#Economía

La era de la estupidez

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

http://desmotivaciones.es/carteles/neoliberalismo

La última crisis económica del neoliberalismo global, se inicia con la llamada crisis subprime en 2008 en EE.UU.; enseguida contamina a países de la zona del euro en Europa, aplicando la tan obstinada como ineficaz política de austeridad económica que provoca un trauma social al enterrar hasta el hueso el cuchillo de los recortes sociales y los derechos laborales, mutilando la Sociedad del bienestar; una involución socioeconómica en las clases medias y bajas.

En este crash económico, cuya onda expansiva no acaba de terminar, el mercado desregulado privado corrupto que la originó, puso (sólo) la mano para que el Estado solucione su crisis, rescatándolo éste con dinero público: socializó las pérdidas y privatizó las ganancias para los mismos que originaron la debacle económicosocial. 


"No es la mercadocracia sino la democracia, con un Estado fuerte para alcanzar una relación simétrica entre mercado y Estado, el responsable de distribuir el bien común equitativo. La mercadocracia neoliberal carece de esa facultad."

El desenmascaramiento del neoliberalismo con esta cínica “solución” a la crisis económica, crea un antes y un después que, unido a la inequidad sistémica —marca identitaria del neoliberalismo— y la corrupción política costeada por los conglomerados financieros, provoca un tsunami de populismo contra el establishment político en Occidental. Y así estamos, con EE.UU. gobernado por un populista esperpéntico: una bomba atómica sobre la cabeza del mundo.

La pregunta es: ¿por qué el neoliberalismo ha desacreditado el sistema democrático y su establishment político creando una crisis institucional sistémica? Aquí algunas respuestas:

a) La desigualdad estructural económicosocial desacredita la democracia al eliminar el rol histórico del Estado: el bien común, descapitalizándolo y minimizando así su capacidad de maniobra económica y política y, en paralelo, alimenta un populismo mesiánico, por su derecha, neonazifascsista y, por su izquierda, un neoestatismo autoritario;

b) La hegemonía económica neoliberal por sobre la política, la ha denigrado y corrompido convirtiendo a los políticos en sus perros de Pávlov;

c) Bufoniza y lobotomiza al ser humano al dogmatizar la individualidad —lo privado— por sobre lo colectivo —el bien común— que despolitiza y atomiza el tejido social;

d) Convierte el sentido de la vida en uno solo: un consumismo tan vacuo como aditivo, consolidando la mercadocracia: el sistema de facto del mercado desregulado privado creando una dicotomía imposible de conciliar entre democracia versus mercadocracia, y

e) El aumento de la concentración de riqueza. Si se lee la letra chica del producto neoliberal, el vendedor —el mercado—, el 1% de la población mundial, se queda con el 95% de las ganancias, y el comprador —los ciudadanos—, el 99% de la población mundial, se queda con el 5% de las ganancias. La mercadocracia cleptómana contra el 99% de la población captura el Estado democrático.

Chile, es un claro ejemplo: el 1% más rico se lleva el 57% de las ganancias totales del país, mientras el 99% se queda con el 43%. A pesar del desarrollo socioeconómico (entre el año 1990 y 2015 la pobreza se redujo de 45% a 11,7%), la mayoría vive en la pobreza relativa por la expoliación salarial que impulsa un endeudamiento crónico. El 53,2% de los asalariados gana menos de USD 450,65 líquidos/mes. Si se mide la relación entre Carga Financiera sobre Ingreso Disponible en el hogar, el endeudamiento es el más alto de la OCDE, un 38% promedio. Un Estado democrático distribuye el bien común y garantiza los derechos sociales básicos de calidad —educación, salud, vivienda y pensión— y debe tener capacidad económica para gestionarlo: poseer entre el 35%-40% del PIB (Chile dispone del 22%).

La crisis institucional bajo el neoliberalismo es global. En Chile, sólo el 34% confía en el ejercicio democrático; en la confianza interpersonal, el 13%; en el Congreso, el 12%, y en los partidos políticos el 7%. Esto indica el desencanto de cómo se ejerce el poder bajo el neoliberalismo.

Un mercado disfuncional en su relación con el Estado democrático, convertido en un depredador de éste, sí, crea riqueza, pero no equilibrio institucional de poder entre éstos, ni menos justicia social. No es la mercadocracia sino la democracia, con un Estado fuerte para alcanzar una relación simétrica entre mercado y Estado, el responsable de distribuir el bien común equitativo. La mercadocracia neoliberal carece de esa facultad.

Por último, mencionar el efecto más perverso del neoliberalismo. Se nace para consumir y se consume hasta morir: consumiendo al planeta se consume la vida. Si sobrevivimos al capitalismo neoliberal, la historia la recordará como la era de la estupidez humana por sostener un sistema productivo extravagante que aniquila al planeta al cebar un consumismo irracional que idiotiza al ser humano hasta el autoexterminio.

Queda una sola oposición binaria: La vida o la muerte. Se requieren cambios de paradigmas titánicos urgentes. En especial, sobre el dilema de los dilemas, tan insostenible como insoslayable: el exterminio de la vida por el neoliberalismo.

¿Tienen propuestas la/los presidenciables sobre esto?

 

TAGS: #EraDeLaEstupidez #SistemaNeoliberal Neoliberalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Hagan lo que hagan los seguiré respetando, esto es política y todo puede cambiar en dos segundos, pero si queremos dejar de lado las políticas del terror, pensar que no hay ningún punto de acuerdo entre ...
+VER MÁS
#Política

Pacto RD-RN-Evopoli

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno