#Educación

Carta Abierta a la Alcaldesa de Santiago

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Afuera del Cervantes no se reúnen los apoderados a pedir el retorno a clases, no se ve ni una autoridad preocupada de dialogar con los estudiantes. Están abandonados, arrojados al mundo, en una marginalidad preocupante. Y es que en Chile, la marginalidad no sólo se expresa en las comunas de la periferia, como le gusta expresar a los sociólogos, sino que también a cuatro cuadras de la Alameda.

Estimada Señora Alcaldesa Carolina Tohá:

Le escribo como vecina del barrio Yungay, barrio que se ha caracterizado por su dinamismo en actividades sociales, barrio denominado patrimonial y en el que la participación ciudadana es bastante visible y conocida.

Cerca del período en el que se iniciaba el retorno a clases, por ahí por febrero del 2013, se llenó la comuna de unos carteles que tenían como slogan “Santiago: capital de la educación pública”.  Bueno, estando en julio, y después de convivir cotidianamente con la toma de los estudiantes del Liceo Cervantes, quisiera hacerle unas preguntas, sobre cuál es el concepto de educación pública que tiene usted, alcaldesa.

El liceo Cervantes lleva varias semanas en toma y a diferencia de los emblemáticos liceos que se muestran por la televisión y a los cuales usted tiene la deferencia de asistir a dialogar, en este colegio no se fueron de vacaciones de invierno y la toma continua.

Afuera del Cervantes no se reúnen los apoderados a pedir el retorno a clases, no se ve ni una autoridad preocupada de dialogar con los estudiantes. Están abandonados, arrojados al mundo, en una marginalidad preocupante. Y es que en Chile, la marginalidad no sólo se expresa en las comunas de la periferia, como le gusta expresar a los sociólogos, sino que también a cuatro cuadras de la Alameda, cuando determinados espacios dejan de ser importantes para la sociedad de la que forman parte.

Estos jóvenes han rutinizado su práctica política y una o dos veces por semana hacen barricadas en la calle Agustinas, que  a la altura del 2500 todavía no es muy transitada, a la que pocas veces llegan los carabineros a controlar. Si las fuerzas de orden y seguridad llegan, comienzan los enfrentamientos con carros lanza aguas, gas lacrimógeno y un despliegue digno de ser filmado y que ganaría varios puntos de rating en la televisión, pero que después de un rato, no sé si por agotamiento de los propios carabineros, queda solamente el rastrojo de material quemado, vidrios quebrados y piedras por doquier.

Durante el día los jóvenes viven la toma en las afueras del colegio. Se toman también el parque y conectan parlantes con música que llena todo el ambiente y que impide realizar cualquier otra actividad que requiera concentración a 100 metros a la redonda. El reaggeton, la bachata y la cumbia villera, son los favoritos de estos estudiantes, a quienes poco les importa si con esos ruidos molestan a los vecinos con quienes deben convivir. La música se enciende a las 9 de la mañana y no termina hasta pasada las 10 de la noche, a veces, se puede extender incluso hasta la madrugada.  Quejarnos por ruidos molestos es una quimera para quienes vivimos en el barrio, puesto que acercarse al colegio puede terminar en una batalla campal.

Frente a esta situación uno se pregunta: ¿Por qué no llegan los canales de televisión, si frente al parque Portales podrían deleitarse todos los días con imágenes de enfrentamientos, barricadas e incendios de vehículos? ¿Por qué no asiste la municipalidad a hacerse cargo de esta situación? ¿Por qué no hay padres protestando por el retorno a clases?
La respuesta es simple: en este colegio está el sujeto popular discriminado, el marginal, el que a nadie le importa. Estos chicos viven el abandono en sus casas, en sus barrios y en el colegio. Nadie les da una mano, por eso destruyen lo que está a su paso. Ayer en la noche fuimos testigos de enfrentamientos con una pandilla, que terminaron con toda la luminaria quebrada, las tejas del techo quebradas, vidrios rotos y restos de botellas esparcidas por el suelo de la calle.  ¿Las fuerzas de orden público? Brillaban por su ausencia. ¿El director del establecimiento? Ídem. ¿Quién dialoga con estos estudiantes? Absolutamente nadie. Sólo el agotamiento físico y el peso de la noche los hace ir a dormir, para despertarse nuevamente con su rutina de protesta, que a nadie le importa y a la que nadie escucha.

Alcaldesa de Santiago: ¿esta es la capital de la educación pública? ¿Quién se preocupa de estos colegios? ¿Qué tipo de educación pública estamos fomentando como sociedad? ¿La excluyente, pero exitosamente elitista, del Instituto Nacional o el Carmela Carvajal? ¿O una integradora y diversa que permita que la educación efectivamente sea herramienta de movilidad social? ¿Por qué se abandona estos establecimientos educacionales, convertidos en verdaderos ghettos de pobreza y marginalidad? ¿Qué expectativas pueden tener esos jóvenes respecto de la educación pública prometida?

La arremetida de la violencia, el bandidaje, la irrupción y escalada de rebeldía expresada en un rutinizado enfrentamiento contra el orden social, sólo lleva a la anomia y a la crisis. Si efectivamente existen tantos ciudadanos que queremos que la educación cumpla la promesa originaria y que permita la sociedad de derechos a la que aspiramos ¿por qué no hacer prioritario y mediático el trabajo en estos establecimientos educacionales?

Como vecina del barrio Yungay le digo que no quiero aquí otro Instituto Nacional que eduque líderes que aspiren a ser Presidentes de Chile, quiero colegios integrados, diversos y de calidad, que permita a las personas que asistan a él diseñar sus caminos y realizarse en la felicidad de su propia elección de vida.

Los jóvenes del Cervantes no tienen expectativas y la deprimente fotografía del frontis de su colegio demuestra que Santiago, como capital de la Educación Pública, es igual que nuestra capital conjunta: segregada, excluyente y discriminadora.

Alcaldesa no deje que estos colegios se mueran, por que con ello sólo se consolida más el perverso sistema educacional basado en el lucro, que ha sido visibilizado y deslegitimado por una gran cantidad de ciudadanos en las calles.

Atentamente,

Cristina Moyano Barahona.
Académica Universidad de Santiago de Chile.
Vecina del Barrio Yungay

Nota:  Te invitamos a leer la respuesta de la alcaldesa de Santiago a esta carta.

————-

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de julio

Ni los concejales están tampoco disponibles para resolver un problema tan latente ?…

No me extrañaría que no estuvieran disponibles, porque, al menos donde vivo, pareciera que ni siquiera están, a excepción de una persona que le encanta ayudar a la gente que tiene problemas y a la que el municipio le colabora en lo que le pide ayuda…

… Los vecinos son los adultos del lugar… A ustedes les corresponde resolver el problema… Se supone que tienen una junta de vecinos y que seguramente ésta

“tiene determinado poder político dentro de la comuna, dado el ejercicio de la Ley de Participación Ciudadana, por lo tanto ustedes pueden llamar por teléfono, escribir un e-mail o visitar el sitio web del Consejo de Organizaciones de la Sociedad Civil y exponerle el problema para que mediante ellos se pueda canalizar una rápida solución a la situación planteada”…

Ojalá les resulte, porque, al menos donde vivo, el Consejo de Organizaciones de la Sociedad Civil (el magno nombre…):

se reúne cada seis meses, me parece… No tiene oficina, ni teléfono, ni sitio web y tampoco se sabe con tanta facilidad quiénes lo integran, siquiera, cosa que me recuerda .. lo mal que hacemos determinadas cosas…

De todas formas, de manera práctica:

los ciudadanos del lugar deberían reunirse, acordar una dirección y un set de preguntas a los estudiantes, para visualizar una solución ante sus respuestas, de forma que ustedes la hagan llegar personalmente al Alcalde…

Suerte con ello…

08 de julio

Frente a esta carta, no me queda otra cosa que preguntarte, si acaso los vecinos se han organizado para hablar con los estudiantes en toma. Es fácil pedir autoridades y repre, es cómo quedarte en la casa, redactar la carta y causar polémica porque las autoridades no se hacen cargo de tu problema.

Vayan en grupo, en buena onda, como vecinos, a conversar con la gente que está en la toma. Estoy seguro de que si se plantean en buenos términos van a poder llegar a un acuerdo.

08 de julio

cómodo*

José Miguel

08 de julio

Excelente Carta…
Da cuenta de muchos de los colegios “públicos” que a nadie le importa. Jóvenes que a nadie le importan.

Hugo R. Aedo Vivar

08 de julio

Sobrecogedora y dolorosa al mismo tiempo, esta descripción exacta de la “educación” de nuestro pueblo doliente, al que pertenecí en mis primeros años de vida de niño- pobre.
Hoy, Educador con tres títulos profesionales de pedagogo, sufro con este recordatorio, lo mismo que en toda mi existencia, dentro y cerca del aula de los muchos colegios en que sirve y supervisé..
Profesor de Ed. Técnico-Profes../ Prof. de Ed. Física y Prof. de Religión Católica y Moral -U.M.C.E.

oreste

12 de julio

qué pasa con las organizaciones del barrio yungay que están pidiendo intervención de carabineros, la televisión o la alcaldesa para arreglar un problema de convivencia? Porque es sólo eso, tomando en cuenta que el problema de la educación es un tema estructural.

Me sorprende igualmente la fijación de la sra. cristina con la televisión, la cobertura de los medios y elementos similares que se repiten en su carta…no entiendo por ejemplo porqué el trabajo en esos liceos tiene que ser mediático…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un diálogo temprano, planes de relacionamiento comunitarios inclusivos y pertinentes, evidentemente deberán anticipar y/o prevenir efectos adversos en los territorios, y por ende evitar remediar “malas ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Diálogo y remediación

Cabe preguntarse si el nuevo “estándar ético” del que habla la senadora Goic solo es aplicable a episodios de violencia intrafamiliar, como el protagonizado hace 15 años por el diputado Ricardo Rinc ...
+VER MÁS
#Política

Insulza: ¿Arica, siempre Arica?

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen