Entrada en Educación
243
Difunde: Whatsapp

¿KidZania un juego de niños?

543748_394203200626034_1859624790_n

No es inocuo que una ciudad que busca ser una fiel réplica de la realidad funcione exclusivamente sobre la base de la producción y el mercado. En KidZania todo se compra y se vende, pero no hay gobierno, ni aparato público, salvo la policía y el juzgado, que persigue y castiga delincuentes. No hay hospital ni consultorio, sino Clínica Alemana, donde solo nacen guaguas –muñecas- rubias y de ojos azules. El mundo en KidZania viene dado: se aprende, aprehende y explora, pero no se cambia.

La primera vez que escuché hablar de KidZania me imaginé algo así como “Mundo Mágico 2.0″.  Después de varias explicaciones, entendí que parecía asemejarse más a un juego de roles con escenografía premium, a un Metropoly de carne y hueso, o a un Reality Show sub 15. Las descripciones que escuché hacían que cada vez me gustara menos la idea de que mis hijas fueran a ese lugar.  Hasta que, hace pocos días, se produjo una discusión entre quienes defendían a la singular “ciudad”, argumentando que era una entretención inocente, y quienes criticábamos que a través del juego se promoviera sin contrapeso alguno el consumo –marcas reales incluidas-, y la réplica sin cuestionamientos de un modelo económico y social del mundo real que evidentemente está en crisis.

Pero cierto es que todas estas críticas eran apartir de los relatos de otros. Entonces, y luego de múltiples ruegos de mi hija mayor, acepté romper el Tabú y llevarla junto a su íntima amiga a la ciudad innombrable, con la condición de luego hacer una”tarea”, y conversar sobre lo que vieran, escucharan e hicieran. La misión era ir a jugar y recorrer, pero con los sentidos despiertos. Aceptaron, evidentemente, más que encantadas. La idea era no prohibirles ir, sino, como lo hacemos con la TV, acompañarlas para que, sin dejar de pasarlo bien y jugar, tuvieran una mirada crítica sobre este verdadero reality show. En otra columna les cuento cómo nos fue con la tarea de las niñas, pero les adelanto que se entretuvieron menos de lo que ellas mismas esperaban. Por ahora va mi experiencia.

Al llegar, nos encontramos una breve pero decidora declaración que explica que niños y niñas, “cansados” del mundo adulto decidieron formar una nación donde, cito: “ser, saber, cuidar y jugar se convirtieron en sus derechos”. Fuertes  afirmaciones para quienes pensamos que somos los adultos quienes debemos garantizar dichos derechos. Que para que se respeten los derechos de niños y niñas, estos deban deshacerse de los adultos, me parece un desafortunado mensaje para un lugar que pretende ser, de alguna manera, un espacio educativo.

Ya entrando, me encuentro con que KidZania es una nación subterránea, sin luz ni ventilación natural. Ahí el tiempo pasa lento, no oscurece ni amanece, el techo está pintado de azul, con nubes muy blancas y todo está iluminado con luz artificial. No vi tierra, no vi verde. Ni almácigos, cultivos de ningún tipo, ni menos agua que corriera por ninguna parte.

En KidZania niñas y niños circulan “libres”, son autónomos y tienen la posibilidad de probar diferentes profesiones y oficios, de elaborar varios productos que después se pueden llevar o comer. Es lo que más disfrutan: actividades tipo talleres en las que pueden hacer pan (marca Castaño), elaborar Coca-Cola, Manjarate (Soprole), Trencito (Nestlé),  y otros. Pueden también desempeñarse como periodistas en La Tercera, como médicos en la Clínica Alemana o como técnicos en Entel. Todo tiene marcas reales, lo cual resulta tremendamente atractivo para pequeños y pequeñas que, a esa edad, aspiran a hacer y ser como adultos, y que así sienten que están a cargo en el mundo “de verdad”. Aquí es donde otros adultos me dicen que cuál es el problema con esto, que es una simple entretención, que es ridículo pensar que después, en el día a día niños y niñas, por ejemplo, vayan a preferir las marcas de los sponsors.  Pero eso está lejos de ser  lo que considero más complejo de este proyecto.

¿Qué es, entonces? No es inocuo que una ciudad que busca ser una fiel réplica de la realidad funcione exclusivamente sobre la base de la producción y el mercado. En KidZania todo se compra y se vende, pero no hay gobierno, ni aparato público, salvo la policía y el juzgado, que persigue y castiga delincuentes. No hay hospital ni consultorio, sino Clínica Alemana, donde solo nacen guaguas –muñecas- rubias y de ojos azules.  La “Universidad Nacional de KidZania” no es la excepción y obviamente tampoco es gratuita. En su interior, el afiche que presenta los “valores” que la inspiran dice textualmente:

“Estos estudios te permitirán tener una mejor retribución por tu trabajo, ganando más KidZos (la moneda local), en los establecimientos que tienen relación con el campo de estudio de tu elección. Entre más alto sea el grado obtenido, mayor será el beneficio. ¿Qué estás esperando? ¡Estudia una carrera y obtén tu título hoy!”

Lo que importa no es fomentar el aprendizaje grupal, menos el intercambio de realidades diversas, fundamental para la formación de cualquier profesional que quiera tener una mirada amplia y aterrizada en sus temas. La Universidad simplemente consiste en varios computadores frente a los cuales niños y niñas se sientan para absorber quien sabe qué contenidos, dar un par de exámenes y obtener la tarjeta que acredita su título, y que presentarán luego para cobrar un porcentaje adicional en su remuneración.

En KidZania hay automotoras (Hyundai), pero no transporte público.  Menos ciclovías. La basura no se recoge, ni  recicla. Sí hay un letrero de planta de reciclaje, pero no conduce a lugar alguno. Y por cierto no hay parlamento, ni presidencia, alcaldía, esbozo de junta de vecinos ni nada que se asemeje a una institución de representantes. El mundo en KidZania viene dado: se aprende, aprehende y explora, pero no se cambia. En los muros no se ven afiches de campañas de interés público: ni salud, desarrollo sostenible u otra. Sí se pueden ver en cambio anuncios de inmobiliarias o de búsqueda de mascotas perdidas. En definitiva, se ha replicado del “mundo real”, solo lo que el mercado necesita para subsistir. ¿Quién puede decir que es inocente o coincidencia que en la sala de redacción de La Tercera de la ciudad, esté enmarcada y a la vista una portada del diario cuyo titular dice “Pronósticos Económicos para Chile mejoran por crecimiento record”?

Niños y niñas se divierten muchísimo, y era que no: luego de pagar la entrada que cuesta $8.900, tod@s quienes acceden son”libres e iguales” para emprender, gastar, ganar, ahorrar, invertir. Los “no iguales” ya quedaron fuera y los iguales van y vienen entre diversas ocupaciones sin considerar ningún desafío ni tarea colectiva. No hay pobreza, no hay contaminación, no falta el agua, no sobra el CO2.

Supe que en la semana KidZania recibe escolares. Y pensé que eso valdría la pena si quizás esta misma metodología e infraestructura (que funcionan muy bien para los fines propuestos), se usara para formar no solo consumidores, sino ciudadanos y ciudadanas. Me gustaría ver a niños y niñas canalizando su creatividad y expresando sus anhelos en campañas con propuestas para llegar al parlamento o Consejo Municipal. Si junto con la actividad comercial se replicara también la vida de barrio, la convocatoria a actividades deportivas, u otras iniciativas colectivas. Algunos me dicen que eso es aburrido. Yo no creo, no lo era para mí siendo niña, al menos. Otros más crudos me dicen que para qué, si finalmente es cierto que el mercado gobierna al mundo.

Pero si esto último es cierto, con mayor razón me parece que KidZania es una forma burda de lo que pensadores como Theodor Adorno definieron como Industria Cultural, donde, bajo la excusa del entretenimiento se naturalizan realidades que son construcciones culturales que favorecen a quienes detentan el poder político o económico.

Para terminar, una breve pregunta a quienes, después de todo lo dicho, todavía defienden a KidZania como un pasatiempo neutral o inocuo: Si en Cuba se levantara una infraestructura similar, y la ciudad replicara el funcionamiento e instituciones de la isla para que niños y niñas jueguen y conozcan el mundo adulto, ¿les parecería igualmente un pasatiempo inofensivo? Les dejo la inquietud.

——

Fuente de fotografía 

Comentarios

Ordenar comentarios por:
Gabriel Chacón

20 de agosto

Qué buena reseña para quienes no tenemos hijos. Era peor de lo que pensaba Kidzania. Qué lamentable que existan lugares donde la entretención sea la valorización del capitalismo. Y, desde la vereda de los defensores del capitalismo, qué poco visionarios fueron al crear un templo a un sistema que se está desmoronando a la misma rapidez que su ambición.
Ojalá que cuando tenga hijos no alcancen a conocer un espacio tan innecesario y dañino para el crecimiento de un niño.

20 de agosto

Muchas gracias Gabriel. La idea fue justamente proponer una mirada crítica a como se llena de un contenido parcial un “juego” e infraestructura que al ser temendamente atractivo para niños y niñas, es una herramienta de socialización, que en cambio bien utilizada podría generar grandes aportes. Saludos

Patricio Quiroga

21 de agosto

Al contrario, el problema es que fueron muy visionarios.

20 de agosto

Concuerdo plenamente con el análisis y el juicio. Me surge una inquietud ¿cómo se financia esta ciudad? ¿Habrá fondos municipales? ¿Las empresas rebajarán impuestos por considerar esta inversión como donaciones culturales o con fines educativos? Como para averiguarlo…

20 de agosto

Tal cual, esa información debiese ser pública.

Dravez

09 de julio

Estimado

Por eso las marcas, pues. Se fiancia con los cobros por publicidad

Rodrigo Maragaño

20 de agosto

No defiendo Kidzania, ni siquiera he llevado a mis hijos aún, por lo que no lo conozco y solo tengo las referencias que me han dado o he leído como acá.

Yo creo que no se le puede pedir a cada entretención para niños ser además educativa, es labor de los padres ser la voz consejera y orientar a sus niños en temas valóricos.

A mi parecer, es el ejemplo de sus padres la mayor influencia de los niños. Recuerdo las críticas a los juegos de video, los dibujos animados japoneses y así una larga lista de cosas que los adultos de ese entonces consideraban nocivas para la formación de un niño y que en realidad, al menos aparentemente, no resultó ser tan así.

Me parece muy bien y aplaudo a los padres con consciencia que educan y orientan a sus hijos a lo largo de cada experiencia en su vida, yo trato de hacerlo y no es tarea fácil. Pero me preocupa cuando quienes transitan por la vereda opuesta al conservadurismo típico de nuestro país tienen la misma actitud que critican.

No creo que el tema en discusión es si Kidzania entrega o no una experiencia enriquecedora para nuestros hijos, sino el decidir si es un lugar en el que nos gustaría visitar con ellos y de ser así si estamos dispuestos a discutir la experiencia tal como lo hizo quien escribió este artículo.

Esa al menos es mi opinión.

Saludos!

20 de agosto

Muchas gracias Rodrigo. Estoy de acuerdo en que no toda diversión debe transformarse en herramienta pedagógica, pero de alguna manera KidZania se promueve como tal. Por ejemplo, se organizan idas de colegios y desde mi punto de vista no es lo mismo ir a una piscina o a la Granja Aventura que a este espacio. Sería muy interesante saber cómo se usan pedagógicamente las visitas, si se hacen guías de trabajo o comentarios y reflexiones sobre la experiencia. Saludos!

Javier

20 de agosto

Rodrigo, Kidzania explota comercialmente el valor educativo de lo que ofrece. Entonces no solo es sano, sino necesario, evaluar su propuesta a la luz de los aprendizajes que ocurren en su interior:

http://www.kidzania.cl/colegios.html

Saludos.

22 de agosto

La educacion de los niños NO es tarea exclusiva de los padres, esta es una cuestion muy transparente. Si lo contrario fuera verdad, entonces los padres tendrian que ocupar el rol de los profesores y del ejemplo social de la comunidad.

El gobierno cumple una labor fundamental en esta tarea, ya sea con los programas dedicados a la educaion y entretencion, asi como con la regulacion de lo que debe o no ser ofensivo.

A esto se suma el factor nunca bien ponderado de cuanto tiempo disponen los padres, cual es el nivel educacional de ellos y sus recursos.

Con estas variables a la vista, NO veo absolutamente ninguna perspectiva positiva de la nueva empresa dedicada a la seudo-educacion de los hijos.

No entiendo, como un gobierno puede llegar a pensar solo en admitir una forma tan burda de hacer pasar una idea asi, como cultural o educacional.

Mas aun, lo mejor que podria suceder, es que esa empresa se arruinara y cerrara sus puertas.

Los colegios, institutos y universidades necesitan con urgencia recursos… y donde estan?

Carolina Palacios

29 de mayo

Hola, en lo personal si pienso que los video juegos, han contribuido negativamente en los niños y niñas, primero porque muchos de ellos son excesivamente agresivos y sangrientos y segundo porque es mas facil para los padres tener todo el rato al hijo/a en el video asi no molesta con la inquietud propia de su edad, pero cuanto perdemos de ellos dejandolos asi? (Estoy hablando de modo general)

andrea sanhueza

20 de agosto

que buena descripción, me queda clarísimo de que se trata. me parece que toda actividad humana, nos guste o no, es educativa, en el sentido que nos deja una experiencia mala o buena, agradable o no, pero una experiencia al fin.

me muero de curiosidad de conocer la reflexión de las niñas, quedo atenta a la segunda parte!!

Cuca Arriagada

20 de agosto

Absolutamente de acuerdo, la principal fuente de aprendizaje de los niños es el juego, por lo que debemos entender como adultos que ese debe ser un espacio que potencie valores, creatividad, subjetividad. Respetar el mundo de los niños valorando la fantasía, las formas “otras” que tienen de pensar y ver el mundo. TOTALMENTE DE ACUERDO, que pena que se valoren estas inciativas y que no se formulen proyectos que no sean copias, que hablen de nuestra idiosincrasia y que promuevan la integración.

Claudia Sepúlveda

20 de agosto

Si a mí me quedaba alguna duda antes de leer tu texto, ahora menos. No comparto, ni deseo que mi hijo, crezca en una sociedad donde se han olvidado de lo más elemental: del ser humano, de lo importante que es compartir (no vender ni comprar), de preocuparse del otro (no de cuanto tiene para saber cuanto vale), de un medio ambiente limpio y, también, de una educación cívica que permita a todos crecer por igual, en base a sus méritos y no en base a sus bolsillos.

Marc van Overbeke

20 de agosto

¡ Interesante articulo ! Me parece que lo que se fomenta (voluntariamente o no, no lo sé) en esa “entretención” después de todo es 1. El consumo, 2. Olvidarse de la creatividad (que es la que nos permite avanzar cómo humandidad, y eso que necesitamos cada día de gente creativa !!) y 3. El aprender del y con el otro, compartiendo los conocimientos … Saludos.

Magdalena Hurtado

22 de agosto

Totalmente de acuerdo, creo que una de las cosas lindas, importantes y constructivas de la niñez es usar la imaginación y la creatividad para jugar. Pretender que eres cajera de supermercado con las cajas vacías de los alimentos que comieron en la casa, jugar a la familia usando la ropa grande de los papás, inventar un diario con cartulina y recortes de revistas. No me interesa para nada que mi hija juege a la vida “real”.

Ximena Salazar

20 de agosto

María Inés, a mi hija le encantó, y debo reconocer que en lo personal, lo encontré mucho más entretenido de lo que pensaba. Pero, como mencionas sería ideal si pudieran incorporar algunos servicios públicos dentro de este mundo de juego de roles, y mostrarles a los niños que también los médicos pueden trabajar en el Hospital público, y que existen las Municipalidades, el Consejo Municipal, y el Congreso Nacional. Creo que estos actores son los que faltan…

20 de agosto

Totalmente de acuerdo en que hay que partir por casa y predicar con el ejemplo, pero el punto está en que la empresa se autodenomina como un lugar eucativo: Dice su sitio web: “KidZania es un parque único e interactivo, que combina entretención y educación en una misma experiencia, donde niños de 4 a 13 años podrán jugar, explorar y aprender sobre el mundo de las profesiones y oficios, en una ciudad a escala construida especialmente para ellos”. Y más adelante “Este proyecto apunta al concepto de la “Eduentretención” que consiste en que los niños jueguen ejerciendo distintas profesiones u oficios y durante esta actividad entiendan mejor cómo funciona el mundo que los rodea. Adicionalmente, durante este proceso sociabilizan, aprenden sobre trabajo en equipo, a tomar decisiones, adquieren conocimientos sobre los principios básicos de economía y educación cívica, así como a desarrollar la imaginación, fortalecer su autonomía y socializar con otros compañeros”. Y definitivamente lo que yo vi fue otra cosa. Saludos y gracias por comentar!

Nicolás K.

20 de agosto

Después de leer esto me pregunto… ¿De qué estamos hablando?, pero de verdad. Si quisieran homologar un espacio más real, debería haber hospitales con gente enferma esperando en los pasillos, burocracia en los organismos públicos (para cualquier trámite) y para qué hablar de nuestros honorables del poder legislativo y judicial. También mostrar la gente que no tiene suficientes KidZos para vivir y tienen que mendigar…. Por favor, maduremos!!! Esto es un producto como una hamburguesa del McDonalds…. ¿Cómo podría ser de otra forma?. Si queremos educar a nuestros hijos en lo que respecta al consumo, debemos partir por nosotros mismos siendo un ejemplo en el consumo consciente y sustentable. El que esté libre de 4×4’s, Iphones, Nike, McDonalds y Coca-Cola que lance la primera piedra

20 de agosto

Estamos hablando de un lugar donde se supone que los niños “van a entretenerse” pero en realidad van a ser adoctrinados en consumismo. Habria publicidad engañosa, porque se supone que los niños van a jugar un rol (medico, policia, bombero) cuando van a jugar un rol en una sociedad consumista. No capitalista, consumista, que es peor.

Un padre puede no ser consumista, pero el niño no esta encerrado en la casa leyendo libros. El niño va a la escuela, donde le hacen bullying porque no tiene un Iphone, mira a otros niños “felices” porque comen en McDonalds, y no entiende el mensaje, no lo sabe interpretar correctamente. Pobre del niño que hoy no tenga una cuenta en facebook, o que en su casa no haya television satelital, porque no tiene amigos.

Y tu preguntas “¿cómo podría ser de otra forma?” y señalas “debemos partir por nosotros mismos siendo un ejemplo en el consumo consciente y sustentable”…. Pero explica ¿como? En los textos escolares los niños estan siendo bombardeados por publicidad, TEXTOS ESCOLARES. ¿Como yo, madre, puedo enseñar algo a mi hijo cuando le enseñan a sumar con el gentil auspicio de Coca-Cola?

La idea que entrega Kidzania es muy realista sobre la sociedad, y el papel que jugamos en ella: si tenemos dinero somos algo, sino somos invisibles. Eso no es un incentivo para madurar, es para llorar

Elano R.

20 de agosto

toma una mcpiedra defensor del pedocapitalismo toma toma!

Pato toro

21 de agosto

PRIMERA PIEDRA!

ingrid.s.

22 de agosto

jajajajajja, siii, o los que no llevan a sus hijos al mall a ver vitrinas, o a los supermercados, en finnnn,
es bueno que los niños vean el mundo real y hacerles conciencia de que no es lo que queremos y que hay otras opciones, hacerlos mejores personas, compartiendo con los que no tienen, compartiendo de igual con sus amigos, mostrándoles que socializar y siendo tolerantes podemos hacer una mejor sociedad.
yo, no tengo 4×4, tengo un auto heredado del año de la pera loca, no me da para el Iphones, me compro la ropa en patronato, McDonalds ni de chiste, y evito que se consuma coca cola, pero nos vamos de acampar para las vacaciones en familia, hacemos reuniones con los amigos y sus hijos bien seguiditos, con mi hija nos gusta las manualidades y compramos materiales,, son prioridades, que es lo importante para nosotros, odbio que el disfrute al máximo con quienes compartimos esta vida, mi hija tiene el día en que va al cine con sus abuelitas y lo pasa genial, por que se llena de vivencias, experiencias.

Nicolás Pantoja

20 de agosto

No puedo estar más de acuerdo. Gracias María Inés por ordenar mis pensamientos. Algo me olía mal en esa ciudad… Falto una cosa, se entrega parte del espacio público (Parque Araucano) a un privado.. o sea, volvemos a perder.

20 de agosto

Gracias a ti por leer! sobre las condiciones que puso el municipio para el uso del espacio público hay que indagar. Saludos!

Juan Pablo silva reyes

20 de agosto

Algo asi pensaba, pero jamas pensaba q fuera tan burdo, pero no seamosm ingenuos si es un area de entretencion de un centro comercial, nica enviaria a mis hijos ahi si los tuviera, les enseñaria el mundo real

20 de agosto

ojo es en un terreno municipal! saludos y gracias por comentar!

Juan Carlos

10 de enero

No estoy de acuerdo con tus comentarios, en primer lugar deja a un lado tus resentimientos de adulta y ubícate en un niño, que a caso en la infancia no jugabas a ser alguien en la vida, es mas casi estoy seguro de que la profesión que tienes surgió en algún juego de infancia de este tipo, es cierto no hay gobierno ni servicios públicos pero la pregunta es por que quieres matar los sueños infantiles sobre todo a la edad de 4 a 13 años, donde los niños están en fase exploración del mundo que los rodea, que es un mundo de mercado y capitalismo, es cierto pero acaso no es a lo que se van enfrentar de adultos, no mandas a tus hijos al colegio y te preocupas por prepararlos para este mundo, que es un sueño utópico es cierto pero si lo quieren mas real entonces enséñales que pueden trabajar en el gobierno y robar impunemente, para que estudian con una pistola en mano pueden robar, existe la prostitución, venta de drogas y todo lo malo que conocemos de este mundo. Creo que en la adolescencia y cuando sean adultos se tendrán que enfrentar a este mundo pero de momento deja que sueñen en ser pilotos, en ser chef,, bomberos etc, yo me volví ingeniero por que de niño tuve la oportunidad de conocer una fabrica y me quede enamorado de este mundo y mas adelante ya de adulto entendí que el mejor empleo era ser mi propio patrón y en la actualidad yo doy empleo a 20 personas y en cierta ocasión un colaborador me pidió que si podía llevar a su hijo de 10 años a conocer la empresa y la respuesta fue un rotundo si, al terminar la visita el niño me dijo que de grande quería trabajar en la empresa y yo le respondió que no que mejor trabajara para la empresa, en ese entonces no me entendió la diferencia de en y para pero han pasado quince años y ese niño ahora es mi proveedor de material de embalaje y al igual que yo ingeniero asi que dejn que los niños sean niños ellos no conocen de capitalismo y socialismo y es mejor que pase una tarde así que estar en casa jugando wii o xbox o en la computadora, kidzania es una experiencia interesante, que se puede mejorar es cierto pero creo que si vale la pena

Carmen Soubber

28 de mayo

Juan Carlos, en primer lugar deja tu arribismo (actitud derivada de algún tipo de resentimiento económico) de lado.
¿Lograste emerger por tus propios medios? Te felicito.

Iba a comentar sobre tus opiniones pero mejor voy a ocupar ese tiempo en algo más entrete, saludos!

andres

28 de julio

nada más imbecil que comentar “prefiero no perder el tiempo comentando”… jajaja

Fran Moral

20 de agosto

Yo lamento de verdad que hayan eliminado áreas verdes, y en vez de hacer juegos hayan puesto esa ciudad. Tampoco estoy de acuerdo con ella, nunca lo he estado, pero tengo que asumir que más temprano que tarde mi hija me pedirá que la lleve. Y probablemente lo haré, así como una vez al mes la llevo al McDonald.
Ahora, a quien sin duda esto le agrada bastante es al sr. Alcalde de Las Condes, que debe estar recibiendo jugosa renta para su bien dotada Municipalidad…

Marcelo Gallardo

20 de agosto

muy buena tu columna.
tampoco me tinca esta cosa, asi es que con mayor razón me mantendré y mantendré alejadas a mis hijas de ese lugar.
saludos

Andrea

20 de agosto

Las empresas pueden desear lo que quieran. Lo preocupante es que el municipio haya aceptado el proyecto sin velar por los derechos de niños y niñas. Más preocupante aún que el MINEDUC patrocine la iniciativa. Terrorífico que los colegios lleven a sus estudiantes a aprender a ser consumistas, no consumidores, en KidZania.
Padres y Madres preocupados y otros descriteriados siempre habrá, pero que el Estado, a través de sus municipios, ministerios y escuelas, abandonen su deber de proteger la infancia de ese modo es una vergüenza.

diego alarcon

20 de agosto

me recordó a “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley.

benjamin

20 de agosto

Estamos un mundo donde se exige que el resto eduque a nuestros hijos, que el colegio entregue valores que los juegos sean educativos, que la televisión sea cultural, entonces que hacemos nosotros? cual es nuestro rol? Esta ciudad muestra a grandes rasgos lo que es la vida real, lo más probable es que todas las marcas que aparecen paguen su buena plata por publicidad, por lo mismo no hay hospitales o cosas así. Como dije anteriormente se intenta emular la vida real, uno trabaja y gana cierta cantidad de plata, si uno estudia puede ganar más plata aun y no creo que el mensaje de esta mini ciudad sea que la plata lo es todo. Por el contrario yo creo que es que los niños disfruten jugando a trabajar y que reciban un incentivo por jugar bien, algo así como el Chuck N Chesse donde los niños mientras mejor jugaban los juegos más ticket ganaban y más cosas podían canjear.

No seamos rebuscados, esto es pura entretención entiendo la postura de quien escribió la columna pero no la comparto, hay que dejar de buscarle siempre la quinta pata al gato y mal pensar todo, es un simple juego de roles, donde por jugar bien te dan incentivos para canjear por otras cosas.

20 de agosto

Hola Benjamín. No es que exijamos que todos eduquen a niños y niñas, sino que exista coherencia entre lo que la empresa y el municipio ofrecen, y la realidad. Recuerda que este “parque de diversiones” está en terreno municipal, no en un centro comercial. El municipio en su cuenta pública anual habló así del proyecto:

“Vida Parque es un Proyecto de Inversión de 100 millones de dólares y, a nivel educativo, es algo realmente impresionante. Concretamente, Kidzania tendrá 65 estaciones que emulan una ciudad,
entre otros, posee un Juzgado de Policía Local, donde los niños pueden ser jueces, carabineros, gendarmes, abogados o delincuentes, puesto que se les hace vivir una experiencia real(…); Las 65 estaciones están construidas a escala infantil, cada una de las cuales explican el funcionamiento de una ciudad (…)”. En mi opinión, lo que vi en el lugar está muy lejos de ser algo impresionante en términos educativos, o de explicar en ninguna parte el funcionamiento de una ciudad. Saludos!

Gastón Troncoso Vega

20 de agosto

También había tenido una discusión con un amigo sobre este lugar. Primero hay que tener claro que es una atracción dirigida a niños de un segmento económico medio/alto y alto, por tanto su realidad es muy similar a lo visto en ese centro recreativo. Sus padres los llevan a clínicas, tienen su buena Coca-Cola solo con abrir el refrigerador, sus padres tienen postitulos y doctorados, etc.
Lo que en verdad molesta es que los padres paguen para llevar a sus niños a hacer cosas que antes ya hacíamos nosotros cuando niños. Jugar al doctor, jugar al bombero, jugar a hacer comida, jugar a ser profesor. La diferencia es que ahora los padres pagan para que sus hijos hagan lo que antes hacíamos gratis. Jugar.
Lo que nos muestra lo asimilado que ciertos sectores tienen el formato neoliberal, sus virtudes, sus horrores y sus vicios.
Así como el dicho “la culpa no es del chancho, sino del que les da el afrecho”, en este caso, la culpa no es de KidZania, es de los padres que llevan a sus hijos y no presentan una visión critica a la forma en que los están educando.

20 de agosto

gracias Gastón por tu comentario. Que los destinatarios sean ABC1, es más grave aún si pensamos que se está ocupando para el negocio terreno municipal. De acuerdo en que es fundamental que adultos eduquemos y fomentemos en nuestros niños y niñas una capacidad crítica que les de autonomía y posibilidad de discriminar los mensajes con que se encuentran a diario.

Jan van Dijk

20 de agosto

Buena la columna María Inez, entretenida, preocupante e indignante.
Conociendo las falencias de esa ciudad “idónea” es bueno llevar los hijos a conocer Kidzania como mal ejemplo, como un estilo de vida reprochable. Al final toda aprendizaje pasa por el filtro familiar.
Si el Estado, a través de Municipalidades y Ministerios, no sabe aplicar filtros de decencia y sentido común entonces son los padres que tienen que guiar a sus hijos. El Estado como educador es poco confiable.
No esperaba otra cosa: Kidzania es el sistema neoliberal en miniatura. No tiene norte.

benjamin

20 de agosto

Compadre, cuando los niños van al lets fun o al chuck n cheese, pasa lo mismo ellos juegan para ganarse boletos y el que más boletos ganas canjea el mejor premio.

Acá los niños juegan a los roles, se incentiva con la moneda local para que ellos jueguen lo mejor que puedan. Compiten contra ellos mismos para jugar mejor. Ahora a la ciudad le pueden faltar muchas cosas del mundo real, pero insisto que las empresas que hay es porque deben haber invertido su buen billete en eso y no porque si.

saludos

20 de agosto

Gracias Jan. Pienso que la educación y los procesos de aprendizaje tienen diferentes ámbitos y todos ellos son relevantes. Y efectivamente coincido en que es tremendamente importante que más que prohibir o tapar el sol con un dedo, debemos educar a niños y niñas de tal manera que desarrollen un espíritu crítico y capacidad de proponer y llevar adelante cambios. Saludos!

Jose Espinosa

20 de agosto

Es que el mundo si funciona en base a vender y comprar, y el resto se financia de los impuestos, pero sin venta y compra el resto no puede existir. Cuantas personas en Chile trabajan en la empresa privada y cuantas en el aparato fiscal, que además es una brutal carga para el desarrollo y la superación de la pobreza, entonces la gran mayoría de nuestros hijos si trabajarán en la empresa privada, y el simulacro que reciben en el parque les muestra algo de lo que podrán hacer cuando grandes.

20 de agosto

Gracias José por comentar. No por ser una supuesta copia de lo real cualquier cosa es educativa o entrega mensajes adecuados a la edad de los destinatarios. Si bien respeto tu opinión, pienso que el Estado tiene un rol fundamental a la hora de disminuir las desigualdades o garantizar derechos fundamentales. Saludos1

Fernando García Naddaf

20 de agosto

Excelente columna. Clarísimo que es el lugar que me gustaría que no pisaran jamás mis hijos…

20 de agosto

Muchas gracias Fernando!

victor campos

20 de agosto

Estoy en completo desacuerdo con la vision tan “infernal” que se da a este tipo de lugares y que pareciera que los niños que entran alli, se transforman en robot o cualquier cosa perversa.
Mi hija fue, tiene 7 años, simplemente le gusto como un juego y de alli no se a vuelto a acordar del tema. Es evidente que con toda la informacion que manejan, hoy los niños, es imposible que no asocien marcas, cosas y situaciones de “los grandes”, pero el parentesis lo ponemos los padres, quienes nos preocupamos de cuales son las cosas importantes de la vida, las buenas costumbres, los buenos modales y los valores, y especialmente el valor del ser humano por sobre todo, y eso, al igual como me ocurrio a mi, se aprende en la casa.
Cuando uno trae buenas enseñanzas de la cuna, dificilmente lo externo te puede cambiar.
Si uno le hecha la culpa de sus actos a lo externo, habria que cerrar todo, desde las iglesias hasta los zoo, y creo que eso no debiera ser asi.
Creo que es irrelevante la existencia de kidzania y que por ningun motivo transformara a nuestros niños, mas de lo que puede hacerlo el canal Disney.

Ivo Tomicic

21 de agosto

Hola, felicitaciones bueno, esto nos hace meditar…..

21 de agosto

gracias! esa es la idea, reflexión compartida slds!

Victor

21 de agosto

muy buena descripción… me identifica, tengo 3 hijas que quieren ser “libres e iguales”… optare por el parque metropolitano

Sergio Hidalgo

21 de agosto

Más preocupante que la atracción en sí, me parece lo que la sociedad “da por sentado”, o el “cómo ve el mundo el ojo del ciudadano promedio”. No creo que mucha gente se haya cuestionado lo que ofrece, sobra y falta en KidZania, creo que simplemente, quienes pueden pagarlo van y lo disfrutan, y asumen a ojos cerrados que lo que hay allí es un buen reflejo de la realidad. Más allá de los intereses detrás de quienes lo crearan, lo que me parece más terrible es su aceptación social. Esto no es una afirmación con datos, una percepción personal quizás fundada en la alta tasa de endeudamiento en el país, el observar como el 99% de la gente trabaja sólo para ganar dinero, ver cómo en Chile el ingreso se concentra tan brutalmente en unos pocos que sólo imponen metas de crecimiento a sus empresas, generando masas de vendedores que luego deben estafar a personas comunes para cumplirlas, etc…

Cada uno tendrá su visión del mundo. No quiero siquiera criticar al libre mercado ni al comunismo, ninguno de los dos en sus extremos me parece adecuado. En KidZania, para algunos faltará un servicio militar; para otros partidos políticos; para otros actividades deportivas de alto rendimiento; para otros mayor cuidado del medio ambiente; otros echarán de menos parques con ciclovías; otros la pesca; otros el emprendimiento empresarial o social; etc etc. Pero lo que me preocupa es que se inculque a los niños desde pequeños que el mundo simplificado consiste en: estudiar una carerra tradicional para ganar más dinero; trabajar para una empresa grande (no se te ocurra emprender o pensar en alguna empresa que no pudo pagar como sponsor!); que los niños con que te relacionarás en el mundo real son los que cubren los 8900 pesos de entrada; que las actividades sociales se reducen a las que generen recursos económicos o mantengan un marco natural para seguirlos generando; y seguir al rebaño aceptando la sociedad tal cual está concebida actualmente.

Me da la sensación de que estamos generando pequeños robots que deben obedecer a sus padres hasta que deban obedecer a sus profesores en el jardín infantil o escuela/colegio; para luego obedecer a sus profesores en la universidad; para finalmente obedecer a un jefe que a su vez obedece a una empresa; que a su vez obedece a otra empresa que concentra el poder en la industria; y que a su vez obedece a uno o unos pocos dueños, o a un fondo de inversión con pocos dueños.

Niños presos de un sistema que ya está inventado, cuya línea sólo deben seguir hasta su vejez. Y que ojalá piensen lo menos posible. Una buena carrera y no cuestionar lo establecido probablemente los llevará a tener una vida sin mayores contratiempos (más allá del sobrendeudamiento, la depresión y el aislamiento).

Ma Guzman

21 de agosto

cual seria para ti entonces el mundo ideal????

21 de agosto

Gracias Sergio por comentar, justamente el desafío es generar en niños y niñas una capacidad crítica de la realidad, herramientas para proponer cambios y valoración del diálogo como forma de conocer y dar visibilidad a lo dicheros. Slds!

21 de agosto

Que triste darse cuenta que un lugar que dicen ser un espacio de “juego” para niños no sea mas que un argumento y apoyo al sistema de mercado que tanto hoy en dia se empeñan en demostrar que aporta al pais, donde lo unico que crece es la riqueza de los empresarios y las brechas sociales.

El ”ser (empresario), saber (ganar dinero solamente), cuidar (tu riqueza y la de nadie mas) y jugar (con los valores, las personas y la naturaleza) se convirtieron en sus derechos”

Ma Guzman

21 de agosto

Existe siempre el cara y sello, el blanco y el negro, siempre hay distintas visiones de todo…..
Mis hijas fueron y lo pasaron re bien….se divirtieron y no tuvieron ningun trauma….
ademas el lugar queda en un subterreano donde no ocupa lugar del parque araucano y no solo esta Kidznia ahi, hay varias empresas mas.
es cierto que podria ser mejor….Siempre todo puede ser mejor….nunca estamos conforme con nada…. es una lastima!!!! trato de tener una filosofia de vida de disfrutar lo que te ofrecen y lo que tienes….seamos agradecido y dejemos de reclamar….porque deberias negarle algo a tu hijo que el solo puede hacer despues o talvez vaya con el colegio!!!

Verónica Soffia

21 de agosto

Porque de los adultos depende lo que los niños consideren normal o bueno!! los niños pueden pasarlo bien en muchas partes, haciendo muchas cosas, jugando juegos de video encerrados o jugando en la plaza con sus amigos… pero a la gente pareciera habérsele olvidado por completo que SÍ DE PUEDE ELEGIR… lo pasarán bien igual pero de los adultos depende donde y como. No confundir el disfrutar lo que te ofrecen con dejar de elegir y conformarte con lo primero que te dan. Frente a ese cartel en la entrada de la universidad no puedo creer que los adultos no reaccionen… estamos tan acostumbrados que no nos damos ni cuenta y juramos que no hay ningún mal, porque nos hemos tragado esos males que nos echan encima sutilmente (aveces no tanto) día tras día…

21 de agosto

comparto que es importante cultivar la capacidad de gozar de las cosas, lo cual no se opone a tener una visión crítica para proponer mejoras y cambios para construir, colectivamente, una sociedad más inclusiva y equitativa.

M. Rosario Gallego Portella

21 de agosto

María Ines
Claramente falto tu mirada en este proyecto. Me parece, que no siempre se crea o planifica desde la mala intensión, sólo que a veces los grupos no son lo integrales que necesitaríamos para pensar desde todas las miradas y lo delicado del tema cuando se trata de proyectos con nuestros niños.
Me parece que cuando estas cosas suceden, nos despiertan a todos o a muchos en la incomodidad y sólo desde ese malestar se produce un caminar hacia el cambio,
Te dejo una gran tarea, crear un espacio para los niños y congregar al grupo necesario para este propósito, donde las personas que crearon este parque también estén incluidas…siento que solo así construimos
Tienes gran capacidad de observación y un gran sentimiento

21 de agosto

Cuando uno trae buenas enseñanzas de la cuna, dificilmente lo externo te puede cambiar… ¿Y que pasa con los cientos de niños que no tienen enseñanza en su casa? Porque la realidad de Chile es que ahora son mucho mas los padres que no le enseñan nada a sus hijos que los que sí se preocupan por ejercer ese rol. Y eso se demuestra simplemente trabajando un par de dias en un colegio: desde prekinder hasta cuarto medio lo que mas brilla por su ausencia es enseñanza de la casa.

¿Que ven esos niños? Que uno solo tiene exito cuando tiene cosas de marca. No tienen valores, no buenos modales, ni nada, solo tienen un objetivo: el exito, materializado en cosas. ¿Que seran esos niños de adultos? Seres superficiales, egoistas, individualistas…

Kidzania lo que esta haciendo es aprobar ese tipo de individuo. No lo fomenta porque el precio de entrada no da para eso (para eso esta la television), pero es un gran espaldarazo a un individuo que socialmente es harto nefasto pero muy conveniente para las empresas.

Edu

21 de agosto

Me parece un buen aporte tu columna, ya que nos da una visión del lugar. De todas formas me parece que al igual que los juegos y peliculas, es nuestra responsabilidad como padres mostrar a los niños estos lugares y guiarlos en el sentido positivo de la experiencia. Lo principal es que son niños, mentes abiertas e ingenuas, que como padre, tengo el deber de guiar, pero no de censurar u ocultar.
Esto es como vivir y sólo existir de plaza Italia al Oriente, el Chile A que se llama, en el que vive menos del 2% de la población, si no se interactua con el resto, lo de Kidzania es

RAUL PARRAGUEZ NARANJO

21 de agosto

TODOS SABEMOS QUE DEBEMOS “COMPRAR” , LO QUE SEA , PARA VIVIR.
EL PROBLEMA DE ESTA EMPRESA EXTRANJERA ES QUE NOS DICE O “RECOMIENDA” QUE MARCAS COMPRAR , PORQUE SI NO ESTA EN KIDZANIA ES “MALA”.
Y ESE ES EL PROBLEMA , NO HAY ELECCION , OSEA , NO SOMOS “LIBRES” COMO EL LETRERO LO DICE.

Verónica Soffia

21 de agosto

No tengo niños, no he ido al lugar y me alegra mucho haber leído esto. Había escuchado de niños que iban y no caí en cuenta del mundo que les estaban enseñando como “normal”. Que bueno hacer la reflexión para poder hacerla con otros… sea como sea, me sorprende que haya adultos que crean que cosas como esta son “neutrales”… es como sentirlos esos mismos niños metidos en el sistema, sin cuestionar el mundo que se les pone en frente.

Felipe Bravo

21 de agosto

También está el rol de los padres no? Por qué tienes que llevar a tu hijo para que preparé Pan, para que preparé chocolate, para que juegue al doctor, para que eche bencina. Etc? No hay que olvidar que ofrece algo que facilmente podemos hacer con nuestros hijos. Cuantos les enseñan a reciclar? A usar los Parques? Les enseñamos a andar en bicicleta, para que después salgan solos… No una vez al mes, sino cada fin de semana. Cuando fue la última vez que ejercitamos nuestra cabeza, invitando a nuestros hijos a imaginar sus propios heroes contándole historias, etc? Kidzania tiene salones para que en cómodos bergeres los papás, tal como siempre, se olviden de sus hijos, dejen en manos de otros estos temas, y se sienten a leer el diario, ver televisión, o navegar por internet. El problema de fondo sigue siendo el mismo de siempre, el tiempo de calidad que estamos dispuestos a compartir con nuestros hijos. Kidzania sólo es otra solución del mercado para un tema que los padres no quieren (queremos) asumir.

21 de agosto

Estimada María Inés:
En Talca hace un par de años estmos intentando construir un proyecto al estilo kidzania, pero donde se promueven otros valores: Todo está ambientado como una aldea, donde cada persona tiene un rol fundamental para la comunidad, donde en un espacio central es posible discutir los problemas, encontrar soluciones. Se pueden preparar almácigos, leer cuentos, jugar. De los juegos y juguetes hay uno solo, para que los niños aprendan a compartir o a ponerse de acuerdo para usarlos o a esperar su turno. Es una comunidad con diversos espacios, para diferentes edades y gustos, pero con un principio genera: todfo está a disposición de todos y entre todos hacemos de este un espacio agradable y donde se puede crecer. Nuestro proyecto es muy ambicioso y estmos en este moemnto consiguiendo los fondos para construir en un terreno grande y muy bien ubicado que poseemos. Por mientras, arrendamos una casa y realizamos talleres, películas, charlas y actividades entretenidas para niños y adultos. El lugar se llama La Aldea y pueden visitar el sitio web: http://www.aldeacultural.cl Si alguien quiere venir y conocer o colaborar en este proyecto, bienvenidos!!!

21 de agosto

Felicitaciones por la excelente y creativa iniciativa, eso confirma que hay otras formas de hacer las cosas, que se pueden generar alternativas ¿ahí encuentro tu contacto? En Participa trabajamos en Talca. Slds!

Adelaida Vergara

21 de agosto

Interesante columna, María Inés. Estoy de acuerdo en que no debiera estar en un terreno municipal y que es nefasto que se excluyan las áreas verdes, reciclaje y aparato público, entre otras cosas.
Sin embargo, creo que demonizarlo es darle más vida a algo que creo para los niños no es más que un juego. Si un hijo se obsesiona con ese lugar es porque algo le falta en su casa: espacios lúdicos, juegos de roles, guía de los padres, aire libre, etc.
El bombardeo de marcas es un detalle, ya que viven expuestos a ellas. Mi hija de dos años ya habla de Movistar, Chilectra y Soprole. No me horroriza porque vivo en una sociedad donde esas marcas están presentes. No vivo en un bosque aislado de la civilización.También habla de su familia, árboles, animales y personas, porque también son parte de la sociedad de la que ella es integrante.
Por último, me parece que la guía de los padres en estas circunstancias es esencial, y permite darle un verdadero valor pedagógico a casi cualquier espacio. Estamos acá para guiar a nuestros hijos, para enseñarles y llevarlos a sacar conclusiones. Bajo ese prisma, dudo que Kidzania los arroje a un abismo del consumo y la mala vida.

Andrea Alarcon

21 de agosto

a ver si queremos educar a nuestros hijos eso es deber de cada uno de nosotros, tanto que se critica y todos de una u otra forma somos unos consumidores en potencia, uno quiere viajar otros un auto mejor otros la mejor zapatilla..nadie esta libre del consumismo y criticamos un lugar de esparcimiento, por poner mas publicidad..osea mejor ni vean la película de Kramer que te bombardea de publicidad todo el rato.. podría inducir a algo jajaja ..osea un poquito mas de criterio es la moda y hasta el de menos recurso aspira llevara sus hijos a kidzania o al lugar de moda

Andres Espinoza

21 de agosto

Otro mas encargándole la educación de sus hijos a otro…si quieres ver verde, lleva a tus hijos a un parque, si quieres ver agua llévalos a un lago, si quieres ver hospitales hay muchos donde puedes ir…Kidzania es solo un producto que tienes la opción de comprar o no y encuentro patético tu intento de demonizacion de un PRODUCTO

21 de agosto

Ojo, que las instalaciones están en terreno municipal, no en un centro comercial privado. La idea de la columna no es demonizar el lugar, sino simplemente compartir mi experiencia y opinión sobre él. También podría hacerlo sobre una película, un programa de TV o cualquier evento abierto al público.

En relación a la educación, el problema es que el lugar se publicita como educativo, y el alcalde en sus dos últimas cuetas públicas también se ha referido a él como tal. SAludos!

Alvaro V.

21 de agosto

Te encuentro toda la razón, Kidzania es solo una alternativa más a todo lo que ya hay, esto no quierre decir que sea ni buen ni malo. Queramos o no nuestros hijos están expuestos a esto en todas partes, no solo en Kidzania. Por último, en el artículo nunca se toca el tema de que el lugar en el que está es municipal, por lo que usar esa excusa para responder a los comentarios es bastante mediocre.

Carolina Díaz

21 de agosto

Pego aquí una columna que contribuye a explorar la dimensión de Kidzania que explora María Inés.

http://www.circunscripcionesmentales.blogspot.com/

ana ojeda

21 de agosto

no pidamos educación en la entretención, velemos porque la educación parta en la casa y se complemente en los colegios, pero con los apoderados, educadores y estudiantes que tenemos en este momento, solo nos queda la educación en la casa.

Luis ramirez-cood

21 de agosto

Resentido.!!! La familia Matte creo esta ciudad, para dar y ser propulsor de futuros pequeños y grandes empresarios y así lograr hacer crecer este país. No es mi culpa que antes no te hayas informado del proyecto y la misión y visión de este. Si tus hijos se aburrieron bueno llévalos al parque forestal ahy también corre agua. Y si ustedes prefieren un sapu a una clínica que? Problema de cada uno. Principalmente es una ciudad ubicada en un barrio acomodado y cosmopolitan!!! De mal gusto tu comentario

Paula Sanchez

21 de agosto

Cada uno ve donde lleva a sus niños y cuanto vale la pena cuestionar un “producto” u otro. Los parques tambien son productos hechos por el alcalde de turno….sino vean las campañas nomas, o los alardes que hacen cuando se construye uno….que ademas sean un bien para la comunidad es otra cosa…
A todo esto la familia Matte no creo esta ciudad, compro una franquicia como se hace con Mc donalds u otras empresas que poseen cadenas en todo el mundo.
Vieron la oportunidad y la tomaron, bien por ellos porque les ha ido increible!!

Paola Bruzzone

21 de agosto

Te felicito por tu opinión. Suficiente con lo que los nños ven del mundo de los adultos en la vida real. Para hacerlos felices, a nuestros hijos debes dejarlos primero…..ser niños.

Francisco Ceza G.

21 de agosto

La mejor propaganda que existe, es la que se marca a fuego en el corazón, en marketing es top of hearts, y lo mejor es hacerlo con los niños, lento y pausado pero seguro… de los millones de niños que pasarán por hay solo algunos miles quedaran marcados para siempre, negocio redondo.
Pero lo peor no es eso, sino que quitarles “los momentos” (de Eduardo Gatti), además les acortamos su niñez…., los metemos desde niñitos en este sistema mientras menos pensemos y mas obedezcamos mejor!!
PENSEMOS y critiquemos, que la cabeza no es solo para bajarla hacer caso y levantarla para ver reallity y farandula…

21 de agosto

Toda información que recibe un niño, si no es ayudada a ser procesada por los padres, puede provocar problemas. Si llevas a tu hijo a Kidzania y no le explicas nada, no aporvechas la experiencia para entregar valores, explicar y corregir, lo que se hace es no cumplir el rol de padre. Rol que, precisamente, se le trata de endozar a este tipo de cosas, como también a los museos, plazas, etc: que los niños, solo por ir, aprenden cosas buenas, se educan solos, etc. No, no es así, la guía de los padres es fundamental. Por lo tanto, si vas a llevar a tus hijos a Kidzania a entretenerse nomas, los esperarás afuera o hablando por celular y a la salida solo les preguntarás si lo pasaron bien, no los lleves.

maria

21 de agosto

Hola, creo q se confunden los coynceptos:
-Kidzania es un parque de entretenciones. Como tal los ninos van a entretenerse. Objetivo q se cumple.
– Kidzania es un negocio, como tal debe generar utilidades y nada de malo veo en ello. Todo lo q consumimos van en beneficio d las arcas de alguien. Asi funciona.

23 de agosto

ojo se promociona como lugar educativo y en las dos últimas cuentas públicas el alcalde lo presentó también así. slds!

maria

21 de agosto

- como todo negocio va orientado a un publico objetivo. Q tiene de malo hacer un negocio dirigido a la gente con mas recursos. Si quiero ganar dinero debo venderle a quien se interese por mi producto y tenga capacidad de pagar por el.
– Alguien dijo “esta en un terreno municipal”… Como todo amigo!!
– Si consideras q los ninos estan expuestos al consumo, lo etan todo el dia, en la calle, en la TV, en el supermercado, con sus amigos, etc

Magdalena

21 de agosto

Hola, por mi parte , lleve a mis hijos a kid zaina y lo pasaron muy bien, me recordó cuando yo era chica y jugaba al negocio…. En fin….. No lo encuentro malo partiendo de la base que mis hijos van al parque frecuentemente y que una visita aparte de ser muy entrete

maria

21 de agosto

Por q pedirle al negocio de kidzania q cumpla un rol q no tiene.
Los educadores somos los padres quienes tenemos el deber de inculcar valores en nuestros hijos, amor al projimo,ayuda a los necesitados o a los q fueron menos afortunados en la vida. Kidzania es un lugar para ir a jugar con una tremenda infraestructura y listo.
Cada uno es libre de opinar o de llevar a sus hijos o no, pero para hacer analisis hay q ser objetivo y evaluar dejando de lado los aspectos personales. Kidzania no e un Chile para ninos no tiene x q tener hospitales atochados o transporte publico. Es un mundo ludico y de entretencion nada mas.

Slds

Catalina

21 de agosto

Concuerdo plenamente con la autora.

Una reflexión: los dueños de KidZania, Grupo Said (Parque Arauco, Coca-Cola (representación), Linzor Capital, entre otros); tienen hijos. ¿Se dan cuenta cómo está siendo educada la nueva elite de empresarios?

¡A educar a nuestros hijos!

Paula Sanchez

21 de agosto

A mi parecer Kidzania es un lugar con sus defectos claro, con cosas por mejorar y agregar, pero que divierte a los niños y les enseña aunque sea un poco el valor del dinero, que deben “trabajar” para obtenerlo y que si lo gastan se quedaran sin…no es mas complicado que eso….no hay que darle una connotacion etica, ni mucho menos…muchos niños van, juegan y listo…no piensan que es una replica que funciona en base a produccion y sobre el consumo y el mercado!
Para ir un par de veces y ya.
Sino, habria que cuestionar todo!
Propongo que usemos estos medios para causas que realmente aporten a nuestros niños como sociedad, y uno de esos temas es la tenecia responsable de animales y nuestro actos para con ellos. Porque no se cuestionan tan publicamente la matanza de animales en las municipalidades? o los circos con animales? fiel reflejo de la crueldad humana… o los zoologicos en donde los mantienen en precarias condiciones para que nos entretengamos? o los matan aun cuando algunos estan en clara extincion? El valor del respeto a los animales es un valor base y aun mas necesario que la importancia o no importancia de los pasatiempos antes mencionados…como dijo Maria Ines, les dejo la inquietud.

Catalina

21 de agosto

Paula, son dos puntos de vista para un mismo tema: tú preocupada por la matanza de animales. Y María Inés preocupada por la aniquilación de la conciencia por el otro. Y de una misma, claro está.

¿Acaso los ciudadanos no estamos en un circo?; ¿acaso la sociedad donde nos desarrollamos es muy lejana a una jaula de animales mal atendidos?.

Si hay animales siendo sometidos, asesinados, es precisamente porque hay humanos que están en la misma situación. Como bien escribes.

saludos!

21 de agosto

gracias Paula por comentar. Una cosa no quita la otra! estos espacios permiten intercambiar visiones sobre diversos temas que nos interesan. Slds

23 de agosto

gracias Rodrigo!

Federico Salas Marquez

21 de agosto

María Inés, gracias por la columna. No te quedaste entrampada en el uso de marcas si no en lo macabro del mundo irreal y subterráneo donde la educación se plantea como el camino a ganar plata.
Sinceramente le deseo que le vaya pésimo a Kidzania y que se hunda en sus leyes de mercado, que no sea rentable y que cierren su sede en Chile. Y lo más importante: que recuperemos el espacio que nos quitaron del parque Araucano sin que nos preguntaran

Paula Sanchez

21 de agosto

Federico, los restaurantes son los que quitaron espacio al parque, Kidzania es subterraneo…..

Federico Salas Marquez

21 de agosto

Paula, por lo que leo de tus varios comentarios y tu defensa a la familia Matte no me extrañaría que tu usuario sea un seudónimo detrás de un empleado de KDZ. Ojalá me equivoque. Saludos

Paula Sanchez

21 de agosto

Jajajaja No Federico, no trabajo en Kidzania, solo que corrijo algunos errores que se cometen, para que las conversaciones sean en base a cosas veridicas, independientemente de si opino lo mismo que ellos o no. Yo fui una vez para alla, mis niños lo pasaron bien y punto. No volvere en harto tiempo porque ya paso la novedad y es bien carito…Yo trato de dedicarle mi tiempo a mis niños y a los que nadie defiende…los animales..
Saludos!

Mariana Hidalgo

21 de agosto

Yo no he ido y mis hijos tienen ganas de ir. Y creo que los llevaré… Al igual que los llevo al Zoológico y les explico por qué están encerrados esos animalitos, y por qué nosostros sí reciclamos basura y el resto no, y por qué es bueno hacer deporte y usar la bicicleta aunque también ocupamos el auto, y por qué cuando vamos en Metrotren de paseo hay gente que vive en malas condiciones a la orilla de la línea. No confundamos las cosas… Que jueguen a “ser” o “hacer” algo, tal como pueden jugar con las cajas de cartones o los juguetes de la casa, pero en una maqueta real no debería linfluir. Marcas hay en todos lados, todo vale plata, vivimos en un sistema económico nos guste o no… Depende de los papás de los niños que van (o de los profesores que los acompañen en la experiencia) que saquen la verdadera enseñanza… En segundo básico se pasa además como materia de sociedad el tema de los trabajos, profesiones, oficios, voluntariado v/s trab remunerado, cambios tecnológicos, etc… Lo que me parece preocupante es que no nos enfoquemos en la calidad de educación que les estamos dando en nuestras casas a los niños, tanto como para preocuparnos lo que puedan ver en este lugar.

Loreto Araya

21 de agosto

Maria Inés, junto con estar plenamente de acuerdo contigo y de haber hecho esta reflexión a partir de la que decidí no llevar a mis hijos, quisiera darle una vuelta más y tiene que ver con las necesidades de los niños(as). Me explico, me parece que niños y niñas no necesitan cosas tan complejas, elaboradas y caras para aprender, pasarlo bien, desarrollar su creatividad, etc. me tinca que esto lo ponemos los adultos. Pienso que los niños se benefician mucho más si les facilitamos y promovemos el disfrute de los simple, lo sencillo, lo que está a mano y aprovechamos nosotros también de recuperarlo entre tanto ir y venir. No se necesita Kidzania para aprender de la vida cotidiana, para esto basta con pasar más tiempo juntos compartiendo las tareas cotidianas. Gracias por tu columna.

fabiola

21 de agosto

No vayas kidzania si te gusta la naturaleza y lo natural si no necesitas comprar sino crear,si en tu casa se conversa y no se ve tele no importa si puedes pagar o no la entrada ese no es el lugar fui con mis niñas y salimos mas aburr idos que felices

Ctejadau

21 de agosto

La razón de porque no ocupan esta metodología para educar ciudadanos es porque no vende.

esa es la gracia de Kidzania, que es pura diversion, consumismo, cosas lindas, etc, puras cosas de total agrado para un niño, cosa que pueda cumplir el objetivo de la “ciudad”, que es lucrar

al final Kidzania responde a una visión del sistema neoliberal, es decir busca un mercado y un fin de lucrar a costa de un servicio de diversión.
los niños son lo que menos le interesa al parque arauco, es la plata por un servicio lo que importa.

C.T.T.

Jorge

21 de agosto

No cabe dudas que este negocio de “entretención” llamado KidZania, no es más que un modelador de mentes infantiles, orientada a proyectar en el tiempo un sistema de negocios altamente competitivo, que por cierto favorece al individuo que logra escalar lo mas alto en la pirámide, donde la maquinación esta por sobre los valores humanos, la responsabilidad social y el cuidado del medio ambiente.
Lamentable…

Nat

21 de agosto

Yo no lo encuentro tan malo, es más, ¿acaso no es así de triste y automatizado el mundo real?. Me parece que los niños sólo van a jugar y sirve para que luego los padres los hagan reflexionar sobre lo triste que es el mundo actual sin creatividad y sin árboles. De todas maneras me perturba mucho que la cosa se llama Kidzania, ¿No podrían ponerle ‘niñolandia’ o algo más chileno?

Paula Sanchez

23 de agosto

No importa mucho este punto pero es una franquicia…no le puedes cambiar el nombre!! eso le da un valor agregado, igual que Burguer King, Papa Johns, o cualquiera que este en el mundo….no es lo mismo ir a pizza pepito que a Papa Johns, verdad?

Jorge Navarro

21 de agosto

María Ines: Aplaudo el tono de su artículo y de su actitud. Lejos de afanes censuradores y prohibicionistas… es tarea de los padres formar espíritus críticos en nuestros hijos. Para educar, los malos ejemplos sirven tanto como los buenos, los primero inculcar evitarlos, los segundos para imitarlos.
Quien sabe si en un futuro no lejano un grupo de padres crea un proyecto alternativo a Kidzania, más realista, con problemas para solucionar y ponerse de acuerdo, con formas alternativas de comercio…. en fin.

Nestor jimenez O

22 de agosto

Parece que la gente está obsesionada con algún tipo de demonio que influye en sus vidas. Pues no es así. Cada cual es dueño de su mundo y lo que nos toca vivir es producto de nuestro actuar en la vida.

22 de agosto

Claramente Kidzania es una especie de distopía. Lo que describes (una nación subterránea, sin luz ni ventilación natural. Ahí el tiempo pasa lento, no oscurece ni amanece. No vi tierra, no vi verde) me recordó la película Metrópolis, de Fritz Lang, donde los obreros viven en un gueto subterráneo donde se encuentra el corazón industrial con la prohibición de salir al mundo exterior. También me recordó 1984 de Orwell, donde se describe esa enorme fábrica que era la URSS.

En cuanto a tu pregunta al final, el poder, sea de izquierda, derecha, neoliberal o socialista, siempre trata de lavar cerebros y adoctrinar desde pequeños a sus dominados, imponiéndoles una noción de libertad, bajo un gran hermano. Lo que hay que enseñar desde pequeños a los niños es que el poder siempre es una conspiración permanente.

Por eso, me parece que el mensaje de la entrada a Kidzania refleja el estado de las sociedades actuales, donde un número no menor de los adultos no quieren asumir responsabilidades como tales. Nuestras sociedades actuales están infantilizadas, porque han sido adoctrinadas bajo ciertas formas de paternalismo, económico, moral e ideológico.

Saludos y acracia

gabriella

22 de agosto

de partida encuentro que algo que queda bajo tierra y donde todo sea artificial no puede ser un atractivo muy grande par alos niños, es hacer vida poco sana y ademas a eso agregarle consumo e intercambio “monetario” para poder pasarlo bien… parece mas una pesadilla que una aventura, y para peor fomenta realmente las cosas equivocadas: “En KidZania hay automotoras (Hyundai), pero no transporte público. Menos ciclovías. La basura no se recoge, ni recicla. Sí hay un letrero de planta de reciclaje, pero no conduce a lugar alguno. ” fomentar el uso del automovil como simbolo de exito y no los recursos alternativos me parece deprimente! vivimos en una de las ciudades mas contaminadas del mundo, y nisiquiera les creamos conciencia a los niños. UNA VERGUENZA KIDZANIA

Mindy

22 de agosto

Hace algunas semanas me vi enfrentada al dilema: votar en una reunión de apoderados (kinder) para que asistan a ese lugar. 21 a favor 3 en contra!. Luego de conversaciones varias con mi marido y pese a mi resistencia, mi hijo fue junto a sus compañeros. Dentro de las “actividaes educativas” participó de una lectura de cartas! si eso mismo…una adivina le leyó la cartas!!! y me dice textual ” Mamá yo tengo buena suerte, pero el matias tiene mala suerte, lo dijo la adivina” que lugar tan educativo!!! y ¿qué habrá pasado por la cabecita de matias?…

Miguel!

22 de agosto

kidzania es el reflejo de una parte de la realidad que vivimos, bien estemos o no de acuerdo con ella. Bajo este escenario, es responsabilidad de los padres enfrentar de forma guiada a sus hijos a esta y otras realidades, como parte de un proceso educativo, donde uno ve cosas buenas y malas (dependiendo del punto de vista de cada uno), cosas que aportan y otras que no, etc , etc!
Creo que es mas insenzato hacer que los niños crezcan viviendo bajo la realidad que nostros deseamos mostrarles, alejandolos de la diversidad qie implica vivir en sociedad.
Fachos hijos de fachos, comunistas hijos de comunistas!…
No seria mejor que luego de haberles contado toda la historia y haberlos ayduado a vivir todas las realidades… ellos decidan que es mejor para sus vidas, o como mejorar lo que ya viven??

Miguel

22 de agosto

fe de erratas: insenzato , debe decir insensato

22 de agosto

Excelente columna, pero me quedé pensando… el problema no es que Kidzania plantee una sociedad con un estado reducido a su mínima expresión, con titulares de prensa sospechosamente optimistas, con una oferta de universidad que con un par de computadores asegura un mejor sueldo, con marcas/empresas monopólicas… el problema es que suena dramáticamente parecido a nuestra sociedad… si tuviera hijos creo que sería bastante educativo llevarlos, pero jajaja desde una lectura que seguramente no es la misma que proponen sus creadores

Rodrigo A. Morales

22 de agosto

Hola María Inés,

Primero felicitarte por tu excelente artículo y agradecerte por mostrar tu visión de estos temas, la cual comparto. Tengo un hijo pequeño y mi señora quería llevarlo a conocer el lugar, para que aprendiera y conociera el mundo. Ya veo el mundo que muestran.
Muchas gracias…

Saludos,

Rodrigo.

Loreto Cooper

22 de agosto

Excelente! el comentario. Por fin alguien que comparte lo que pienso.
Yo fui con mis hijos y la verdad, no es un lugar tan pequeño como para dejarlos solos, considerando la cantidad excesiva de gente que entra, el lugar estaba repleto, colapsado. Se dice que los niños la pasan bien, pero no establecen las edades promedio que es bueno para llevara los hijos. Mi hijo de 7 lo paso super, el de 4 años se aburrio, porque no podia entrar donde queria por la edad. Luz artificial que mantiene en penumbras a la ciudad y ninguna gota de luz natural por ningun lado. Asfixiada me senti. No hay monitores guia para ubicacion ni mapas. Los monitores de actividdason muy estrictos conel orden de las filas, y no respetan ni siquiera el monto pagado para pedirte por favor que los niños se ordenen. Hasta insultada fui. Mucha espera por cada actividad. Volver? ninguna gana. Lejos mejor el MIM. Mas barato, menos agotador y tiene suficiente espacio para no tprase con nadie.

22 de agosto

Muchas gracias por comentar!

Gabriel Carmona Trejo

22 de agosto

Que bien puesto el nombre de este espacio EL QUINTO PODER y como tal funciona igualito que los otros cuatro, o sea a medio saltar no ma’, no es lugar para hacer un analisis sobre esto pero tu nota ya ha generado un efecto cascada de compartir esto como una “VERDAD” siendo que solo es una opinión.
El otro día una amiga pedia ayuda para explicar a su hija que su pequeña mascota no dormia sino que estaba muerta, y que extraño es complicarse por un leccion de vida tan simple y necesaria en cada vida humana, y leyendo tu nota me doy cuenta del porque.
Cual es la idea de satanizar todo lo que nos rodea, el uso de comillas y negrilla en las letras, las palabras rimbombantes como reality show, pasatiempo inocuo, etc., toda tu nota me dice amargada, estoy amargada. Me acuerdo de niño ir a ver (haber dijo el otro) Batman esa con el notable Jack como el Huason y la musica de Prince, y al final de la pelicula el comentario de dos tipos de unos 30 años (viejos pa’ mi en ese tiempo), pu’ la pelicula pa’ fantasticaaaaaaaaaaaaaa…. y que querian? Ver un Batman de la vida real, recuerdo verlos y a mis cortos 10 años decir, amargados, amargados.
Tu nota me suena a comentario de una chica evangelica denostando el rock por su contenido violento, satanico y mal influenciador para la sociedad, a ese mismo nivel. Lo malo que al igual que mucha gente que le cuesta tener opinion propia se te suman adoradores de la lucha contra este sistema putrefacto que llamamos sociedad, ¿y que sigue luego?, cuando se quiere ver el vaso medio vacio no hay nada que te lo impida, asi tambien cuando el vaso esta medio lleno.
Quisiera escuchar la opinion no envenedada de tus hijas, saber que fue lo que ellas vieron, si el ejercicio educativo que les planteaste les dio fruto, si les molesto la luz electrica y que no hubiera techo, yo me quedo con la frase de mi hija mas chiquita con 5 años (y tengo 3) me dijo me gusta que en Kidzania sea de noche, por que es primera vez que estoy despierta de noche….. esa es inocencia sin morbo, sin suciedad, sin pensar en la luz electrica en la ventilacion y cosas que nos preocupan solo a los adultos.
Proximo paso es hacer el simil entre Kidzania y la Teleton, ya veras lo parecido que son y como su aporte educacional influye en los niños.
Podria estar hablando todo el dia de esto, sacando mas aristas y situaciones, pero esta es una batalla perdida, el mundo real esta tan amargado que cuando los niños juegan a ese mundo queremos amargarselo tambien y en vez de saber educar y ayudarse con estas herramientas nos hes mucho mas facil ver el vaso medio vacio.

25 de agosto

Curioso y agresivo comentario… Si te fijas, parto el artículo diciendo que busco compartir mi experiencia, mi punto de vista,que es por definición subjetiva. Y la verdad pienso que tener una mirada crítica de las cosas, ayuda a disfrutar más de lo que tenemos y generar ideas para cambiar lo que no nos gusta. Saludos!

ingrid.s.

22 de agosto

LA, verdad es que no lo veo tan terrible, claro falta un poco de ecología, las marcas están por que necesitan financiamiento, en todos lados hay propaganda de alguna empresa que pone lukas para que la cosa funcione, teatros, parques, etc.
Por otro lado, yo misma recuerdo haber jugado mil veces a comprar con mis amigas, sacando las latas, fideos, etc, a mi mamá, vendiendo lo que se nos cruzara, usando los billetes del gran santiago, haciendo cheques con diarios etc. nunca me traume o mi mamá tampoco se molesto.
creo que los niños son lo suficientemente inteligentes y críticos para darse cuenta de que es lo que no les gusta.
Mi hija fue con su papá y se aburrió, por que fue sola, le falto una amiga, la verdad es que yo no creo que la lleve, por que creo que es mas entretenido y barato llevarla a jugar y andar en bici en el parque,

gloria pazols

22 de agosto

Estoy de acuerdo ,pero acaso no es verdad que vivimos en un
país donde todo funciona en torno a lo económico, no es ésa
la herencia que estamos dejando a nuestros niños?
Así como hacen Kitzania, deberíamos preocuparnos de mostrarles
a los niños otros conceptos alternativos al modelito que les toca
vivir, no sacamos nada con reclamar contra los que tienen todo
el poder en este país, debemos actuar y hacer conciencia en nuestros hijos de que existen alternativas, hay que empezar a crear y pensar cómo hacer este camino y no entregarnos como corderos

22 de agosto

Este pseudo lugar de “entetenimiento” es espantoso. Yo me pregunto, ¿porqué no dejan a los niños en paz? ¿acaso no es suficiente con todos los problemas que existen en la vida real para que les estén recreando una ciudad convenientemente estilizada? Con este tipo de “centros” nos acercamos cada vez más al “mundo feliz” de Huxley, y lo peor es que insisten en eso de los “conocimientos sobre los principios básicos de economía y educación cívica”, ¡puag!, esto es adoctrinamiento, a esa edad ellos tienen que estar embarrándose en un charco e inventando juegos con palos y piedras, ¡por favor, déjen a los niños en paz!

Brian Murray

22 de agosto

Lo que me parece mas irónico, es que para construir este lugar se destruyó parte importante de lo que a mi juicio es la mejor fuente de entretenimiento para los niños, el PARQUE, específicamente el Parque Araucano. El Sr. De la massa, nos mintió a los vecinos con un proyecto que únicamente contemplaba la cúpula, la cual se suponía que iba a ser una piscina publica.
Ahora hay cientos de estacionamientos subterráneos, y una suerte de mall con un gimnasio.

22 de agosto

Pienso en esta frase “Otros más crudos me dicen que para qué, si finalmente es cierto que el mercado gobierna al mundo” También he escuchado eso en mi entorno en varios ámbitos, y me parece lamentable que la gente se de por vencida tan fácil, es decir, se entiende que si no hay un consenso que sea capaz de enfrentar el sistema actual y mejorar lo malo que tiene, nunca se podrá avanzar realmente, pero decir que la wea es así y no va a cambiar es simplemente (a mi modo de ver) descartarse y esconder la cabeza como las avestruces…una verdadera lastima, nos estancamos solos como especie…

maria angélica carvajal

22 de agosto

pienso ,que es un negociado más,y que la municipalidad debería haber llamado a una consulta antes de ejecutar esa obra.

Alfredo

22 de agosto

Que buen artículo. Hasta el día de hoy no me dan gaans de llevar a mis hijos a Kidzania. Más que nada por la idea de entender el juego como la “adultización” de los pequeños. No sabía lo de la Clínica Alemana por ejemplo. Menos ganas me dan de ir.

Teresa Boj

22 de agosto

Me he preguntado si KidZania es gancho comercial afecto a ley 20606.
Me gustaría saber sus opiniones, especialmente de los que nos ha seguido en campaña #chaocajitafeliz tiene rasgos muy parecidos.

03 de septiembre

Buen punto…hay que indagar. Saludos!

Hernán Muñoz

22 de agosto

Todo esto se entiende como el nuevo orden mundial que impulsan los ridículos illuminati, la diferencia ahora es que están comenzando con nuestros hijos. No tiene ningún valor fraterno o pedagógico esto de kidzania. Yo mismo le puedo enseñar como funciona el comercio y como protegerse de las pirañas.

Escribe tu nombre

28 de agosto

jajajaja, que manera de hablar wevadas, hazte ver, jajajajaja

La verdadera identidad de Mr. Sistema | El Quinto Poder

22 de agosto

[…] muy sorprendida –y agradecida- por las numerosas visitas y comentarios recibidos a propósito de la columna sobre mi experiencia en KidZania. Quise hacer un relato, casi un inventario y dar una visión explícitamente subjetiva del lugar, […]

Pamela Iturbe

23 de agosto

Tu relato no es subjetivo… por favor…. si eso crees, qué equivocada estás…

La verdadera identidad de Mr. Sistema | Desgobierno de Chile

23 de agosto

[…] muy sorprendida –y agradecida- por las numerosas visitas y comentarios recibidos a propósito de la columna sobre mi experiencia en KidZania. Quise hacer un relato, casi un inventario y dar una visión explícitamente subjetiva del lugar, […]

katha velarde

23 de agosto

No me impresiona tanto lo que cuentas, me lo imaginaba, también me he negado a llevar a mis hijas a ese lugar, que bueno que alguien al menos intente abrirle los ojos a quienes lo defienden como un lugar entretenido. Las peores cosas de este mundo han sido con las mejores intenciones, además muchas cosas “buenas” estan basadas en mentiras, como la religión o la historia. Gracias por la columna. Saludos.

Miguel Peredo

23 de agosto

Leí el artículo y algunos comentarios abajo, y sé que con el mismo impulso que da el artículo y la importancia que tiene la educación de los niños puedan tildarme de simplista e irresponsable pero, por un instante amigos, no creen, que, quizás… se pusieron más papistas que el Papa?

Al fin de cuentas, a cualquier juego pueden pillarle lo negativo, a cualquiera.

La realidad de la sociedad requiere que nos enfrentemos a todo, a lo malo y a lo bueno, y que crezcamos aprendiendo a vivir en ello que siempre existirá. Si me preocupa la visión que tiene mi hijo respecto al mundo en que vivimos, lo conversaré con él y promoveré un pensamiento crítico. Todo a su tiempo, pero no por ello le negaré poder jugar, jugar a ser adulto como inocentemente muchos quisimos.

No nos convirtamos en unos amargados y fomenten en los niños el pensamiento crítico.

25 de agosto

Estoy de acuerdo con la necesidad de fomentar el pensamiento crítico para que niños y niñas vayan formando criterio propio y capacidad de elegir. Lo que me llama la atención es que eso se suponga opuesto a la capacidad de disfrutar y jugar, ambas cosas van de la mano. Saludos! y gracias por comentar.

Julián Cecconi

23 de agosto

Malo que se incentive a vivir en esta economía de mercado, pero que no existan los sinverguenzas de los políticos, no se si es malo…

Katherine Araya

23 de agosto

Un reflejo de la realidad de la sociedad Chilena, donde el estado está cada vez más ausente.

Carlos Corsi

23 de agosto

Estimada Maira, la verdad es que después de leer sus comentarios sobre esta ciudad infantil, la cual no conozco, no me quedan muchas ganas de ir.
Ahora bien, usted habla de que a los niños que visitan la ciudad no se les muestra la realidad y solo parte del consumismo en el que vivimos. Pero no dice absolutamente nada de otras cosas que no se les muestran y si pasan y nos tienen mas que complicados a los adultos.
A mis hijos les tengo que explicar cada dos días porque no hay clases en su colegio, que es una toma, porque cuando vamos al consultorio estamos más de 4 horas. Por que la policía le pega a los estudiantes que caminan por la calle,, porque los políticos aparecen cada 4 anos, porque a nosotros no nos alcanza y los políticos se suben el sueldo 2 millones. Porque tenemos que andar con cuidado para que nos roben, que ha gente que se droga, que para cada fiesta patria muere mucha gente por consumo de alcohol y accidentes de transito. Que no les puedo asegurar que ellos puedan ir a la universidad porque no tenemos plata, que no tenemos casa propia, que en nuestra comuna no hay espacios verdes, que vivimos muy cerca de un vertedero, que el agua potable cada tres días es intomable.
Mire la verdad es que si usted quiere puedo seguir con la lista de explicaciones que tengo que darle a mis hijos, pero tenga la seguridad de que hay cosas mucho mas graves y que nos tocan a muchas familias todos los días. Así que si unos señores quieren hacer un negocio donde los niños jueguen o se crean adultos y los papas paguen por eso y al mismo tiempo sin todo lo que yo le describí, es lo menos importante.
Y si de igualdad se trata, usted tuvo la oportunidad de llevar a sus hijos, hay muchos que no
Atte.
CC

25 de agosto

Muchas gracias por comentar…entiendo lo que dices, pero voy a otra cosa: niños y niñas aprenden, se socializan a través de los juegos. Tengo muy claro que ir a ese lugar no es lo más grave que pueda suceder, pero no es ningún aporte para aportar a mejorar la lista que enumeras y que como bien dices, podríamos seguir. Los cambios son lentos, pero posibles, y para eso es básico que niños y niñas desde chicos valoren y aprendan a organizarse, a trabajar en equipo y por el bien común. Lamento que una gran infraestructura como esta, en que hay una alta inversión privada instalada en terreno municipal, sea utilizada de manera tan vacía y carente de sentido. Saludos!

juan

23 de agosto

son bien graves. si encuentran a kidzania tan demoniaco, no lleven a sus hijos y punto. pero no critiquen lo q a otros les parece interesante o entretenido.
y al q no le gusta la economia de libre mercado q se vaya a cuba y viva feliz

Andres Tassara

23 de agosto

No conozco, a quien escribe el blog ni tampoco la fundación o corporación en la que trabaja, pero no viene al caso, me parece de una de esos tantos blogs que cuando no encuentran un tema para escribir se dedican a descuerar algo exitoso buscándole la quinta pata al gato.

Kidzania es un parque de diversiones cuyo objetivo es divertir a los niños, obviamente detrás de eso hay un fin económico, también es una empresa con accionistas que invirtieron mucho dinero y quieren recuperar su inversión con utilidades, por eso también hay marcas que auspician.

Esta persona critica para empezar que es un lugar donde la luz es artificial que no hay ventilación….. claramente su intención es dañar, por qué?…..

Ahora bien, si la idea es divertir a los niños tiene que ser divertido. Esta persona que lo critica dice que no es real, obvio que no, si la idea es divertir no vas a poner alo niños a hacer cola de horas para subirse a una micro del transantiago, no los vas a hacer trabajar en un consultorio donde no hay remedios ni herramientas para ejercer la medicina o prefieren que se dediquen a hacer marchas, quemar buses, saquear tiendas y tirarle piedras a los policías…. es un mundo de fantasía que busca asemejarse a la realidad pero divirtiendo, por eso rescata lo bueno, para divertir, no es un parque para mandar a los niños a reflexionar sobre los aspectos duros, injustos y oscuros del mundo en el que vivimos, eso es tarea de los padres y los colegios. Que haya marcas hace que parezca aun mas real, que haya una universidad que te enseña que por estudiar vas a conseguir mejores salarios, perfecto, obvio que no hay contaminación. En fin creo que es un parque de DIVERSIONES, distinto y excelente.

Me imagino que debe odiar a Walt Disney World y todos los otros parques, si no le gusta Kidzania porque es demasiado perfecto e irreal que opinará de volar en barcos piratas, montañas rusas espaciales, estar con animales gigantes que hablan, caminan y bailan, salir a salvar el mundo con Hulk o Spiderman, visitar el mundo de Harry Potter o el castillo de Cenicienta ………

Miguel Peredo

23 de agosto

Hacerlos esperar el transantiago media hora jajajaja.

Deberíamos prohibir jugar al pillarse. Eso de encarcelar a otros niños sólo por el hecho de correr mejor que ellos no me parece un buen ejemplo. El pillarse enseña discriminación y segmenta a los niños por sus cualidades atléticas. Eso no puede ser.

Y la pinta? Eso de marcar a otro niño para que corra detrás de los demás en un acto de injusticia y barbarie.

Por lo bajo, me parece que esta columna está muy forzada, exagerada. Entiendo que no le guste a la autora, y que otros piensen igual que ella, pero están apretando demasiado en donde no deberíamos.

Sergio Cerda Donoso

23 de agosto

Inventen una mini ciudad en que los niños sepan lo que es vivir en un estado social en el cual no existe la propiedad privada de los medios de producción en donde el humano no explota a otro, ni lo hacen entre si.
No sean tontos graves si es un lugar para que los niños vayan a divertirse no mas.

Pamela Iturbe

23 de agosto

Yo llevé a mi hija a un cumpleaños y encontré que era un proyecto entretenido, bien hecho, de buena calidad, limpio, con variedad de situaciones y lo que encontré genial era que ellos podían sentir en carne propia lo que le cuesta a sus papis ganarse la platita todos los meses. Encontré genial que pudieran trabajar de reponedor o cajero en un supermercado y entender de qué se trata ese trabajo y cuánto molesta cuando la gente va y deja todo tirado por cualquier parte. Encontré genial también que existiera una réplica de una venta de gas, de la PDI con área de laboratorio y búsqueda de criminales, que pudieran jugar al doctor con cosas más reales, al veterinario, que hubiera una sala de arte para quien quiera ir y pintar en un atril de verdad pudiera hacerlo, que pudiera jugar a la tarotista, al periodista, al animador radial, que supieran cómo se fabrican los helados que se comen, que aprendieran a cocinar, a hacer pan, cómo es una cabina de un avión… absolutamente genial, etc…. ¿Por qué siempre que leo columnas de gente claramente de izquierda sólo logro ver el resentimiento y la odiosidad? No creo que la persona que escribe y varios de los que opinan aquí se atiendan en un hospital público o envíen a sus hijos a cualquier colegio. Por qué todo tiene que ser visto como un ataque a la sociedad, al mundo… Cada cual ve el mundo con el prisma que quiere. Yo vi un lugar bonito, donde los niños lo pasan bien, donde se entretienen y de paso aprenden más o menos distintos oficios y profesiones. No ví un lugar peligroso y que les vaya a inculcar malos hábitos y educar en torno a eso que ustedes llaman “capitalismo neoliberal”…. del que todos disfrutamos mientras podemos. Es rico darme cuenta que soy una persona de clase media, que me esforcé en mis estudios, trabajo y me saco la mugre y he logrado hasta ahora los objetivos que me he propuesto junto a mi marido: criar 3 hijos felices, tenerlos en el mejor colegio que pueda pagar (en La Florida por cierto). Por si creen que soy la típica loca ABC1 que siempre lo ha tenido todo y que por eso opino así, les cuento que siempre he sido de clase media (y a ratos casi media baja), mi madre era profesora, separada y con 2 hermanas más, así que sé de lo que estoy hablando. La EDUCACION SE DA EN CASA… en ninguna otra parte. Así como dijo Albert Einstein “Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela”… o en Kidzania…

Fernando

23 de agosto

Ya!!! como tanto negativismo con esto, en mi caso veo a diario como los niños tratan de emular el mundo de los grandes y jugar los roles de los adultos que ven a diario. Ir a Kidzania es lo mismo pero en una inatalación mas pro…

Yo nunca he visto niños jugando al hospital pobre, al mendigo, el estudiante en paro , etc. les ayudara mucho que en una tarde de juego se los muestren de forma explícita ? …. es un juego solo eso , un juego que dura una tarde y eso es .. despues van a ver las mismas marcas en la calle o al ir a un mall, marcas que en 15 años no se ni si existan ……

Los que ven a esto como un “proceso de adoctrinamiento” que expliquen como “adoctrinar” a un niño siquiera a que ordene los juguetes en tres horas … :-)

marcela morales

23 de agosto

soy psicologa, de universidad tradicional (parece que ese tipo de cosas te interesan mucho)…..tu articulo me parece de un nivel de gravedad y resentimiento sin igual….relaja la vena!

Dani

25 de agosto

Creo que tu mirada sobre la situación, es un poco reducida, con todo mi respeto y humildad. Acá no se está hablando que el niño juegue a esta cosa, que además creo que es sí es estupidez. Se trata a como el capitalismo se naturaliza en espacios que no deberían ser. La mayoría de nosotros jugó a la feria, veranos completos en las calles con amigos, a la mamá, etc. Si bien el mundo avanza y cambia, no entiendo porqué se debe llevar a un niño a jugar, lo que a tí y a muchos nos tienen metidos en tarjetas de credito, deudas, consumo etc. No es casualidad que metan marcas, que esté en las Condes, y no en sector mas popular donde están los pobres, porque ellos no consumen, ellos estan como dices tú “en el hospital pobre, son mendigos y están en paro”. Yo he visto a niños jugando con pistolas de verdad porque en su realidad su hermano, papá y tío la usan y eso es como kidzania pero en otro sector de la ciudad.
Todos tenemos el derecho a decidir como criar a los hijos. Pero también hay que ser solidario, critico y eso no quiere decir amargado ni comunacho, se trata de que hay gente que está muy muy mal en este país y la gente lleva a sus cabros a estas leseras, aumentando el consumo absurdo, en vez de llevar a sus hijos a jugar con niños que están abandonados en hogares sin papá ni mamá. El consumo es facil, rápido y accesible… ¿pero que es lo que te da a cambio?. Yo también tuve la oportunidad de trabajar con niños, pero niños que no van a Kidzania, niños que no tienen papá, ni mamá, ni amor seguro. Por eso hay que criticar estas pequeñas cosas que se meten silenciosamente en el sistema y nos llevan a gastar y que los niños se acostumbren a que debemos gastar, pensando que los hacemos felices de esta manera.

31 de agosto

Lo que me interesa y relaja mucho es conversar y compartir diferentes miradas acerca de lo que vemos y pensamos. Lo disfruto enormemente. Saludos!

M Trinidad De Ferrari F.

23 de agosto

Estoy totalmente de acuerdo con tu mirada , inquietud y tu pregunta final.
En unas semanas más me veré obligada a ir para acompañar a un curso del colegio. La obligación me la he impuesto yo misma para conocer con mis propios ojos lo que de acuerdo a lo que he escuchado me parece una aberración .
Lo peor es que a la mayoría de las personas creen que ésta es una oportunidad para sus hijos, el poderse “asomar” por algunas horas a este maravilloso mundo de los adultos.
Que pena, desgraciadamente, estos cuestionamientos que tú haces no parecieran entenderse mucho.Caminamos para otro lado.

25 de agosto

Eso es lo grave, que se presenta como “mundo de los adultos”, un mundo de compra y venta e individual. El mundo adulto es por suerte mucho más rico y complejo, y tiene muchas cosas que valen la pena y que son importantes de rescatar, que aquí no se hace.

Mariela Duarte

23 de agosto

Como Publicista con bastante experiencia te puedo asegurar que las marcas presentes en dicha instalación no es tan ahí solo por la buena onda de educar y apoyar a los niños, te aseguro que detrás de esto va corriendo harto dinero del que obviamente esas marcas esperan tener una retribución no solo a corto plazo.
Si bien no hay que tomarse esto con tal gravedad, concuerdo contigo y la verdad Kidzania es lo que esperaba e imaginaba. Espero con ansias lo que opinaron tus hijas y espero también que la gente no se tome con tanta liviandad los temas, les meten el dedo en la boca y no se dan cuenta.
Soy publicista y sé de lo que hablo, nada es porque si, nada es gratis.

Francisco

24 de agosto

Tienes razón, mejor enseñemos a jugar al trueque. O sobre la guerra fría, Ahhhh no espera ya no existe…… Tremendamente resentido compadrito, usted anda viendo la cola del diablo en todas partes. Solamente le falta decir que Kidzania es parte del imperialismo yankee….

Alejandra

24 de agosto

Lo peor de todo es que los niños quedan fascinados… Mi hija fue a un cumpleaños y lo mismo pasó con hijos de amigas, que de una u otra forma han sido educados en otra onda… Es perturbador ver como motiva a los cabros y llegan con cierta cantidad de lucas que “les sobraron” para volver otra vez a “gastar”…. Pero creo que uno como padre es el que tiene que mostrar todas las alternativas… Sin prejuiciar y conocer para contrastar… Un día Kidzania…otro Biblioteca de Santiago…otro una obra de teatro…. otro pasear por Villa Grimaldi… Museo de artes decorativas… etc… Crear juicio crítico.

Renzo Santoro

24 de agosto

Yo defiendo a Kidzania, obvio que es como es, miren donde está, al frente del Parque Arauco, apunta a un segmento específico. Al frente también reina el mercado. Creo que lo importante es saber aprovechar la oportunidad de enseñarles a nuestro niños como funcionan las cosas “desde la perspectiva de cada uno”. Como todas las cosas, requiere esfuerzo de los padres. Si los sueltan dentro y no se involucran no es lo mismo, si lo hacen se puede lograr mucho. Ahora si ud cree que es mejor llevarlos al mall, al patio de comidas y después ir a la casa a jugar play, allá ud. Seamos realistas, ¿cuantos padres llevan a sus hijos a un parque, un cerro, o simplemente a conocer la “otra realidad de Santiago”? una minoría muy pequeña. Acá los niños quieren ir y los padres los llevan (o llevamos) si ponemos un poco de esfuerzo se le puede sacar un buen provecho.

Manuel Carrillo

24 de agosto

Estoy muy de acuerdo con el análisis que realizas de Kidzania. Yo fui en familia con mis dos hijos y mi Sra. y nos percatamos de muchas cosas que mencionas.

Quiero agregar un elemento más al análisis. El espacio que Kidzania destina a las artes y a la ciencia es mínimo, toda vez que “buscándole por el lado amable” se reduce a la posibilidad de ser una “estrella de rock” o de diseñar y construir tu casa. De deporte, ni hablar

Esta ausencia no es más que una expresión de nuestro modelo de sociedad construido sobre los cimientos del Mercado que regula todas nuestras acciones.

Como el arte, la ciencia y el deporte son aún espacios donde el afán transaccional no se ha impuesto (salvo en la industria del futbol, como mal la llamó ayer el presidente de la ANFP), entonces no son atractivos para Kidzania.

Creo que es hasta mejor que no estén…

Respecto a mi experiencia personal en Kidzania, mi hija mayor de 11 se entretuvo, el chico de 7 para nada

Andres

24 de agosto

Entonces para la autora y todos los que la siguen y apoyan vamos a crear Kidscuba y Kidsvenezuela, yo por mi parte los seguiré llevando a Kidzania.

Ya no soporto mas el resentimiento de la izquierda y sus aliados, sera que les duele que no estan en el gobierno ahora?

Manuel Carrillo

24 de agosto

Si manifestar mi opinión respecto a que Kidzania no considera dentro de su modelo espacio para las artes, las ciencias y el deporte me hace de izquierda, entonces para tus parametros soy de Izquierda.

vivian carreño

24 de agosto

No sabia que existia un juego o parque asi para los niños hasta hoy, si la descripcion que se hace en este articulo es tal, es muy lamentable que se quiera inculcar a nuestros hijos un mundo capitalista y consumista. Creo que los niños son niños y hay que dejarlos crecer a su ritmo, por lo que lei este juego incentiva a los niños a crecer rapidamente a ser independientes y eso no esta bien, promueve el desapego familiar. Por lo de los bbs rubios y de ojos azules, es de esperar, solo hay que mirar los comerciales de niños, ¿cuantos de ellos son morenos o indigenas? ni uno, el prototipo esta establecido hace bastante tiempo.
Prefiero mil veces que mis hijas jueguen en el barro que ir a un lugar donde se repliquen las fallas de este sistema..

24 de agosto

Si usted piensa como la UDI puede quedarse tranquilo llevando a su hijo a que aprenda que hay un mundo ideal en el que cada uno se salva solo, no hay nada público, prima el Darwinismo social y lo único que importa es la plata.

Felipe Espic

24 de agosto

Según la descripción, este pequeño mundo realmente relfeja el mundo real; una sociedad dominada por el mercado con un estado prácticamente inexistente, por lo que cumple su rol. Es así donde vivimos desgraciadamente.

Además, pienso que para ellos debe ser fascinante cumplir el rol de una dulto, debe ser divertidísimo, y de hecho no deben ni percatarse de las implicancias sociales o políticas de lo que hacen. Por otra parte, no creo que la diversión siempre tenga que ser educativa, existe por sí misma. En mi caso, no le daría más vueltas, y los llevaría a que lo pasen bien. La educación que los padres deben brindar, es un trabajo de cada día y en eso uno debiera preocuparse, no si en un día mis hijos van a un juego que no representa los valores políticos que yo tenga.

De todas maneras, encuentro excelente la nota. Puso a discusión una arista de la cual talvez no me hubiese dado cuenta. Y claro, si llevara mis hijos creo que les daría una charla de relexión al final de la experiencia.

Saludos.

24 de agosto

Te encuentro toda la razón y me alegro no haber alcanzaso a llevar a mis hijos a ese lugar tan subterráneo, frío y carente de valores…

24 de agosto

Te encuentro toda la razón y me alegro no haber alcanzado a llevar a mis hijos a ese lugar tan subterráneo, frío y carente de valores…

Dani

25 de agosto

Los niños y niñas viven en un proceso de desarrollo físico y emocional, de sentir placer a través del juego y a través de este desarrollan valores, habilidades, amigos, relaciones de amor y cooperación. Esto no es un juego, es un situación para construir desde pequeños a las personas en base al consumo, al individualismo y que el dinero es más importante que la solidaridad (y no hablo de la supuesta solidaridad como de la “teletón”), sino solidarizar en el termino de trabajar en comunidad en pro de los derechos, de eliminar injusticias sociales, de enseñar a los niños/as a hacer niños y no adultizarlos con situaciones tan absurdas como Kidzania.

Gabriel Tolosa

25 de agosto

Hace un tiempo ví una película llamada “Toy story”. En ella se explota la idea de que la imaginación de l@s niñ@s es la que les permite crear diversas realidades, ya que cada juego implica una realidad particular.
Ahora me pregunto: ¿qué tan libres son l@s niñ@s para ejercer -y más aún desarrollar- su capacidad de creadores en un juego que ya está configurado con roles fijos y limitadas alternativas de elección?
¿Será que estimular el “querer ser grandes” induce una negación de la condición de niñ@, castrando la capacidad creativa?
Más aún me pregunto: ¿cómo es que este juego superproducido es capaz de estimular la curiosidad?
¿Aprendizaje o entrenamiento?
Tarea para la casa.
Gracias por el artículo.

25 de agosto

¡Gracias a ti!

Roberto Berríos Zegarra

25 de agosto

Hola, el otro día conversábamos sobre KS en una reunión familiar, todo porque mi hija me pidió que la llevara. Mi postura es, sin haber ido al lugar, que no la llevaría porque me parece que fomenta exactamente todo lo contrario de lo que yo trato de enseñarle y porque considero que es una apología al neoliberalismo. Esto es un ejercicio aleccionador, que me imagino, debe ser como ir de vacaciones con las juventudes nazis en la Alemania de 1939.
Bueno a raíz de esa conversación, mi hermana me envió el link para que leyera este artículo y concuerdo plenamente con la autora, felicitaciones y me pareció brillante tu idea de llevar a tu hija y luego pedirle una tarea sobre su experiencia, te la voy a copiar!!
No conocía este sitio, y como a mi me interesa conocer otras opiniones y aprender, lo voy a guardar en mis favoritos. Me gustó mucho, además, que en los comentarios no he visto insultos ni ironías ridículas, como pasa en otros foros y me parece muy bien, felicitaciones a todos.
Saludos!!

Roberto Berríos

Sergio Castillo

25 de agosto

En mi opinión un niño/a no va a cambiar su pensamiento o le hará mal en su vida por ir a Kidzania. De hecho, creo que ni siquiera se preguntan el trasfondo. Somos nosotros los adultos que vemos algo malo en esto. A mi lo único que no me gusta de esto es que usen marcas específicas cuando todo debería ser genérico.

25 de agosto

Yo tampoco creo que un niño vaya a cambiar radicalmente por ir una vez al lugar, pero no es un lugar educativo como se presenta, ni tampoco inocuo, justamente por la falta de cuestionamiento con que se aceptan cosas que sí que me parecen aberrantes, como por ejemplo el afiche con que se presenta la Universidad. ¡Saludos!

esteban vitagliano

25 de agosto

Yo he ido dos veces con mi hija y lo encontramos salvajemente entretenido sin necesidad de hacer caldo de cabeza , ni hilar fino.
La actividad es esporádica y asemeja al mundo en que vivimos. No estoy ni a favor ni en contra del mundo que habitamos, ni de Kidzania. Pero me alegro que esté en Chile y tan bien hecho.

esteban vitagliano

25 de agosto

Quiero complementar mi opinion, recordándole a los padres a favor o en contra, que es muy importante que dediquemos un tiempo de amor y calidad con la mayor frecuencia posible a nuestros niños y adolescentes. Ese espacio es mas trascendente para ellos y quedará marcado en su memoria y autoestima.
Las plazas públicas son mas entretenidad cuando participamos en sus juegos, además de debatir las conveniencias e inconveniencias de determinados lugares supuestamente simbólicos y que sin dudas los niños disfrutarían.

26 de agosto

Este proyecto apunta al concepto de la “Eduentretención” que consiste en que los niños jueguen ejerciendo distintas profesiones u oficios y durante esta actividad entiendan mejor cómo funciona el mundo que los rodea. Adicionalmente, durante este proceso sociabilizan, aprenden sobre trabajo en equipo, a tomar decisiones, adquieren conocimientos sobre los principios básicos de economía y educación cívica, así como a desarrollar la imaginación, fortalecer su autonomía y socializar con otros compañeros. http://www.kidzania.cl/descripcion.html

Asi dice la pagina web que es Kidzania.

¿Que ocurre en realidad? Hay un objetivo detras de una mentira.

La mentira es mostrarlo como un parque temático basado en la “eduentretención” : “La Ciudad de los Niños, un lugar donde los niños aprenden a jugar como gente grande”. El objetivo: mostrar que ser un consumista esta bien.

Entiendase, una cosa es comprar, y enseñar a comprar, y otra convertir a los niños en consumistas. Todos necesitamos zapatos, asi que tenemos que comprar zapatos. El consumista no va a comprar zapatos, sino Nikes, Adidas, Manolos… Y lo que hace Kidzania es promover el consumismo.

¿Donde esta la educacion que es parte del slogan del parque? No les enseñan profesiones, les enseñan cuales profesiones son las que dan mas dinero, que es el que hay que gastar. No les enseñan cómo usar el dinero de manera eficiente, sino solo a gastar. No les enseñan “como es el mundo que los rodea”, sino una fantasia del mundo en que la gente solo es feliz cuando esta en el mall, cuando tiene un celular, cuando va a un restaurante…

Los niños no se hacen caldo de cabeza, un niño se entretiene… pero Kidzania no es inocente, esta diseñado para que subconcientemente los niños vean eso como normal, como lo bueno, como lo positivo. Eso no es una paranoia, los niños tienen el cerebro en blanco, asi que los estimulos como los de Kidzania los impactan directamente, y no tienen barreras como los adultos para discernir el mensaje. ¿Que solo se lleva una vez a los niños? Asi es, pero luego ve la television, donde ve comerciales y dice “ah, mira, ese zapato Nike es el que use en Kidzania, compramelo”. ¿Y por que haría eso? Porque detras de Kidzania hay una tecnica llamada GRP’s o Gross Rating Points, que es base de la planificación publicitaria. La idea es generar dependencia no de un producto, sino de una marca asociada a un producto. Eso es consumismo.

¿Que se quiere llevar a un niño a un lugar entretenido? Aun esta Fantasilandia. Kidzania no esta diseñado para ser un entretenimiento sano, educativo ni positivo.

Facundo Agurto

26 de agosto

Francisco Jara

27 de agosto

Interesante el artículo, pero está claro que solo a un adulto se le ocurriría pensar de ese modo. Creo que solo un adulto podría ver lo peor de las cosas, y hacer comentarios tan agrios y con tanto resentimiento. Me imagino que los niños piensan solo en divertirse y no tratan de hacer un análisis de antropología social cada vez que participan de un juego. Además esa réplica de una ciudad que se describe aquí (no conozco el lugar, y solo cuento con este comentario para hacerme la idea) es exactamente eso una réplica y que por lo que se muestra copia fielmente una parte de la realidad. Probablemente los motivos últimos de este negocio sean precisamente los que se mencionan aquí, al fin y al cabo los motivos últimos de cualquier negocio son lograr mayores utilidades a costa de lo que sea, pero es así, si este modelo económico-social está en crisis, es el modelo en el que estamos inserto, el modelo universal en este momento, por eso es nuestra realidad y la de los niños. Ahora esta claro que en este caso hay un sesgo, pero sinceramente que juego de este estilo sería tan honrado como para incluir la pobreza y miseria en que viven el resto de quienes no están representados en el juego? Por favor, es un negocio, nada más…y perdonen niños por el análisis anterior, pero este comentario va dirigido a los adultos aburridos, amargados y resentidos que olvidaron que una vez jugaron al papá y la mamá, al doctor, a la micro, etc siempre representando roles de esta mísera realidad.

28 de agosto

Kidzania es un negocio hecho por adultos, enfocado para que otros adultos gasten en el lugar. No tiene nada de amargado, ni resentido ni nada parecido criticar a un lugar que se presenta como “entretencion educativa”. Porque así se presenta Kidzania, no como un lugar entretenido, sino ademas educativo.

Asi que hagase una pregunta: ¿Que “educacion” pretende entregar Kidzania? Eso es lo que queremos saber, y eso es lo que estamos discutiendo. ¿Que tiene de educativo Kidzania, que motivara a sus dueños a patentar el juego de jugar al papa y a la mama, que se puede hacer gratis en cualquier lugar?

Paula Ross

27 de agosto

Interesante reflexión, María Inés. Te felicito por no dejar que, lo aparentemente del todo positivo, pase por tu lado sin reflexionar críticamente sobre nuestra cultura, su impacto y mensaje en nuestros niños.

Christian Zere

27 de agosto

Kidzania, es una franquicia de un parque de entretenciones para niños, claramente tiene un sesgo pro empresa, así se financia, no tener todas las instituciones de una sociedad lo hace quizas cuestionable, menos equilibrado, pero no perverso. Lo bueno es que no existe obligación de exponer a los niños, es una opción libre de cada apoderado.

Referente a que pensarían? en Cuba dificil saberlo si no hay libertad de expresion y esta governada por la monarquia de los Castro, sin parlamento, sin elecciones, con presos politicos, y seguramente con muchos martires de la libertad, En cambio en Chile estarían felices de poder abrir otra sucursal de la franquicia, lamentable que sea pro comunista, pero no importa el sesgo ideológico, mas importante son los ingresos

27 de agosto

Estimado si no le gusta, no vaya. O bien, intente emprender su propia ciudad. Viva y deje vivir!!!

Juan Pablo Melo

27 de agosto

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2012/07/25/kidzania-o-la-alienacion-en-miniatura/ otro artículo más elaborado por un sociólogo acerca de kidzania, échele un vistazo

alejandra alvarado

27 de agosto

lanzando la primera piedra:
mis hijos, de 4 y 5 años NO CONOCEN ninguna de estas marcas y doy gracias a Dios por ello ya que no tienen ningún trauma por no tomar coca cola, ni comer hamburguesas del Mc Donald’s. Tampoco conocen los iphone pues son NIÑOS. Mi pregunta es: ¿cuántos tipos de templos religiosos aparecen representados en Kidzania? ¿ya nadie se casa en el mundo de los adultos para conformar una familia de fe tal que no es digno de representación en un recinto “educativo”?

Joaquín Müller

29 de agosto

Esto es fácil de abordar… Existen mucha religiones. A cuál de toda la variedad de iglesias que existen en nuestro país se debería representar en el parque??

Alberto

28 de agosto

Que amargada, te apuesto que eres de los que cree en conspiraciones de todo el mundo, tipo Salfate, disfruta la vida, ve el lado alegre de las cosas, no le busques 10 patas al gato, chasconeate y disfruta un poco mas la vida, culturizate y deja de ver realityes en la tele, ayuda a romper el esquema chileno de ser negativo y encontrarle el lado satanico a todo, los niños disfrutan de manera inocente, somos los adultos los que nos amargamos, si eres de los que se preocupan de hacer felices a tus hijos, no los contamines con tus miedos y teorias absurdas, dejalos vivir y elegir, saludos.

Fernando Wienner Gotthe

28 de agosto

Me hace recordar cuando prohibieron la visita de AC-DC a chile, queda demostrado que Chile es un pais de tarados sin cultura, que no tienen mundo, amargados y le buscan siempre el lado negativo a todo, gracias a Dios ya me fui de ahi, y desde afuera veo con pena el motivo por el cual a los chilenos no los quieren en ningun lado, son unos amargados, criticones y hablan puras leseras sin saber, yo tuve que empaparme de otra cultura para quitarme el karma de ser chileno y empezar a disfrutar la vida, abran los ojos y aprendan a ser felices sin criticar todo!!!!!!

30 de agosto

jajaj curioso comentario…

Ruben Nanjari

28 de agosto

Mi hija fue este lugar por el colegio, y pago 1.500 o 2.000 pesos, por lo que no hay que ser un potentado para que su hijo visite este lugar.
Cuando le pregunte si le había gustado me dijo que si, pero que se había asustado en el cine por que había algo de terror.
Probablemente si le pregunto a mi hija las marcas que habían en Kidzania probablemente ya no se acuerde de ninguna, y por su respuesta anteriormente indicada tampoco le intereso eso.
Creo que tus comentarios, donde este lugar parece algo demoníaco, es porque esperabas algo muy “real” y no un espacio de entretención para los niños, me imagino que para los ideadores de esta iniciativa jamás se les cruzo por la cabeza que los niños aprendieran que es un “Concejo Municipal”, con C y no con S, si no más bien como una forma más evolucionada de jugar al doctor, al profesor, al papá y la mamá y de que se sintieran y jugaran a ser “grandes”.
Meditando sobre tu pregunta, creo que educar a nuestros hijos es darle valores y herramientas para que se desenvuelvan de buena forma en el mundo cuando sean adultos, muchos pensarán en que desarrollen una visión crítica del mundo y como cambiarla, otros pensarán en que ganen dinero, probablemente en Cuba muchos padres enseñaran a sus hijos a no opinar para que puedan sobrevivir.

Joaquín Müller

29 de agosto

Estimada,

Yo no soy un defensor del parque, pero al parecer manejo cierta información que tu desconoces. KidZania sí tiene un gobierno, al ser un parque a nivel internacional cada parque tiene un alcalde o alcaldesa. KidZania Santiago al ser un parque nuevo no tiene un parlamento [el que en los otros parques está compuesto por los mismos visitantes], pero eso está pronto a modificarse. El parque no está construido con nuestros impuestos, fue financiado con el dinero de privados y por lo tanto es bastante comprensivo que el fin no sea el de educar propiamente tal. Estoy de acuerdo cuando se habla de que no hay transporte público ni áreas verdes, pero lo de la planta de reciclaje, esta sí lleva a un lugar de reciclaje.

29 de agosto

El parque no está construido con nuestros impuestos, fue financiado con el dinero de privados EN UN TERRENO MUNICIPAL, cometiendose una serie de irregularidades en el proceso.

http://ciperchile.cl/2012/04/20/la-encubierta-privatizacion-del-parque-araucano/

se quita un terreno de areas verdes, necesario para Santiago, para construir un parque PRIVADO.

http://www.defendamoslaciudad.cl/aporta.php/noticias/mostrar-noticia/denuncian-ante-contraloria-ilegalidades-en-la-construccion-de-centro-comercial-en-el-parque-araucano/

Ignacia

31 de agosto

Exacto, a la autora del texto, debería haber consultado bien. Ya que como dice Joaquín, Kz sí tiene un gobierno, una alcaldesa y otras cosas pronto a implementarse, recuerden que el parque es relativamente nuevo. Si ud. se hubiese informado, el área de reciclaje si conducirá a un lugar, ya que pertenece a un nuevo “socio comercial” al igual que ACHS, que si uds. observó bien, está al lado de la farmacia, cerrado, con publicidad por fuera pero aún en construcción. Y también en ese mismo pasillo, habrá una Óptica.

Estoy de acuerdo con muchas cosas del texto y otras, un poco exageradas. Mucha gente reclama por cosas que ellos mismos no se informan antes de comprar su entrada al Parque.

Se ha dicho que es exclusivo… quizá en un rango $ un poco (hay gente a la que le cuesta ganar sus pesitos como para gastarlos llevando a sus niños a Kz y otra que tiene, pero igual llora porque es caro), porque la mayoría de los visitantes son de recursos y/o escuelas pudientes. Pero si se ven realidades distintas y también se intenta incluir a quien visite, por ejemplo, niños en situación de discapacidad o con algún problema cognitivo de igual forma pueden participar en las actividades y pueden prescindir del papá, mamá o adulto responsable fomentando su autonomía. Cosa que no en todas partes se ve.

DF

29 de agosto

Leí el artículo porque un amigo me mandó el enlace. Me parecen buenos los análisis. Si el problema está en que esta empresa pone en su proyecto como educador, están mal. Pero es lo mismo que hacen muchas empresas y otros organismos o agrupaciones poner en proyectos la característica de educativa, artítico-cultural u otros apellidos que suavicen el verdadero fin para tapar sus verdaderas intenciones de lucro o simplemente para que visen el proyecto de manera más expedita. Si puso Kidzania educativo nadie se la cree, o ¿alguien se la creyó?. O sea ni los kidzania, ni de los de la municipalidad, ni los auspiciadores, ni los que han ido allí. Para todos es básicamente de entretención. Pero si empezamos a analizar cada oficio o profesión propuesta a realizar por los niños/as, podríamos enumerar aprestos asociados.
¿Si lo recomiendo?, sí.Considero que cumple su fin por el cual todos los niños van o quieren ir que es el de entretenerse. No esperaba nada más que eso. ¿Si la pasó bien mi hijo?, diría lo que me dijo: bkn. Si lo llevaré de nuevo, si me lo pide y mis arcas lo permite, claro que sí.
Ayer le pregunté nuevamente si le había gustado, me dijo que sí; qué fue lo que más le gustó: ser minero, bombero; y si él creía que era un mundo de verdad, me dijo que no.
Cuando lo esperaba de su turno de minero, le pregunté a una niñita que cuantas veces había ido, me dijo que dos, que todavía no alcanzaba hacer todo lo que quería. Ví niños y niñas bien pailones, eso me llamó la atención, porque mi hijo de 1.06mt junto a una niña de 1.70mt haciendo helados…o un niñito preadolecente de bigotitos super comprometido con su empresa de courier, todos creyéndose el cuento de su profesión u oficio. Si me hubiera gustado que mi mamá me llevara ahí, digo un definitivo sí. Si uno lo ve como un mundo de consumo, lo ve todo negro, todo malo. Observé mucho, y también leí los carteles o declaración cuando esperaba a mi hijo en su labor social como bombero; cuando vi el sitio de reciclaje que no conducía a nada, tal como se menciona, se nos ocurrieron hartas ideas de mejora, pero no las diré a menos que los kidzania me den euros. Al recomendar este lugar me decía el mismo amigo que echaba de menos oficios de artesanos, basureros, macheteros y… las prostitutas, y que seguramente no las consideraron por la corta edad de los clientes.
Creo que los niños saben que esto es un lugar de entretención, no le dan más valor que ese, y siento que siempre se les subestima pensar que los niños se la creen todas. También creo que uno como mamá, o según sea el caso, tiene que ser participe activo en la educación del hijo/a. Si no quieres que el colegio realice una visita a este lugar, bueno hay que hacerlo saber y discutirlo o desvincularlo de la actividad. Creo que muchos padres se sienten seguros de que porque su hijo/a va a la escuela o colegio o universidad ya está todo listo. Colegios, escuelas, institutos, universidades están sobrestimadas. No todo los aprestos o conocimientos se dan en esas instancias: el hogar es el mejor lugar de aprendizaje.
En definitiva es una muy buena alternativa de entretención cuando está lloviendo o cuando hace mucho frío y una ida a la piscina o cualquier actividad al aire libre no lo permite por tiempo. Lo malo, el precio es muy elevado.
Saludos,
DF.

raquel poblete ku

29 de agosto

“Quiero ser socio comercial
Marcas líderes en el mercado ya se han sumado a este innovador concepto de Eduentretención, confiando en su enorme potencial como herramienta de marketing”

Nos lo dicen en la cara!!

30 de agosto

y luego resulta que somos mal pensados.

Julio

30 de agosto

Mi crítica es un poco distinta. Si bien no creo que Kidzania sea terrible, tampoco me entusiasma. Pero esto es más bien gusto personal. Pero encuentro absurdo utilizar espacio municipal en una área verde que no es de gran tamaño en un sector urbano de una ciudad con gran déficit de áreas verdes y con problemas de contaminación. Absurdo construir más estacionamientos y restaurantes en una zona plagada de comercios y estacionamientos. A parte, Kidzania a mi parecer no puede ser prioridad en un país donde faltan museos, teatros, bibliotecas, mercados tradicionales, lugares para hacer deporte e incluso parques temáticos tradicionales.

Creo que el único criterio que utilizo la municipalidad en este proyecto fue el lucro y darle números azules a la municipalidad que entiendo que esta aproblemada desde la construcción de estación de metro los dominicos. (No se si esto último será cierto)

flira

30 de agosto

Encuentro un poquito amargada la columna. No es una granja ni el sur de chile. Es una ciudad en la que trabajan y viven como los santiaguinos. Si hay clinica Alemana es porque la posta central no hizo ningun aporte para que esto se llevara a cabo.

30 de agosto

Ojo, que no es aporte, es un negocio.

Escribe tu nombre

10 de septiembre

Es un negocio!!!!…..DEJEMOS QUE LOS NIÑOS SEAN NIÑOS!!!!!

30 de agosto

Me acuerdo que cuando chico, cuando jugaba a los autitos o algo asi, andaba con los brazos estirados, haciendo como que manejaba un auto y haciendo brrrrrrrrr. Soñaba con tener un auto a escala para juegar a deveras que tenia auto. Tambien jugaba a quejarme con las alzas de bencina y el impuesto especifico. Despues llegaba a mi casa y jugaba a que iba a la Junta de Vecinos y le exigia a mi Alcaldesa (mama) que cocinara de acuerdo a una votacion lograda mediante una asamblea constituyente…pero de juego si pos, no de verdad!!! Te imaginai los niños armando asamblea constituyente?!??! Seria como el Clan Infantil de S.G!!! Y votando puras tonteras!!! Terminaria almorzando puro chocapic con manjar!!! Y jugo en polvo de postre. En fin… despues seguia jugando a que no queria comer manzana de Quintero porque habia una plantacion de Miel transgenica al lado. En fin…Tienes toda la razon. Kidzania deberia ser mas como uno jugaba antes, mas real, no armado de acuerdo al consumismo que nos arrebata la niñez que merecemos!!!

31 de agosto

Estimados

La semana pasada como parte de una actividad “educativa” del colegio de mi hija de 6 años fuimos alumnos, profesora y apoderados al KIDZANIA. Salí malgenio y terminé alegando con los administradores del local. Definitivamente y está clarisimo (basta con un mínimo de intelecto y cultura) para darse cuenta que es un adiestramiento para que nuestros hijos sean futuros consumidores ovejas obedientes del futuro sistema neoliberal perfecto que ciertos grupos esperan tener de aquí a 20 años.

Pero hay una solución: propongo que nos organicemos entre muchos y construyamos otra ciudad igual, para que jueguen nuestros niños, pero que sea una réplica de la ciudad amable que nos gustaria que habitarna nuestros hijos cuando sean adultos. Con jardines y plantas de verdad, con almacenes de barrio, con universidad pública y consultorio gratuito, con cielo de verdad, donde se practique la solidaridad y las decisiones en conjunto.
No permitamos que adiestren la mente de nuestros niños y los conviertan en consumidores autómatas y acríticos.

Camila

31 de agosto

Y usted como parte de una comunidad educativa como lo es el colegio, no se informó antes de llevar a su hija o permitir que asistiera a Kidzania? También el error está en no informarse antes sobre qué se tratan las cosas que le llaman la atención a nuestros hijos por estar “de moda”…

31 de agosto

Continuación de fui a Kidzania

Como les comenté en correo anterior cuando fui a Kidzania terminé malgenio a conversando acaloradamente con uno de los encargados del parque, por lo siguiente:

Para entrar cada actividad los niños siempre debían hacer fila y esperar mucho rato, por lo cual cada niños no alcanza a entrar a más de 4 ó 5 actividades durante la jornada que permanece adentro. Entonces pedí hablar con algún jefe por que no me pareció teneer que pagar tan caro por la entrada para que mi hija se llevara haciendo fila en vez de disfrutar de las actividades.
Bueno resulta que la respuesta fue SORPRENDENTE. Se me explicó que KIDZANIA es una réplica del mundo real y de que es un lugar educativio para preparar a los niños para la vida adulta y que justamente una de las cosas que tienen que aprender es seguir las reglas sociales, entre las cuales está que para comprar algo o realizar algún trabajo deben esperar o hacer fila por que las opciones son limitadas y las oportunidades no son para todos. Y que el niño debe aprender que tiene que aceptar sin cuestionar las reglas que le pone cada dueño de local o de lugar de trabajo, incluyendo tiempos de espera. Para que decir que en ningun lugar de trabajo había entrevistas ni se preguntaba cuanto le pagaban a cada niño por su labor. El niño simplemente esperar interminablemente en una forma pasiva, luego entra realiza su rol laboral escogido y se le paga su sueldo (sólo un billetito) y el niños lo recibe y acepta sin chistar. Despues sale y con el billetito que le pagaron va a otro local que escoja y compra lo que “desee con ese billete” como el billete vale tan poco sólo le alcanza “siempre” para comprar el articulo más económico. Por lo mismo mi hija concluyó que debía trabajr demasiado (más del tiempo que podía permanecer el Kidzania) para poder haber comprado lo que a ella le hubiera gustado.
Concluyo que en vez de llamrse Kidzania debería llamarse ORWELL 1984.

Ignacia

31 de agosto

Se entiende lo de usar espacios públicos y blabla (que los ocupan los restaurantes del “Vida Parque”, Kdz está en subterráneo y lo único que sobresale es la cúpula… ) Me sorprende tanto que en todas partes “lloren” el parque virtualmente pero no hagan acciones… ni le den un uso constante al parque, siempre se ve más vacío y a lo más con deportistas corriendo, o disfrutando una tarde en familia como se ve en otros parques o que realizando actividades de conciencia social de la que tanto quieren, por internet.

KidZania II: el juego al servicio del marketing | El Quinto Poder

01 de septiembre

[…] me han preguntado luego de la ida a Kidzania si las niñas lo pasaron bien. ¿La respuesta? No tanto como ellas mismas esperaban, muchas colas, […]

KidZania II: el juego al servicio del marketing | Desgobierno de Chile

01 de septiembre

[…] me han preguntado luego de la ida a Kidzania si las niñas lo pasaron bien. ¿La respuesta? No tanto como ellas mismas esperaban, muchas colas, […]

Homero Gac

04 de septiembre

Esto me recuerda a a mi abuela hablando de los “colericos”, a un cura anatematizando el mundo de las series japonesas de anime y a Evans llamando a entretenernos hasta la medianoche. Si alguien cree que Kidzania es un lugar para educarse en civilidad esta muy equivocado y habria que ser bien naive para enviara hijos a

Homero Gac

04 de septiembre

Aprender que son los movimientos ciudadanos alli.
Respecto a Cuba creo que ya es hoy dia un parque tematico del Comunismo el cual es permitido por EEUU para que los turistas vean que pasa en regimenes de este tipo.

Escribe tu nombre

10 de septiembre

DEJEMOS QUE LOS NIÑOS SEAN NIÑOS!!!!!!!!!!!
Que sucede con los “adultos” en este pais…He visto que compran alcohol o cigarrillos a adolescentes si éstos les piden por que son adultos buena onda…., otros que le preguntan a niños de 3 años si tienen polola, niños de 3 años ya preocupados de si el compañero se va a reir de él en el jardin infantil, niñitas a los 3 o 4 años ya maquilladas, manicure lista y peinadas con brushing…ah! y preocupadas de que están gordas….por favor DEJEMOS QUE LOS NIÑOS SEAN NIÑOS…

Karen

19 de octubre

Y después se preguntan por que los jóvenes somos tan estresados, si lo único que pensamos y nos han enseñado es a ser adultos, pero cuando llegamos ahí, nos damos cuenta que no vivimos lo suficientemente libres nuestra juventud.

Karen

19 de octubre

Si bien voy a opinar desde una vereda bastante alejada, pues no soy madre, creo que Kidzania es un buen proyecto pero que ha dejado de lado muchos elementos importantes de la realidad, que son fundamentalmente los que crean individuos. Aquí, el trabajo da frutos, el trabajo da dinero, el trabajo da bienes, pero… ¿Que diferencia a todos esos niños? Aunque les muestres mil empleos… ¿Donde está la diferencia de cada uno de esos niños? ¿Sus historias?. Me parece que el modelo que se aplica es el mismo que se aplica en la PSU, en donde si tienes una buena capacidad de memoria, un buen nem y plata para pagar la U, puedes estudiar, pero que no se dedica a entender que aunque 60 estudiantes se metan a carreras como (en mi caso) Diseño, ellos son todos diferentes, crean de forma diferente y deben ser entendidos como tal (y evaluados así).

Esa sensación de masa, de grupo anónimo, del pertenecer a la sociedad pero no ser individuo es lo que me molesta de este proyecto. Eso de estar juntos, pero no revueltos, de no conocernos a nosotros ni a los demás.

¿Que pasa con el formar comunidad? Parece que ya no es importante si tienes lucas.

R. Gallardo

02 de noviembre

Muy buena la crítica, estoy de acuerdo con todo lo dicho puesto que enseñarles a los niños a ver el mundo sólo desde el lado consumista, artificial y competitivo, aspirando a todo ello, no me parece que sea la mejor forma de dejar que se entretengan los niños, puesto que ellos son la generación futura que está en formación y necesitan empaparse de valores y generar conciencia sobre el mundo en el que están, aprendiendo lo bueno del mundo y no necesariamente ver sólo el lado bonito de lo que pasa alrededor de ellos; tienen que saber de las consecuencias de un mundo que gira alrededor del consumismo, la búsqueda de un mundo artificial y la competitividad.
Pero me parece que nos hemos olvidado aquí de algo importante: al ser KidZania un mundo creado para que los niños circulen libremente pretendiendo ser adultos, el lugar se transforma en el paraíso de los pedofilos, que podrían sin problemas colarse en aquel lugar llevando a algún pariente al cuidado de ellos…piénsenlo.

Jorge Silva Reyes

09 de noviembre

Ja!! la educación no consiste en someter a los niños a la lógica insana del adulto capitalista, bueno ,aunque esto finalmente se logre en todas las escuelas posibles, hoy los niños son mucho más críticos y mas conscientes,la verdadera educación consiste en que el profesor entienda esa lógica (la del niño)y luego la potencie para que este la reproduzca, cuando eso suceda se ira sedimentando el modelo y caerá la estructura!!!

Valeria Bravo Acevedo

09 de noviembre

Me encanto tu publicación, siempre tuve una sensación media perversa respecto a KidZania, pero no tengo hijos ni gente conocida que conozca el lugar. Me parece que los niños deberías volver a jugar con barro, tirarse bombitas de agua y manguerearse en verano, salir a jugar a un parque, en definitiva ser niños sin tanta producción, sin tanta cosa artificial… en el fondo disfrutar de las cosas simples.

franquicias españa

18 de noviembre

Nice blog right here! Also your web site loads up very fast! What host are you the usage of? Can I am getting your affiliate hyperlink in your host? I want my site loaded up as fast as yours lol

Ximena, Claudia y Fernanda

20 de noviembre

Hola somos un grupo de estudiantes de licenciatura en educación, estamos realizando un trabajo sobre kidzania y su impacto en el imaginario social de los niños. Nos sería de gran ayuda si puedieses contactarte con nosotras.
Esperamos tu respuesta

27 de noviembre

Estoy completamente de acuerdo contigo. Esta iniciativa los único que buscar que sembrar en los nichos la semilla de un capitalismo enceguecido, dónde lo niños se robotizarán bajo la consigna:
“Consumo, luego existo”
De esta forma, extienden sus posibilidades frente a un mundo que ya descubrió el gran engaño y que cada vez más, está comenzando a ver la luz.
Chile necesita más comentarios como estos. Te felicito.

Arleth Lara Perez

07 de diciembre

lo hacen para que los niños no se preocupen por que kidzania solo es un juego para que los niños no se ensucien la mente miren entonces pongan a la contaminacion a la pobresa (el cual si hay pero para darle solucion al problema ponen trabajao.

Alejandra Lorca

15 de diciembre

También quiero hacer hincapié en que no se da espacio por ejemplo para relatar trabajos que también son parte de éste país como lo son la agricultura, la pesca, consciencia ecológica, me hace un llamado de atención que a su vez sea tan centralizador, ¿o acaso son trabajos que los niños de hoy no aspiran para el mañana ?

catalina

19 de diciembre

es va cannnn

Vanessa Joselyn

26 de diciembre

una pregunta por que no avía coches

Cecilia

11 de enero

Aun no visito Kidzania, no tenía más expectativas que visitar un lugar de entretenimiento y juegos de roles. Despues de leer todas estas opiniones, lo visitare cuanto antes. Espero y deseo seguir conservando mis expectativas iniciales pues encuentro terrible tanta catarsis fatalista y politizada.

15 de enero

Cecilia:

Jugar a roles no es el problema, si aqui nadie ha sido tan tonto grave, la cuestion es mas sencilla: ¿que pretende Kidzania? Y la respuesta es sencilla tambien: fomentar el consumo de marcas en los niños. Les dicen “elige esta carrera, porque tendras mejor sueldo y podras comprar cosas”, bajo el rotulo de “educativo”.

La critica no es fatalista ni politizada, si alguien quiere ir a Kidzania puede hacerlo. Lo que no queremos la mayoria de los que hemos comentado es que nos mientan. ¿Que es Kidzania? un parque creado por empresarios y financiado por empresas para crear consumidores. No tiene nada de educativo, y la idea es que si de 3 niños 1 se convierte en oniomaniaco habran cumplido con su mision.

lolita@hotmail.com

15 de enero

que es esto

Monica Schilling Mast

15 de enero

Estoy totalmente de acuerdo, pienso que KidZania puede ser “educativo” solamente si, como padres, se dedica un espacio de reflexión al respecto. Lamentablemente, no todos los padres del país tienen posibilidades de tener la misma lectura que se le da en esta columna, ya que el porcentaje de familias con buena educación y entorno cultural rico, para tener una mirada crítica, en Chile es mínimo. Son estas mismas personas las que no son capaces de filtrar lo que ven y experimentan, absorbiendo todo lo que KidZania intenta promover.
Saludos

Ricardo

15 de febrero

Estuve en este lugar hace dos dias, cuando ingrese junto a mi familia no me parecio lo esperado enclavado en el parque Araucano , un lugra de naturaleza y gente de tranco rapido de dos o tres restaurante en su acceso de mala comida y alto precio con el sobñolento olor a pucho mas bien un bien un lugar donde no se disfrasaban los malos aspectos de nuestra sociedad, entre a este lugar en un subterraneo, entrada $ 10000 niños y adultos $ 7000, la espectación era grande los niños nerviosos por entrar aperecio una chica empleada de este lugar solicitando nuestra mano derecha en cual se puso una suerte de reloj que solo les sirvio a los niños para los adultos era como una suerte de entrada para distinguirlos y nadie se colara por la salida, nunca supe que otra función tenia, los adultos no teniamos derecho a nada nisiquiera a cuidar el lugar en la fila ni siquiera a sentarnos si bien habia asientos pero eran muy pocos, mas de alguna madre pasada en revoluciones que vestia de traje azul que la comida chatarra habia hecho estragos en ella, en fin camine creo que unos 20 vueltas por los mismo pasillos en donde no habia ningun niño era por las encargadas tenian como requisito esperar a que llegaran tres o mas niños y luego comenzar pero cuando llegaban los necesarios no aperencia por ejemplo magos y peluqueria tarot, bueno en fin, algo no andaba bien con esto me pregunte porque el dinero y comence a descubrir la argucia publicitaria todo era un biombo que caia sin control el objetivo no es otro engañar a las familias haciendo parecer un jugo como lo que de verdad es un gigantesco palacio del consumismo…mi opinion estos lugares deben tener regulación, y por tu mental lleva a los niños a jugar al parque juntante con ellos al aire libre y no en este sucucho de mala muerte.

roberto vlastelica

16 de febrero

Un espacio como ese realmente refleja una cruda realidad, pero esta como todas nuestras “realidades” depende de la cultura en que se desarrollan. En esta, hasta el más comunista es burgués, nuestros ideales son de Disney y Mcdonalds, un puñado de excéntricos nos dicen lo que debemos ver como lindo en cada temporada y cuanto debemos pagarles por ello. La mayoría se iría a usa si los llamaran. Si vivimos en un molde, todos queremos conocer la fábrica, al mago de OZ.
Si una raza consumidora de recursos esta gobernando ahora, en pocos años estos niños kidzania recordaran esa ciudad como una bella utopia, ya que su real ciudad va a ser eso pero en medio de un mar estéril de vida. Si atacamos a estos juegos, preguntémonos que ejemplo damos cada uno con nuestra forma de vida individual. I hay alguna verdad en el sistema que a todos nos gusta es que es completamente artificial. La palabra natural es para los anuncios de la tele.
Todo el problema radica en que pensamos siempre que somos una humanidad, pero en realidad somos un conjunto de egos en cuerpos que debemos disfrazar. No nos sentimos hermanos (menos en la capital). Los papás quieren hijos obedientes sin pensar si sus órdenes son sabias. Si tu matrimonio o tu familia es un desastre maquillado como el 90%, ¿Qué se puede pedir a una familia de 10, 20 o 100 millones?. Si la mayoría de las mujeres quieren un buen partido, y los hombres una modelo, ¿le extraña a alguien que los juegos para niños en un mundo desalmado sean ropas con calaveras, Barbies zombies, game cubes de gringos golpeando latinos y negros, y pornografia gratis por Internet. Si estas hasta el cuello de deudas por el auto nuevo, el súper colegio, el sicólogo de cabecera o tu amante. ¿Qué energía te va a quedar para cambiar la situación futura de tus hijos mientras tratas de cumplir lo que a ti mismo te inculcaron?
Seria bonito que solo reclamáramos porque zombiezania es quico y no es virtuoso como nuestra sociedad. Ojala no dejáramos morir 25.000 personas diariamente en el mundo para comer como cerdos en otro continente o fabricar armas. Si no estoy moviéndome para cambiar el mundo con mis actos es porque realmente no me interesa. Ojala un niño de la nueva escuela lea esto y me lo destroce por algo de valor para el mundo, como ya lo están haciendo algunos en youtube. Quizás debamos preguntarnos que tanto derecho tenemos a existir como lo hacemos para luego decirnos cuanto queremos a nuestros hijos.

Imaginen una ciudad gratuita al aire libre en que lo niños construyan sus cosas, ¿Cuánto costaria al gobierno, al barrio? Si no se hacen estas ciudades para cada tipo de niño, aparte de kidzania, la misma comunidad será la culpable de que estos sean el monopolio y de que tristemente tenemos un kidzania por corazón. Si no te gusta que esa ciudad te mienta que educa, se bienvenido a la realidad, esta sociedad te promete lo mismo mientras te domestica para producir y consumir. Se puede aprender mucho de kidinzania si el padre lo ocupa para mostarle a su hijo como funciona “la cosa”. (esperamos tan poco de nuestros hijos que debemos ocultarles todo hasta que sean mayores?)

dfjdjduddygdsgzatgvyhjmik9pon gxrd

16 de febrero

Deja tu comentario aqui…

andrea paola galindo perez

15 de marzo

que padre esta kidzania esta chingon que buen aeropuerto buenos elebadores

20 de marzo

Es ilógico pagar por algo que tu puedes hacer con tu hijo o hija en el parque o en la casa, jugar al cocinero, al periodista, al policía-ladrón, a las profesiones…Pero preguntemos..¿Quienes llevan a sus hijos ahí?
¡Eureka! Son esos padres que prefieren que sus hijos “Jueguen” con otros niños sin interactuar en serio, sin enseñar a pensar el juego, solo jueguen para ganar dinero, jueguen para tener una buena profesión, no piensen, solo ganen dinero en forma obnubilada… No me veo como madre y sería irresponsable de mi parte llevarlo a un lugar donde de aprender NADA HAY, no miento, fui a mundo mágico y a happyland cuando pequeña, pero me aburría rápido pues nada era como leer un libro (Hay alternativa para una nena dopada con ansioliticos para TDAH?) O jugar pelota, pues hasta las muñecas me aburrían, me gustaba cantar jugar al luche, la cuerda, la liga, la reina mora y aprendía en casa a cocinar, el valor de las profesiones y a disfrutar con mi hermano minutos de felicidad, amaba hacerlo…¿Y ahora una empresa privada dice que debo pagar por algo que yo en mi infancia hice gratis?…Me abstengo de tal cosa.

Hector Gabriel Ulloa Ligarius

20 de marzo

Hola…leí su columna completa y creo que está siendo atacada por un estado de “crítica inverosímil”, de hecho al final menciona a Cuba… mmm creo que extrapolar ese concepto a lo que es Kidzania, para mí gusto es demasiado..

Me imagino que ya ha ido a lugares como Chuck and Cheese , Fantasilandia , Granja Educativa (que de educativa no tiene mucho), etc, etc, etc..

No comparto lo que dice en esta columna y creo que hace demasiadas dobles lecturas..Tal cual lo hace un escritor llamado Trudeau

25 de marzo

Concuerdo contigo. Creo que Kidzania es como esos experimentos que se hacían en islas secretas dónde se levantaban sociedades piloto para ir probando y descartando Tesis. Acá la tesis parece ser que “Consumo y luego existo” es la derivada natural del “pienso luego existo”
De que hay un trasfondo siniestro, nadie me convencerá de lo contrario. Se está mercantilizando el derecho a jugar, asociándolo a estatus sociales y trabajos forzados para poder seguir jugando.
Se les está enseñando de pequeños a nuestros esa frase perturbadora que hemos escuchado tanto de “Cuanto tienes, Cuanto Vales”
No creo que sea la enseñanza que nuestros niños necesitan. Es enseñarles desde pequeños a discriminar y a valorizar todo por la moneda y no por otros valores, que digámoslo, son los verdaderos.
Yo no tengo hijos. Pero de tenerlos, no me gustaría que vivieran esta siniestra experiencia. Me recuerda a la isla del Dr. Moreau. Isla dónde entraban personas y salían monstruos. En este caso, la idea es que entren niños, y salgan capitalistas, mercantilistas; Capaces de todo por el dinero y todo lo que representa.

Hitler hacía algo parecido con las juventudes Hitlerianas. Esto, tomarlos de pequeños y formar su cerebro e ideas a imagen y semejanza de una ideología que lo único que hizo fue aberrar la idea de humanidad.

Ivan Silva

26 de marzo

Hey usted no tiene derecho a criticar KidZania de esa forma, no todos son huevones y constructivos como usted, soy un niño y me gusto mi visita a kidZania así que su “constructividad” hasta ahí nomás llego.
Piense mejor, perra.

((((a))))

17 de abril

bueno putos sus hijos de todo el mundo son muy putos

((((a))))

17 de abril

y el niño o señor que me esta ablando es un huevon de cara de caca y kidzania es el lugar mas aburido

((((a))))

17 de abril

es un puto de caca stiarcol y un maricon perdido y kidzania es muy pero muy aburrido

Esteban Diddo

11 de junio

Esto es criticar por criticar. Realmente buscarle el lado “capitalista” a Kidzania es buscarle la quinta pata al gato. Vetemos entonces La Gran Capital, el paco ladron y la gran mayoria de los juegos de consola, además de un millón de cosas más!!.

sandra

24 de junio

kidzania es el mejo de todo el mundo y es precioso

valeska andrea flores contreras

02 de julio

YO SIN HABER IDO O LLEVADO A MIS HIJOS, TAMBIEN PIENSO QUE UN LUGAR QUE SE PROMUEVE COMO ENTRENCION PARA NIÑOS Y ADOLESCENTES, NO SEA TAL CUAL , SI NO QUE REPRESENTA MAS EL CONSUMISMO QUE DIARIAMENTE TENEMOS A NUESTRO ALREDEDOR.. CONVENGO CON LA OPINION DE MARIA INES DE NO APLAUDIR CIERTOS LUGARES QUE HACEN PERDER LO MAS LINDO DE LA NIÑEZ , QUE ES SOÑAR UN MUNDO MEJOR QUE EL QUE TENEMOS

paula sofia torres bascuna

04 de julio

si tienes razon

y8gufuyrghfvre

26 de agosto

kidzania es un lugar donde los niños no pueden tener imaginaron alguna porque les da una vicion errónea de el futuro y presente que enfrentamos día a día los países de menos recursos

NOEMI GUTIERREZ

21 de julio

DONDE ES ESO????

Karla Lilián

01 de agosto

ayer fuy a kidzania y le robaron su bolsa a mi mamá

martina lusiana juagardo ramirez

28 de agosto

yo mañana voy estoy muy emosionada espero que todo salga vien y voy a ser caravinera para sacarle un parte a mi compañero

igroca2005

27 de septiembre

quiero ser parte de kidsania

Adrián Suárez

11 de diciembre

Hola, en México, que es donde nace Kidzania si existe algo lo que hechas de menos en Chile, se tiene un congreso formado por niños, se recicla basura. Se tiene luz del día. Y existe un programa para que niños de bajos recursos (400 mil al año) vayan por un costo de un dolar.
Sin duda queda mucho por mejorar pero creo que este centro es una buena idea.

miguel

26 de marzo

NOOOOOOOOOO en lo absoluto no debería existir este tipo de cosas pero como en que están pensando estos tipos que crearon esto fomentar el consumismo y el capitazmo comoooooo no tine ningún tipo de enseñanza al contrario es horrible yo estube trabajando hay te pasan libretos con muchos protocolos ridiculos pero comoooooooo le llaman ha esto enseñanza ademas esta lleno de actores y sobre todos empresarios con publicidad y dinero comooo es posible esto y toda esa suciedad con 0% de Valores para un niño chaoooooooooooo.

adafsd

16 de junio

Si en Cuba se levantara una infraestructura similar, y la ciudad replicara el funcionamiento e instituciones de la isla para que niños y niñas jueguen y conozcan el mundo adulto, ¿les parecería igualmente un pasatiempo inofensivo?

Mi respuesta:
En Chile puedo elegir no ir.

eduardo coolation

18 de junio

tonto escritor es para niños no tiene que tener parlamento ni jurado ni nada de eso lo importante es que los niños se dibiertan y no que personas adultas esten preocupados por su futuro. para eso los adultos pueden ir guiando a los niños. por que por solo un día no ban a cambiar sus bidas para siempre.

rolando

21 de junio

La verdad es que me sigue pareciendo genia la idea de kidzania Soy profesor y todos los días me enfrentó a jóvenes que lo único que conocen es la droga y la ley del mínimo esfuerzo. Jóvenes que no logran comprender que para obtener algo deben trabajar y no salir a robar o traficar. Si desde chicos ubieran entendido el mundo real con todos sus defectos muchos tendrían un futuro diferente. No se puede criticar un juego por que presenta publicidad o ¿cuando caminan por la calle van girando la cabeza o cerrando los ojos cada 20 segundos? . La misión de crear conciencia publica es de los padres. Son ellos los que no educan y se lavan las manos esperando que otros les entreguen valores a sus hijos.

Marcela Araya

26 de junio

Muy buen análisis ,me gustó mucho y estoy totalmente de acuerdo.los colegios se vuelven ciegos con todo ésto y las apoderadas también ,da pena escuchar como se organizan para usar ésta actividad como “salida pedagógica”.

28 de julio

Muy buena nota, me hace mucho sentido con otras opiniones que he tenido de ese lugar. pero me gustaría saber la reflexión que tuvieron las niñas… como encuentro esa publicación? …

elyzabeth

16 de agosto

primeraves que fue

Michel D'Alençon

29 de septiembre

No he ido ni pienso ir con mis hijos a este lugar. No es la formación que deseo para ellos. Hemos ido a múltiples sitos interesantes y participado en actividades que ellos mismos (tengo tres hijos, de 12, 7 y 5 años) piden que se repitan. Día del Patrimonio, Museos varios, incluyendo el de Santa Cruz, el GAM, el MIM, las Casas-Museo de Neruda, de Gabriela Mistral, granjas educativas, el Congreso y un largo etc. sin mencionar las actividades deportivas, al aire libre, que cultivamos de manera permanente. Pero no soy yo quien los va introducir a ellos prematuramente en un modelo de sociedad (como la chilena) orientada excesivamente al consumo y al mercado, donde los valores genuinamente humanos (como el respeto, la solidaridad, la tolerancia, la generosidad, el amor a un saber no instrumentalizado, incluso el sentido de la ética, y varios más) se están perdiendo de manera acelerada, al amparo de este tipo de sociedad que estamos construyendo. Como padre tengo la posibilidad de entregar otras cosas a mis hijos y no voy a desaprovechar esta única e irrepetible oportunidad -desde nuestra perspectiva de familia- de contribuir, aunque sea desde lo micro social, a cambiar este paradigma. Los verdaderos cambios comienzan en el hogar.

Michel D'Alençon B.

29 de septiembre

Quisiera complementar mi opinión. De este lugar tengo muchas referencias y es claro que se presenta como un sitio de diversión para los niños. Y en la etapa infantil el juego es lo primordial. De acuerdo. Pero no esta especie de “adiestramiento” a través de lo lúdico para que los niños funcionen eficientemente después en el mundo adulto de nuestra sociedad de consumo. Los niños en general son dueños de una imaginación a veces desbordante y con cosas simples pueden entretenerse mucho y desarrollar sus capacidades y talentos y también conocer el mundo real.