#Educación

El costo de votar con los pies

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El costo de traslado en una ciudad como Santiago, por ejemplo, puede alcanzar una parte significativa del presupuesto familiar, por lo que un sistema educativo que busca combatir la segregación y que, entiendo, insiste en el rol decisor de la familia, debe hacerse cargo de asumir este costo y que no sea internalizado, enteramente, por las familias.

“Los consumidor-votantes son totalmente móviles y se moverán a la comunidad en la que sus patrones de preferencia sean más satisfechos.” (Tiebout (1956).

Esta era una de siete consideraciones de un modelo “extremo” de gobierno local -en palabras de su autor- que recibió el popular nombre de “votar con los pies”. Con el tiempo esta idea, que acentúa la libertad de elección, fue enquistada en el centro de la mirada neoliberal del sistema educativo. No sabemos lo que Charles M. Tiebout pensaría del uso que de esas palabras, escritas en un lejano 1956, se ha hecho en este lejano rincón en medio del debate educativo.

Diversos autores (entre los que destacan Bellei, Elacqua, Sapellli & Aedo, Romaguera & Mizala) han estudiado acuciosamente el funcionamiento del sistema educativo en lo tocante a esa elección y sus conclusiones no han sido satisfactorias respecto de los beneficios que debería entregar. Los defensores del modelo de “votar con los pies”, parapetados en una imagen excesivamente abstracta de la libertad de elección, insisten en defender como al grial la idea de Tiebout en la versión de Friedman. Que los padres sean capaces de cambiar a sus hijos de colegio, no pasa de un eslogan si el costo de movilizarse y el sistema de transporte siguen siendo estrictamente privados. Gallego y Hernández (2008:4) encontraron que dos eran los principales atributos a los que atendían los padres para elegir escuela: el resultado en las pruebas cognitivas y la distancia de la escuela. El factor distancia suele aparecer también en las encuestas a padres en el marco del Simce.

Hoy parece que a la posibilidad de elegir se la quiere dotar de otro sentido y contexto, pero se le sigue considerando un elemento valioso. Nadie parece propiciar que sea el Estado quien determine en qué colegio estudiarán los niños.

Por eso, llama la atención que un aspecto central del derecho de las familias de poder elegir no haya recibido suficiente atención. Me refiero a uno de los costos que entraña poder elegir para las familias. Un costo en especial, el de transporte.

El costo de traslado en una ciudad como Santiago, por ejemplo, puede alcanzar una parte significativa del presupuesto familiar, por lo que un sistema educativo que busca combatir la segregación y que, entiendo, insiste en el rol decisor de la familia, debe hacerse cargo de asumir este costo y que no sea internalizado, enteramente, por las familias.

Otto Mann se llama el más famoso conductor de autobús escolar del mundo. Diariamente traslada a Bart y Lisa Simpson a su escuela. Esa imagen, salvo excepciones, no es parte de nuestro paisaje institucional. Al igual que todo el actual sistema educativo, los niños se transportan a su escuela al compás del nivel de ingreso familiar. Según Confastet, un 20% de los escolares son llevados al colegio por autobuses de acercamiento contratados por las municipalidades. “Su servicio no es “puerta a puerta” y, además, no se les exige tantos requisitos”, observan críticamente desde esta asociación. Es decir, según se pague, será la calidad, seguridad y calidad del servicio de transporte de nuestros niños y niñas. Existe, por cierto, un programa estatal de subsidio, pero está restringido a determinadas zonas y no he encontrado ninguna evaluación de su funcionamiento.

Pero aparte de la económica, hay otras buenas razones para incorporar al debate sobre la reforma educativa el tema del trasporte escolar.

Una, de carácter medioambiental y de planificación urbana. En México, en el DF, a las horas de ingreso y salida de clases, el transporte escolar representa casi el 25% de los vehículos circulando. Los atochamientos que esta situación provoca implican una reducción de la velocidad en los vehículos, la que, a su turno, genera una mayor tasa de emisión de contaminantes. Algo similar debe ocurrir en nuestras ciudades.

Una segunda razón se relaciona con la calidad de vida que significa el estrés y los problemas de seguridad, a consecuencia de dejar entregado el transporte de los niños al sistema público del Transantiago. Los toqueteos, el riesgo físico, las demoras (que exigen madrugar aun más) son condiciones laterales que no he visto aparezcan siquiera enunciadas en los abundantes papers sobre la reforma del sistema educativo, pero que creo posible hipotetizar, impactan el rendimiento escolar.

Una tercera razón, en mi opinión, reside en mejorar el control y la regulación sobre el sistema privado de transporte. La legislación actual deja la supervisión a un nivel demasiado alejado de la vereda del colegio, y lo ubican en el Seremi de Transporte. Esto significa controles muy esporádicos y más bien mediáticos. Quien tiene oficina en la vereda en que estacionan los furgones, la escuela, carece de atribuciones para controlar el trato que reciben los niños, o el cumplimiento de las exigencias que la ley impone.

Una reforma estructural del sistema educativo que desatienda este factor arriesga mantener las desigualdades de cuna y barrio inalteradas, y persistir en un esquema estrictamente neoliberal y abstracto de la libertad de elección de las familias.

———-

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de mayo

Me parece un punto importante a considerar, dentro de todas las aristas del problema.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable