#Educación

Usted, dígalo bien: Los profesores tienen la culpa

38 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Y cómo los profesores tienen la culpa, hay que castigarlos. Partamos con precarizar su profesión. Instalémosle más y más pruebas estandarizadas para “medir” lo que los empresarios quieren y lo que los bancos mundiales pregonan con sus bolas mágicas futuristas.

Si. Dígalo fuerte y claro. Siga la corriente global de occidente y écheles la culpa a las y los profesores. No se preocupe de los políticos, los académicos o los empresarios. Ellos sólo buscan el bien del país. Todo lo demás, lo malo que le ocurre a la sociedad, es culpa de la mala educación de nuestros hijos y de nosotros mismos. Y todo eso es culpa de las y los profesores.

No importa lo que haya ocurrido. Si su hijo o hija peleó en la escuela: culpe al docente. Si su hijo o hija llegó llorando, la profesora tiene la culpa. Si a los niños les fue mal en el SIMCE, los profesores son de mala calidad y hay que despedirlos. Si unos imbéciles patean a alguien hasta matarlo sólo por ser gay, es culpa de la educación, y por tanto, culpa de los profesores. Si de repente, una organización internacional paga por desarrollar mediciones estandarizadas, y le dicen que su país está “atrasado” en ciencias, matemáticas y lenguaje, usted dígalo bien: los profesores tienen la culpa. Si a alguien desde la oficina de un ministerio se le ocurre armar una prueba que nadie conoce para ver cómo andan los egresados de pedagogía, y ve que todo está mal, adivine… los profesores tienen la culpa.

Y cómo los profesores tienen la culpa, hay que castigarlos. Partamos con precarizar su profesión. Instalémosles más y más pruebas estandarizadas para “medir” lo que los empresarios quieren y lo que los bancos mundiales pregonan con sus bolas mágicas futuristas. Privaticémosles sus lugares de trabajo, para que puedan ser despedidos si sus estudiantes no hacen lo que los empresarios y políticos quieren. Eliminemos sus redes de trabajo y colaboración mediante el ataque y desprestigio constante a sus organizaciones colegiadas. Paguémosles por el mérito de seleccionar a sus estudiantes y no por el mérito de su pedagogía. Pongamos directores tecnócratas que puedan despedirlos a diestra y siniestra de sus trabajos. Hagamos que los culpables de todos los males de la educación en la sociedad estén preocupados más de conservar sus trabajos, pagar sus deudas universitarias, y cualquier otra preocupación mundana como todos nosotros tenemos, antes que preocuparse de que los niños y niñas del país aprendan lo que esperamos que aprendan. Castiguémosles, porque las y los profesores son unos privilegiados, que sólo se preocupan de su bienestar y no del progreso del país.

Los invito a hacer que las preocupaciones por la calidad de la educación sean simplemente cambiar a los profesores por otros “mejores” que puedan subir tal o cual desempeño en tal o cual prueba estandarizada. Los invito a mirar la educación y su calidad con el simplismo de la lógica lineal de los tecnócratas. Porque evidentemente no hay problemas en el trabajo que sean culpa de la codicia empresarial. No hay evidentemente problemas en la segregación social, económica y territorial que vive el país que sean responsabilidad de la legislación impuesta por los políticos. Y por supuesto, todos esos problemas sociales se olvidan cuando los niños entran obligados a las escuelas y salas de clases. Ahí todo es neutro, y por lo tanto, la o el profesor es quien manda y causa los problemas. No hay problemas sociales que no sean causados por políticos o empresarios. Ellos lo hacen muy bien aunque no les entendamos. Lo estamos pasando muy bien en Chile. Todo el que lo esté pasando mal, ya sabe: culpe a las y los profesores.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Gisela

12 de mayo

Por fin alguien dice la verdad. Hoy día es bien fácil culpar de todo a los docentes de este país, de esta forma. políticos, gobierno , “expertos en educación” y padres se lavan las manos, total “la culpa de todo lo malo es el profesor”.Cuando se está en la vereda de enfrente, es fácil criticar, pero muy distinto es cuando se está en una sala de clases,con un promedio de 35 alumnos,especialmente de colegios municipalizados,donde más de la mitad del curso tiene problemas de aprendizajes,de disciplina,sociales ,etc.y se les mide con la misma vara que a los particulares, subvencionados o colegios donde se discrimina por disciplina o notas.
Por otro lado, si quieren que a los alumnos se les entregue una mejor educación, entonces que al docente se les entregue el tiempo necesario para que pueda preparar sus clases, preparar sus evaluaciones y un sueldo que les permita,año a año especializarse.
Hoy día, los profesores, trabajan presionados por las autoridades,por los padres,por los medios de comunicación. De esta forma es difícil enseñar, por mucha vocación que se tenga.
Por último, el profesor es como el DT de un equipo de fútbol. Si pierde un partido, es culpa del DT, pero si gana es porque los jugadores son buenos. Si a los alumnos les va mal en el SIMCE o PSU, es porque el profesor es malo, pero si le va bien, es porque los alumnos son buenos. ¿Cuándo es el reconocimiento al docente?.Nunca, porque alguien tiene que pagar por lo que no hace la autoridad y los padres

13 de mayo

Recojo lo que dices. Culpar a los profesores es gratuito y fácil. No hay costo para nadie en culparlos. Creo que se necesita reconocer más el trabajo docente, pero de forma decente. Eso quiere decir, darle poder de decisión en los procesos educativos nacionales, y no llamarlos sólo para mostrarlos en las fotos de diarios y reportajes de la tele como “profesores ejemplo”. Se necesita más participación política seria de las y los profesores en la institucionalidad educativa.

13 de mayo

Excelente. Este ha sido mi punto de vista. Y mi ‘atravesamiento’, con la fundación Educa 2020, es que subliminalmente, creen que los prodesores son mediocres, poco inteligentes, poco preparados; que hay que medirlos y fiscalizarlos…..y no creo en eso…
Tal como dices, se está pensando, que se deben cambiar los actuales profesores, por “otros mejores”……y creo eso es lo que postula la fundación 2020, que se mete en un asunto de la Educación y, al parece, como voluntarios, no tienen ningún profesor…¿otros profesionales, pueden decir cómo se debe enseñar?…pues ¿qué les parece que los profesores fiscalicen a los ingenieros a los que se le caen edificios? ¿a los médicos que se les muere un paciente por negligencia? ¿a los ingenieros gerentes que quiebran empresas?, Pongo por caso, el ingeniero que cuasi hizo quebrar a Editorial Universitaria, que ha perdido casi todos sus activos y sucursales, por culpa de un ingeniero comercial pelota…..
Aplaudo tu artículo y que se divulga lo más posible.

13 de mayo

He seguido el trabajo de la fundación Educación 2020 desde que comenzaron a hacerlo público, y comparto muchísimas críticas a su trabajo. Si bien son un centro de recursos sobre la discusión educativa de la élite, les falta muchísimo por incluir las voces de la pedagogía y sus procesos. En eso creo que se basa la debilidad que finalmente permite plantearse válidamente preguntas como las tuyas respecto a quién, si es que, debe fiscalizar el trabajo docente.
Saludos.

14 de mayo

Estás insinuando que la mediocridad de la carrera docente no es el problema de la educación chilena. Porque a eso apunta Educación2020, no a buscar culpas individuales

13 de mayo

Mi pregunta, es ¿por qué se tiene a Maripo Waissbluth como experto en educación, si el es PhD en Química? ¿Por qué si nunca ha enseñada en una escuela básica o liceo? ¿por el mero hecho, de que fundó una organización para mejorar la Educación y tiene buenas intenciones?. Yo considero que en muchos aspectos, hay cosas obvias de hacer, pero en otras están desfocados sobre los procesos de enseñanza, de dónde está la madre del cordero.

13 de mayo

Yo no espero desacreditar las voces de otros campos disciplinares cuando hablan de educación (yo mismo estudié química y luego me dediqué a estudiar educación). Lo que me molesta profundamente es el desprecio arrogante y ciego sobre la discusión pedagógica, y que es casi orgánico en muchas profesiones “poderosas”.
Es fundamental que la pedagogía y los procesos pedagógicos encuentren defensores fuera de los docentes mismos, pero creo que, como tu bien señalas, se requiere más que buenas intenciones. Se requiere un proceso básico de integración al trabajo docente, con apertura de miradas y con grados de empatía crítica que yo no veo en muchos de los expertos que pueblan la discusión educativa.
¡Saludos!

14 de mayo

Estoy de acuerdo, pero creo que los Profesores deben hacer un examen acabado y completo de como ejercer su Profesión. Los profesores no son los únicos culpables de la mala educación pero si no logran ser, como Gremio, LA SOLUCION DEL PROBLEMA, seguirán sintiendo el dedo acusador sobre sus cabezas.

14 de mayo

Estoy de acuerdo, y creo que el gremio ha sido parte importante de la propuesta de soluciones. Pero la arrogancia de los gobernantes y el descrédito creado hacia ellos parece que puede más. Eso es lo que crea percepciones equivocadas sobre todo lo que hace el Colegio de Profesores por desarrollar propuestas a problemas serios, de su profesión, y de la educación en general.

Sergio Peñafiel Jaime

14 de mayo

El gremio y me refiero al Colegio de Profesores ha hecho grandes esfuerzos por el mejoramiento de la educación pero lo ha hecho desde su óptica, defendiendo la educación pública, empobrecida, con miles de profesores a contrata (contratos a plazos fijos por años). Lo ha hecho desde la óptica de una educación liberadora del ser humano y no desde la óptica del mercado. Lo ha hecho defendiendo la profesión docente que ya fue destruida con la municipalización hecha en dictadura. Invito a visitar la página del Colegio de Profesores y a conocer una de sus principales publicaciones, la revista Docencia, donde encontrarán una buena parte de las ideas en que se sustenta su propuesta educativa y pedagógica. Invito a recorrer los múltikples documewntos emanados de congresos de educación y de muchas jornadas de un movimiento de profesores que están ausentes de la prensa solo peocupadas de los resultados y de estudios mediocres como la prueba Inicia, voluntaria y con una muestra muy poco representativa de lo que es el profesorado egresado de las escuelas de pedagogía. Pocos han reparado en la calidad metodológica del estudio porque la prensa y las autoridades han reslatado solo los resultados. Pues bien, las cosas no son como se pintan y no solo por el hecho de haber pasado por al escuela se puede hablar de educación. El dedo acusador es el dedo del mercado, implacable, destructivo, como todo lo que toca defendiendo sus intereses.

14 de mayo

Asumo que esta columna irónica es una apología a los profesores? Es decir, que ellos nunca han hecho nada malo?

Y por supuesto que con esto no nos referimos a los profesores como grupo, sino a los distintos gremios de profesores.

Porque parece ser que efectivamente los gremios siempre han respondido a lógicas particularistas y cortoplacistas que no se preocupan por la educación sino por el estado de sus afiliados.

Es evidente que no son el único ni (quizás) el principal problema, pero por qué debemos quitarlos de la ecuación y dejar de mirar a estos gremios?

Estoy de acuerdo con que muchas veces se crítica a profesores particulares y no se mirá al gran esquema de las cosas, pero en ese gran esquema también está el gremio trabando la educación chilena.

14 de mayo

Empezando y aclarando que no estoy colegiada, pero soy profesora…
Nadie dice que se quite a los profesores de la ecuación, sino que se deje de estigmatizar a los docentes como los causantes de todo lo malo que pasa en educación, ejemplo:
El popular bulling, ¿de quién es la culpa?
De los profesores obviamente, porque se les ha quitado la responsabilidad a los padres de “criar”, es más fácil apuntar a los profesores porque todos lo hacen.
No es el profesor el que ha de enseñar modales, valores y responsabilidad, ese el deber de los padres y/o familia.
El problema de la sociedad chilena es que está fallado a niveles tan básicos que es siempre más fácil pegar al que está en suelo.
O sea, estamos insertos en una sociedad en la que es normal hacer bulling a los profesores, porque somos (a causa de unos cuantos dirigentes gremiales corruptos) los más fáciles de atacar.

¿Quién se atrevería a atacar al Colegio Médico y sus médicos por causa de la mala atención en el Servicio de Salud y listas de espera? ¿Quién ataca al Colegio de Ingenerieros y sus Ingenieros por la mala administración pública?

14 de mayo

Creo que, como lo fácil que es, caes en atacar injustamente al gremio de profesores. ¿Qué significa eso de “trabar” la educación chilena cuando son los profesores los que están todos los días educando en las salas de clases? Y si, es una apología al trabajo docente, y una apología al derecho de defender su profesión y su trabajo mediante las organizaciones que las y los docentes consideren apropiadas. Ha sido el gremio docente el principal crítico de la liberalización del mercado de educación superior, ese que tanto escandaliza ahora a moros y cristianos porque sus egresados son “de mala calidad” de acuerdo a una prueba que nadie conoce.
Antes de llegar y lanzar críticas superficiales al gremio docente hay que comprender su historia, y no solo leer los diarios y lo que dicen todos los “expertos” que hoy pululan el diseño de política académica, y que desprecian a los docentes como si éstos fuesen máquinas que deben trabajar puramente para las necesidades económico-académicas que nadie ha definido democráticamente.

Sergio Peñafiel Jaime

14 de mayo

En realidad no quería votar a favor de este comentario. Lo hice por equivocación. Solo quería preguntarle al autor ¿en qué sustenta sus afirmaciones? ¿a qué gremios se refiere? ¿a qué lógicas particulartistas (si es que existe ese término) y cortoplacistas se refiere? ¿qué sabe de las preocupaciones del gremio, al menos el Colegio de Profesores, por la educación? Sobre preocuparse del estado de sus afiliados, bueno ese es el principal fin de las asociaociones gremiales. Por último ¿de qué manera el grem,io o los gremios como dice el autor del comentario, traban la educación chilena? Si contestara a estas preguntas podríamos debatir en torno a su comentario.

15 de mayo

Lo que estoy diciendo es que tambien es un simplismo decir que no tiene la culpa el colegio de profesores.

Y ojo, no es lo mismo decir profesores que decir colegio de profesores.

Y la verdad es que no estoy haciendo acusaciones puntuales sino diciendo que es posible que los gremios actuen como un cartel: tomando acciones que beneficien a sus miembros y no que beneficien a la educación.

Eso se puede ver en el caso de EEUU (Por ej. en el documental “Waiting for Superman”) que analiza como los gremios se preocupan solo de mantener la estabilidad laboral (o más bien congelamiento laboral perpetuo) que en mi opinión resulta tremendamente negativo.

En lo personal no tengo mucha confianza en el colegio de profesore de Chile. Pero nuevamente lo digo, estoy de acuerdo que el juicio facil a los profesores es inadecuado, pero tambíen lo es la defensa facil de los mismos.

14 de mayo

Te felicito Ivan, muy buena reflexión. Como bien dices, no se trata de sacar a los profesores de la acuación, pero tampoco de considerarlos como la única variable explicativa de los problemas en educación. Eso es una visión simplista que hace más daño a lo que todos dicen querer mejorar.

14 de mayo

Gracias. Ojalá podamos complejizar un poco el tema educativo y darle un poco más de crédito a las y los docentes.

15 de mayo

Estimado Nicolás Díaz,
Sinceramente te recomiendo, como a todos quienes abusan de la atribución de culpabilidad de cualquier cosa contra Colegio de Profesores, que se molesten en revisar un poquito de historia y sean más críticos con la prensa y las autoridades. Por ejemplo, te recomiendo leer la revista docencia, del movimiento pedagógico, y buscar algo de la historia del colegio de profesores que han realizado varios autores chilenos (Ivan Nuñez, o el mismísimo columnista de este medio, Jorge Insunza).
De la misma forma te recomiendo mirar con ojo más crítico las intenciones que hay detrás de las producciones culturales, como el documental al que atribuyes con tanto facilismo el podio sobre la verdad de lo que hacen los gremios de profesores en EEUU. ¿Sabes quién financió ese documental?, ¿Sabes lo que son las escuelas KIP? ¿A cuántos profesores de los sindicatos de profesores se les preguntó alguna opinión?
Yo insisto, sigue habiendo un facilismo condenatorio contra los profesores y sus organizaciones gremiales, que por derecho pueden organizar. Seguir desprestigiándolas con separaciones insustantivas como “profesores por acá” y “colegio de profesores por allá” no le hace ningún favor al asunto de fondo, que es otorgarle importancia a la voz de la pedagogía en la política pública. Aún más, es funcional a la retórica que hasta ahora ha llevado a la educación pública a una crisis, que no es de calidad, sino de sentido y orientación ideológica.

16 de mayo

Pretender que los profesores no tiene culpa a priori tambien es facilista. Ambos lados de la discusión tiene que ser serios.

17 de mayo

Bueno Nicolás, parece que eres uno de los que aprendió a decirlo bien.

17 de mayo

¿Por qué se debe partir de la suposición de que lo que hace el colegio de profesores es bueno para la educación?

Joaquín Barceló

17 de mayo

Evidentemente los profesores no son los únicos responsables del problema, pero es evidente que si son parte del problema. La forma de conocer en que pie se encuentra el profesorado es mediante mediciones (aunque al autor no le guste). El resultado de las mediciones es claro: una parte importante de los profesores no conoce las materias que debe enseñar. También es cierto que la educación es más que enseñar materias… habrá que esperar a ver los resultados de las mediciones en ese ámbito para tener una opinión y a partir de eso poder diseñar una solución.

17 de mayo

no son la parte principal del problema. Si un profesor ve su posicion disminuida porque resulta que a un colegio le importa mucho mas cuantos alumnos tiene para obtener subvenciones que el tipo de profesor que tienen, si no lo respaldan cuando llega el histerico padre que primero golpea y luego pregunta, si no puede reprobar a un alumno que se merece ser reprobado… ¿por que luego le exigimos excelencia y responsabilidades? Los problemas comenzaron cuando los padres se pusieron en el plan de “mi niño se trauma” por lo que ya no se puede reprobar, no se puede enviar a inspectoria, no le puede suspender, no se puede aplicar casi ninguna medida disciplinaria para no traumar al “niño” que en realidad es un delincuente capaz de robar un vehiculo y atropellar a una mujer como hizo la joyita de 11 años hace unas semanas.

Es muy facil tirar los dardos al Colegio de profesores que lleva años exigiendo mas cualificaciones a los profesores, pero ¿no es acaso verdad que despues de años de lucha y cuando consiguieron que no se contratase a profesores que no fueran pedagogos ahora se vuelve a ese vicio? ¿No es verdad que casi toda universidad en este pais tiene pedagogia en la que ingresa cualquier pelagatos que ni siquiera ha obtenido 200 puntos en la PSU? Mucho quejarse que el resultado de las mediciones muestra profesores mediocres… pero ¿es que acaso se ha hecho algo para frenar la estupidez de que cualquiera ingrese a pedagogia incluso sin PSU? ¿No es verdad que les han obligado a regir todas sus clases en base al SINCE y nada mas?

No, aqui los profesores han sido victimas, tan victimas como los estudiantes. Victimas de unos padres totalmente ruines que les tiran a sus hijos de 8 a 17 horas al colegio y quieren que salgan un dechado de virtudes sin tomar un segundo parte en el proceso, victimas de unos sostenedores inescrupulosos, de unas municipalidades estafadoras, de un Ministerio de Educacion con ministros mediocres, y de un regimen politico que defiende el lucro.

17 de mayo

Las mediciones son por definición limitadas, tanto para la comprensión del aprendizaje como para dar cuenta de los procesos de enseñanza. No es por gusto que las critico, las critico porque como instrumento no pueden guiar la política pública. Los arquitectos no son juzgados por cuánto miden sus ventanas, sino por formas más complejas de entender las obras. La complejidad de los procesos de enseñanza no pueden ser registrados con mediciones limitadas, metodológicamente y teóricamente.
Por otro lado ¿cuál es el problema? ¿Quién lo define y cómo? Pareciera que el único problema que tiene Chile hoy en día es darle en el gusto a los empresarios y los líderes de los países “desarrollados” que son quienes mandan todas estas mediciones. Si es así, seguimos en una mala senda, pues las soluciones (es decir, subir puntajes en pruebas estandarizadas) no nos van a generar una nueva ni mejor calidad de la educación.

Hugo Fuentes

17 de mayo

juajauajuajau

18 de mayo

Muy buen artículo Iván, has sintetizado “químicamente” varios elementos que rondan en el histórico desprestigio del rol docente. Sin ir tan lejos, fueron los profesores los que construyeron un movimiento de reforma en los años 20, 50 y 70, y fueron parte importante de la lucha por los derechos a la educación. Para mi la laguna profunda y oscura del 73-90 sepultó el avance acelerado del profesorado en su construcción como agentes de cambio y altamente calificados, por una precarización y mercantilización de la formación. La multitud de programas de pedagogía hablan de esta falta de exigencia de requisitos para formar profesoras y profesores en Chile. Creo que las históricas facultades de educación, y varias de las nuevas, pueden constituirse en un centro de elaboración de propuestas y acciones fundamentales; el Colegio de Profesores por su parte tiene mucho material trabajado, y debe recuperar un liderazgo en el debate pedagógico, que además integre la fragmentación que viven los docentes en las escuelas chilenas hoy. Los demás actores, nos debemos poner al servicio de este debate de quienes me parece son los principales implicados, las responsabildades son múltiples, pero confío plenamente en que las comunidades escolares y los actores sociales pedagógicos pueden construir las souciones, soluciones que se han extraviado muchas veces en las derivas tecnocráticas.

Marcela Cubillos

18 de mayo

Excelente artículo, salir de la ignorancia se logra con educación y los alumnos no se educan solos.

ahínomás

18 de mayo

a pesar de que llevo poco más de tres años en este mundillo, pucha que me sentí identificada como profesora, es verdad :/ todo es nuestra culpa

toniomirez

22 de mayo

Buena! hacía tiempo que no leía algo que me interpretara tan bien… es lo mismo que vengo pensando desde hace mucho. Pero en el fondo la culpa es de los profes… somos culpables de no haber parado el carro a tiempo a miles de políticos, periodistas, opinólogos, tecnócratas, viejas cuicas, pelotudos de todos los calibres, imbéciles y estúpidos a granel que lo único que han hecho a sido pasar por un colegio para luego dictar cátedra en educación… la culpa también es de nosotros!

Alejandra Basilio Rodríguez

02 de abril

Increible nota, pero desafortunadamente vivimos en un país en donde lo que se busca en la mayoria de los casos es culpar a alguién y en este caso con respecto a la educacion se acusa constantemente a los docentes. Mi pregunta es porque no van realmente a las escuelas rurales a las escuelas de la ciudad y descubren detenidamente las necesidades de muchos alumnos y docentes que deben improvisar y diseñar miles de estrategias para enseñar a un alumnos que llega sin comer, golpeado, y miles de cosas más, claro eso no lo mide una evaluacion de ENLACE, ni ninguna otra, porque el docente solo debe saber los miles de articulos, formas de enseñanzas, usar las TIC donde ni siguiera hay bancas y sin embargo ejerce su labor. Pero desafortunadamente muchos estamos en el barco pero pocos realmente nos comprometemos. Luchemos por ser mejores cada día y por demostrarr lo grande que es ser docentes (Soy maestra de escuela Rural con gran orgullo)

Alejandro Chefaz

03 de junio

La verdad es que es muy complicado que a la luz de los acontecimientos de los últimos tres años, en donde el tema de la calidad de la Educación ha ocupado grandes espacios en la comunicación colectiva de este país, tema solo superado por el terremoto, por los treinta y tres mineros atrapados y por la muerte de Felipe Camiroaga y sus amigos en Juan Fernandez.
Desde que Piñera asumió el poder, o la presidencia de Chile, la “cuestión educativa” ha sido el tema más hablado en La Moneda y en todos los medios de comunicación masiva. En su primer intento como Ministro de Educación Joaquín Lavín demostró desde un principio que su estilo sería el uso del “botón de pánico”, sistemáticamente y en forma diaria se insistió en que la educación “heredada” de la Concertación estaba en crisis, que en los colegios de Chile solo se aplicaba las peores estrategias, dolor y abusos sexuales a los niños, adoptó el bulling como el mejor concepto que representaba la nueva forma de relación que se estaba no solo dando desde los niños y jóvenes, sino, que prácticamente era fomentado por los propios docentes y directivos en los colegios. Desde la perspectiva de centros de torturas, Lavín, también se encargó de denostar la labor docente presentando cada dos días pruebas irrefutables de que los profesores que atendían a nuestros hijos eran lo peor de la sociedad profesional chilena. Incluso, en varios programas de nuestra cada vez más burda televisión, manifestó a todo el país que los futuros profesores, refiriéndose a todos los jóvenes que se estaban formando en las escuelas pedagógicas de la universidades chilenas, eran seres humanos de baja calidad intelectual incapaces de alcanzar los estándares mínimos para ser referentes educativos y formadores, información filtrada a los medios de comunicación luego de los resultados de la prueba “experimental” INICIA que se les aplicó a los alumnos de las escuelas de pedagogía de universidades principalmente particulares. Importante para el análisis es que este instrumento, aún ahora en diciembre del 2012, no es un documento oficial del Estado Chileno y sigue siendo de carácter voluntario tanto para las instituciones como para los alumnos.
Otras de las alarmas hacían referencias a los establecimientos municipales de educación, luego de hacer mucha bulla y mostrar en los medios los “graves daños que se estaban haciendo a los niños y jóvenes en estos centros”, Lavín y su equipo presentaban en un tiempo record la solución, incluso más rápido que los modelos educativos más exitosos que ha tenido la humanidad entera. Diariamente y en todos los programas de noticias y de análisis hubo uno o dos temas relacionados con la “problemática educativa”, la presencia de Lavín en las pantallas llegó a superar en un 120% a las realizadas con el propio Presidente de la República. Los profesores se convirtieron en los “Chivos expiatorios” de los poderes fácticos, y la Educación en el instrumento de propaganda política más efectivo usado por los conglomerados. Ya basta de dejar que esto siga ocurriendo, los docentes deben crear espacios e instrumentos de defensa y fortalecimiento, el Colegio de Profesores está obsoleto y politizado, a los gobiernos de turno les interesa “un comino” los docentes, para la sociedad común son invisibles y es más, es tan absurdo y descarado todo este circo que al investigar científicamente el concepto de calidad no se aplica a la Educación en un país.
Yo propongo crear una editorial del profesor independiente, contestatario, apolítico y científico. Sí, estoy de acuerdo que existen personas con título de profesor que presentan graves problemas de competencias pero la culpa la tiene el Estado.
Estoy dispuesto a crear la voz de la docencia, de lo contrario la profesión va a desaparecer. (arte.escuela@hotmail.com)

Victor Cid Jara

12 de julio

Por fin creo no estar solo en esta forma de ver el problema, la solución, la actividad y en el fondo, la vida del profesor. El problema es lo que tú dices: el profesor es el culpable, porque las “soluciones” a la educación las toman gentes que nunca han estado frente a un curso haciendo clases. Con todas las limitaciones que puedan tener, nunca se ha considerado a las organizaciones de profesores. Lo concreto es que seguimos con 44 horas de contrato y 44 horas frente a curso y nos exigen responder a las pruebas standard para el mercado, las planificaciones, las pruebas, las notas, las guías, etc… hasta cuando

Dilbe Campos

13 de julio

Comienzo mi primer día de vacaciones y me desveló desde las 6:30, pensando en todo lo que debo hacer en la escuela al regreso de estas, y por supuesto en casa lo primero es ver el correo para ver que pasa. Interesante reflexión de lo que pasa con las politicas educacionales , pero le falto pensar que si los niños están obesos, si no hacen actividades físicas también es culpa de los profesores.
Dilbe.

Mauricio

24 de julio

Mis felicitaciones Iván. Tu columna es de precisión quirúrgica y, no obstante estamos de acuerdo que el problema en educación hoy es multifactorial (que hay docentes espantosos es un hecho como también los hay notables y esforzados) creo que los profesores – lejos de tener que ser beatificados – no pueden permitirse ser continuamente manipulados por siniestras políticas del Estado Subisdiario y su tropa de tecnócratas educativos. A modo de contribución, a estos últimos personajes y sus diversas estrategias de manipulación les dedico la siguiente…

Carta Abierta a los Fariseos:

¿Cómo es que la mayoría – si no todos – de los mejores profesores y los más preparados académicamente en algún momento ABANDONAN el aula, desertan de la escuela?
El GRAN problema no es cautivar a los mejores puntajes para estudiar pedagogía, si no CÓMO una vez egresados los retenemos dentro del sistema. Y, claro, muchos de ellos desertan por los bajos sueldos y, en su defecto, para proseguir estudios de postgrado para luego realizar una labor académica vinculada exclusivamente a la investigación educativa y/o docencia “superior”. Bien por ellos. Sin embargo, el ámbito de la educación no se sostiene sólo con la investigación, ámbito en el cual se prepara un magister y un doctor, como a la paz mundial y la justicia social no le bastan los padrenuestros del Vaticano.

Seguiré creyendo que una de las más importantes variables que influyen en el descalabro de la calidad de la educación hoy, es que precisamente los EXPERTOS no están en las aulas. Si incluimos dentro de los auto-proclamados “expertos en educación” a un número creciente de sociólogos, sicólogos, filósofos y, últimamente, ingenieros (con la excepción, claro está, del simple maestro de escuela que, al parecer, NO es experto) la pregunta que surge es – si les importa tanto el tema de la educación – ¿por qué no cursan ellos algún pregrado en pedagogía e intervienen directamente en el aula? Pienso que debe existir un mínimo de coherencia entre lo que se predica y lo que se practica: nadie podría dar fe de un médico que quizá nunca más tomó un bisturí y, sin embargo, dicta cátedra de cómo se debe realizar una cirugía mayor. ¿por qué tenemos que aceptar eso en el ámbito educativo ? En mi opinión esto resulta, por decir lo menos, IRRISORIO E INADMISIBLE.

A título personal, debo reconocer que en la actualidad, tengo un magister en Educación (amén de haber realizado un perfeccionamiento en España sobre Didáctica en mi especialidad) y, además, trabajo en jornada parcial como docente – ya por 20 años – en la formación de pregrado en una universidad regional; pero también me llena de orgullo el hecho de no haber dejado la escuela, el trabajo de aula, hasta el día de hoy. Compatibilizao perfectamente ambos escenarios: el escolar y el académico, es más: me retroalimentan como profesional.

Resulta lamentable comprobar, una y otra vez, cómo en el campo de la educación y de las políticas educativas abunda hoy tanto fariseo¡¡¡

Un educador

Gaby Lazo Calle

26 de julio

Me encanto el comentario tiene mucho de cierto .Sigan adelante
Gaby

Berta María Espinosa Vásquez

19 de agosto

¡¡¡¡ Geniaaaaaaaaaaal Iván Bloguero !!!! La pura y santa verdad.

Isis Maldonado

21 de agosto

Lamentablemente cuando la educación se consideró que iba cuesta abajo no se tomaron en cuenta los multiples factores que así lo permitieron. Comenzó el desprestigio para los profesores que como en todo hay unos excelentes y otros que no lo son tanto.Primero empezaron a decir que el modelo de la educación pública era mala, que no se debía hacer esto y lo otro, que memorizar era pésimo, que qué importaban los hechos históricos, estabamos en otros tiempos, ya no se necesitaba aprender a coser, a cocinar, que las labores eran cosa del pasado, se terminaron las escuelas de padres que en algunos lugares alcanzaron a funcionar timidamente. Cambiaron las metodologías de aprendizaje, han llenado de libros y tareas a los niños, la jornada se alargó para que ellos hicieran las tareas en el colegio y tuvieran actividades extraprogramáticas y pasaran el resto del día contentos y felices en la escuela para que cuando llegaran a su casa compartieran con sus padres que retornaban del trabajo, pero en cambio llegan a sus casa a hacer tareas, los padres y los niños terminan acostandose agotados y muchas veces enojados y gritoneados, porque los papás tampoco entienden las nuevas metodologías. Algunos tratan de enseñarles con el “método antiguo” y queda el descalabro, para el niño lo que dice su profesor es sagrado y se debe aprender como él dijo. Ahora vemos que ninguno de nosotros tuvo trauma por aprender de memoria las tablas, las formulas, los paso a paso, hacer filas y ser semaneros. Cuando los expertos, muchos de ellos pensadores, filósofos, sicólogos, ingenieros de la educación, personas extraordinariamente idealistas y bien intencionadas, y que con los resultados de sus investigaciones han publicado como debe hacerse esto y lo otro, vemos que no se ha logrado mucho. Una cosa es hacer clases poe ejemplo en una escuela o liceo de alto riesgo y otra en un colegio particular de exelencia. La segregación ha sido un factor decisivo y destructor.Yo me eduque´en un liceo con hijas de destacados profesionales, e hijas de obreros. Es cierto que habían unas más pitucas que otras y otras muy sencillas, pero ibamos juntas y teníamos profesoras inteligentes que propiciaban los momentos de conversación. Creo que la educación se demonizó. ¿Porqué no se ha simplificado la educación? Basta de tanto texto. Llevan mochilas que pesan a veces 10 kilos y que ya están generando problemas serios de columnas agregando a esto las horas de computador y juegos. !Dios mío salvanos de los expertos y permite que las escuelas y liceos vuelvan a ser un caudal de aprendizaje¡
iván, Felicitaciones por la página

12 de octubre

Cuando le preguntaba a la profe si podiamos hacer otra cosa mas entretenida de aprender ella me decia.. no se puede el ministerio de educacion nos dio la lista de todo lo q hay q hacer este año y no puedo hacer nada contra eso. :$ nunca me enseñaron que decir en una entrevista de trabajo. Ellos siempre maestrandote a que vallas a la universidad y nada mas que eso… no me enseñaron nada .. menos mal que ya cumpli condena y ahora soy feliz ocupando mi tiempo en algo productivo que el colegio no me enseño.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

La coherencia y la cohesión han estado ausente en la dirigencia del FA. No han tenido la coherencia para permitir que los militantes de base designen las candidaturas a diputados en los diferentes distritos.
+VER MÁS
#Política

¿El veto a Mayol es congruente con la renovación de la política?

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile