#Cultura

¿Que pasaría si bajáramos el IVA a los libros?

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Creo que es importante realizar el análisis económico de la situación una vez que nos encontremos en un escenario en el que se ha eliminado el IVA al libro. Aquí no hay ánimo de desmerecer las iniciativas que ven esta medida como posibilidad de mejorar el acceso a la lectura, solo quiero agregar un elemento que creo es importante a la discusión.

Consideremos el siguiente contexto:

Hoy día la distribución de los libros se basa en posiciones monopólicas de las editoriales. Si usted quiere comprar un libro de un autor del último siglo, lo más probable es que pueda recurrir a una sola editorial. Una sola empresa provee un bien específico: monopolio.

Usted puede decir que no hay un monopolio, porque hay muchas editoriales, distribuyendo muchos libros. Pero los libros como concepto general no existen, las personas por lo general no buscan leer por leer algo, cualquier cosa. Tienen autores favoritos, temas que les atraen más que otros, y por lo tanto, lo que efectivamente sucede en la distribución de los libros, es un monopolio.

La definición de los precios del bien, por lo tanto, depende en su mayoría de lo que quiera hacer el monopolista. Una vez determinado el precio máximo dispuesto a pagar por el consumidor, no tiene incentivos a realizar bajas, y los consumidores tampoco tienen poder de mercado (como la demanda a empresas que le compitan) para disminuirlos.

¿Cuál sería el comportamiento de esta empresa monopólica, enfrentada a la liberación del arancel?

La empresa tiene dos opciones: bajar los precios de los libros, apostando a que el dinero liberado de esta forma se traduzca en más ventas, o bien mantener el precio, ya que sabe que eso es lo que los compradores están dispuestos a pagar, y sólo pueden comprarle a ella.

El comportamiento más lógico de la empresa en este escenario es mantener los precios, porque la liberación de dinero es marginal en relación al costo del libro. Si hoy día un libro cuesta $30.000 con IVA, y sin IVA queda en $25.210, el dinero liberado no alcanza para comprar otro. Por lo tanto, a la empresa le conviene mantener el precio de hoy (con impuesto), o realizar una reducción menor solo con objetivos de marketing (quienes no compraban antes, compren ahora, por el “ofertón”). El problema es que es probable que el aumento de consumo de libros de quienes no tienen la costumbre de leer, de quienes ya pagaban “lo que hubiera que pagar” sea muy bajo o esporádico.

Esto significa que la reducción del IVA provocaría que el dinero liberado se vaya directamente a las editoriales, no a los artistas (esta charla de Hernán Casciari es muy buena para ejemplificar este tema).

Por lo tanto, no estaríamos ni promoviendo el desarrollo artístico, ni la lectura (porque los precios se mantendrían); sólo estaríamos cambiando el dinero que antes iba al Estado, a las empresas.
Es necesario tener en consideración las posiciones monopólicas de estas compañías siempre que busquemos soluciones económicas para este tema. Las editoriales son empresas que gozan de los beneficios monopólicos otorgados por el Estado en las leyes de derecho de autor.

Quizás por temas de formación profesional tiendo a ver los problemas y su solución en relación al objetivo que se busca conseguir.

Si el objetivo en este caso es promover la lectura ¿no sería mejor que conversáramos seriamente sobre los procesos de distribución de los libros? ¿Que buscáramos un “nuevo trato” en temas de derechos de autor, que promueva el bien común y solucionáramos la distribución monopólica de un bien que, al parecer, cumple un rol social? ¿Qué promoviéramos el dominio público y definiéramos el rol del Estado en relación al acceso a la cultura (que hoy está definida por el mercado)?

Por lo general la discusión de quienes no toman en cuenta a la industria del libro como lo que efectivamente es, una industria con empresas monopólicas, se basa en una relación romántica y hasta de cariño con los libros. Y muchos de quienes están en esta posición buscan con muy buenas intenciones que todos puedan acceder a ese tipo de relación, y que el precio de los libros no los excluya. Pero en el contexto de las industrias culturales, donde los intermediarios de la distribución han generado negocios millonarios, la relación romántica con el libro puede llevar a olvidar que hoy día detrás de los libros hay empresas, y ellas no están para perder plata que podrían ganar.

*Esta columna contó con la colaboración de Cristian Mansilla, Magister en Economía Aplicada de la Universidad de Chile .

Foto: Bookgrl / Licencia CC

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Rodrigo

26 de mayo

Un claro ejemplo de lo que planteas ya pasa actualmente: Vemos como se compara el IVA que se paga en Chile por comprar un libro con el IVA que se paga en otros países (es el principal argumento esgrimido para llamar a bajar el IVA en Chile). Ahí la conclusión que se saca es clara: En Chile los libros son más caros porque se paga un IVA más caro. Sin embargo, no se hace la misma comparación con otros impuestos. Por ejemplo, el impuesto a las empresas en muchos países de América Latina es de 30% o más, mientras que en Chile es de 20% (ahora, hasta antes del 27/F era 17%). Ahí la pregunta cae de cajón: ¿por qué ese menor impuesto que pagan las imprentas, editoriales y librerías no está traspasado?, por el monopolio.

Sergio Rodríguez Q.

27 de mayo

Muy buen artículo, sobre la romántica opinión de bajar el IVA a los libros, agregaría otro tema, quien controla la rebaja y como se produce, ¿A quién le bajamos el IVA?, al papel, a la tinta, al proceso de imprenta, a la importación, dejando en desventaja a las editoriales nacionales… Romántico, muy romántico…
No vaya a ser que terminemos subvencionando calendarios de modelos, talonarios de facturas y cualquier otro impreso que nada tiene que ver con la lectura…
Ojalá alguien me explique como una empresa nacional que produce libros impresos recupera el IVA, si tiene que comprar los insumos con IVA y vender sin IVA.
Si eliminamos el IVA encarecemos el proceso productivo subiendo necesariamente el valor final, es decir, subiendo el valor de venta del libro, porque no puedo descontar el IVA que utilice en generarlo.
Lo adecuado, a mi juicio, sería, precio único, apoyo para mejorar la cadena de distribución, fin a Mercado Público para libros, aumentar por este medio el mercado y ante una mayor demanda bajar el precio.
Otra cosa muy fácil, que el IVA de recaudación de los libros vaya a la adquisición de libros y el fortalecimiento de bibliotecas públicas, escolares y programas de fomento lector. Esa era la filosofía del Fondo del Libro, pero está muy lejos de igual los montos de recaudación con la inversión.

27 de mayo

Excelente y claro.

FelipeVargas

28 de mayo

Creo que el fomento a la lectura asociado a un libro o a la compra de un libro es un mal camino.
Fomentar la lectura debe ir de la mano a los tiempos, hoy en día existen muchas alternativas digitales, gratuitas y a todo el alcance. Más que seguir “fomentando” ferias del libro, escritores o editoriales se deben crear herramientas para que lecturas interesantes. educativas y de cualquier hijo de vecino estén a la mano o mejor dicho a un click.

28 de mayo

Creo hay dos temas generales en lo que planteas.
Uno es el fomento al hábito a la lectura, que algo sumamente complejo y tiene que ver con factores como las costumbres familiares, los intereses personales y la valoración social que el entorno tiene sobre la lectura.
El otro es la accesibilidad ($$), que es algo sobre lo que debería trabajarse de forma paralela, pero mientras el negocio se maneje de forma monopólica, mientras las formas de generar ganancias se planteen en este sentido (otro caso de editoriales VS la gente es este: http://www.derechoaleer.org/2009/04/quema-virtual-de-libros.html), no hay mucho que hacer, vamos a seguir reproduciendo desigualdades.

Cristian Holzmann

29 de mayo

Excelente análisis, siempre había pensado que algo así pasaría, pero no lo tenía tan claro. Aunque tengo dos preguntas; Porqué si las editoriales son las mismas en otros países los precios de los libros son tan bajos! más que en un 50% en muchos casos. Y tarde o temprano las editoriales estarán obligadas a bajar sus precios frente a la competencia online. Mucha gente compra hoy en día libros por amazon o los famosos ebooks que llegan a ser 1/10 del valor del mismo libro en Chile.

Johnk445

27 de agosto

I think this is one of the most significant information for me. And i’m glad reading your article. But should remark on some general things, The web site style is wonderful, the articles is really excellent D. Good job, cheers ffeddcaddage

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

<em>Aquellos que piensan que no tienen tiempo para el ejercicio, tarde o temprano tendrán tiempo para la enfermedad.-Edward Stanley.</em>
+VER MÁS
#Salud

Las fibras que tu organismo necesita

Mientras en la franja televisiva expresaban: “Si crees que la política se tiene que seguir haciendo en la cocina a espalda de todos. No entiendes nada”.  Hoy la frase desborda al FA y no  existe una ...
+VER MÁS
#Política

El desborde que amenaza al Frente Amplio

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson