#Cultura

Los sordos del Liguria

159 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

"Estoy pagando", me respondió. Esa es la ética que justifica el atropello. El “estoy pagando, por lo tanto puedo hacer lo que quiero” rima muy bien con el igualmente pernicioso “No me pagan para eso”, como respuesta a cualquier esfuerzo adicional. Esa forma de pensar está detrás, por ejemplo, de nuestra incapacidad cívica de tener un debate político razonable más allá del Porsche de Parisi.

“¡Sordos, sordos!” Eso gritaba Violeta Parra al irse del Club de la Unión, humillada por millonarios supuestamente sofisticados, que no pararon de hablar mientras ella cantaba sus canciones. La escena, inspirada en hechos reales, es parte de una película de Andrés Wood, y dice mucho en la forma en que todos, pero nuestra clase alta en particular, se relaciona con el arte.

Ayer tocó Fernando Cabrera en El Liguria, el Club de la Unión de esta época. Los gritones de las mesas de al frente suyo no fueron capaces de callarse en todo el recital. Mientras Cabrera hacía percusión con una caja de fósforos, la mayoría del público prefería gritarle al mozo, hablar de plata, pasearse. No fueron capaces de respetar a los 10 o 15 que queríamos escucharlo. Pero más grave todavía, no fueron capaces de conmoverse con un artista, de prestarle atención a una canción. Lo grave es que al parecer tiene más que ver con la capacidad que con la voluntad. Le alegué al más escandaloso. “Estoy pagando”, me respondió. Esa es la ética que justifica el atropello. El “estoy pagando, por lo tanto puedo hacer lo que quiero” rima muy bien con el igualmente pernicioso “No me pagan para eso”, como respuesta a cualquier esfuerzo adicional. Esa forma de pensar está detrás, por ejemplo, de nuestra incapacidad cívica de tener un debate político razonable más allá del Porsche de Parisi. Nos hemos pasado años hablando sobre educación gratuita y de calidad. La palabra gratuidad la entendemos todos. ¿Y por calidad, qué entendemos? ¿El Simce? ¿Las notas? ¿La PSU? “Calidad” podría ser también intentar no molestar al vecino con mis acciones, estar dispuestos a sorprendernos con lo distinto, valorar que al frente mío haya un tipo solo con su guitarra, intentando transmitir algo. “Calidad” podría ser algo tan sencillo como escuchar en silencio una canción. En el fondo, quienes nos emocionamos con Cabrera (o con cualquier cosa) pensamos que cualquiera que le preste suficiente atención puede, a través de esa emoción, vivir una experiencia valiosa.

“Él sabía a lo que venía”, me dijo un tipo que al parecer tenía que ver con la producción, en una variante apenas más sutil de “para eso le estamos pagando”. O.K, venía a un bar, no a un teatro. ¿Es mucho pedirle al bar que le advierta a los comensales de las mesas más cercanas al escenario que ahí va a cantar alguien, habiendo mesas vacías en otros sectores del mismo bar? ¿Qué, durante el recital, cierre las puertas de las otras secciones, para que no se escuche el griterío y se deje de pasear la gente contestando el celular a un par de metros del cantante? “El lunes te deposito, culiao”, se escuchó claramente al mismo tiempo que la canción decía “no hay tiempo, no hay hora, no hay reloj”.

Aunque lo mismo sería si se tratara de un principiante, el hecho de la causa es que Fernando Cabrera es un cantante legendario en Uruguay (su primer disco es de hace 32 años), y que sus mejores canciones juegan en la misma liga que las de Violeta Parra, Alfredo Zitarrosa, Víctor Jara o Atahualpa Yupanqui. La sensación es que anoche a ninguno de ellos los hubieran escuchado. Estaban demasiado ocupados escuchándose a sí mismos.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
juan pablo drescher

25 de octubre

en ARGENTINA es igual,y peor..en cualquier show la gente habla,boludea,te empuja sin pedir un permiso. se perdio la palabra permiso,gracias y respeto…cuando no te respetas ni vos mismo y te crees el dueño del mundo porque pagaste una entrada,y te crees ser mas que el artista de turno,ahi es donde te convertiste en un verdadero pelotudo..!!!

Claudia Correa

28 de octubre

En que parte de Argentina? por que soy Músico Chilena y vivo acá hace 2 años y me ha tocado un público espectacular, respetuoso, hasta aplauden! igualito que en Chile…

tatiana molina

29 de octubre

he tocado y cantado varias veces en mendoza , el público es para sacarle el sombrero , bellisimas experiencias he tenido de un pueblo que valora la musica , pero claro habrá gente bruta tambien pero en chile en ciertos ambientes es patetico , hay gente muy insensible , muy ignorante y sumergidos en un sistema que solo mide el desarrollo en terminos de consumo , lo demás no existe , hay mucho arribismo , apariencias y prepotencia , se nota en el sonido de la voz y en la forma de expresar.. ..pobre pais …de lukas o mejor dicho de “palos”

Felipe Carrillo

26 de octubre

Claudia Correa, gracias por cuidar el castellano, leer que eres “Músico Chilena” me emociona dos veces. De todo corazón 🙂 y perdón al resto por comentar fuera del contexto.

25 de octubre

Gracias por la lectura, Juan Pablo. Si nosotros, disciplinados hinchas de tablón en el fútbol, sabemos cuándo cerrar la boca, ¿cómo va a ser tan difícil para gente que paga 10 dólares por un trago? Abrazo.

jose-luis-silva

28 de octubre

Comparar a un bar publico con el Club de La Unión en su tiempo es bastante exagerado. Hay una enorme cantidad de lugaares similares y en casi todos se escuchan estos alaridos cantados de izquirdistas que a muchosa nos tienen saturados y tambien merecemos respeto. Quizá el liguria es para un público algo mas educado, por lo tanto mas de ideas de derecha. A nadie se le ocurriria ir a cantar “nuestros valientes soldados” o “libre” a un bar con la misma audiencia del fortin mapocho. Además si un artista expone lo suyo se supone que sabe pueden llegarle aplausos o pifias,

Conocí el liguria inicial, un pequeño boliche bajo la radio mineria. Pero con esta noticia quizá creo que iré a dar una vuelta.

Saludos

Msuricio Poblete

29 de octubre

Estoy de acuerdo con su artículo, claramente la falta de urbanidad campea en la cotidianidad de este país. En cuánto al contexto que describe, mi opinión el Liguria es solo un bar de moda y en franca expansión empresarial, y no porque tenga un decorado alternativo, no significa que esa sea su escencia o que sea tan inclusivo, como reza el discurso que subsuelo vende. Ya quedan muy pocos locales donde uno pueda converse un trago y más aún escuchar música en vivo, lo que abunda es la cacofonía de locales un.
Por otra parte, y en el sentido anterior pienso que el local escogido no fue idóneo para ello,
Por otro lado, es inaceptable el slogan, para eso estoy pagando, pues quienes recurren a
Tal argumento olvidan que quienes querían escuchar al señor Cabrera, también estaban pagando.

Juan Cacciuttolo

25 de octubre

Absolutamente de acuerdo.

La falta de respeto en cuanto a la atención y mediano silencio en las presentaciones musicales, en este país, en general, es detestable…

Juan Cacciuttolo

25 de octubre

Hace un tiempo tocó gepe, y se reclamaba sobre lo mismo… será que si no tocan Electrodomésticos o Los Tres, el local ni se molesta por armar una onda mas adecuada?

Patricio Dueñas Barra

25 de octubre

Pero tengo la impresión de que la experiencia dejó una información que al parecer no se tenía:
Se escogió un escenario equivocado, para un artista que merece ser escuchado.
Yo creo que ese mismo público tiene en sus aspiraciones, para el día de mañana, tomarse sus tragos en el Club de la Unión….

Paul Haute

25 de octubre

yo no conocia ese bareto ni de nombre. Y me lo menciono una parienta del Ricky Lagos. Abogada y muy bien puesta en la CORFO y como no si su hermano se caso con la hija de Ricky y fue algo asi como casi ministro de Ricky. Que tuvo que renunciar porque hubo chanchullo de algún tipo. “Pero el no era culpable pues no sabia?” ahora vive en Washington. Esta chavala queria venir a España y yo la invite pues la conoci hace 20 años pero nunca imagine la metamorfosis que habia sufrido con la concertación. Cuando me di cuenta del monstruito del Liguria que me mencionaba en todas las conversaciones eche para atrás y que se la folle un pez. Este es el prologo para comentar que un dia parti a Barcelona desde aqui en Andalucia a tocar a un bareto que se llama Astrolabis en el passei de gracia. Llego el dia del concierto y me presente a las nueve y pico porque estaba programado a las 22 hras. Me recibió Jordi que es un ser extraño lleno de tatuajes, abogado y el as de las mujeres. Me saludo y me dijo comenzamos a las diez. Me puse a charlar con un noeteamericano guitarrista del grupo Eagles que grabara el legendario Hotel California. Faltando 10 minutos se me acerco Jordi y me dice al oido ¿comenzamos? entonces me fui a preparar la guitarra en un pequeñisimo escenario mire hacia la barra y le hago una seña a Jordi para indicarle que estoy preparado. El ruido de la conversacion era increible pues los españoles chillan y hablan todos a la vez. La sorpresa fue que Jordi fue a una esquina de la barra y toco una campana muy grande que alli habia y el publico enmudeció y los de la barra se acercaron a la habitacion donde iba yo a tocar. Quedaron algunos en la barra y ya hablaban bajito. Toque perfectamente y el publico disfruto y yo también con ellos. Hice la primera parte y explotó el bullicio de la conversación. Luego vino la campana y se repitió lo mismo en la segunda parte. Y ahora que leo este comentario me doy cuenta lo patético que debe ser ese bareto donde se supone que va gente culta y con alguna preparación de algo digo yo. En fin que me quedo con los escenarios de mi pueblo donde el canto tiene sentido y razón. Y precisamente donde no esta la cultura ni la educación es en ese bareto decadente por mucho que se vista de progre y cultureta. Au revoir mon ami

27 de octubre

Desubicado!! Lo peor

25 de octubre

Hola Juan y Patricio, gracias por la lectura: Sea o no el escenario adecuado El Liguria, hay dos cosas que no cambian: 1) Que la gente podría, a todo evento, ser un poco más considerada, aunque fuera una pescadería y 2) Que al menos podrían cerrar las puertas de los otros salones, para que no se cuelen conversaciones ajenas ni quede el cantante en la mitad del Paseo Ahumada. Y sobre el Club de la Unión y el Liguria, ambos comparten precios altos cuyo pago implica la adscripción formal a un grupo que se mira a sí mismo, con orgullo, como privilegiado y moderno.

25 de octubre

Gracias por la historia, Paul. Un bar con campana sería un buen comienzo en estos casos.

Joselo P.

25 de octubre

El Liguria como el Club de la Unión de hoy??????? Por favor, no es más que un restaurant ‘con onda’ pero común y corriente como varios más, al cual van principalmente oficinistas y administrativos de trabajan por ahí cerca.

25 de octubre

¿Escuchar a un artista en el Liguria? Si apenas uno puede escuchar los propios pensamientos, porque hay gente que tiene una pasion enfermiza en que todos nos enteremos de lo que hablan.

Pero es algo que se ve en otras partes. La gente esta muy egoista y muy irrespetuosa.

Georgia

14 de junio

One more comment bfeore I close up shop Though pesto is rightly associated with the north of Italy Sicily has several stellar variations that are worth the try, the most famous being Pesto alla Trapanese made with basil, tomatoes (either Roma or Pachino cherry) and almonds, though very different than the Genovese style it is still delicious and worth the try Now to ward off this cold day I’m off to make a nice large pot of pasta fazool using the usual suspects along with a plop of pesto (Genovese!) over each serving Look up Pesto alla Trapanese on the Internet, there are several recipes offered. Thank you for your comment about ascorbic acid Eleanor Walden.

25 de octubre

el liguria, el bar the clinic, club de aspiracionales,

Caro Chacana

25 de octubre

Bravo bravo bravo!!! que buena nota!!

… Para mí que esos tipos ni si quiera se escuchan a sí mismos, porque el sí mismo de cada cual, es sensible y atento a la escucha de los otros, más aún cuando hay música en el aire… esos tipos arrogantes sólo aparentaban en un lugar “con onda” y estilo como lo es El Liguria, que por su parte, se sirve de la iconografía de La Lira Popular, sin siquiera citarla. Me alegro que doña Micaela Navarrete, curadora del Archivo de Literatura oral y tradiciones popular, haya puesto los puntos sobre las “ies” …

Gabriela Precht

25 de octubre

Tú querías ver al artista, el resto quería tomarse una piscola. Ellos no fueron a escuchar a un músico, tú si.

patricio

25 de octubre

Hola Gabriela. El bar es grande como para gritar en otro lado. El que grita destruye el silencio, el que calla no impide que los demás hagan lo que quieran. Ir a gritar una piscola a medio metro del cantante no es una opción más, es solo una mala educación

25 de octubre

¿Y no pueden tomarse la piscola mas calladitos? ¿Por que tienen que tomarse la piscola gritando?

En el Liguria a veces no puedes ni conversar.

25 de octubre

Soy un músico chileno (de Santiago), hago principalmente covers y en algunas pocas ocasiones canto mis canciones propias. Constantemente uno debe lidiar con el poco respeto de la gente que ni siquiera hace el esfuerzo de moderar el volumen de su conversación cuando uno está presentándose en el escenario, pero no ha faltado la ocasión en que he tenido un público muy atento a lo que hago y silencioso, lo que es motivo de sobra para agradecerles por su respeto. Queda más que claro que vivimos en una época individualista que entre muchas consecuencias acarrea la falta de respeto única y exclusivamente por causa de que “estás pagando” y se supone que para esa gente el dinero lo compra todo, incluído el derecho a pisotear al otro.

cecilia garcía

25 de octubre

Como profesora de la Universidad Arcis, me acerqué a unas alumnas que bebían alcohol en el patio de la universidad, no quise reprimirlas, simplemente les pregunté por qué bebían en la universidad, con absoluto descaro. La respuesta “porque yo pago esta universidad, porque la universidad existe gracias a mí dinero, mínimo tengo derecho a compartir un trago con mis amigos”.
El capitalismo ha penetrado en la fibra estructural de las personas, ha destruido toda conciencia social y política. Si en la universidad, que se supone es un centro para el pensamiento crítico, para el conocimiento, se dan estos argumentos, de nuestros clientes-alumnos, que esperar para el resto de la población, mas que la réplica y en mayor escala. Lo que ocurrió en el Liguria es sólo un botón.

25 de octubre

El “estoy pagando, por lo tanto puedo hacer lo que quiero”. Esa frase es lapidaria. El País que tenemos.

Jaime Arenas

25 de octubre

El respeto por los otros, la empatía es una capacidad que se educa. El “bien común”, un paradigma de otros parajes, vs el individualismo descarnado y financiado por un sistema de fría competencia, es lo que vemos en este ejemplo. Chile es esto, y tenemos los gobernantes, los políticos y los bares que nos merecemos. El arte, como me dijo un amigo amigo mío, es un derecho humano y sería bueno protegerlo. Para eso preocupémonos de trasmitir a nuestros hijos valores que apunten hacia allá. Nuestras generaciones, en este país de Ligurias y de Clubes de la Unión, están podridas.

26 de octubre

Muchas gracias por todas las lecturas y comentarios. La escena que describe Cecilia “La universidad existe gracias a mi dinero” representa la máxima pobredumbre académica, y todos quienes hemos hecho clases lo hemos vivido alguna vez, con más o menos intensidad. Gracias Jaime por eso de que el arte es un Derecho Humano, me quedo dándole vueltas a esa idea. Caro, no sabía eso de la Lira Popular, otra cosa que aprendo. Y Víctor, sigue tocando en los bares, sería extraordinario que hicieras un cover de Cabrera, como desagravio.

Oascar

26 de octubre

El Liguria es el Enjoy y el Mall y el Starbucks, son todo lo mismo para el rasquerío con plata o apariencia de plata.
No vaya.

VERONICA GUERRERO

26 de octubre

QUE BUENO SABER QUE OTRAS PERSONAS PIENSAN Y SIENTEN LO MISMO QUE YO FRENTE A ESTA CULTURA TAN INTENSAMENTE EXTRAÑA QUE NOS RODEA

Miguel Valenzuela

26 de octubre

De acuerdo con tu comentario, sin embargo que haya gente leyéndolo y compartiéndolo es un avance, no está todo perdido. La calidad la hacemos a diario quienes estamos interesado en mejorar nuestra vida. Con treintones mal educados nada que hacer, pero nuestros hijos no deben cometer los mismos horrores.

David MC

26 de octubre

algo parecido ocurrió hace algunos años atrás….

ulises ramirez

26 de octubre

no toquen mas ahi asi de simple la culpa pasa tambien por los artistas y la eleccion de donde quieren mostrar lo que hacen eso saludos

26 de octubre

Que tristeza me dió tu columna. un sentido abrazo a Fernando Cabrera.

Ana Raquel Rosso

26 de octubre

No me extraña para nada la actitud de estos sordos sociales,lo son para cualquier sonido que no sea el de su propio ombligo…

Deysi Salamanca

26 de octubre

A un músico de esa envergadura no deberían llevarlo a lugares como ese…donde priman: la prepotencia, la mala educación, la soberbia de ser “nada-nadie” frente al arte…Me disculpen pero hay un dicho muy antiguo y fuerte:”No hay que darle perlas a los cerdos”….

saintog

26 de octubre

Creo que también hay responsabilidad del local. O tal vez el perfil de quienes asisten al Liguria es el de pelotudos huecos y vanales que aparte de no respetar el arte no son capaces de respetar a nadie más que a ellos mismos. Considero que el representante del artista debió elegir otro recinto más apropiado y no un bar para el carrete.
Lamento lo sucedido porque conozco la situación. Es algo muy recurrente donde la gente va a comer y a beber, porque su primario no es escuchar un recital, en definitiva , elartista debe seleccionar el recinto apropiado y el público irá exclusivamente a escuchar su arte.

Jesu Abarca

26 de octubre

Muchas gracias por estas palabras.

francesca.cyber

26 de octubre

El Liguria paso de ser un lugar de intelectuales a una caverna de trogloditas poseros. Que horror…. en este país se menosprecia muchísimo a los músicos. Hay bares que exigen mínimo de entradas y cheques en garantía en caso de que no llenes el bar, te lo cobran, el lucro en TODO.

Michel Carriel

03 de noviembre

Que yo sepa, el liguria nunca paso de ser un lugar de moda donde tomarse unos tragos. Jamas ha sido un refugio de intelectuales. Ahora, si alguien cree que por ir a un lugar es intelectual, o peor aun, que se sienta intelectual y deba ir a determinado tugurio para juntarse con ‘sus pares’ da prueba de la pobreza de espíritu que se ha mencionado en los comentarios anteriores…

26 de octubre

“El lunes te deposito, culiao”, se escuchó claramente al mismo tiempo que la canción decía “no hay tiempo, no hay hora, no hay reloj”.


Que pena la vida de alguien incapaz de comprender. Por otro lado, me alegra que otro se indigne por el atropello y le dedique un tiempo a escribir una columna sobre el respeto.

Mis saludos al autor de la columna. Además, gracias a él le pondré oreja a Fernando Cabrera, no lo conocía pero por lo visto su música es arte a respetar.

El Monociclo

26 de octubre

Tengo un bar artístico en el barrio cumming, y sucedió algo similar. Va mucha gente a apreciar las obras que allí exponen, semana a semana, artistas emergentes nacionales. Un día, entró una pareja de metaleros. Una chica con el pelo fucsia y su novio con el pelo largo, teníamos exposición de tatuadores. En una mesa, llena de oficinistas, comenzaron a reírse de estos 2 chicos que habían ido a la exposición. Las burlas de estos oficinistas hicieron que los chicos se tomaron sólo un trago y se fueran. Al hablar con ellos de que la “onda” del bar, era ser respetuosos con los demás, pagaron la cuenta y se fueron, y no los volvimos a ver. Misma lógica: “Estoy pagando”. En El Monociclo RestoArt, nos ha costado que muchas personas aprecien el arte que muchos artistas emergentes (secos) exponen. Nos dimos cuenta que el público que pensamos apreciaría el lugar, es de cartón y sólo vive de las apariencias. Sin embargo, llegamos a mucha gente el la cual, si aprecian el entorno. De forma silenciosa van semana a semana a las exposiciones, sin publicarlo en sus redes sociales. Como socio de El Monociclo, prefiero mil veces tener de clientes a esas personas, aunque sean los pocos, que a los “sordos” y “ciegos” que deambulan por los “bares top” protestando en contra del sistema con un iPhone en la mano.

Mauricio Espinoza

27 de octubre

Compadre, Has ganado un nuevo cliente en tu bar, no soy asiduo de los bares, hace años solo bebo cerveza sin alcohol y con alcohol en cantidades minimas. Pero me hare el tiempo para ir a conocer tu bar y el arte alli expuesto. Y sin duda…lo mas importante…EL RESPETO. Saludos.

Dalila

26 de octubre

Me hace sentido los versos «no te olvides de posar, en la disco y en el bar», esa es la.nueva tónica de la sociedas actual. Estar atento a ser quien dice el comentario más inteligente, la pará más intelectual pero en en el fondo son pensamientos y discursos «copi-paste», hay muchos que no solo son sordos y ciegos , también son descerebrados que se creen dueños de la razón copiada de alguna nueva moda o estilo.

26 de octubre

Músico tocando, mesas que escuchan y los gritones de la mesa x.

Capitalismo en las costillas (“estoy pagando”) ya entronizado en lugares tan propios del Redset, la cultura asociada al ruido presente en todo evento “cultural” y político, la poca lectura (obvio, asociada al silencio), la falta de apreciación del hecho artístico, la vida miserable, a veces los MALOS MÚSICOS también, tocando covers de mierda, el jefe cabrón, el encierro, los aspiracionales, la falta de sentido común y del otro, la miseria espiritual, la educación como carrera pro cartón; los autos con bazuca e incluso, la masterización extrema de la música o la televisión siempre prendida que provocan hipoacusia, el carrete como un fin en si mismo, ufff…son TANTOS los factores que producen situaciones como la descrita en la nota que claramente no se pueden resumir en un comentario.

Me ha tocado ver esto arriba del escenario y como público y tengo la certeza de que en algún momento voy a dejar de tragar la maldita rueda y al (ni tan) borracho gritón prepotente de la mesa x le gritaré: “con el debido respeto cállate conchetumadre!!!”

Uff…que alivio, pensarlo ya es un alivio.

26 de octubre

Ah! “Muy buena la nota”; así partía el post.

Sandrino

26 de octubre

El Bar Liguria le falta el respeto a sus clientes, no me extrana que tambien tenga una actitud de prepotencia con los artistas que se presentan en sus locales utilizando la tenebrosa frase “para eso te pago”.
No es problema de educación de un par de clientes borrachines que sin querer tuvieran el privilegio de tener al artista a unos metros, sino la falta de respeto del patron Liguria de imponerle a su contratación que cante en un ambiente no adecuado.

26 de octubre

Chuta, es que ir a »evangelizar« al Liguria es el primer error. Hablamos de un bar que vende muy bien la imagen de Centro Cultural, pero que no lo es. No tengo nada contra el local pero hay que ponerlo en su contexto, y quien mejor lo hizo fue Óscar Contardo cuando advirtió que el Liguria vende la idea de picada tradicional, cuando en verdad no es picada (los precios son más bien exclusivos) ni tradicional (apenas 20 años en funciones). Que tenga un rincón para hacer las veces de escenario, o lo visiten músicos y artistas locales, o exhiba afiches y murales no debe distraernos de su giro comercial, por el que obtiene ingresos: bar-restaurant.

»El arte no está donde hay multitudes« dijo Bukowski y tiene razón. Detrás de lo comercial-masivo hay siempre un fin lucrativo (que no condeno) y el Liguria no es la excepción. Allá no vas a ver arte. Vas a amenizar una cena o te vas de copas con música de fondo (en vivo o grabada). Quien no entienda esto es tan ciego como los parroquianos pueden ser sordos. Así las cosas, el problema no es tanto ignorar a Fdo Cabrera, sino en primer lugar invitarlo al lugar equivocado. Por ejemplo: el Club de Jazz de Santiago tiene una política de respeto al músico, y quien entra sobreentiende que la barra y comidas son secundarias. Es más, el servicio a clientes está condicionado porque no interrumpa a los artistas. Pero de nuevo: el Club de Jazz es un auditorio musical y, en seguida, un bar-restaurant.

Ahora, si un cantante acepta ser acompañamiento de manjares y copetes a cambio de un cheque, pues que se lo banque. No digo que sea el caso de Cabrera, pero si lo fuera, entonces sigamos chocando copas y aquí no ha pasado nada.

26 de octubre

Cualquier personaje con poca identidad y escaso talento necesita de lugares como el Liguria para parecer con estilo y cierto desarrollo intelectual… de ahí para adelante se entienda este comportamiento que ha hecho que muchos de nosotros, que lo considerábamos un interesante lugar, dejáramos nuestras mesas de siempre y buscáramos lugares en donde el carácter de SER HUMANO sobrepase al de PERSONAJE.

Compararlo con el Club de la Union me parece demasiado exagerado cuando muchos de los que se pasean por el Liguria con suerte tienen donde caerse muertos y la aristocracia e intelectualidad estén muy lejos de sus realidades…

Han pasado una tarde el Bar The Clinic?? es exactamente lo mismo… sólo una alternativa snob de hacer check in en foursquare.

Un Tal Duarte

26 de octubre

Pero,
¿A quién se le ocurrió que El Liguria era un buen lugar para que se presente un artista?
Hay lugares en está ciudad donde un artista siempre tendrá un público, El Kahuín, El Merkén, El Café Brazil, entre muchos otros…

matias

28 de octubre

Por favor amigo, un lugar con la calidad de comida y tragos como el kahuin y el merken dan para pensar muchas cosas…. Gracias a los musicos gan an plata, no lo hacen por, respeto al artista ni mucho menos…

26 de octubre

No nos quejemos después… Entre nosotros nos podemos convencer de que actuamos bien, de nuestras capacidades, de lo generosos que somos, etc, y no somos capaces de respetar a alguien, que expone su arte (cualquiera sea la naturaleza de este) o su trabajo para ganarse el sustento…; al universo no lo engaña nadie, porque es como tratar de engañarte a ti mismo… todo bien se premia, toda deuda se paga.

Giorgio Vargas González

26 de octubre

Hechos de un Ladrón con Bicicleta que se robó la Palabra.

https://www.facebook.com/notes/palabra-hablada/hechos-de-un-ladr%C3%B3n-con-bicicleta-que-se-rob%C3%B3-la-palabra/342734082472841

Ya es algo recurrente en el publico Chileno…
en la Nota de FB que linkie fue algo que Vivi en cuerpo y Alma…

26 de octubre

Estoy muy confundido
¿Recuerdan aquel adorno de lámparas de lágrimas en un corredor de palacio?
¿Cultura de qué?
¿Gusto por las bellas artes y las humanidades?
¿Es acaso el mejoramiento o refinamiento de lo individual?
Me quedo con la definición de Algunos etólogos que han hablado sobre estos entes, afirmando que este tipo de personajes entiende por “cultura” a sus costumbres, actividades o comportamientos transmitidos de una generación a otra en grupos de animales por imitación consciente de dichos comportamientos.

Carlos vega

26 de octubre

No le podemos pedir peras al olmo! Desgraciadamente en CHILE … Los “pítucos” se creen de otra raza ! Otra clase social !!! Por eso yo me fui …. Cansado de la falta de respeto …. Y de los conchadetumadre que se creen la raja y valen verga

calostro

27 de octubre

Hay más cultura en un muro Diogeniano del Shopdog que en todas las sucursales del liguria juntas.

XXXXXX

27 de octubre

tener plata no es sinonimo de educacion

japy man

27 de octubre

yo he asistido a tocatas en el liguria desde hace 10 años o mas… y con todos los grandes artistas de esos años , los tres .. cafe-tacuva , loa bunkers , fito paez , congreso , los jaivas , illapu y todos ellos en la cúspide de sus carreras ..y muchos mas que eso gratis … hoy ni nunca en chile un simple bar -restaurant ha realizado tamaña “gracia” … y todos ellos , se ha sentido y retirado felices.!!! , que tiene de especial ese tal cabrera , que yo poco y nada conozco . ??

27 de octubre

Aunque fuera el propio japy man (que probablemente muy pocos conocen) igual habría que escuchar respetuosamente que nos tiene que cantar.

28 de octubre

Fernando Cabrera es un artista tan grande como los que mencionas, que tu no lo conozcas es otro cuento. Pero no nos alejemos de lo central, esto no tiene que ver con el artista de turno, sino con el respeto que debiera tener todo el que entra a un bar y se encuentra con un músico intentando transmitir lo suyo (independiente de su fama y color político). Respeto no solo por el músico sino también por el público interesado en escucharlo. El respeto a los demás y la buena educación se aprenden en casa y el derecho a ser grosero no se compra con plata. ¡¡¡¡ AGUANTE CABRERA!!!!

Guido Lagos Garay

27 de octubre

simple….claro y directamente a la vena misma del disco duro del sistemita este!!!!….maws<que me gusta….

27 de octubre

De que se quejan, total pecar de snob tiene sus costos …

27 de octubre

Falta educación….es más que claro!!

27 de octubre

Falta educación….eso es más que claro. No importa el lugar ni la concurrencia. Cuando alguien presenta…los demás se callan!!

27 de octubre

En definitiva a ese bar… solo concurren un tropel de imbeciles levantados de raja, que nada tienen que ver, o escuchar, porque solo buscan mostrar sus caritas, relacionadas con farandulas de tv.

crooner.electroindie

27 de octubre

Se dé todo lo que escribes,soy músico y profesor de música particular,lo que escribes lo veo en mis apoderados y en las personas de los bares,hace poco lance mi disco y habían como 70 personas y como hace años que no veía estaban todos calladitos escuchando mis canciones ,pero fue en Linares Jajajajaj . El 27 de noviembre lanzamos el disco en el opera catedral y necesitamos personas como Uds de público, así comenzamos a armar un Chile más respetuoso y como todos los que opinamos aquí queremos que asi sea. Abrazos a todos.
CROONER.

laura cristina carmona soto

27 de octubre

pena…el dinero no sólo envilece al que lo posee amás lo embrutece!!

amateur

27 de octubre

A los músicos no les sirve el reconocimiento, el aplauso, el cariño, les sirve el dinero igual que a cualquiera, sólo que hay una diferencia muy grande entre tocar para un público que no escucha y se está comiendo un sandwich, a tocar para un público que escucha lo que está sonando, es una diferencia muy fundamental, además muchos músicos tienen que acudir a esos lugares llenos de pelotas como el Liguria porque en los otros donde se escucha con respeto, se aprecia el arte, se aplaude, etc, no se paga. Sorry, pero es la pura verdad.

crusy silva reyes

27 de octubre

Que rabia de verdad es una falta respeto para con el artista y con quiere de verdad ver el espectaculo…que pena lo he vivido algunas veces…pero bueno que triste que nuestra gente tenga cada dia menos tolerancia y respeto y crean que porque pagan por algo pueden pasar por encima de todo el mundo.

Vane GeMe

27 de octubre

como alguien dijo alguna vez, “hay gente tan pobre, tan pobre, que lo único que tiene es dinero”

Carla Sibilla

27 de octubre

Lamentablemente, la fauna del Liguria ha cambiado. Antes eran todos inteligentes, intelectuales, sensibles, gentes relacionadas con las artes o al menos simpatizantes… Hoy es antro de gente rota, arrogante y “light” que proyecta su ser desde el poder económico o desde el poder del consumo del cuerpo. Antes, amaba ese lugar. Era de las “conocidas”. Hoy voy tarde, mal y nunca porque siento que el lugar ha perdido su magia. Y ojo! que a lo mejor es la culpa de nosotros, los mismos parroquianos, que le hemos cedido espacio a esta nueva fauna ingrata e indolente.

Matias

27 de octubre

Que vergüenza!

sara diaz navarrete

28 de octubre

Acá el contraste, ellas se detienen a prestar atención y a apreciar la música, y son vacas poh wn!! Y nos creemos la especie superior! https://www.facebook.com/photo.php?v=10201389476193892&set=vb.171422327867&type=2&theater

Volbonte

28 de octubre

Creo que el problema está en que los artistas se presten como “entretenimiento” a lugares y gente sin el corazón abierto. Toquen en plazas, sin amplificación, sin PLATA.

Marco Andrés Montenegro

28 de octubre

Recomiendo el ensayo de Santiago Kovladoff: “El silencio primordial”. Trata del silencio, pero en un pequeño apartado sobre su enemigo, constata que el gran triunfo del ruido no es hacerse oír sino simplemente no dejar oír.

28 de octubre

Muchas gracias por la lectura y los comentarios. Me gustaría, como siempre, responderlos todos, pero en esta pasada aquello se estrellaría de frente con mi estabilidad laboral. Al menos leo todo. Un par de comentarios al pasar, de memoria, por defecto con los que entraron a discutir: 1) En general, no conocer algo es problema del que no lo conoce. Por lo tanto, “qué tiene de especial Cabrera” debe ser descubierto por el mismo que lo dice. Yo no pongo mi ignorancia en una serie de materias (economía, por ejemplo) como una razón contra el que sí sabe. Otra persona en el post, en iguales condiciones escribió “Es una linda oportunidad para conocer a Cabrera”. Además, la columna funciona aunque Cabrera fuera un principiante. 2) Que la gente de Derecha tiene “mas estudios” no sólo es incomprobable. Es además precisamente de lo que hablo cuando me refiero al concepto de “calidad” en educación. ¿De qué sirven esos estudios si no son capaces de cerrar el pico frente a un cantante? 3) Cabrera no conocía el Liguria, se lo pregunté personalmente. Por lo demás, el 99% de los cantantes no “elige” los lugares donde toca, sino que toca en todos los lugares que lo invitan, por un asunto de supervivencia. Entonces, poner la dignidad de la música en el debe de la cuenta corriente del músico me parece cruel. Sería mejor escuchar con respeto, no es tan difícil tampoco.

28 de octubre

creo que el problema lo tienes tú.
fernando cabrera toca en muchas partes donde hay un público respetuoso. y tú vas a verlo cuando toca en el liguria…

28 de octubre

¿Y ese es el problema?

No, es el hecho de que vas a un bar y tienes que lidiar con unos gritones que no se callan ni siquiera para oir a un artista. No importa si es Cabrera o si fuera Pablo Milanes, da lo mismo, esa gente no se calla. Porque paga, ellos pagan para ir a un bar a gritar, como si estuvieran en el estadio. Todos nos tenemos que enterar lo que hablan porque es superinteresante aunque esten hablando de lo que comieron en la mañana.

Es la groseria el problema, la groseria endemica de las personas que solo se escuchan ellas, a nadie mas. Esa gente habla a gritos en todos lados: cuando va en el metro, cuando esta en la calle, en un bar, en el banco. Los que odio son esos flaites que van escuchando musica sin fonos, para que todos nos enteremos que les encanta el reggeton, y mas encima reciben una llamada y en vez de apagar su musiquita contestan y hablan a gritos porque claro, les molesta el ruido del metro y de la gente, no el ruido de su musiquita y de su voz. Es una actitud que han agarrado algunos incultos e incivilizados, y mas encima tienen la desfachatez de enojarse cuando uno se las critica.

Cuando sales fuera de tu casa, tienes que ser respetuoso, con todas las personas, porque los demas no tenemos por que soportar que en tu casa seas un troglodita.

28 de octubre

Hola Kekeas: En 32 años de carrera artística, Cabrera ha venido en dos oportunidades a Chile. A lo mejor es un alcance de nombre

28 de octubre

¿Dónde queda el Liguria?

Marycruz Larrea.

28 de octubre

Es una muy triste realidad, y los políticos no tienen ningún interés en corregir nuestros malos habitos actuales……

28 de octubre

Cuando era pequeño y andaba con mi mamá en bus o micro, si aparecía una señora mayor o un señor mayor o una mujer, tenía que tener la habilidad de pararme como un resorte y ofrecer mi asiento antes que mi mamá se diera cuenta y de un coscacho me hiciera pararme ya que era algo ya enseñado…. Hoy veo como las mamás pelean con otras personas defendiendo el asiento donde van los niños sentados porque “el niño pagó su pasaje”…. De ahí para arriba, ya no hay mucho que opinar sobre la sociedad que tenemos…. escuchar un cantante en el Liguria…ciencia ficción.

28 de octubre

“Estos los destacagados programados, programadores de agravios que con balidos de pólvora tumban y tumban sin tumba. Para salir del agravio de que no seamos hoy día se requiere agricultura de una real Demogracia. El estado del humano en el sepultado estado en que está cualquier estado está en deplorable estado.”

Roberto Matta

Felipe Roco Figueroa

28 de octubre

Burguesones eso es lo que son!! Y la falsa chilenidad representada por ese local.

cindy-iriarte

28 de octubre

Creo que le pides más de lo que es al bar. El Liguria se caracteriza por una buena comida y tragos, en ningún caso es una “picada” por cierto, pero hay que tener muy claro que no es un lugar para la intelectualidad y ninguna expresión artística, nunca lo ha sido aunque lo vendan como tal. Espero que Fernando Cabrera haya podido tocar en lugares apropiados durante su visita, especialmente por sus seguidores para que lo puedan apreciar en su justa dimensión, porque ir a ver a un artista al Liguria es como ir a descansar al litoral en época estival. Muy mal enfocado.

Ignacio Gutierrez

28 de octubre

El Liguria quieran o no, es un Bar “ambientado en una onda izquierdista” pero es solo una fachada, porque el publico que asiste es mayoritariamente gente cargadita al lado derecho de la vida. No me sorprende la situación ocurrida, es una desgracia de todos modos la falta de respeto.

28 de octubre

gente esnob y arribista…

Sebastián Ortega Mórtola

28 de octubre

Claramente es un fanático del artista. Por lo tanto es difícil tu objetividad. Eso de Parisi me pareció una extrapolación absurda. El que se equivocó no fue la persona que quería ir a tomar y conversar a un bar. Creo que fue el músico que no se presentó donde le correspondía.

Marcela Arredondo

28 de octubre

Todo mi apoyo para Patricio Hidalgo un abrazo.

Carlos Miranda

28 de octubre

“NO DES PERLAS A LOS CHANCHOS”
Lastima por ti, porque la verdad da verguenza ajena…

Osvaldo Andrés

28 de octubre

Es un bar, tu vas a un bar a conversar, si hay alguien tocando, claro, muestras respeto pero uno no fue a un teatro, es normal que se hable, se conteste un celular, se escuche una risa.
Muy distinto es si te avisan antes (días antes) que hay un show, que hay que guardar respeto y que el bar se convierte en una especie de teatro.
Además, yo estuve ese día ahí y no hubo tal grado de bulla.

Carlos Bravo

28 de octubre

Pero si la gente va a un restauran no a un recital…distinto seria si fueses al Teatro y te pusieras a hablar…un artista debería saber que un restauran no es el mejor escenario. Aunque sea lo que haya.

Bruno Martinelli

28 de octubre

En Uruguay también pasa, aunque por suerte a Cabrera, 32 años después de su primer disco, se lo está empezando a colocar en el lugar que merece. Los receptores esquivos y egotistas, no saben lo que se pierden, aunque por lo común no suelen darle importancia a lo que ignoran, a menos que ello les haga perder dinero.
Muy buena nota y muy buena e indignada prosa.

28 de octubre

Sigo la discusión con mucha atención, me gustaría referirme a todos los comentarios, pero nuevamente, por defecto, voy sólo a los comentarios críticos, agradeciendo los otros:
1) Es absurdo sostener que por el hecho de ser fanático de Cabrera no tengo capacidad suficiente como para distinguir cuando en un lugar se está faltando el respeto. Dicha objetividad, supuesto que exista, debe estar reservada a unos pocos iluminados. Todos hablamos desde nuestra escala de valores, estilos y afectos. Es mucho más honesto partir reconociendo desde dónde se está hablando que presumir de estar mirando las cosas desde arriba. Parte de las cosas criticables de nuestra actual discusión pública es que quienes intervienen presumen de no venir de ninguna parte. Así que de nuevo: a mí me gusta Cabrera y no me gusta la gente que grita a todo pulmón mientras otro canta, especialmente si los tópicos son plata, nombres propios de supuestos amigos famosos y silbidos al mozo.
2) El recital de Cabrera estaba anunciado hace meses. Así que no fue una “interrupción no programada en el bar”. Esa misma persona comentó que le parecía “normal que alguien contestara el teléfono cuando alguien canta”. Ahí radica nuestra diferencia principal: a mí eso no me parece normal y me indigna. Por eso debe ser que esa persona encontró que “no había tanto bullicio”.
3) En la columna digo que un bar no es igual a un teatro. A lo que apunto es a medidas mínimas de decoro incluso en un bar, que detalló en la misma columna. Por lo mismo, no es que uno esté pidiendo que las mesas se comporten como en la opera. Lo que se pide es un mínimo de respeto. Nada más. No porque sea un bar quedan clausuradas las normas de convivencia.

Guillermo Cuenta

28 de octubre

Creo que la mayorìa de los comentarios, muy respetables todos, destilan hiel y soberbia por donde se les lea. El Liguria es un lugar de primer nivel, con un respeto hacia los Artistas que ya quisieran varios que se dicen promotores de espectàculos.
Los Tres y Electrodomèsticos?
Los Tres no tocan ahì hace años.
Y que ? Por ahì han desfilado y desfilan muchos artistas de todo tipo.
Yo vi a Jorge Gonzalez mantener al pùblico en un silencio cuasi de iglesia cuando presentò Libro en un show ìntimo.
Creo que es MUY injusto el tono del comentario, y en definitiva, vàlido porque TODAS las opiniones lo son.
Pero pretender que alguien escuche a Cabrera, que es un gran artista de culto en su propia tierra, en un Restoràn en donde la gente si bien tiene generalmente buen nivel, no tiene idea de quièn es, es un poquito arrogante de màs.
En fin….solo una opiniòn.
Por mi parte, larga vida al Liguria.
Santiago serìa bastante mas pobre sin èl.

28 de octubre

Hola Guillermo: El problema ocurre, precisamente, cuando el cantante es poco conocido. Escuchar en silencio cuando fuiste a eso es lo esperable, sobre todo si todos están en lo mismo. El matiz es cuando algunos están interesados y otros no, y se refiere a la actitud de los no interesados. Sobre el “primer nivel” del Liguria: yo vi cuando Cabrera tuvo que parar una canción a la mitad porque en la primera mesa frente a él gritaban de una esquina a otra. ¿No incluye el “primer nivel” preocuparse de que en esa mesa hayan seguidores del cantante?

Guillermo Cuenta

28 de octubre

Sin que esto implique que està bien que la gente, sea en el Liguria o en McDonalds, le falte el respeto al Artista.
Por las dudas.
Lamentablemente el Liguria atrae a este tipo de wannabes que se sienten parte de algo por su sola presencia en el lugar.
Pero me parece que de eso no es culpable el Liguria.
O si?

Daniela Márquez

28 de octubre

Aquí hay un mal entendimiento del contexto de la situación. Independiente del tipo de gente que frecuente ese lugar (que por lo visto, el que sean maleducados es un hecho), si no está hecho para que la gente muestre su arte en una primera instancia, ¿qué más esperan? Si yo voy a un bar a tomar algo con unos amigos y resulta que justo toca alguien ese día que no conozco y que tampoco es de mi agrado, no tengo por qué escucharlo en silencio, disfrutando de su arte. Tampoco voy a armar un griterío, porque eso sería falta de respeto.
A lo que voy, es que en vez de basurear al local y a sus asiduos, deberían poner ojo de que ese no es el lugar adecuado si el artista quiere ser escuchado. Si hay alguien tocando en un bar, es sólo un acompañamiento, es música de fondo, algo similar a tener música envasada sonando, pero con un toque más íntimo.

pato badinella

28 de octubre

hace mucho tiempo que los chilenos se escuchan a si mismos …mientras se miran el ombligo

Rikimaru

14 de junio

Because parsley comes in bunhces too large to use at one time, I use the same procedure to save it for multiple uses I pack the chopped tips into an ice cube freezer tray and add just enough water to cover. When frozen I pack the cubes in a freezer bag in a pattern that takes up the least room. When needed, I just take a cube or two and add to whatever I am making. Thanks for the pesto sauce directioins. Must try this.

28 de octubre

Hola Daniela. El hecho de que para ti la música en vivo sea “similar a tener música envasada sonando, pero con un toque más íntimo” refleja a la perfección la diferencia de criterio que tenemos, aclara muy bien tu punto.
Hola Guillermo. Estoy de acuerdo contigo en que las culpas se resuelven siempre a nivel de personas. Yo no tengo idea sobre cómo armar un recital, pero sí se que el mismo Jorge González, hace un par de años, se indignó con un tipo del Amanda que gritaba. Su respuesta, “cállate, concha de tu madre”, refleja muy bien lo que se siente.

leonardo miranda riquelme

28 de octubre

El señor Jose Luis Silva deberia saber que los grandes compositores y cantantes del mundo son gente muy sensible e inteligente,por lo tanto sus letras tienen que ver con lo cotidiano,con el amor,con los desamores,con las injusticias y tantas cosas mas.Fernado Cabrera es un musico destacado y se merece respeto.
Entonces le digo al Señor Silva que busque algun boliche donde toque el Patito chiquitito interpretado por los Fachos quincheros,me queda claro cuales son los gustos del señor Silva

igorzappatrane

28 de octubre

pesimo el articulo, intenta hacer una miraada etica o valorica de un fenomeno que no tiene mayor trascendencia
es que el acto de escuchar una presentacion en un local de comidas o bebidas debe ser de corte religioso, que exige la total atencion y fidelizacion llegando hasta el extremo de exiir el total solencio a las personas presentes?
no es acaso el ruido de conversaciones y copas, y traqueos parte de la presentacion artistica?
pesimo, por que a pesar de aparentar una supuesta civilidad, muestra tambien como esta de convencido con los valores esteticos de la burguesia, esa que tanto odia, por que eso de escuchar quietito al artista lo inventaron ellos, los que tenian dinero para hacer callar a los rotos que no sabain como callarse
en fin, si un artista no tiene presente lo que hace su publico, entonces, deberian replantearse el presentarse en locales de comidas o bebidas
saludos y realmente, falta mucha reconceptualizacion en esta epoca moderna

28 de octubre

Me perturba este post, sobre todo trabajando en bares con música en vivo.

Respecto a la música en bares no aptos para conciertos, podríamos hablar infinitamente. De hecho creo que hay pocos lugares en general, escasos, para ir, sentarse a escuchar y ver a una banda/músico bien.

Bares que están dedicados a tener música en vivo, hay varios, pero se entiende ese contexto: es un BAR que tiene música en vivo. Habrá un nivel de ruido importante, pues no es una sala de conciertos. Es más lo primero que lo segundo. Como conozco los lugares, si quiero escuchar a una banda, me preocupo de estar temprano, estar cerca para que -apesar de la bulla y las condiciones-pueda ver a la banda o cantante. También claro, muchas de las bandas son bailables, por lo que hay un espacio para ello. ¿Pagaste una entrada para ver a un músico determinado? Si es así, comprendo tu molestia. Y no por el pago en sí: porque tu fin primero era ver a alguien tocar.

Respecto al “estoy pagando” hay una parte que tiene razón y otra que no. El que está pagando por estar en un bar, bueno, es su problema, está en lo correcto, está pagando por un “ambiente”. Pero eso no lo abstrae de ser cortés, educado, amable y menos con la gente que trabaja ahi como en cualquier otro lugar ( como me ha tocado putear a gente ofendiendo a trabajadores “porque están pagando” o yo misma mandarlos a la mierda con su prepotencia)

Pienso que el lugar no era adecuado porque no es un lugar dispuesto para que la gente escuche música en vivo, porque además casi obviamente te encontrarás con pelotuditos como esos.

Felipe Mira

28 de octubre

Estimado,
Excelente, tan de acuerdo.

Saludos,
Felipe

Lena

13 de junio

I don’t know if it’s just me or if everyone else encutnoering problems with your website.It appears something like some of that the text on your posts are running off the screen.Can somebody else please offer feedback and let me identify if this is happeningto them too? This could be a query with my browser becauseI’ve had this happen before. Thank you

Sureño con Valores

28 de octubre

SEAMOS AUTOCRITICOS Y SIN ENGAÑOS: EL CHILENO ES EL PEOR TURISTA, ALACAHUETE Y RASCA, EL MAS INCULTO, UN PESIMO HINCHA EN UN ESTADIO Y SUCIO CON EL ENTORNO EN COMPARACIÓN A UN EUROPEO O URUGUAYO, BRASILEÑO, ARGENTINO, VENEZOLANO…..PERO ES UN PROBLEMA DE LA GENERACION “X” LA QUE TIENE SOBRE 32 Y MENOR A 50 POR RAZONES SOCIOPOLITICAS DE SU FORMACIÓN …LA NUEVA GENERACION “Y” y Z VIENE DISTINTA Y ESTAS VERGUENZAS DE NO ESCUCHAR UN ARTISTA SERA DEL PASADO.

psychotic alien

28 de octubre

lo mas claro es que aqui nadie conoce a Cabrera. que mas decir…si hay tarados que argumentan “tu fuiste a ver a un musico, el resto no”…viva shile, el mejor reality show de la tierra.

leslie Fernandez

28 de octubre

Snobismo del Liguria, prepotencia e histeria chilena capitalina, nadie quiere escuchar más que si mismo. Este verano viajando en una micro del centro de Montevideo, Uruguay músicos se suben a tocar un par de temas bien diversos en estilo, los pasajeros escucharon respetuosamente, luego de cada tema los aplaudían y por cierto al terminar la rutina les dieron dinero.
Una impactante experiencia

Carmen Silva

29 de octubre

Nunca he escuchado a este cantante pero si he visitado ese lugar, donde las mesas estan una encima de otra y hay que gritar para hablar con el que esta al lado.

Hay lugares mucho mas agradables pero no tienen el mismo “prestigio” entre comillas, es tan sofisticado decir ……nos vemos en El Liguria……aunque uno debería decir ….nos gritamos en El Liguria.

Una vez le escuche decir a un pobre ave: preguntale a cualquier mozo del Liguria, me conocen todos!!!!!!!! Y se lleno de orgullo.

Sol Miranda

29 de octubre

Completamente de acuerdo, pero que más pedirle a la tropa de idiotas que frecuentan cada tarde o noche estos bares…artistas no vayan a cantarle a quien no quiere escucharlos…!!!!

29 de octubre

Hola Igor: Que la música en vivo sea para ti un “fenómeno que no tiene mayor trascendencia” aclara bastante tu punto de vista, te agradezco la claridad. Lo de que los “burgueses son silenciosos” y los “rotos son bulliciosos” me parece totalmente falso, al menos en mi experiencia, y, aunque fuera cierto, no entiendo a dónde quieres llegar con ese punto. Te sugiero tomar una boleta de consumo promedio del Liguria, comparar el total con el sueldo mínimo y volver a replantear tu comentario.

29 de octubre

Deja de ir al Liguria…en el persa biobio aplaudimos a cualquiera que cante en las calles…reimos conversamos, y en el primer puesto comemos lo que nos toque…

fraternalmente

daniel

29 de octubre

tipico de ALGUNOS santiaguinos, 0 respeto si el artista no es cool

erwin kittsteiner olea

29 de octubre

liguria…?? lujuria…que saen de amol..!

MariaPaz

29 de octubre

Te encuentro toda la razón, yo soy bailarina en un prestigioso y conocido restaurant de la capital y sufro a diario la experiencia de bailar a personas que no prestan mas atención que una muralla.
En ese aspecto creo que tuve la mejor educación, gratuita y de calidad, aquella que me ensañaron mis padres y que comenzaba por el respeto al otro, a su trabajo, a su esfuerzo y a su opinión, pero al parecer transmitir ese tipo de cosas, hoy por hoy, es demasiado trabajo.

amateur

29 de octubre

Pienso que los que estaban en ese bar, mas que irrespetuosos, son amargados, y faltos de sentido del humor porque se nota que no se relajan con esas cosas, que les toquen -gratis- música en un bar debiera hacerlos disfrutar más la conversación, la comida, no están obligados a oir con total atención pero debiesen disfrutar ese tipo de oportunidades, por otra parte siento que nuestra cultura se maneja mucho con la falta de sentido del humor y con la gravedad en todo, se nota en los comentarios y en como este tipo de cosas dividen a la gente entre bandos diferentes. Pero la columna en sí me parece interesante y ha dado lugar a un interesante debate, saludos.

Isabel saa

29 de octubre

La elegancia se escondió detrás e la puerta

Sureño con valores

29 de octubre

Al LIGURIA VAN LOS WEONES A HABLAR DE KIEN LA TIENE MAS GRANDE Y KIEN SE HA CULIADO MAS MINAS…UN MUSICO DE CLASE CON EL NO DEBERIA HABER IDO..SERIA COMO IR A TOCAR BUENA MUSICA A UN MC’DONALD….

Carmen Silva

30 de octubre

La discusion y los aportes iban muy bien hasta que salieron los chilenismos groseros, los cuales no son graciosos ni hacen falta.

Pienso que para ese tipo de espectaculo , el Liguria es el peor lugar ya que si la gente va a conversar sin saber que ese dia hay canciones, va a conversar igual haciendose oir por encima del cantante.

A lo mejor el contrato se hizo sin que el cantante supiera donde iba a actuar y eso le cae a su promotor.

Personalmente no me tomaria un vaso de agua en ese local , con musica o sin musica.

30 de octubre

Gracias por la lectura, sigo con atención los comentarios. Una sola aclaración, a propósito de algunos de ellos. No soy asiduo al Liguria, ni denuncio que ha dejado de ser lo que supuestamente fue. Si a uno no le gusta un lugar es cosa de no ir y punto, no seré yo quien le pise la capa a tan distinguidos superhéroes. Aunque prefiero otras fuentes de soda, a Cabrera lo hubiera ido a ver hasta al Lili Marleen con la misma expectativa: que las mesas más cercanas al escenario tuvieran cierto sentido de la decencia. Sólo eso.

Adolfo Aravena

30 de octubre

muy buena reflexión…
que ctm somos aveces y faltos de educación…. pero esto puede ser una llamada de atención que nos ayude a reaccionar mejor en próximas ocasiones!

30 de octubre

Gente maleducada. Sin embargo, quizás no era el contexto para tamaño artista. El Liguria está cada vez peor.

Marcela Niemeyer

30 de octubre

Que lamentable la falta de respeto, pero que respeto le pedimos hoy si todo SE COMPRA. Lamentablemente los valores se entregan en el hogar y no en los supermercados o farmacias.

31 de octubre

Si la foto es del local donde ocurrio la presentacion de Fernando Cabrera, da para ver un supuesto lugar donde se reunen personas con alguna “supuesta posicion politica e intelectual”, pero como todo es “supuesto”, puede ser que sea un lugar en donde se reunen un bando de imbeciles auto denominados progresistas, pero que no tiene una gota de respeto por el vecino, en fin todo es supuesto, es asi que camina esta gente que reclama de derechos para si, pero no mucho para los otros.

31 de octubre

Me parece muy bien lo expresado por Hidalgo. Este es un pais que aunque pronto tengamos 20 mil dolares de PBI, nos faltan más de 100 años de cultura para ser desarrollado. Es la incivilidad que la ves en muchas manifestaciones a lo largo del día en distintas manifestaciones. Lo siento por Cabrera…debería ir a otro sitio menos sallvaje…aunque le paguen algo menos.

31 de octubre

eso es falta de EDUCACION…

31 de octubre

Alguna vez lo dijo el Presidente Allende: nuestros mayores problemas son culturales. De aquí que me es difícil aceptar el augurio de la derecha de que estamos ad portas del desarrollo, por unos cuántos dólares más. Una vez tuve la osadía de tocar una pieza de jazz en un piano disponible en un bar parisino. Bastó la primera nota para que todos escucharan con atención y respeto. Recibí aplausos. La educación y las buenas maneras son parte del desarrollo tan o más importantes que el ingreso per cápita.

amateur

01 de noviembre

Debe haber sido porque tocaste bien el piano, si lo hubieras tocado mal no te hubiesen aplaudido o hubieras tenido una reaccion más fría, porque el francés es bastante directo, como son los europeos en general. El europeo no hace las cosas por “respeto” o “buena educacion”, sino porque le gusta la música y las artes en general.

amateur

01 de noviembre

Quiero decir que si te aplaudieron y recibieron así es porque les nació. Ahí está la diferencia cultural, a ellos les gusta más el arte y hacen lo que les gusta, por eso están más relajados y la pasan mejor con las manifestaciones culturales.

02 de noviembre

No tiene sentido el artículo. Este tipo de bar no es para recitales, es para personas que desean gritar y liberar todo su stress. Yo me prometí no ir nunca mas a ese bar de noche, por lo mismo. Creo que deben ubicarse.

Jaime Contreras

02 de noviembre

Hace rato que el Liguria, el bar “progre” (junto al Clinic), se acomoda mejor a la Visa Platinum o Mastercard Black, que a la cuenta rut del bancoestado.

Bussines are bussines.

Jorge Cancino

03 de noviembre

Està claro que la sociedad chilena tiene un cancer cultural termnal de capitan a paje, que las Alienzas ni las Nuevas Mayorîas van a solucionar. Chile seguirà siendo mediocre con infulas de desarrollado. Cagamos Ramos!

04 de noviembre

Gracias por la lectura, sigo con atención los comentarios. El jueves fui al teatro Mori y Luis Gnecco tuvo que volver a empezar la obra luego de comenzada porque sonaron tres celulares en los primeros dos minutos de función. No había visto antes algo así. Más allá de las condiciones más o menos apropiadas de un lugar determinado, se me ocurre que lo que pasó con Cabrera se ve reflejado en varias otras partes, de manera habitual. Es mucho más un síntoma que una situación que responda a lógicas puntuales.

Nahuel Wuth

04 de noviembre

Que toque en alguna sala o teatro al bar uno va a conversar

Luis Munita

06 de noviembre

He leído varios argumentos que dicen que los artistas no deberían tocar en bares / pubs y que deberían focalizarse en teatros o lugares donde va público con más predisposición a escuchar.
Me parece un comentario que no considera la real escasez de escenarios que tenemos ante la cantidad de oferta cultural que tenemos en este momento, lamentablemente, algunos pensarán de manera muy chilena que si un músico no es capaz de presentarse en aquellos lugares escasos, se debe a que es un “mal músico” o que no tiene mercado, o algún otro tipo de argumento siniestro que justamente nace de nuestra cultura arribista y deformada por el mercado en donde “solo los mejores” tienen una “oportunidad”.
Creo que los bares pueden y deben ocuparse como escenarios para los músicos, si alguien va a un bar y no quiere escuchar al músico que se presenta, está en su libertad de no hacerlo. Pero si comienza a gritar muy cerca de él para llamar la atención, compitiendo con el volumen de la presentación… creo que sólo hay falta de respeto o necesidad compulsiva de reconocimiento.

amateur bromista

06 de noviembre

No son escenarios, son lugares donde se va a comer y beber, y donde la clientela, es decir, el perraje, debiera agradecer de ver la luz de la música en medio de tanto sanguchón. Para fomentar las artes se requieren espacios, por último simples salas, donde los músicos puedan tocar a gusto y donde el que vaya se tenga que quedar callado so pena de una patada en la raja que lo devuelva al mundo al que pertenece, el Liguria.

Álvaro Rivera

13 de febrero

lamentable, igual pueden ser los costos de tocar en un lugar tan snob como el liguria, es el lugar y su público cautivo el problema. en otros boliches quizás no pasaría lo mismo.

angela san juan

04 de abril

me horrorizo ante la ignorancia de nuestro pueblo rico o pobre. esto no tiene que ver con si es buena o mala la “enseñanza ” que dan los colegios esto tiene que ver con la educación de nuestras casas. No soy machista, pero desde que las mujeres decidimos trabajar para darles “más” a nuestros hijos, la cosa dejo de ser tan buena. ¿hicimos bien? la historia nos da o nos dará la respuesta. A mi me enseñaron en puros colegios con N° y letras, pero respetábamos a nuestros mayores.

jorge Pohlh

25 de octubre

¿Que se puede esperar de la cultura de la basura?… Un país que se le ha quitado por años la educación cívica, que la formación más sólida es la de perseguir el éxito económico y la posición social. Difícil tarea va a ser. algún día, recuperar la cultura verdadera, que promueve la formación integral del ser humano contemplando no solo las ciencias, sino también el arte.

Raul Acevedo

25 de octubre

Si quiere ver un concierto y a un artista con la dignidad que merece …ya sabe …no vaya al Liguria…hay varios espacios en Santiago en donde si se respeta al artista …seguramente no son tan top como el Liguria …pero…a quien le importa !!

Marcela Kahler

25 de octubre

La vergüenza ajena se ha convertido en una emoción permanente. Uno se va reduciendo a lo mínimo ya querido y conocido para no tener que presenciar estás picanterias.

Cecilia Concha

25 de octubre

Patricio: lamentablemente, esa forma de mirar el mundo: “estoy pagando, así es que hago lo que quiero”, no se da solo en el Liguria…. anda a cualquier bar donde tocan cantautores nuestros y es la misma lamentable realidad. Son excepcionales los locales que cuidan a los cantores y buscan generar ambientes de convivencia y respeto. Que pena por Fernando que es un grande; que pena por nuestra gente que no sabe disfrutar o al menos respetar…

Ricardo Mena B

26 de octubre

Creo desproporcionado comparar al Liguria con el Club de la Unión, muy forzado. No tiene nada que ver.

Entiendo el punto del comentario, pero no estarías escribiendo esto si el cantante que hubiera estado ahi no te hubiera gustado. Es una pataleta del “pagué pa ver a alguien” v/s el “pagué pa venir a chupar tranquilo con mis amigos”.

carlos

26 de octubre

Quien lo manda a meterse en un antro que recibe a los “figurones” que asisten a ese tipo de locales para sentirse protagonistas de no se que weá. Son los flaites ilustrados.

Victor Hugo

26 de octubre

Qué lamentable situación para el cantante pero al igual que muchos creo que el escenario fue el equivocado para este tipo de concierto. Por otra parte yo trabajo en el bar Liguria como músico los días miércoles y ocasionalmente nos ha tocado un público no muy receptivo pero generalmente la gente va a escuchar música y a disfrutar de la buena mesa.
Concuerdo con las afirmaciones de que la mayoría de los chilenos no saben escuchar y les da lo mismo un reggaetón una cumbia o el hit del momento pero no diferencia una cueca bien tocada y bien cantada con una tonada folklórica ( nadie ama lo que no conoce).
Experiencia artística me dice Qué hay distintos públicos y distintos resultados el artista se puede presentar con el mismo repertorio en un teatro, un bar un escenario gigante, en una micro o en la calle y la recepción será distinta.
Con respecto al pelotudo qué dijo que estaba pagando qué fue insolente y prepotente decirle que es tan pobre que lo único que tiene es plata.

Hermes Antonio

26 de octubre

No se quedan callados en el cine y se van a quedar callados en el Liguria.

Waldo Gómez Alvarez

26 de octubre

Que lata Patricio. A mi me ocurrió algo similar, cuando fuí a ver a Eduardo Peralta en el Valparaíso Eterno de Valpo. La gente que va a ese local, va a escuchar realmente a los artistas. Mientras no hay nadie actuando, se socializa, tiras la talla, etc. Cuando sube el artista, todos lo escuchan, porque para eso fueron. Siguiendo con el tema, de pronto llegaron tres tipos y una mujer. Igual cosa que en el liguria, se pusieron a hablar y reir como si estuvieran solos, mientras Eduardo estaba tocando. Toda la gente los empezó a criticar, pero no estaban ni ahí como se dice ahora. En un momento, hasta Eduardo paró la música y les pidió amablemente que dejaran a los demás escuchar, pues para eso habían venido. Cuento corto, tuvimos que esperar a que las pseudo personas se fueran para poder seguir con la actuación. Entre esos tipos y yo, hay algo personal, como dice Serrat.

Paula Muñoz

26 de octubre

El problema no es sólo lo que se entiende por calidad en la educación sino que no sabemos diferenciar entre formación y educación, educación es lo que nos entregaban nuestros padres, cuándo nos enseñaban a respetar a los demás. Cuando nos enseñaban a dar el asiento a los mayores, nos enseñaban valores básico de respeto hacia el otro, eso es educación. Lo que hacen los colegios, universidades, etc. Es formar a sus alumnos.

26 de octubre

Signo del sistema de relaciones sociales y de los patrones culturales que yacen y nacen en él.
Estoy muy de acuerdo. Este país tiene una élite dirigente que debe dar vergüenza, miserable de alma, culturalmente ignorante, vulgarmente vestida de apariencias. Su triste y hueco arribismo sólo nos hereda su miseria cultural, sus luces sin vida, su estupidez. Ese es el modelo del patriarcado burgués “shilensis”.
Mientras no explote una reacción popular que se apodere del espacio público de forma permanente, con creación y recreación cultural propia, este país estará perdido, condenado al fracaso material y espiritual.
Claro, siempre en un régimen dominado por la ley del lucro, por el capital, habrá tarados/as que no se den cuenta den de necesidad tan elemental, que desde su pobreza espiritual se imaginan al borde del “éxito” y la “competitividad” (sólo porque la cordillera amanece cortada por el edificio de Paulman), pobre gente que quisiera ser la gota de agua de Cathy Barría… ¡allá ellos/as!

Fernando Gomez

26 de octubre

Y qué opina Fernando Cabrera?, quizá él no quedó molesto y lo pasó bien sabiendo que habían 10 a 15 personas que lo estaban escuchando. Cuando un músico va a tocar a un lugar donde las personas que asisten van a realizar otra actividad que no es ir a escuchar al músico, se presta para que el músico no sea el centro de la atención. Sería lindo que todos lo escucharan, pero también hay que respetar a los que no lo hacen, porque pueden tener otros intereses y no se les puede exigir que paralicen su actividad. Lo ideal es tocar para quienes quieran escuchar al artista y para ello hay que planificar la tocata enfocada a un público que va a eso, sino, hay que aceptar que la gente siga haciendo lo que tenía planificado hacer (comer, conversar, reír, etc).

Claudia

26 de octubre

Indignante, y es el pan de cada día. Chile eetá lleno de gente antipática, prepotente y con cero interés por la cultura. Qué vergüenza y frustración !!!

Juan

26 de octubre

Rebuscaídisima tu cita a la película de Andrés Wood
Además, ese tipo de nota lo he leído mil veces. ¿Cuál es el aporte que entregas?

Otra pregunta ¿No conocías el Liguria?
Esto parece redactado por alguien que viene bajándose de un avión desde Iquique.
Una vez que entraste a ese local, ya asumiste las reglas, tal cual. Por eso es mejor evitarlo.

cARLOS ANUEL dÍAZ rAMÍREZ

27 de octubre

Que penoso, pero de esa chusma se puede esperar cualquier cosa. Yo soy actor y he ido a trabajar a poblaciones muy desmedradas en lo económico y con i grupo teatral de hace un tiempo, en ena dictadura ibamos a esos lugares y conmovía y conmueve el nivel de respeto por los artistas y muy agradecidos por lo que recibían de nosotros artistas de verdad por la entrega a todos los públicos que se merecían nuestro arte, y en la actualidad lo sigo contatacno, Ah y por lo general no es gente “PLATUDA” DEL liguria..(ese lugar no se merece una letra mayúscula)

max

27 de octubre

Ohhh…gente snob…en el sucucho pseudo intelectual,artíshtico,super onderosh,….que esperaban?.
Que lata por el…pero esa Wea está pasa a caca hace raaaatoooo

erial

28 de octubre

Normal, uno va a un bar a conversar con los amigos, no a escuchar a un músico, por respetable que este sea. Estamos tan faltos de conversación cara a cara que no puedo entender este lloriqueo. ‘Te enojai por todo’ poh Pato Hidalgo.

Pedro Barahona

28 de octubre

Podré criticar muchas cosas gringas, pero en agosto estuve en Blue Note en NY y mientras tocaba el “número del día” (Lee Ritenour), no volaba uns mosca, no se oía un respiro. Ritenour tocó una pieza solo… Todos contenidos y extasiados hasta el final!!
Ah! Y Blue Note también es un bar.

28 de octubre

Como manifiesta don Juan Pablo “en Argentina es igual y peor” creo que aclarando la opinión se está refiriendo a Buenos Aires al igual que Santiago es donde está la mayor parte de desatinados o arribista que les gusta no hablar sino gritar.
En provincia tanto en Chile como en Argentina es diferente y generalmente son mas educados o discretos.

Percy Matas

28 de octubre

No soy un gran cliente del Liguria, pero suelo ir. Cuando voy, normalmente es con alguien con quien me interesa conversar. Hay locales (muchos) que promocionan sus espectáculos y uno sabe a lo que va. Creo que los dueños o ejecutivos a cargo de este local se equivocan al llevar intérpretes musicales. Por otra parte, si los contertulios se ponen gritones, es culpa del copete. Conozco a muchos que son muy civilizados hasta tipitín 19:00 y a las 20:30 vociferan como posesos…

berlin santiago

13 de noviembre

En Chile existe un mito asociado a que los “clubes sociales” como La Unión, o bien, el bar Liguria, recepcionan a una clase culta, porque es la clase económica media-alta. Pero eso es un error! Ni culta ni muy bien educada. Einfach so!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

En conclusión, en razón a que los milagros son posibles, esperaríamos que Enea a partir de ahora se enmarque en las directrices empresariales establecidas recientemente por la CPC en el Castillo Las Maja ...
+VER MÁS
#Municipales

Las más grandes empresas se enmarcarán en la probidad

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros