#Medio Ambiente

¿Animalismo o “mascotismo”?

37 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El 31 de enero del presente año se publicó en el Diario Oficial el D.S. N° 65 del Ministerio de Agricultura, que introduce modificaciones al Reglamento de la Ley de Caza (en adelante, el Reglamento). Como es de conocimiento público, aparece como una de las principales modificaciones a dicha normativa la ampliación de 17 a 21 la lista de especies consideradas “perjudiciales o dañinas”, causando especial revuelo la inclusión, entre ellas, de las jaurías de perros asilvestrados –”salvajes o bravíos”, siguiendo la terminología de la norma–, autorizándose su caza o captura en las condiciones que la ley y el reglamento establecen.


Si nos vamos a oponer a la caza, que la oposición sea total y consecuente; de lo contrario, que la discusión sea, al menos, informada de los diversos factores susceptibles de impactar el equilibrio ecosistémico.

El decreto modificatorio permite, en concreto, la caza o captura, en calidad de especie dañina o peligrosa, de “perros salvajes o bravíos, que se encuentren en jaurías, fuera de las zonas o áreas urbanas y de extensión urbana, a una distancia superior a los 400 metros de cualquier poblado o viviendo rural aislada, los que deberán capturarse o cazarse en los términos establecidos en la Ley y el presente reglamento”, disponiendo que “podrán ser cazadas o capturadas en cualquier época del año, en todo el territorio nacional y sin limitación de número de piezas o ejemplares, según corresponda” (art. 6 del Reglamento). El art. 2 letra g) de la Ley de Caza es el que, a su vez, define la expresión “especie o animal dañino”.

Frente a la referida modificación, la principal crítica formulada por organizaciones animalistas ha consistido en que aquélla empujaría a la matanza o exterminio, sea por los personas, sea por las propias municipalidades, de cualquier perro perdido o abandonado por la vía de su traslado a zonas rurales (muchas de ellas “botaderos de perros”), donde se permitiría su caza indiscriminada.

En el tema ha imperado una desinformación e hipocresía profundas, abordándose el asunto en forma contradictoria por líderes animalistas, y descaradamente tendenciosa por cierta prensa. Es necesario aclarar, primeramente, que el decreto modificatorio no incluye solamente a los perros silvestres (en jaurías) como especies susceptibles de ser cazadas, sino también, dentro de las aves, al zorzal (en el Archipiélago Juan Fernández), y dentro de los mamíferos, al zorro gris o chilla y al ciervo exótico. Respecto de estas especies, sin embargo, bastante poco se ha dicho, tanto así que en las redes sociales “no a la caza de perros” es la frase de batalla, a mi parecer, tan incompleta como equívoca si es la bandera animalista la enarbolada.

Aunque pueda parecer evidente, la propia expresión de perros “salvajes o bravíos” impide la caza o captura de canes que tengan dueño pues, quedando aquellos comprendidos bajo el concepto que de “fauna silvestre, bravía o salvaje” ofrece la letra a) del art. 2 de la Ley de Caza, han de vivir “en estado natural, libres e independientes del hombre”. Asimismo, lejos está el cuestionado decreto de autorizar la caza o el sacrificio de perros perdidos o abandonados en las ciudades, no sólo porque su caza o captura se halla circunscrita a zonas rurales, sino sobre todo porque exige que aquellos se encuentren “en jaurías” (no “en manadas”), locución que técnicamente se utiliza para designar no cualquier conjunto de perros, sino el reunido para cazar o depredar a otro animal, cosa que, en general, no sucede en las ciudades con los perros callejeros.

Tampoco avala la normativa la posibilidad de traslado de perros callejeros a zonas rurales con el fin de darles muerte, ni por las personas, ni por las municipalidades. Tal como prescribe la norma, lo autorizado es la caza o captura fuera de zonas o áreas urbanas y de extensión urbana, esto es, en zonas rurales. Al respecto, la Ley de Caza define “captura” como el “apoderamiento de animales silvestres vivos” (art. 2 letra c), apoderamiento que, en términos de la modificación, no es lícito realizar en zonas o áreas urbanas y de extensión urbana, como lo sería en el supuesto planteado para el sacrificio canino posterior. Lo contrario podría, eventualmente, dar lugar a responsabilidad penal, conforme a lo establecido en el Título VI de la Ley de Caza (por remisión del art. 86 del Reglamento).

La caza y captura, por último, no puede practicarse en cualquier lugar y por cualquiera persona: ello sólo es posible (en teoría, al menos) en un terreno rural propio o, bien, ajeno con autorización del dueño, necesitándose en ambos casos permiso de caza expedido por el SAG.

La nueva normativa está pensada más bien para la caza de jaurías de perros salvajes o asilvestrados (no domésticos ni domesticados) que, por su condición de tales y según múltiples registros, recurrentemente acechan y depredan especies autóctonas o nativas valiosísimas, dramáticamente reducidas en población por este concepto. Este hecho es realidad de cada día en zonas rurales, sobre todo en el sur de nuestro país. Por ejemplo, según cifras del SAG “el 30% de las crías de huemul en Lago Cochrane murió por la misma causa el 2005; el 70% de los pudúes que llega a los Centros de Rehabilitación de Fauna Silvestre de Temuco y Valdivia han sido víctimas de estas especies“. De acuerdo a la Clasificación de Especies llevada por el Ministerio del Medio Ambiente, el huemul está actualmente catalogado como especie “en peligro”; el pudú como “vulnerable”. De igual modo, se han reportado ataques a otras especies que merecen protección, como guanacos, gatos güiña y zorros chilotes. Deben considerarse, finalmente, los miles de ataques producidos al año por estas jaurías contra el ganado ovino y bovino, principalmente. Por lo que respecta a la ganadería ovina, desde el SAG se ha informado que las jaurías de perros o salvajes o bravíos representan el 42% de los daños por predación.

Medidas como la aprobada por el gobierno y, en general, la caza concebida como técnica de control y contención de la densidad poblacional de ciertas especies vulnerables, en gran parte responden a una irresponsabilidad humana histórica, arrastrada como lastre del pasado y que se presenta hoy como encrucijada. El problema de fondo es y siempre ha sido, en realidad, transversal a toda la caza y la pesca: la fiscalización. Por lo mismo, si nos vamos a oponer a la caza, que la oposición sea total y consecuente; de lo contrario, que la discusión sea, al menos, informada de los diversos factores susceptibles de impactar el equilibrio ecosistémico.

TAGS: ley de caza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de febrero

Excelente y explicativa nota.

Daniella

09 de febrero

Que tiene de excelente y explicativa? Podrías detallarme eso?

09 de febrero

Excelente y muy aclaratorio. Que importante es informarse antes de opinar por las redes sociales…

09 de febrero

Agradezco la síntesis de esta ley que informadamente debiese discutirse. Lamentablemente, en Chile hace tiempo que los medios “formales” están empleando su poder para mal/des – informar o derechamente tergiversar los datos. Y la masa, hace poco por averiguar y opinar en base al conocimiento.

Para otra discusión queda el tema de los mascotistas como bien dice. Conozco a algunos que defienden a los animales, pero a sus amadas mascotas, las dejan encerradas todo el día, solas, en un departamento de 60 mts2, las sacan 2 veces al día, brevemente, para dejar adornadas con heces y orina las escasas áreas verdes aquí en el norte, pero se consideran amantes de los “hermanos menores”.

Slds.

Cristina saavedra

09 de febrero

Los perros a los que se les dará caza son simplemente los perros comunes y corrientes abandonados por el ser humano en áreas rurales, quienes a falta de comida se han vuelto salvajes y por lo mismo matan ganado, NO ES otra especie, es el mismo canis lupus familiaris que todos conocemos. Con esta nueva ley mucha gente irá a botar a los perros a áreas rurales para que les disparen. Pero es lógico que en un país tercer mundista como éste, se proponga y avale esta medida, como no, si sólo son capaces de ver dentro de su metro cuadrado.
Estos perros pueden ser rehabilitados, muchos que se asilvestraron luego de la erupción del volcán Chaitén cuando todo el pueblo se fue, fueron posteriormente rescatados y adoptados.
Es obvio que producto del hambre se les salga el lobo, todo por el abandono e irresponsabilidad del hombre. Una medida parche para un problema que debiera solucionarse con sanciones drásticas contra el abandono, campañas de esterilizaciones etc.

elizabeth quiroz

10 de febrero

Es cierto que es el mismo canis lupus familiaris, descendiente del canis lupus.
Por lo tanto no siendo domèsticos, son salvajes y sale su naturaleza cazadora.
Es fàcil decir que hay que rehabilitarlos, pero quien se hace cargo,?
el estado, por que??
hay muchos otros animales muertos debido a estas jaurias, quien vela por ellos??? UD?

Felipe

10 de febrero

Ojo que los perros no cazan por hambre, solo por instinto. De hecho, matan y luego dejan el cadáver intacto. Ojo también con lo de tercermundistas, que los países primer mundistas también utilizan la caza como método de control 😉 dejemos de hablar desde la guata.

11 de febrero

Chile sufre del “complejo de victima” y sus expresiones mas conocidas son las de protejer al delincuente, disculpar al mentiroso, estar en contra de medidas como esta del control de perros abandonados y otras causas que dan escozor. Es un aspecto del caracter del chileno que evidentemente lo coloca a la sociedad chilena en una situacion precaria y enun limbo sin solucion: no se hacen cargo de los perros en este caso, no son responsables con sus propias mascotas y adoptan posturas que son incapaces de enfrentar situaciones como el caso de los niños abandonados, del alcoholismo de los adolescentes, del embarazo “por falta de cuidado” y otros temas sociales. Estos los prefieren ignorar. Son parte del problema y no se atreven a ser parte de la solucion por temor a una condena social del medio en que viven. se ve reflejado en la mayoria de las intervenciones que se hgan emitido en este foro.

solopol

11 de febrero

La chilena es una cultura harto racionalista, y la protección del perro es un efecto de ese racionalismo. Discutir, discutir y discutir por años cuando uno ve que los perros están atacando, y en algunos casos matando y mutilando gente, no es muy humano. Es propio de una cultura con sangre de horchata, no veo ninguna emocionalidad en la protección de los perros salvajes y la negación de la realidad. Veo falta de compasión, de humanidad. No hay que mezclar el tema de los perros con el de los delincuentes, los delincuentes no son perros, son personas. Tampoco los perros son delincuentes, son simplemente perros, y no tienen la culpa. Pero eso no quiere decir que no nos deba importar lo que les pasa a las personas. Tampoco es cierto que uno no deba hacer nada en contra del delincuente, tambien es poco humano negar que las personas se molestan y se indignan. Me parece que en nuestra cultura todo hay que explicarlo, incluso lo obvio. Los perros atacan a la gente, son un peligro publico, no hay que ser fascista para saberlo, como tampoco hay que ser comunista para pedir unas condiciones minimas sociales, que beneficien precisamente a las personas. Y esa alusion a nuestra cultura… si nuestra cultura no es lo que creemos que es, con mucho respeto… eso de que no pensamos, que hacemos todo en base a emociones… ¡cuando! Si eso de los perros mordiendo gente, y todos filosofando, o eso de la animalista en un rodeo arrastrada por un huaso, son actitudes absolutamente nuestras… no tienen nada que ver con el caracter subdesarrollado, “latino”, “lleno de emociones”… hasta cuando vamos a seguir con los mismos cliches, por lo pronto estoy en contra de poner los perros por encima de las personas, pero tambien de no entender que los delincuentes son personas, y ojo que las personas victimas de la delincuencia tambien son personas, tienen derecho a enojarse, a sentirse heridas… eso también hay que entenderlo, es parte del ser humano, y hay que tenerlo en cuenta. No se le puede exigir a una persona afectada por eso una total neutralidad, pero como todo, el ser humano es complejo, no es unidimensional, pero si uno actua con un minimo de sensibilidad y empatia encuentra las respuestas adecuadas. Saludos, y disculpas si mi opinion molesta, no opinaré más aqui.

solopol

11 de febrero

Lo ultimo que voy a decir, si nos escandaliza mas el caso Penta que la muerte, la tortura… ah? ¿Que somos entonces? ¿Movidos por las emociones? Buenas noches.

FLE

12 de febrero

Ya que hablas de tercermundismo, te aviso que existan perros callejeros es TERCERMUNDISMO. Te lo digo por que vivi harto tiempo en francia y tuve un perro. Y no vi ni un solo perro en la calle. Una cosa es clara en la ley de tenencia responsable de mascotas, es hacerse RESPONSABLE de los animales, eso significa tenerlos en UNA CASA, no en la calle. El tenerlos abandonados significa maltrato. Entonces, ¿que quieres? Tenerlos en esas condiciones de mierda, pero decir que los amas? Que hipocresia por Dios. ¿Cual es tu solucion o tu aporte? Yo opino, que este pais no se desarrolla por gente como tu. MI solucion es simple: todos los animalistas hagan una lista, y por favor llevense cada uno un perro para la casa y terminamos con las condiciones paupérrimas, de ver animales abandonados por todos lados, que se reproducen sin control, llenos de infecciones y estar pisando caca por todos lados. Lo encuentro realmente REPUGNANTE y denigrante, para los humanos y para el animal. Y ademas, acaso no te comes un asadito? y no matas las ratas? Acaso no te comes un pollo, que no pueden moverse para que tenga mas sabor? AH? Tropa de hipocritas.

Diego Fuenzalida

12 de febrero

Una que no entendió nada del texto…

Javier

13 de febrero

Los perros ferales son objeto de caza, o captura y eutanasia, en casi todos los países en los que estos se han convertido en amenaza a la fauna autóctona. La mayoría de los Estados de Estados Unidos lo permiten, tanto como Australia y Nueva Zelanda.. y debe haber más casos por ahí. Por esto lo de que esto es fruto de que somos un pais “tercermundista” es al menos inexacto. Por otro lado, que se sugiere hacer con el problema que hay AHORA con nuestra fauna autóctona? Al parecer para muchos hay animales de primera y de segunda categoría.

11 de febrero

No es taaaan original el planteamiento de esta nota como parece creer el autor.
Mas bien me parece bastante obvio qie quienes rechazamos el artículo que modifica la Ley de Caza para incluir a los perros, si leímos las modificaciones completas. No entiendo porqué gratuitamente me acusan de tomar una posición ligeramente.
También es obvio que muchos estamos en contra de la caza de los otros animales incluidos en la lista. Cuando organicemos una manifestación en contra de la Ley de caza al completo estarán incluidos. La manifestación actual es en contra de la inclusión de los perros.
La caza como “medida de control” es brutal. Como puede ser una medida aceptable el matar? Y por qué razón quien está en contra de ello es considerado poco serio?
Como es posible que haya quien piense que es más lógico y sus razones tienen mas peso si habla de matar como solución?.

Por ahí alguien decía que si acaso nosotros nos ibamos a hacer cargo de la reinserción de los perros asilvestrados…..pero si eso hacemos!! Esa es una de las razones de que duela esta mefida; dejan totalmente de lado el esfuerzo que hacemos harta gente para cuidar, recoger y dar en adopción.

Felipe

12 de febrero

Sólo dos preguntas, alguna vez has reinsertado un perro asilvestrado??? Sabes que es un perro asilvestrado????

Victor MG

22 de octubre

Muy cierto,, aqui se peca de ignorancia… un animal asilvestrado o feral.. jamas va ha poder ser re-domesticado.. el punto es que ya se acostumbro a matar y a vivir bajo sus principios por lo cual no aceptar otra forma de vida… de hecho eso si seria una crueldad (Intentar domesticarlo) .

la idea real seria evitar por todos los medios que los animales domesticos se vuelvan asilvestrados
pero si ya se volvieron peligrosos…. solo queda el exterminio… cosa que tampoco me agrada pero no hay mas soluciones…

tengo varios ejemplos de cerca, pero el mas sensible es en talagante donde una jauria de perros asilvestrado ha matado perros domesticos, animales de granja y atacado seres humanos y niños…
los vecinos estan aterrados y cada vez que se intento hacer algo, aparecieron los animalistas con sus carteles y soluciones inutiles… y lo mas tonto .. NINGUNO VIVE en en talagante

Francesca

11 de febrero

La respuesta a la pregunta es que, a diferencia de otras especies, es difícil distinguir entre perros salvajes y perros vagos, y eso debiera estar en manos de especialistas y no cualquier persona. Además, estas medidas se prestan para el exterminio de todos los perros vagos, abandonados por el hombre en zonas rurales y en zonas urbanas también (caso de La Pintana). No estoy en contra de la defensa del ganado, fauna nativa y de la gente, pero sí de esta forma tan ambigua de dejar en manos de las personas lo que corresponde al Estado porque, insisto, se presta para todo.

lorenxz

11 de febrero

Me pasé toda mi vida feliz arrancando de los cazadores y comiendo de todo lo que cazaba y recolectaba hasta que se me ocurró cubrir a esa perrita y me liquidaron. Ahora estoy reencarnado en este h… adito a Facbook que cree que puede arreglar el mundo en forma virtual.

Gonzalo Quezada

11 de febrero

Christián, hace ya varias décadas que se acuñó el concepto especismo, para expresar la actitud antropocéntrica de los animales humanos frente a los animales no humanos. El planteamiento que usted hace aquí, a mi entender, es de una visión especista – ecologista, donde se pregunta, utilizando un número no despreciable de juicios valóricos, porqué defender a los perros y no a los otros. Claramente la cuestión no es a quién matar, sino No matar ( o si lo prefiere asesinar) a quiénes por diversas razones les molestan a los animales humanos. Si usted recorriera los movimientos que existen hoy en el mundo, muchos de ellos autodenominados animalistas,existe un amplio número de ellos dedicados a la protección especialmente a las especies que los AH están empeñadas en exterminar, sea por cuestiones estéticas, de gustos o incluso por el mero placer de asesinar. Evitar que la inconsistencia humana se siga expandiendo al punto de acabar con especies, no es motivo de hipocresías, lo que sin duda convierte en tierra arrasada su revisión de la ley, cuya relevancia es cero, el punto no es como matar, sino no asesinar.

Carolina

12 de febrero

Si “el punto no es como matar, sino no matar” entonces no matemos a los ratones que propagan Hanta y otras enfermedades, no matemos arañas y otras plagas caseras y no tomemos más antibióticos ni desinfectemos el agua potable, para no matar bacterias. Biológicamente, las bacterias están tan vivas como un perro.
Para la humanidad matar nunca ha sido algo malo en sí. Solo ha sido tabú desde el inicio matar a un igual, es decir matar a otro ser humano considerado tu igual. Y esto, a pesar de ser tabú, ha sido ampliamente practicado a lo largo de la historia.
Matar es parte de la vida, la fantasía de que la vida por sí misma es algo sagrado e intocable es un invento moderno de gente totalmente desconectada de la naturaleza, que nunca ha tenido que alimentarse o vestirse por sí misma, que nunca ha tenido que sobrevivir sin un techo y un supermercado y nunca ha sido atacada por un animal salvaje.

Rockdrik

26 de septiembre

Yo no soy animal porqu3 no naci de un animal.. Mis padres tampoco y sus generaciones anteriores.. Es mas yo vengo de adan… Tu vienes de un animal? Demuestramelo! Manda tu arbol genealogico para ver como eran tus abuelitos monos…

ignacio

11 de febrero

Yo desde que se promulgo el decreto .. lo lei y lo digeri .. para pode entender que mierda esta haciendo este gobierno.. el zorzal como ave para la caza ?? Lo q falta ahora es poner a la paloma comun.. a ver si asi controlamos a la poblacion peruana en chile.. el tema aca.. es que estamos.en chile.. las leyes dicen una cosa.. pero aca hacen otra.. ahora viene la copa america es facil para una muni agarrar perros.
Llevrlos a zonas de caza y ejecutarlos
. Indicando que era una jauria ..creen q somos weones ? Acaso no recuerdan lps mas 500 perros que encontraron en el basural de lo espejo ? Recuerdan que el alcalde en esa epoca no fue ni destituido? Las leyes aca estan hechas para unos pocos.. esto es solo para que chile gane plata con la copa america. … deverian legislar sobre el abandono..sobre maltrato y la tenencua responsable.. y hablo de todo animal…no solo los domesticos.. eso pasa pq la gente es weona.. y votan ppr una cerda que les pasa 40 lucas al año.. dan asco

Mónica Barra Ruiz .

12 de febrero

Para entender esto cuesta. Cuando salen los cazadores con su deporte , con sus escopetas matando cuánto pájaro aves y animales , por efecto del turismo nadie dice nada . En Chile las especies autóctonas ya ni bosques les han dejado . Han transformado la naturaleza del País en un horrible paisaje de pinos verdes oscuros . único País que se ha llenado de plantaciones de pinos horribles , hoy quemándose en la Araucanía . Si fuera por lo bonito que son nada pues son feos y el paisaje es horrible y tosco . Los pájaros ya no tienen árboles. En Países del norte Perú , Brasil , Colombia , no han destruido su selva maravillosa con una variedad enorme de árboles que entregan belleza al que los visita . El pino les secaría todo y estarían como nosotros secos… y sin agua , y de mala calidad . Mentes taradas de Chilenos que han plantado todo el País de pinos . Nada sacamos con lagos hermosos si están llenos de esos horrendos pinos que siempre están igual . No es para lamento el que se estén quemando pues ha sido una desgracia a haber transformado y destruido la tierra que quedará inservible por siempre . Hay mucho más sobre esto . Muchas especies están sufriendo la escasez del agua y la destrucción que deja el pino . Eso no lo consideran ahí se callan . Pronto seremos nosotros … que si ya estamos siendo perjudicados vendrá lo peor en poco tiempo más . Quién se responsabilizará del Daño ¿ Como llamaremos al depredador humano ? Humanos descerebrados ?’ bueno…. caza para los hombres depredadores descerebrados . ….

Mónica Barra Ruiz

12 de febrero

Quiero referirme al Hanta que es una amenaza constante del ratón cola larga. Ese ratón es de los campos . Campos que están quedando muy pocos . Agricultura con escasez de agua … etc… Qué pasó con los ratones’? No seremos nosotros los culpables que el ratón se haya contaminado , por que su espacio en donde vive ha sufrido cambios que dañan su existencia . Los bosques de pinos ha causado estragos para toda especie viviente , pájaros animales autóctonos lechuza o buho y no se ha investigado cual podría ser la causa de ese mal que ha ido en aumento. Ahora la quema habrá matado a muchos ratones… y Quedarán culebras Chilena …. esas que se veían atravesando los caminos? …Lo dudo.

Beatriz

12 de febrero

Ya esta bueno que las autoridades se preocupen de sacar de las plazas y parques los perros que atacan cuanto transeunte pase, ya los quisiera ver a ellos los defensores de estos callejeros enfrentarse a estos ANIMALES cuando estan esperando al lado de una perra en celo, Este es el motivo por el cual hay tanto perro en las calles, ya que la mayoria se escapan de sus casas y despues no saben como regresar O en su defecto no quieren y se agrupan en los parques o en donde ellos eligen un territorio. Que se los entreguen a los que dicen ser los protectores, Soy testigo de cientos de estos perros que se arrancan y no buelven a sus amos como de los que no, ellos saben muy bien como agruparse en diferentes sectores,Son mas los que se arrancan que los abandonados. Los salvajes mejor ni hablar.

En este momento ay en la calle mas de cincuena perros en la calle tras una perra, a cada momento se adieren mas,cuantos llegaran a sus casas?

solopol

12 de febrero

Yo vivi en un lugar con muchos perros y era una verguenza. Tuve que cambiar de recorrido para llegar a mi propia casa, y tenia que llevarme bien con un perro en particular, y con su dueño. Como a la gente le dio con que los perros son sabios y sienten todo, no le decian nada a sus animales, porque segun ellos conocen cuando la gente es mala, etc. En una ocasion, durante varias semanas, jaurias de perros se agarraron y “combatían” todos los dias, de ahi salieron varios perros despedazados. Odié a ese perro de mierda, que se paraba con el pecho inflado a mitad de la calle a ejercer control, hasta el dia de hoy recuerdo los problemas que me causó y que incluso me hicieron llegar tarde a varias partes.

12 de febrero

Me metí para entender un poco más, lo único que veo es que el problema está aún más atrás de esto, El estado y la prensa teniendo todo para explicar y fundamentar correctamente esta ley, la tiraron de manera farandulera, eso se llama agenda setting, una estrategia comunicacional que lamentablemente sigue haciendo efecto en la gente aquí en Chile.

“miren el pajarito” Dice la prensa desde hace 30 años.

eduardo

12 de febrero

yo e tenido perros toda mi vida y los amo y ellos igual son fieles y cariñosos nunca e tenido un ciervo 0 cariño y igual me da pena que los maten

ejemplo:
que el vecino me mate mi perro por que este caso la gallina del no me párese la solución yo podria amarrarlo
claro en un juicio se a clararia todo pero solo basta que el asesino diga no ese perro no lo avía visto nunca apareció hace tres días y el actuo según lo permitido por la ley

y el perro que? que pasa ?

yo creo que la postura de las personas es que aman a sus mascota y nos les gusta que maten injustamente a otras mascota por culpa de los mismos dueños que los abandonan a su suerte en Zonas no urbanas (sectores rurales) y en las propuestas de marcha, diarios,revistas,etc dice clarito MODIFICAR la ley de casa NO A LA CAZA DE PERROS

posible solución: yo pienso en muchas falta que los políticos se pongan a debatir sus puntos de vista y lleguen a algo no tan extremo y brutal

laddy_laura

12 de febrero

No es “desinformacion” el desinformado y que hace un reportaje maliciosamente inclinado hacia intereses ganaderos eres tu, acaso eres otro justiciero ambiental?
Vas a ir tu a fiscalizar que se cumpla la ley de caza? o pretendes hacer creer que el sag y su par de inspectores va a fiscalizar en todo Chile?
Es de publico conocimiento que las municipalidades matan perros. Por otro parte te haz asomado a mirar en comunas como Pirque, rinconada de Maipu, lampa o colina y hasta la Pintana ? te cuento que son comunas con territorio rural, si y hay “botaderos” de perros ahi, segun el decreto ley ellos son susceptibles de ser cazados, pues estan a mas de 400 mts de una vivienda y aunque no lo esten, son perros domesticos a los que gente mas gente que otra, llevan alimento y agua un par de veces a la semana. Pero aun si no fuera asi, acaso los cazadores van a andar con una huincha midiendo distancia para disparar o salen a cazar con un inspector del sag ??
En si este decreto esta mal hecho o hecho a la medida de los consorcios ganaderos, los mismos que dejan a sus animales pastando en terrenos fiscales, que no invierten en cercar sus predios y que han hecho un lobby brutal ante la clase politica.
El cuento del “pequeño agricultor o ganadero” como caballito de batalla no da el ancho, ante las cifras sacadas con calculadora

Angelo Torres

13 de febrero

Don Cristian, este tema aunque parezca que tiene solo una arista, la que usted cita aquí, no es tan así. Hago referencia a la pregunta de “¿animalismo o mascotismo?”, en realidad el problema es mayor, yo al igual que otras personas y colegas hacemos queja de que el gobierno actual ha propuesto una medida que es “solución parche”, minimalista y pobre. Uno de los problemas es la existencia de animales, algunos endémicos, que se encuentran en las listas de Especies Amenazadas según el Ministerio de Medio Ambiente (http://especies.mma.gob.cl/CNMWeb/Web/WebCiudadana/WebCiudadana_busquedaGrilla.aspx?especies=amenazadas), en concreto son casi 900 las que se encuentran en alguna categoría que signifique amenaza (Extinta, En Peligro, Vulnerable o Insuficientemente Conocida) o de rareza (Rara). Curiosamente dentro de las principales causas que se exponen que atentan contra la densidad poblacional se encuentran: 1) La destrucción del hábitat natural (disminución del bosque nativo, desecación de humedales y habilitación de terrenos para la agricultura y la ganadería); 2) la introducción de especies foráneas, lo que aumenta la competencia por los alimentos, la depredación e introducción enfermedades y por último; 3)la caza indiscriminada (http://www.educarchile.cl/ech/pro/app/detalle?id=73315). En consideración a esto, si se busca a través de esta medida ayudar a estas especies en amenaza, es entonces que se deberían tomar en cuenta otro tipo de normativas que ayuden en la conservación del hábitat, ya que es el principal factor en cuestión. Dentro de este punto se integra el control de empresas que dañen directa o indirectamente el ecosistema y ya es sabido que en nuestro país existe un enorme conflicto de intereses de parte de políticos que hace casi imposible que estas medidas se lleven a cabalidad.
En segundo punto, otra de las problemáticas es la de los productores de ganado, ya que como fue expuesto por usted, los llamados “perros asilvestrados” son causantes de grandes pérdidas productivas. La queja por mi parte a este punto es clara, el gobierno no ha sido capaz de generar un sistema que permita un control sustentable y a largo plazo a este problema.
Se estima que existen cerca de 3 millones de perros con dueño a nivel nacional, y a la fecha por razones obvias no se ha podido determinar el número de perros sin dueño, aunque se calcula que sobrepasa a los 2.5 millones de animales (http://www.mma.gob.cl/educacionambiental/1319/articles-55727_Tenencia_Responsable_MMA.pdf). De implementarse la ley, el problema de sobrepoblación canina continuaría sucediendo debido a que la mayor parte de esos animales “asilvestrados” es generada por pobladores que los dejan en el abandono. En base a esto, la ley 20.380 sobre protección de animales se ha pronunciado (http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1006858). Dicha ley sanciona el abandono animal, considerándolo como maltrato y crueldad animal, traduciéndose en presidio menor en sus grados mínimo a medio y con multas que van desde los 2 UTM (82 mil pesos) hasta las 30 UTM (1 millón de pesos). Sin embargo, no existe un sistema que fiscalice esto como tal, principalmente debido a que no se cuenta con los medios logísticos y financieros para realizar tal control de forma rigurosa. Tampoco existe un sistema que subsidie o apoye a los productores que se ven afectados. Bajo tal problemática, muchos productores se ven obligados a realizar este tipo de ataques, y no solamente hacia “perros asilvestrados”, sino que también contra otras especies, incluso algunas incluidas dentro de la lista de especies amenazadas como lo es el Puma Chileno (Felis concolor) y el gato huiña (Leopardus guigna). En base a esto esta medida tampoco parece ser la mejor alternativa y sin lugar a dudas se hace imperativa la generación de otro tipo de herramientas que contribuya realmente de forma estable a los productores de ganado.
Podría seguir entregándole algunos argumentos para explicar que esta ley es solo “CIRCO PARA EL PUEBLO”, es solo la forma más rasca, sencilla, y cómoda que tiene el Gobierno de remediar un problema que está a la fecha subvalorado, donde muchos hablan y discuten, pero pocos buscan realmente soluciones.

Marcela

13 de febrero

La verdad que lo único que me gustó de tu nota fue:
que la oposición sea total y consecuente…

Sería genial que NO EXISTIERA LA CAZA…pero el hombre es tan poquita cosa que ni siquiera sabe lo que es la RESPONSABILIDAD.

Francisco Carreras V

13 de febrero

El columnista escribe con desconocimiento total del mundo animalista. Los animalistas no se oponen exclusivamente a la caza de perros, sino de todas las especies animales. La mayoría somos vegetarianos o veganos, rechazamos la existencia de zoológicos, circos con animales, experimentación con animales, ni espectáculos en que se les utilice. No existen algo así como una especie de perros salvajes en Chile (algo así como lobos o hienas, pensará el columnista?). En efecto, estos canes no comparten ningún tipo de fisonomía común. Son en los hechos perros abandonados asilvestrados. Se organizan en jaurías? Sí, da la casualidad de que se trata de la forma de organización más antigua de los perros, previa a su domesticación. Propone el columnista que se acaben las bandadas, las manadas o los cardúmenes también. Pero lo más curioso de todo es la justificación supuestamente ambientalista de la caza de perros. Es poco honesta, porque el decreto se genera por la acción de agricultores no preocupados de las especies endémicas, sino del ganado (sí, especies igualmente exóticas que fueron introducidas para el consumo humano y de cuya producción industrial en plantas de cerdos, aves y vacuno no es en absoluto sustentable). No hay mención de este hecho por parte del columnista, naturalmente. Luego, que una especie endémica esté en peligro de extinción por la acción de depredadores, es responsabilidad (en el sentido ético del término) de estos últimos, o de los humanos que dieron lugar a esta situación? Por qué se le da un barniz de ambientalismo a la muerte violenta de animales, en función exclusiva de que éstos son exóticos a un ecosistema? Es esa violencia sustentable? Es lógico, es humanitario, por un lado, aparecer abrazando a una foca en el ártico para recolectar fondos para una campaña ecológica y, por otro, exigir bala a cualquier animal que no pertenece a un ecosistema? La abierta contradicción que se presenta entre cierta versión indolente del ecologismo y el animalismo, es que los primeros conciben los ecosistemas como espacios a-históricos, pero les cuesta ver ecosistemas en las ciudades, en lugares en que habitan comunidades humanas. Y aquellos animales que viven en compañía del ser humano, como perros, gatos, caballos, ganado no merecen ninguna consideración porque su culpa es ser descendientes de animales introducidos. Y como no merecen consideración, vamos a entonces a pasarles bala sin más. Un hecho sintomático de este tipo de ecologismo es que la mayoría de sus cultores no son vegetarianos. Lo suyo son los paisajes vírgenes, aunque estos pertenezcan a poderosos agricultores, o aunque se trate de una reducción ínfima que justifica el daño mayor que causan las mineras que pagan estos servicios.

Rouviere

13 de febrero

Tu definición de animalismo es irrelevante: el grupo de gente reclamando histéricamente en defensa específica y únicamente de los perros se identifican a si mismos como Animalistas, asi que en eso consiste el “movimiento”. Si fuera requisito tener un mínimo de consecuencia no habría animalistas, porque mientras defienden perritos la abrumadora mayoría no tiene problemas en usar insecticida o matar arañas de rincón. Para que señalar que tampoco son veganos.
De todas formas, “animalismo” ya es defender la vida animal por sobre otras formas de vida como la vegetal, lo cual no tiene ninguna lógica.

ana saez vasquez

13 de febrero

Estoy en total desacuerdo con el exterminio de estas mascotas,es lo más criminal que están por hacer,me niego totalmente a esto,porqué significaría la extincíon de muchas otras animalitos

paulina

20 de febrero

Bengan a buscar a un perrito que esta en herra con yacharcillo y las moscas se la estan comoendo bengan rapido y esta herido

Gonzalo

18 de febrero

La mayoría de la gente que alega por los “pobres perritos” ni siquiera leyó el texto, lo que demuestra su pobreza cultural y nula comprensión lectora. No vale la pena discutir con ellos, sería rebajarse a su nivel.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena