#Economía

Chile privatizado

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si revisamos la situación industria a industria, observamos que los beneficios de las privatizaciones no son tan evidentes. Cuando existen, vale la pena preguntarse, ¿Quién realmente cosecha los frutos de la mayor eficiencia del mercado? ¿La sociedad en su conjunto o sólo el dueño de la empresa (previamente pública)?

Nuestro país fue uno de los escenarios económicos donde más abruptamente fue implementado un neoliberalismo real extremo en la ortodoxia de sus principios económicos. Una de las principales condiciones para gozar de las bondades del libre mercado son las sistemáticas privatizaciones de empresas públicas, lo que en Chile sucedió como en pocos países en el mundo, en una gran magnitud y en un corto lapso de tiempo.

Así, Chile emerge como un lugar ideal para contrastar los beneficios y costos de la teoría neoliberal con la realidad que se obtiene a través de los hechos. A continuación se presenta una serie de observaciones y reflexiones al respecto.

El dogma neoliberal apunta a que las empresas públicas son, en esencia, ineficientes, que existe corrupción, clientelismo político, que carecen de capacidad de inversión y no son capaces de adaptarse al dinamismo de la economía actual. Sin embargo, bajo este marcado fundamentalismo teórico no se considera la posibilidad de mejorar los problemas existentes dentro de la esfera pública, presentándose la privatización como el lubricante perfecto para un motor que en sistema público no puede exhibir todas sus potencialidades.

Si revisamos la situación industria a industria, observamos que los beneficios de las privatizaciones no son tan evidentes. Cuando existen, vale la pena preguntarse, ¿quién realmente cosecha los frutos de la mayor eficiencia del mercado? ¿La sociedad en su conjunto o sólo el(los) dueño(s) de la empresa (previamente pública)?

Bajo la liberalización y desregulación derivada de las privatizaciones, las empresas no se encuentran con prácticamente ningún obstáculo para efectuar una sobreexplotación de los recursos naturales. La situación se puede corroborar en el sector pesquero, forestal, o agrícola. En un escenario de no intervención pública o de otras instituciones reguladoras “se entiende” la instalación de una celulosa en medio de un santuario de la naturaleza (acompañada de externalidades negativas en el medio ambiente, evidenciada con la masiva muerte de cisnes de cuello negro), o que la pesca indiscriminada en la octava región haya llevado a la casi exterminación del jurel en el año 2010. Si depredo un recurso natural, mi economía crece mientras lo estoy depredando, a costa de lo que puede ser un empobrecimiento estructural que a veces puede llegar a ser irreversible. Es una lógica de corto plazo, no sustentable, que genera inevitablemente un desastre a futuro. Si las empresas fueran públicas, entonces el Estado tendría muchas más herramientas con las cuales podría encauzar el desarrollo de dichas empresas hacia uno más sustentable.

En el mercado del cobre, nuestro país pierde millones de dólares por no tener nacionalizada la porción del mercado controlada por empresas extranjeras. Dicha pérdida se explica básicamente en el hecho de quelas transnacionales trasladan las utilidades al extranjero a empresas relacionadas y  utilizan una serie de prácticas para evadir impuestos. La lógica es simple, las empresas declaran utilidades de márgenes bajísimos y, como la Concertación cambió el régimen tributario de renta presunta a renta efectiva, las bajas o nulas ganancias redundan en bajos o nulos impuestos a la renta.

En el caso de las sanitarias, éstas fueron privatizadas con una promesa de mejoras en el servicio y en la cobertura. Se puede verificar un aumento significativo en el tratamiento de aguas servidas (de un 17% en 1998 a un 83% en 2008), además de otras mejoras en el servicio. Sin embargo, dicha inversión es pagada por los usuarios, quienes cancelan en sus cuentas de fin de mes un ítem de “tratamiento de aguas servidas”. Por lo tanto, no existen muchas evidencias que sustenten la privatización de las sanitarias, industria que por lo demás presenta retornos que por general se encuentran sobre el 8%.

Respecto al agua, en Chile es simultánea y contradictoriamente un bien público y privado. En este mercado en específico no se ha generado un mercado de asignación del agua, sino que se ha producido una concentración de la propiedad en pocos actores y un uso ineficiente de los recursos. Adicionalmente, se han privilegiado los intereses industriales acosta del agua para el consumo humano. Copiapó presenta un caso emblemático, ya que las mineras cuentan con el agua más pura obtenida directamente desde la cordillera, y la ciudad, ubicada un poco más abajo, tiene que conformarse con aguas duras llenas de cloruros que son extraídas desde napas subterráneas, lasque, por supuesto, no son las más aptas para el consumo humano.

La suma de todas las industrias tiene otro efecto conjunto. La privatización de los servicios básicos más importantes es seguida de un aumento de sus precios (como sucede efectivamente en muchos casos), con lo cual se obtiene como resultado un aumento en el costo de vida que tiene un efecto más poderoso en los sectores más pobres, ya que éstos destinan una proporción mayor de sus ingresos para financiar dichos servicios básicos. Bajo este raciocinio, las privatizaciones estarían estimulando un aumento en la brecha entre ricos y pobres.

Dado todos los antecedentes, se plantea que las privatizaciones no han traído todos los buenos augurios que vaticinaban los Chicago Boy’s en los 80’, sino que han redundado en una concentración de las empresas en pocas manos, en transnacionales que se llevan altas rentabilidades a sus países de origen, en una sobreexplotación de recursos naturales, y en el traspaso a privados de recursos naturales claves para cualquier sociedad, como sucede con el agua.

Tampoco hay que olvidar el hecho de que las empresas públicas surgieron de los recursos inyectados por generaciones de contribuyentes. De un día para otro se le impide a la ciudadanía disfrutar de la rentabilidad futura de una inversión que realizaron, ya que dichos beneficios se trasladan a empresas privadas que en mucha oportunidades fueron adquiridas por una cantidad muy inferior a su valor libro.

La intención no es hacer una apología de la administración estatal en las empresas, sino plantear la posibilidad de que muchas de las empresas hoy privatizadas, podrían funcionar de igual o mejor forma dentro del aparato público. Pero, por sobre todo, se busca subrayar el hecho de que detrás de todos los procesos privatizadores existe un marcado fundamentalismo teórico argumentado desde la academia o bienes de los intereses particulares de ciertos grupos de poder, que velan por sus propios intereses y no por la mayor eficiencia que vaticina su doctrina económica.

* Entrada escrita por Eduardo Cerda, Estudios Nueva Economía, @esnuevaeconomia

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

04 de octubre

El Senor Cerda es muy educado ,yo prefiero llamar las cosas por su nombre lo que hubo en Chile fue robo en despoblado, Pinochet y sus delincuentes siguiendo ordenes de Nixon y Kisinger ocuparon el pais para evitar que el pais se escapara de su esfera de influencia, no hubo que traer los Marines a Chile, para eso se habia educado a los golpistas y la Derecha estaba dispuesta a apadrinar el golpe siempre que se le permitiera saquear el aparato publico , este saqueo es lo que se llama el modelo neoliberal

24 de octubre

Una ensalada de errores.

Primero, no se privatizaron las empresas del cobre, por lo que las referencias a éstas están fuera del tacho en un artículo sobre privatización.

En el caso de las sanitarias, se reconoce el significativo progreso pero se argumenta que ello es pagado por tarifas, ¡Obvio! en toda empresa, sea fiscal o privada … ¡las tarifas pagan los costos!

Poe último se agrega que las empresas privatizadas podrían funcionar mejor o igual que las privadas dentro del aparato público …… ¿cual es la evidencia?, o mejor dicho ¿que fumas?

lo que se ve cotidianamente es que las peores empresas -las que dan peores servicios a los usuarios- son del aparato público, como los hospitales, o la educación fiscal… etc.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Quizás si la primigenia conjunción de mestizos solariegos españoles y pueblo mapuches, allá en el siglo XVII en el espacio físico y cultural del Biobío Maulino, represente una de las primeras expresio ...
+VER MÁS
#Política

La sociedad comunitaria de derechos comunes. Utopía para el presente

En la actualidad, con las nuevas técnicas de administración, publicidad y manejo de datos, que crecen exponencialmente, en cuatro años se puede hacer tanto daño, (o tanto bien, según sea el propósito) ...
+VER MÁS
#Política

Lo que el Frente Amplio no ve, y otros tampoco

La falta de votantes es un efecto más de la despolitización neoliberal que se impuso durante 17 años y que sin duda transformó a la sociedad chilena. Y ante esa situación hemos escondido la cabeza. Los ...
+VER MÁS
#Política

Aprendiendo de una vez por todas a ser ciudadanos

Pasamos muchas situaciones difíciles como toda urgencia pública. Pero no volví a sentir que alguien se moría frente a mí, sin poder hacer nada porque a otros les importan más las fotos y los titulares.
+VER MÁS
#Política

Diciembre 2013: Hospital inaugurado sin recursos. Gracias por nada

Popular

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka