el seremi Bustos fue destituido en Valparaíso por incumplir una orden de voto dada por Ravinet). Había equipos de trabajo que recorrían el país “agilizando” los proyectos. Intendentes eran evaluados por la capacidad de aprobar proyectos de impresión. La amistad y el lobby jugaban a favor de las empresas. La evaluación ambiental era vista como un “lomo de toro del crecimiento”, ¿recuerdan?

Sobre Freirina (aunque lejos de Freirina) se conjugaron todas esas fuerzas malignas: incomprensión del riesgo, crecimiento a cualquier costo y débil institucionalidad.

Por eso, cualquier investigación que se haga sobre este punto, no debe limitarse a la negligencia o el espíritu represivo del actual gobierno. Debe abordar la aprobación de la planta, por dos motivos. Uno de estos tiene sentido fundamentalmente para la Concertación: debe dar pruebas de su capacidad de autocrítica, e identificar responsables, los que no debieran volver al Gobierno.

El motivo principal por el que se debe revisar la aprobación de la planta de AgroSuper en Freirina es instalar un debate sobre las fuerzas que la facilitaron.

Debemos aprender a respetar el riesgo y la incertidumbre, y asumir un enfoque precautorio. No es aceptable eso de que las empresas y los proyectos “son inocentes hasta que se pruebe lo contrario”. Eso vale en la justicia penal, pero en materia ambiental deben aportar evidencia de su impecabilidad, en vez de exigir que se le demuestren impactos que sólo podrán ser demostrados cuando ya sea tarde.

Debemos debatir, como sociedad, qué tipo de crecimiento queremos, y cuáles son los límites. Definir qué estándares ambientales no estamos dispuestos a sacrificar. Quizás ir un poco más allá y discutir la ética de nuestro crecimiento (caracterizado por su impacto ambiental, su dependencia del comercio con potencias extranjeras y, en materia alimentaria, la predilección por los sobrealimentados).

Y debemos revisar nuestra institucionalidad ambiental. Es cierto que fue modificada hace poco y que aportó varias innovaciones, pero sigue siendo un proceso sordo hacia la ciudadanía (participación más bien formal, no vinculante), con capacidad limitada a la hora de captar impactos predecibles o riesgos (las empresas consultoras son contratadas directamente por las empresas para cumplir sus propios objetivos, y los organismos públicos deben interactuar con ellas en condiciones asimétricas), y donde la capacidad de carga ambiental es administrada por un comité de funcionarios de confianza política.

—–

Fuente de fotografía

TAGS: #Freirina

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Ranachile

12 de diciembre

Alejandro, primero un placer leer tu columna. Por favor aclárame un par de conceptos, cuál es el impacto conocido y calculado de este proyecto, y cuál es el principio precautorio al que te refieres?.
Es un desafío hoy ver como se resolverá el problema de cesantía que se provoca por el cierre justificado de la planta, no puede ser fetidez o trabajo como lo insinuó la ministra.
Estoy convencido que esta visión economicista que entrega este “desarrollo” será superada por una visión integral y de largo plazo que en definitiva será nuestro paso evolutivo.

12 de diciembre

Hola RanaChile. En las evaluaciones de impacto ambiental se estiman los impactos en condiciones “normales” (que en realidad son super optimistas), utilizando modelos (los que saben dicen que los modelos que usamos en Chile son malitos). Por ejemplo, en materia de olores, cuando AgroSuper presentó su estudio de impacto ambiental, dijo que los olores eran controlables gracias a las tecnologías de manejo de residuos (compostaje, biodigestión), y que NO llegarían más allá de 5 km (o sea, NO llegarían olores al pueblo). Pero fíjate lo que dijo una consultora internacional contratada durante el estudio: “debido a la compleja naturaleza de los olores, es extremadamente difícil cuantificar el número de cerdos que pueden ser criados en el valle del Huasco manteniendo a la vez un nivel aceptable de olores (…) Independientemente del número de animales, algunos olores serán detectados periódicamente, especialmente bajo ciertas condiciones climáticas”. Aunque señala que la tecnología puede reducir este efecto, recalca la complejidad del tema. El enfoque precautorio se hace cargo justamente de eso: que hay cosas que pueden pasar, que podemos identificar esos riesgos, aunque no tengamos la certeza ni podamos cuantificarlo. Y según este principio, en caso de duda, hay que abstenerse (a lo Tomás de Aquino). Pero como sentimos fascinación por la precisión, cuando alguien nos dice “los olores no pasarán de 5 km”, nos parece más confiable que el que nos dice “no podemos predecir esto”. Mal.

Estoy de acuerdo contigo en la magnitud del problema, y me gustaría ser igual de optimista respecto del futuro. Saludos.

12 de diciembre

RanaChile, una pequeña corrección: así como escribí en mi respuesta lo de la consultoría internacional, suena como si fuera del 2005 cuando se aprobó la planta, y en realidad es de los estudios que se han hecho este año. Eso. Saludos

12 de diciembre

“En tercer lugar, la institucionalidad que debía cuidar el medio ambiente operaba en forma bastante imperfecta”

¿Operaba? No, opera. No hablemos en pasado, porque la cuestion es que si bien la planta de Freirina se aprobo durante el gobierno de Lagos, comenzo a funcionar en el de Piñera y si no hubiera sido por los vecinos estaria plenamente activa y contaminando. Hay que sumar ademas que el problema de la planta de cerdos no es el unico, porque esta el lio de la termoeléctrica Punta Alcalde (de la que no se puede exculpar al actual gobierno porque fue el que la aprobo) que es tan contaminante como es la planta de Agrosuper, y que se suman a las empresas ya contaminantes termoelectrica Guacolda y una planta de Pellets de la CMP.

Asi que decir “el problema de Freirina se creo en el gobierno de Lagos” es comenzar a culpar al gobierno anterior, en vez de ponerse el acento en el quid de la cuestion: nuestro derecho a vivir en un ambiente no contaminado, que llevamos hace muchos años discutiendo como sociedad y que evidentemente a los politicos no les importa.

Freirina es uno mas de los problemas (Calama, Talcahuano, el mismo Santiago, no olvidemos Ventanas, etc), que tenemos que resolver. La actual autoridad, en vez de ponerse en plan “la culpa es de otro” deberia cumplir con su promesa de no ser igual que los gobiernos anteriores… aunque eso ya sabemos que era otra de sus mentiras.

12 de diciembre

Nada más lejos de mi interés que exculpar a la actual administración. Gobernar es hacerse cargo de lo que pasa. Pero en este caso una de las causas del problema es una aprobación incorrecta por insuficiente valoración del riesgo. No basta con decir “la empresa prometió que no habría olores y es responsabilidad del gobierno de turno cerrarla si hay olores”. Sabemos lo complejo que es cerrar una empresa, y lo conveniente que es prevenir – sobre todo si hay señales claras. Para la Concertación, cercana a volver al Gobierno, sería muy útil disminuir el riesgo de repetir errores.

13 de diciembre

Lo de prevenir lo sabemos ud y yo, y muchos ciudadanos. Lo que no sabemos es por que no lo entienden los politicos. Porque vamos tirando las culpas a los otros gobiernos, pero hace mas de 20 años que arrastramos problemas graves ambientales, y en esos años no viviamos en dictadura, hace mucho que tenemos un Congreso que es una nulidad en estas materias, tribunales cuestionables en estos aspectos y alcaldes electos que se venden al mejor postor.

Las normas ambientales no las impone un gobierno de turno, son normas que se discuten en el Congreso. El actual Presidente, la Ministra del Trabajo y otros actuales cabezas de gobierno, fueron congresistas, por lo que ¿donde estaban cuando se aprobaron las normas ambientales? Tenemos un problema tras otro, en que las voces de la gente no son oidas, y llevamos mas de 20 años con la misma actitud.

La gente de la region del Huasco lleva muchos años quejandose de la contaminacion, asi como la de Calama y la de otras zonas del pais, y se esta actuando como si toda la contaminacion de Chile se concentrara en Freirina. Eso es el colmo de la patudez por parte de este gobierno, porque lo que estamos viendo es que no se solucionan los problemas pasados sino que se agregan nuevas fuentes contaminantes. Vamos bien, mañana mejor

Sebastian gumucio aninat

13 de diciembre

El daño ecológico de las minas es incuestionable, igual operan y nos mantienen. Mas impuestos por sus externalidades.

Los chanchos es un tema menor en magnitud, hasta ridículo. El tema es que le deja poco a la comunidad por eso tanto revuelo.

13 de diciembre

En los dos casos la disyuntiva es la misma: beneficio económico versus daño ambiental. Lo grave es que no tengamos debate y menos decisión colectiva al respecto.

13 de diciembre

Alejandro,
1- me da la fuerte impresión que, cuando escribes y
piensas en “cálculos”, en lo calculable, de las consecuencias
ambientales, no consideras explícitamente el cálculo
económico del lucro privado -que en estos casos, en
Chile- es el “motor” de esa entelequia llamada “crecimiento”
¿cuánto pesa, mi estimado, en la práctica económica
el calculo medioambiental (que además es tentativo,
impreciso la mayoría de las veces), al lado del cálculo
de “retorno de la inversión”, que se mide en flujos y pesos?

2- elegante y seria tu propuesta:
“la Concertación: debe dar pruebas de su capacidad de autocrítica, e identificar responsables, los que no debieran volver al Gobierno”
¿estás sugiriendo, por ejemplo, que nadie de algún modo
responsable por AgroS en Freirina debe volver si vuelve
Bachelet? -y además, de un modo similar a como en la
acreditación universitaria, la responsabilidad debe llegar
hasta los ministros…

3- a modo de autobombo, te sugiero y a los intervinientes
de esta columna ir también a
http://elquintopoder.cl/politica/nuevo-contrato-social-yo-te-doy-trabajo-tu-te-dejas-envenenar/

en el sentido de calibrar -sí, calibrar, porque aquí se trata ya
de vidas y muertes- lo que ha propuesto la gerencia de esta
empresa como Contrato Social -o sea, acuerdo básico de
relaciones entre grupos sociales del país
fernando

13 de diciembre

Antes que todo, gracias por la sugerencia, me interpreta bastante el artículo. Pero el otro día escuché a unos trabajadores que no eran de Freirina y pensé que el trato es más crudo: “yo te doy trabajo, y tú envenenas”. Por otra parte, sí, aunque quiero que vuelva la Concertación, creo que hay gente que no debiera volver (pero sobre todo espero que hagamos un análisis complejo de lo que pasó, con sus matices en cada caso). También coincido en la primera sospecha. El mercado es una jaula de hierro: accionistas y consumidores sólo evalúan sus perspectivas, por lo que ejecutivos sólo buscan satisfacer al consumidor para obtener ganancias y satisfacer a los accionistas.

15 de diciembre

Creo que hay una confusión acerca del rol de los estudios de impacto ambiental y de la fiscalización de los proyectos en funcionamiento. Tanto por parte de la ministra Metthei y del diputado Robles. En mi opinión, el impacto de los chanchos en Freirina no es de responsabilidad de Lagos ni de Piñera. Es exclusivamente responsabilidad de Agrosuper. Para quien es propietario de un proyecto con impactos indeseables nada mejor que se culpe a los políticos.
La responsabilidad del que anda a exceso de velocidad y choca no es del que le dio el carné de chofer ni del que hace la revisión técnica. Es solamente del conductor.
Otra cosa es que se afirme de que los permisos y los controles fueron hechos fraudulentamente y que por eso contaminó o chocó. Eso es otra cosa y es inaceptable, para eso hay mecanismos para hacer denuncias responsables.
En todo caso no hay cómo impedir que hayan irregularidades si los individuos no son responsables. En ningún país desarrollado la fiscalización consigue evitar los impactos negativos ante una actitud irresponsable. Ser{ia muy fácil.

19 de diciembre

No sé si se vea este comentario; hace unos días le respondí, don Hernán, pero no sale publicado. Lo que decía era que mi interés estaba lejos de sindicar al principal responsable. En general no espero mucho de las grandes empresas ni de un gobierno de derecha, pero sí me parece más productivo analizar por qué un gobierno de izquierda no impide estas situaciones. Dice que no podría impedirlas, pero Conama advirtió, votó en contra… el proyecto superaba en tamaño las experiencias conocidas (¿el más grande del mudo, no?), entonces no podíamos conformarnos con ua promesa inverosímil de parte de la empresa. A mi juicio, los sistemas de evaluación debieran filtrar y evitar los proyectos inverosímiles, y todo apunta a que éste lo era. ¿Por qué un gobierno de izquierda no ha sido más precavido? Propongo que por las tres razones que mencioné: inadecuada comprensión del riesgo, énfasis casi sin contrapeso en el crecimiento, institucionalidad débil.

19 de diciembre

Gracias Alejandro por esta columna, es vital hacer conciencia sobre las repercusiones medio-ambientales de algunos proyectos. De hecho la contaminación por mercurio no es un tema menor en Freirina, ni hablar del gas metano, uno de los principales agravantes del calentamiento global. El mercurio se acumula en el organismo de los mamíferos. Cuáles son las consecuencias en la salud de los consumidores de estos productos?.. de eso nadie habla.

El ecosistema y la bio-diversidad son temas complejos. Existe mucha información científica y poca difusión práctica, por lo que el público en general, se mantiene ignorante sobre la grave amenaza que algunos proyectos constituyen.

A las grandes empresas sólo les importa el objetivo inmediato de la ganancia, sin considerar los efectos medioambientales, sino sólo para cumplir con las escasas normas requeridas, a fin de conseguir su permiso legal.

Las alteraciones a nuestro medio-ambiente repercuten gravemente en la forma de vida humana. Lamentablemente, como los efectos no son inmediatos (se van detectando en forma paulatina y a largo plazo) no logramos percibir el impacto y tendemos a creer que simplemente nada malo ocurre. Caemos en el error de subestimar el tema, considerando que los movimientos ambientalistas son exagerados, alarmistas, y que lo único que persiguen es detener el progreso económico. Pero existe, en forma irrefutable, algo más importante que el progreso económico, y es precisamente el cuidado del medio ambiente, la protección del planeta en que vivimos, el único hogar que tenemos como especie.

Si no nos informamos y seguimos ignorantes a las consecuencias, de cómo afecta nuestra “intervención progresista” al ecosistema, serán las futuras generaciones quienes pagarán muy caro nuestro error.

Para saber más sobre ecosistema y bio-diversidad en forma didáctica (y para ser capaces de educar a los niños desde temprana edad) nada mejor que el apasionante trabajo de Yann Arthus-Bertrand, con sus varios documentales, y en especial un ciclo de series llamado VU DU CIEL.

Saludos! AT

19 de diciembre

Gracias, estoy buscando la sugerencia en Youtube, para aprender más. Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un diálogo temprano, planes de relacionamiento comunitarios inclusivos y pertinentes, evidentemente deberán anticipar y/o prevenir efectos adversos en los territorios, y por ende evitar remediar “malas ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Diálogo y remediación

Cabe preguntarse si el nuevo “estándar ético” del que habla la senadora Goic solo es aplicable a episodios de violencia intrafamiliar, como el protagonizado hace 15 años por el diputado Ricardo Rinc ...
+VER MÁS
#Política

Insulza: ¿Arica, siempre Arica?

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen