#Cultura

¿Es el IVA el culpable del precio de los libros en Chile?

57 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En Dinamarca compré muchos libros y quise hacer un ejercicio. Compré los pilares de la tierra por 149 kr, algo así como 12 mil pesos chilenos, con un iva de 25%. Los pilares de la tierra en la librería antartica salen 17 mil pesos con un iva de 19%. La pregunta cae de cajón ¿Es el impuesto el que hace que el libro tenga un mayor precio?

De vez en cuando aparece la discusión de si los libros deben tener o no impuesto en Chile, se levantan consignas contra el maldito IVA que impide leer a las masas y cómo un impuesto tan brutal hace que el chileno elija hacer cola en H&M antes que ir a comprar un libro.

Se sostiene que el libro no debería tener impuestos. Se esgrime que en otros países el impuesto al libro es más bajo Francia 5,5%, Canadá 7%, Grecia 4%, EEUU 7%, Singapur 3%, Italia 4%, Suiza 2%, Japón 5%, Portugal 5%, España 4% y se argumenta que cómo es posible el 19% en Chile.

Es muy necesario precisar que Chile NO tiene impuesto al libro, lo que existe en Chile es un impuesto a las ventas y servicios, conceptualmente el impuesto al valor agregado (IVA) tiene como objetivo el gravar el valor que va añadiendo al precio de venta de un determinado bien o servicio cada uno de los agentes económicos que participa en el proceso de producción, distribución y comercialización de un bien. De esta forma se busca evitar la aplicación de impuesto sobre impuesto (que ocurre en muchos países), que es una característica propia de los gravámenes a la ventas que se aplican en cada etapa que va del productor al consumidor, generando el denominado efecto “cascada”. Sin perjuicio de lo anterior, la verdad es que usted no está pagando ninguna clase de impuesto cuando compra un libro. El IVA es un recargo, vale decir, es lo que debe soportar el comprador o quien utiliza el servicio, pero que mes a mes lo paga la empresa al Estado.

Así también a usted se le recargan tantos otros gastos de la librería y no por eso dice que está pagando la luz o los sueldos de los trabajadores de ésta. Podría decir aún que el impuesto es el que encarece el precio del libro, pero permítame darle un ejemplo: en Dinamarca compré muchos libros y quise hacer un ejercicio. Por ejemplo, compré “Los pilares de la tierra” por 149 kr, algo así como 12 mil pesos chilenos, con IVA de 25%. El mismo volumen en la librería Antártica sale 17 mil pesos con IVA de 19%. La pregunta cae de cajón ¿es el impuesto el que hace que el libro tenga un mayor precio? El ejemplo podría extenderlo al impuesto de primera categoría que paga la librería, que en el caso chileno sería de 20% y en el caso de la librería danesa de 28%. Podríamos agregar que los trabajadores de la librería antártica ganan algo así como 1500 pesos la hora y los de la librería danesa alrededor de 10 mil pesos la hora.

Ante estos hechos ¿es el IVA el culpable del precio de los libros en Chile? Si es cabeza dura y quiere insistir en lo del impuesto, lo que podría pedirse es una exención del iva a la venta de libros en comercio, eso es posible, de hecho hoy en Chile existen exenciones a ventas como es el caso de la venta de vehículos motorizados usados en un plazo inferior a doce meses contados desde la fecha de su adquisición.

También hay exenciones a exportaciones e importaciones, pero eso ya es otro tema.

Algunos argumentan que es necesario sacarle el IVA a los libros para incentivar la lectura. Cómo me encantaría que eso fuese verdad. Los libros en Chile promedian los 11 mil pesos, si a ese libro de 11 mil se le quita el 19% quedaría en 8.910 pesos, me dirá que ha bajado poco o quizás que ahora sí lo compraría.

Bueno si eso fuera verdad entonces todos comprarían libros a esos precios o menos ya que hoy las editoriales tienen ediciones “a cuenta”, como son la Ediciones Zeta, Ediciones B, Ediciones de Bolsillo y varias otras que sus precios en su mayoría están desde los 3 mil pesos con un máximo de 6 mil o 7 mil y tienen desde los más grandes clásicos de la literatura mundial hasta los últimos lanzamientos. Se ven miles de personas comprando televisores LCD a 400 mil pesos, comprando un Mcdonald´s a 4 mil ó 6mil o haciendo colas eternas para comprar una chaqueta de 20 mil en H&M, pero no se ven grandes colas en las librerías. Entonces, ¿es un tema de precio o un tema de prioridades? También se dice que deberían costar mucho menos los libros ya que ahí, todos comprarían, ¿pero cuánto es menos?

¿Si costaran 2.990 es bajo? Muy seguido se ven diarios, como La Segunda, traer la colección de obras de Roberto Ampuero, por ejemplo, a ese precio y no se agolpa la gente a comprarlos precisamente e incluso, como tantas otra veces, podría apostar que sobrarán y quedarán para reciclaje en las imprentas de los diarios como ya ha ocurrido. Quizás no les guste Ampuero, pero entonces ¿los libros que venden en la galería de libros usados en (Providencia altura Miguel Claro metro Manuel Montt) con un precio máximo de 5 mil y con clásicos a 2 mil o incluso mil pesos es mucho? ¿No les gustan los libros usados? ¿Deberían ser más baratos los nuevos? ¿Y entonces bajo qué estímulo alguien abriría una librería, una editorial apostaría por una obra o alguien querría escribir un libro?

Se podría decir que alguien que no tiene dinero para comer tampoco puede acceder a esos libros. Es cierto, pero esa persona que no tiene qué comer tiene otras necesidades que deben ser cubiertas antes de pensar en la lectura.

¿La solución? Estoy de acuerdo en hacerle una exención tributaria a los libros, pero el asunto va más allá de eso. Se necesita que el Estado se comprometa con las bibliotecas públicas, que existan turnos más allá de las 19 horas y que desde el hogar exista el hábito de la lectura y se les enseñe a los niños éste hábito desde la primera infancia. Se espera que todos los problemas los resuelva el Estado o el colegio, pero es también un deber de la familia enseñar el hábito de la lectura, ya que tener un pueblo lector no es un capricho, es una necesidad, las personas con éste hábito expresan mejor su ideas, entienden mejor su entorno, tienen mayor éxito profesional (según estudios de la Universidad de Oxford) y tienen mejores relaciones interpersonales. Una sociedad lectora cultiva la curiosidad, la creatividad y finalmente abunda en innovación, lo que lleva a crear riqueza y superar el subdesarrollo en base a innovación y no a la explotación de materias primas. Puros beneficios a los cuales todos pueden acceder, pero se necesita algo más que centrar el debate en el IVA.

Dato: Chile, siendo el país latinoamericano con mayor IVA en la compra de libros, es el que más lee, incluso superior a países con IVA 0 a sus libros como Argentina, Brasil, y por lejos, México. Fuente

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Barbara

07 de junio

Me pareció muy interesante el tema, la verdad es que me llama mucho la atención de que los libros sean muy caros en nuestro país, siendo la lectura una de las bases en la educación. Yo tengo 16 años y me encanta leer creo que las personas deberían tener una conexión especial con los libros, siendo nuestros proveedores de historia y arte.

07 de junio

Creo que la literatura es apreciada en Chile, no habría tanta piratería de no ser así, el problema parece ser que no existe la cultura de valorar el arte y saber que, como todo producto, tiene un precio que hay que pagar. Nos gustan los libros pero nos parecen caros, lo extraño es que podemos hasta jactarnos de pagar cantidades claramente infladas por espectáculos de dudosa categoría o productos tecnológicos que no precisamos.

Falta que además de cultivar el necesario hábito de la lectura, se nos enseñe que existen bienes, como la literatura, el conocimiento, las artes plásticas, cuyo precio está (debería) acorde con el valor que tienen.

Saludos.

jose

08 de junio

Valoro tu comentario Viviana, es cierto que la sociedad necesita mas cultura, mas arte, pero el artista necesita que le reconozcan su trabajo, muchas veces se habla del derecho de las personas a tener arte y literatura, pero no se habla del derecho de los artistas a cobrar por el, asi como hay gente pobre que no puede pagar un libro hay escritores pobres que no pueden escribir libros!, y tambien hay jovenes pobres que no pueden estudiar literatura o pintura por lo mismo. El escritor o artista no tiene por que ser el que sea dadivoso y pague el pato por una sociedad consumista, siendo el el blanco de todos los idealismos de la sociedad, si no se valora ese trabajo cada vez habrá menos cultura y menos escritores.

c.s.black

03 de julio

tienes razón, pero aunque me encantaría pagar todos los libros que leo es algo que me resulta imposible, solo en esta semana ya hubiera gastado aproximadamente 50.000, si los tuviera me compraría esos libros, pero no los tengo aun no llegan.

Melisa Navarro

19 de marzo

No creo que sea justificación.
Perfectamente pueden subir el impuesto al tacabo y bajar de los libros (o mejor dicho crear una para los libros)

Alvaro Gutierrez

09 de junio

Buena columna, sin embargo opino que es un poca injusta la comparacion entre Dinamarca y Chile, ya que en el PIB per capita danes es el doble del chileno, por tanto los daneses tienen un poder adquisitivo mayor que podria explicar el hecho que alla compren mas libros que en Chile. Saludos

Joaquín

24 de junio

SI. Es verdad. Además con esa tediosa comparación con Brasil y Argentina diciendo “ah, pero nosotros leemos más”…pff… es cosa de hablar con alguien de esos países, para darse cuenta que tienen una cultura del libro y una cultura es más poderosa que esa inútil lucha por decidir quién-lee-más.

12 de junio

LEER ES PELIGROSO!!!! Abre la mente… te hace pensar………

Soledad Pizarro

18 de junio

Me encanto el artículo porque justamente buscaba información a favor del impuesto de los libros para un debate de la Universidad. Y te apoyo en tu punto de vista de que el chileno no tiene el hábito de lectura, nos basta con ver la película y eso es todo. Pero no ven lo significativo que puede ser un detalle que es relatado en un libro. Y eso de que los libros son muy caros es mentira, mi familia es de clase media baja y desde que tengo memoria siempre hemos comprado libros ya sean nuevos o usados, llegando a tener más de 200 libros en nuestra casa. Tenemos que dejar de mirar el contenido monetario y tratar de enfocarnos en el contenido intelectual que nos otorga el placer de leer un libro.

Angela Medina Díaz

27 de junio

Felicitaciones a tu familia por tener libros, son un tesoro!!!

Rafael vargas R.

29 de mayo

Felicitaciones pero ese no ese punto. El precio determina el valor de las cosas,el libro primero es un mundo para regalar al mundo, la materialización del libro son sus hojas, su portada, su distribución, a la fama de una editorial, etc.. a eso se le fija un precio, y eso tiene un costo y graba sobre las ventas como la elaboración de cualquier producto, es decir el iva el precio de venta no es la cuestión, sino que pasa con la historia que relata el libro que según la mayoría de los escritores la contarían gratis. Faciliténle la cosa para que el le ponga precio al libro haber si las editoriales no se las ingeniaran para editarlo sobre todo si es bueno igual.

Angela Medina Díaz

27 de junio

Hola, me parece muy bueno el artículo, precisamente el problema de la falta del hábito de lectura no pasa por el IVA, creo que ni siquiera debemos buscar los ejemplos en el exterior, aportando al debate, una cajetilla de cigarrillos tiene un valor de $2.000.- aprox., y como dice Leonel, en los kioscos hay variedad de libros no solo de Ampuero, constantemente se publican libros a $2.990, pero a la hora de comprar cigarrillos no veo ningún cuestionamiento al precio, y siguiendo, el alcohol, una botella de pisco también está en torno a los $3.000.- y nadie cuestiona el precio, pero a la hora de comprar un libro ponen el grito en el cielo, y no comparto lo de extender los horarios de las bibliotecas, para que vas a tener a personal mirandose las caras??? Creo que el no tener dinero no es la causa de la falta de lectura, tenemos el Bibliometro, por solo $1.000.- al año!!!! Tenemos las bibliotecas de los Mall Plaza por $2.000.- mensuales, solo voy a ver el caso de santiago porque en regiones no sé como funcionan las bibliotecas públicas, pero acá TODAS las municipalidades tienen una biblioteca pública y lamentablemente penan las ánimas… La pregunta sería ¿cómo se cultiva el hábito de la lectura? Desde mi humilde opinión, son los padres quienes deben incentivarlo, en vez de comprarle una cajita feliz al niño comprele un librito de cuentos, invierta en un diccionario enciclopedico, se consiguen en las librerías por la módica suma de $20 aprox. que para ser algo que pueden utilizar todos los integrantes de la familia es una inversión no un gasto, pero para finalizar un comentario muy pero muy personal, creo que la “tele” es un enemigo de la lectura, ahora he visto con espanto como las mamás sientan a sus hijos “guaguitas” frente al televisor “para que se entretengan me contestan… En fin, yo hago mi cruzada personal, y siempre regalo libros, de todas las semillas que planto alguna germinará…

Angela Medina Díaz

27 de junio

En mi extenso comentario olvidé algo muy muy importante, el autor del artículo olvido un “detalle” el tiraje de cada libro, si la librería compra 100 libros el valor es MUY distinto si compra 1.000.- pero aquí no se manejan grandes volúmenes, salvocon los best seller, por poner un ejemplo, no quiero entrar en detalles de la calidad del autor, pero como me explican que “Las 50 sombras de Grey” sea el libro más vendido del 2012 y su precio es de más de $12 mil, pero les aseguro que ni un décimo de quienes leyeron las sombras de Grey han leído a Miguel de Cervantes o a Shakespeare. Saludos!!!

Daniel

02 de julio

al final hay que esperar los descuento.
tengo una duda, la ignorancia me mata, si me envía un libro de otro país, directamente el autor, ¿Me cobran el impuesto? para que entre al país

Alexei Humeny

24 de julio

Depende del país de donde provenga y la manera en que llega. Si llega declarado como regalo es posible que no.

c.s.black

03 de julio

Si tienes toda la razón, pero en mi caso yo si compraría los libros de 8.000, porque aunque sean 3000 menos es algo.
También lo de que Chile es el país que tiene mayor indice de lectura es verdad y muy bueno, pero si vas a Argentina encuentras libros que están a $4000 chilenos y que acá en la antártica están a 12000, puede que no sea el IVA tal y como tu dices, pero igual tenemos un problema que solucionar

03 de julio

Esta claro que el IVA no es el problema principal.
A la población no la educan desde chica con la cultura del libro, en la mayoría de los liceos y colegios el libro se toma como alto “latero” para estudiar y leer temas fomes. No se fomenta la lectura, uno puede leer de todo, no necesariamente a los clásicos o grandes escritores… hay libros de fútbol, policiales, sobre relaciones padre hijo, sobre el exilio, sobre relaciones adolescentes,
Si uno quiere leer, siempre encontrará su libro, el problema es que pocos enseñan a eso … si ya te enseñan poco a encontrar tu camino o carrera… menos te ensañan a encontrar tu libro.

carla escobar

22 de diciembre

hola, la verdad es que te encuentro razón, si te das cuenta en Chile es poco lo que te incentivan a la lectura los planes generales que mandan desde el ministerio de educación. Un ejemplo, una vez conversando con unas compañeras les pregunte cual era el mejor libro que habían leído, la verdad que solo leen los que le dan para leer por obligación en el liceo, la respuesta fue la sgte ”pregúntale a Alicia” si te das cuenta la mayoría de la juventud se mueve por leer temas juveniles, esta bien que te quieran enseñar valores como la envidia, el odio, etc pero mayormente eso se aprende en la familia.Mi opinión personal, deberían implementar lecturas juveniles.

convert youtube videos – go to website

solopol

03 de julio

Existe la idea que los libros no son importantes porque no son fundamentales, “no son necesarios”, como si todo lo demas lo fuera, en la economia tal vez la mayor cantidad de bienes y servicios no son indispensables. No por eso esta mal que se produzcan, pero cosas fundamentales e indispensables son pocas, la comida, el techo, la ropa, etc. Los libros es verdad que son un poco inutiles, tal como lo son muchas cosas que las personas tienen en su casa, un chiche, una ceramica, un cojin, todas esas cosas no son realmente “fundamentales” y en muchos casos valen lo mismo que un libro. Y a veces mas.

Matthei y el IVA a los libros | 25.09.13 | IES Chile

25 de septiembre

[…] partes del mundo. Esto es abordado por Leonel Bustos Barbe en una columna aparecida hace poco ( http://elquintopoder.cl/cultura/es-el-iva-el-culpable-del-precio-de-los-libros-en-chile/ ) y demostrado en forma contundente por Matías Cociña en su interesante tesis sobre el libro en […]

joaquin fernandez zabala

24 de octubre

Solo quisiera hacer una precisión, la cual no es menor; quisiera aclarar que se comete un error en el artículo al señalar, y cito:
“Sin perjuicio de lo anterior, la verdad es que usted no está pagando ninguna clase de impuesto cuando compra un libro. El IVA es un recargo, vale decir, es lo que debe soportar el comprador o quien utiliza el servicio, pero que mes a mes lo paga la empresa al Estado”.

Esto porque, si bien el IVA es un impuesto que se va enterando en arcas fiscales en cada etapa del proceso, es decir, cada intermediario que hay entre el productor y el consumidor final retiene la parte del impuesto que le corresponde y lo entera en arcas fiscales, esto es sólo para efectos de ayudar a su recaudación, es por esto que el IVA tiene una tasa de evasión prácticamente del 0%; El que finalmente paga el impuesto es el consumidor final, y este paga en impuesto, el valor correspondiente a aplicar la tasa del impuesto al valor de venta.

Ahora, cada intermediario calcula el precio de su producto de la siguiente manera:

1- calcula el valor del producto ( lo que a el le costo obtenerlo, en el caso del primero de la línea sería el costo de producción, en los demás integrantes del proceso sería el costo de compra del producto cuando lo adquirieron)….. Por ejemplo diremos que este valor es 100.

2- al valor del producto ( de su adquisición) le agrega sus costos, es decir, las inversiones que el le haya incorporado ( ej. Compre leche y la transforme en mantequilla, le agregaría entonces lo que me costo procesar la leche para volverla mantequilla)….diremos para el ejemplo que este costo será 40.

3- al valor de adquisición + costos, le agrega lo que será su ganancia, el margen extra que el podrá obtener por su negocio…. Este es EL VALOR AGREGADO, esto es lo que se grava con el IVA (actualmente con una tasa del 19%). A Este valor agregado se le calcula el 19%, aplicándole así el impuesto. Y ese monto se le suma al precio de venta del producto. Para el ejemplo diremos que el vendedor le agrego 100 pesos de ganancia, y el monto del impuesto sería entonces 19 pesos.

El proceso entonces queda así:
Valor adquisición: 100
Costos: 40
Valor agregado: 100
IVA: 19

Precio final de venta: 259.

¿Se entiende?

Lo que sí, para evitar el efecto cascada, y un rápido encarecimiento de los productos a raíz del IVA, se creó el sistema del CRÉDITO y DEBITO FISCAL.
Esto es, que cada intermediario tiene derecho a recuperar el IVA que el soporto en sus compras realizadas para su negocio (CRÉDITO FISCAL = IVA soportado en las compras), de forma que así, el IVA pagado por el no forme parte de su costo de adquisición del producto, y, en consecuencia ese IVA no se vea cobrado nuevamente al momento que el venda.
Y a su vez, cada intermediario debe al fisco el IVA que el recargo en sus ventas (DEBITO FISCAL = IVA recargado en las ventas), de esta forma cada intermediario sirve como agente retenedor del impuesto, y se asegura su pago, pues cada persona le exige al otro el cumplimiento pues sino el tendrá que pagar ese impuesto.
Explicándolo un poco más simple, como cada intermediario va a recuperar el IVA que pague al adquirir bienes para venderlos después, este IVA no lo considera parte del cálculo de sus costos para determinar el precio al que venderá el producto, o sea, se lo recargaron al adquirirlo, pero el no lo recargara el vender, sino que sólo aplicara el 19% del valor que el le agrege al bien al venderlo.
En términos prácticos el desglose sería así:
Adquirio a 259, de los cuales:
-140 eran costo (entre adquirirlo y procesarlo, recordar ejemplo anterior de la leche/ mantequilla)
– 100 eran la ganancia del intermediario anterior ( productor y sólo intermediario, da igual)
– 19 eran IVA

El pago los 259, y a quién se los pago deberá al estado los 19 de IVA que recaudo (debito fiscal), pero el al vender calculara sus costos restandole esos 19 peso, pues los recuperara a través del Crédito fiscal, así que calculara así:
Valor adquisición: 240
Más costos, más ganancia (valor agregado), más IVA ( aplicado sobre la ganancia)…. Y ese será el valor de venta.

Finalmente, el único del proceso que no tiene derecho a crédito fiscal, y en la práctica es quien soporta el impuesto, es el consumidor final.

entonces, como cada intermediario cargo IVA y soporto IVA, hacen un calculo mes a mes en el cual a su CREDITO FISCAL le decuentan su DEBITO FISCAL, asi, la diferencia positiva o negativa les indica si el estado les debe devolver dinero, o si ellos le deben dinero al estado por impuestos retenidos por ellos.

por lo tanto, como conclusion, cada intermediario es solo un agente retenedor del impuesto al valor agregado, mas el unico qu efectivamente lo soporta es el consumidor final; es decir, usted al comprar un libro si esta pagando IVA! nadie lo ha pagado por usted! algo muy diferente es el hecho de que a quien usted se lo esta pagando solo esta reteniendo una parte de este impuesto, ya que el resto se habia ido reteniendo en cada etapa mediante la diferencia CREDITO/DEBITO FISCAL.

ahora, algunas precisiones:

1-el IVA no tiene injerencia alguna en los honorarios pagados al autor del libro, esto solo entraria a formar parte de los costos de la editorial y por lo tanto, no se contemplarian para la aplicacion de la tasa del impuesto, de conformidad al ejemplo dado en la exposicion, por lo que la triste realidad de que estos sean miserables no es efecto de la aplicacion del IVA a los libros.

2- concuerdo plenamente en que hace falta un enorme trabajo en cuanto a desarrolar una conciencia cultural y sanos habitos de lectura, el problema de la falta de prioridades respecto al tema, prefiriendo un plasma de 1.000.000.- versus una television mas modesta y poder comprar algunos libros, es espeluznante.

3.- el IVA tiene efecto en el precio final de un libro, pero su monto no se si estan grande para desinsentivar su consumo. dicho de otra forma, un libro pasaria de valer 11.000.- a 7.910.- segun si le aplicamos IVA o no, esos 2.090.- quizas no hagan la diferencia para comprar o no un libro, si valieran 2.000.- 0 4.000.- y probablemente lo comprariamos a cualquiera de los dos precios!; por lo tanto, creo que la pregunta mas interesante es: que causa que un libro en chile llegue a valer esos 11.000.- o 7.910.- y no los 4.000.- que seria mas apropiado? deberia existir algun tipo de subsidio a las producciones culturales, como los libros? como ayudar desarrollar mayores habitos de lectura y culturales en nuestro pais?
esas creo serian preguntas mas interresantes para las siguientes columnas…..yo solo les dejo planteadas las interrrogantes.

buena columna, interesante, me hizo pensar un rato y pasar harto rato mas escribiendo este comentario!! jajajaja

saludos

BBy

27 de diciembre

Qué pedante y cantinflesco.

Felipe O'Ryan

04 de noviembre

Tengo una pregunta. No sé si entendí bien, pero entonces ¿lo que pasa es que el impuesto general de 19% que tienen TODOS los bienes y servicios de Chile se aplican también a los libros? ¿Y hay países que disminuyen ese impuesto específicamente a los libros?
Por favor déjenme saber si lo entendí mal, me interesa el tema.

Camilo

05 de noviembre

La verdad nunca comento artículos, pero me pareve excelente para todos los populistas que piden terminar con el impuesto, cuando el único impuesto que tiene es el 19%, que se paga por cualquier cosa que compres.

Felicitaciones por tan buen artículo

mad

05 de noviembre

Hay libros caros y sobrealorados como en todo tipo de productos, y estoy muy de acuerdo con este articulo que la educacion pasa por casa primero. Veo que hay mucha gente que ocupa de excusa que el libro es caro para no leer, hay que aprender a valorar un libro para saber su precio primero. La mayoria no se manejan bien con los precios, porque no saben bien lo que quieren.

Fran

08 de noviembre

Hola: sólo me queda la duda donde dice” que Chile es el que más lee en latinoamérica????
Estará mal escrito??
Sldos

FEDERICO CARLOS VOLIO

08 de noviembre

Libros: Cultura sin tributos
Por Federico Carlos Volio Toledo
http://www.claves.cl/2012/12/09/libros-cultura-sin-tributos/

No se iba el libro de los estantes no se iba
porque pesaba mucho con el polvo del IVA.
Poeta FedericoCarlos Volio
http://poetavoliodecespedes.blogspot.com/2012/09/blog-post_15.html

Daisy Alcaino

19 de diciembre

LO QUE SE NECESITA ES UNA INDUSTRIA EDITORIAL Y UN INCETIVO CULTURAL QUE VENGA DESDE TODAS LAS INSTITUCIONES DEL ESTADO Y DE LA SOCIEDAD CIVIL UN PROYECTO CULTURAL DONDE TODAS LAS AREAS DE LAS ARTES ESTEN TRASNVERSALMENTE UNIDAS Y PUEDAN ENCONTRAR SU CONEXION POR MEDIO DE UN PROGRAMA DE PROMOCION DE LA CULTURA VISTA DESDE LA PERSPECTIVA DEL ARTE Y DE LA EDUCACION, ADEMAS DE ASEGURAR LA AUTOGESTION DE PROYECTOS.

Jorge G

14 de enero

Obviando el hecho de que en nuestra cultura está muy desestimada la lectura, sobretodo en los niños y adolescente y que sin lugar a dudas es culpa de la familia y la educación tradicional en los colegios la carencia de este hábito, concuerdo contigo respecto a que no tiene mucho que ver el IVA con la supuesta “baja venta” de libros.
Comentas que el promedio es de $11.000 (…) No es para nada caro un libro a ese precio. y ahora la gente dirá: “claro, hay niños que no tienen qué comer y familias que viven 1 semana con esa plata y que por lo tanto a ellos se les priva la lectura”. bueno… sólo lo primero es cierto. (igual todos tienen un lcd en el living y un tremendo celular de última generación).
INCLUSO!! $15.000 por un libro… no es caro. Antes por ahorrar dinero, descargaba los libros que me interesaban en pdf y los imprimía. Hace años que no tengo una impresora funcionando, así que los imprimía donde me saliera más conveniente$. Un texto de 300 páginas se transforma en un pdf de 200 hojas (normalmente) y si sale $100 la impresión por hoja… saque la cuenta.
convenientemente imprimía a $35 por hoja: 35 X 200 = $7.000
(…) Por ese precio tienes 200 hojas impresas de un libro para leer, y sinceramente… no es cómodo en lo absoluto!. así que… $11.000 por libro? para nada caro.

pd: Por lo demás funcionamos funcionamos en una economía compuesta y los vendedores pueden fijar el precio según ellos estimen conveniente. Sin lugar a dudas sería prudente que existiese una “librería estatal” que al menos sirviese como reguladora de precios de mercado.

Muy buen tema y buena nota (Y)

Álvaro

22 de enero

Me encanta leer y me parece un abuso el precio actual de un libro en Chile.
Hace poco opté por comprar la edición en inglés de mis libros ya que cuestan la mitad o menos de la mitad que la edición corriente en castellano (que de hecho muchas veces me encuentro con ediciones pobres y mal impresas para el precio de este) sin caer en la piratería. Me parece una vergüenza tener que recurrir a comprar el libro en otro idioma para tener algo con buena relación precio/calidad.
Aunqe el tema da para mucho como se alude acá. También es un tema de prioridades.

Melisa Navarro

19 de marzo

¡¿Cómo leer legalmente con esos precios?!
Un libro corto que me cuesta $10.000 lo leo en 2 a 3 horas.
Mientras un videojuego que me cuesta el doble, lo juego unas 60 a 100 horas. ¡Ese es el problema!
Y luego se queda en el stand de colección.
A cierta exacta es muy poco probable que llegue a leerlo 10 veces, así que no me es rentable.
Por otro lado, intercambiar libros es algo complejo en especial por los cuidados de cada quién, por eso los prefiero nuevos, pero…
mi bolsillo no resiste. Siento que es incluso botar el dinero.
Por eso normalmente busco los libros por internet, pero esto no ayuda a la industria… Pero por otro lado sería peor que no leyera ¿verdad? (Leer legalmente ocasionalmente o leer transfugamente pero frecuentemente… He ahí el dilema)

PD: Las bibliotecas no cuentan, donde vivo solo hay una sola, pero apenas tiene libros… U__U

Máximo Mella Navarro

03 de abril

Hay muchos factores por el cual el libro se encarece, y seria para largo enumerarlos, en cierto modo el articulo está correcto en algunas partes, concuerdo en que el libro para muchos o para la mayoría no es prioridad, como así comprar una cajetilla de cigarros o licor, el asunto no es que la persona deje de fumar o deje de tomar licor para comprar un libro, sino que también dentro de sus gastos tenga el hábito de leer, lo que lamentablemente algunos no lo tienen. Creo que el asunto pasa simplemente por crear la necesidad de leer, y esto a través de la publicidad. Somos bombardeados de publicidad por todas partes porque a través de la publicidad le crean en la mente la necesidad de consumir el producto, esa es una, la otra, Y no quiero ofender los otros programas, pero a veces dan programas que llegan a dar lástima por la baja cultura de algunas personas que salen por la pantalla chica, en las horas de mayor raiting los programas dejan mucho que desear, y es aquí cuando el estado debe interceder con criterio y comenzar por casa, 50 y 50 (Nacional e internacional) dando lugar a lo nuestro en materia de cultura general (aprovechando en articulo, también en deportes), y dando espacio a la literatura cuando casi toda la familia está sentada frente al televisor. A pesar de todo tenemos excelentes escritores y poetas que cualquier país quisiera tenerlos, no en vano tenemos dos premios nobel. La grandiosa GABRIELA MISTRAL y el tremendo PABLO NERUDA.

sebastian sanchez

08 de junio

Los libros son caros en Chile principalmente porque no tenemos editoriales, entonces tenemos que importar la mayoría de los libros. Argentina sí tiene editoriales, España también y por eso allá los libros son más baratos, además, en Europa las distancias son mas reducidas por lo que es más fácil transportarlos. Aunque también es cierto que para que existan editoriales en Chile debe haber un mercado importante que compre y lea libros, pero tampoco lo hay porque las personas en su mayoría no lee.

PATRICIO BRUNA

03 de enero

Decir que Chile ” NO tiene impuesto al libro, lo que existe en Chile es un impuesto a las ventas y servicios”, puede ser técnicamente correcto; pero a fin de cuentas resulta un simple eufemismo para negar lo que en realidad sí acontece: en Chile el libro tiene una recarga impositiva del 19%, encareciéndolo en demasía, baste comparar libro a libro a nuestro país con la realidad internacional.
Es obvio que para solucionar nuestros pésimos índices de país lector y de la comprensión lectora de los chilenos tienen que tomarse un conjunto de medidas, relacionadas principalmente con las responsabilidades del Estado Docente, las que nuestro país dejo progresivamente de lado con el advenimiento de la dictadura y su política de “virtual quema de libros”, entre ellas la recarga impositiva del iva a partir del año 1976… Una época donde las libertades de expresión y representación ciudadanas eran inexistentes y el libro significaba para los gobernantes militares solo un arma ideológica cargada de peligro. Así fue como quedaron centenares de excepciones a este impuesto, todas ligadas a intereses de los grupos de poder dominantes en la época. El libro evidentemente no tuvo ese privilegio. Lo que sorprende es que se siga manteniendo este impuesto regresivo al libro, después de los gobiernos de la concertación hasta hoy, y que siga primando el mismo criterio de temor a la mejor capacidad crítica del lector ante una injusta realidad social que nos impone el modelo neoliberal-extremo chileno… o mejor dicho, no debe sorprendernos, por cuanto los gobiernos de la concertación afirmaron y desarrollaron las “virtudes” de este modelito, que nos tiene sumidos como uno de los países más desigualitarios del mundo, con todas las lacras sociales que esto implica. Por tanto, lo más importante de anular totalmente este impuesto al libro en Chile radicaría en el valor simbólico de esto, porque toda la clase política que se ha beneficiado de las injusticias del sistema que administran, nos estarían diciendo que quieren construir ahora una sociedad mejor educada, mejor informada y más crítica ante ellos mismos y el tipo de país que habitamos.

Jorge

16 de enero

Te felicito. Excelente artículo.

Valentina

26 de enero

Probablemente el IVA no sea el problema principal, pero aun así es difícil acceder a comprar los libros. Por lo mismo no se intensiva el gusto por la lectura, cosa que otros países si hacen. Tengo 16 años y amo leer, me es difícil juntar el dinero por mis medios para poder comprar un libro por mi cuenta y así no pedirle siempre a mis papás, los libros son caros, las librerías son pocas. He escuchado que en Santiago hacen ferias del libro, pero, ¿por que en otras ciudades del país no lo hacen con frecuencia?, recuerdo haber asistido a una en Chillán, y los precios impedían que pudiera comprar mas de uno, es frustrarte, nadie se preocupa por las personas a las que nos gusta leer, incluso personas de mi edad cuando me ven con un libro en la mano me miran extrañados, incluso algunos se ríen, ¿la razón?, a ellos nadie les inculco el hermoso habito de la lectura.

Ignacia M

06 de julio

Creo lo mismo que tú. Igual tengo la misma edad y veo que nadie se preocupa por la gente que quiere leer y que muchas veces no nos alcanza el bolsillo.

Camilo Estay

24 de marzo

Gracias por tu exposición, Leonel. Tienes razón en varios puntos que tocas. Sin embargo, hay matices dignos de considerar, como por ejemplo, que no todo el mundo lee por gusto best sellers o literatura general buena que podemos encontrar entre $2.000 y $12.000 (precio razonable), sean usados o nuevos. Hay muchos quienes necesitamos leer libros especializados en el ámbito académico y que nos vemos limitados muchas veces por los precios excesivos. Ok, están las bibliotecas, pero en la mayoría de los casos necesitamos tener ese tipo de libros disponibles siempre y no que estén sujetos a los horarios y préstamos de las bibliotecas. Yo estudié filosofía, y me he encontrado con libros que bordean los $90.000. Esto es, a todas luces, un descriterio.
Entiendo que tu crítica apunta más bien a las causas por las que se lee poco en Chile, pero hay que tomar en cuenta también los problemas de la misma población lectora. ¡Saludos!

Kanes

30 de marzo

A mí el colegio no me enseñó el hábito de la lectura, y leo como endemoniada ajajaja En el colegio me hacían leer libros muy intelectualis a la edad de 10 años. Eso no puede ser. Los niños necesitan que se les incentive la lectura mediante libros más simples, más entretenidos. Yo a los 11 años leí Harry Potter y por eso leo. Mis padres, el colegio, ninguno de ellos me pasó ese libro, fue un tío mío el que lo pasó. Y desde entonces no he parado. Empecé con Harry Potter pero ahora leo a Hemingway. Es un paso. No pueden ponerle delante a un niño un libro como “Marianela” a los 12 años como hicieron conmigo.

Anónimo

28 de mayo

[…] […]

Ignacia .M

06 de julio

Primero que todo tengo que señalar que desde mi punto de vista se debiese “eliminar” el iva que viene incluido en el libro. Es una forma bastante floja para comerzar el incentivo hacia la lectura pero por algo habrá que partir.Transformar la cultura de todo un país no se produce por una ley o reforma.
Como lector que supongo que soy ,de clase media, pagar libros de 13 mil o 14 mil pesos es una locura. Porque sinceramente uno no se lee un libro por mes sino dos o quizás tres. Si una persona en promedio leyera tres libros estamos hablando que su presupuesto familiar habría que agregarle 40 mil pesos, lo que para una familia como la mía sería insustentable. Otra dato es agregar que el estado busca incentivar que los estudiantes leean clásicos, que muchas veces resulta que la trama no se con lleva con la generación de hoy en día, por lo tanto muchas veces se pierdan el interés por el libro. Lo digo por experiencia propia, muchos de mis compañeras solo leen lo que deben no lo que quieren. Hablando por mí aunque sea un pequeño paso bajar el impuesto significaría poder ahorrar y ayudar con el presupuesto de la casa.
Yo también leo por internet y sin embargo no es lo mismo que tener un libro en tus manos.
El gobierno debiese quizás hacer un *subsidio ” para quienes leemos podamos seguir asiéndolo en la comodidad de nuestra casa.Quizás si leo en clases alguien mas se interese y le guste y continúe leyendo.
Un estudiante.

Jorge Queirolo Bravo

13 de septiembre

Para los autores que quieren publicar de manera rápida, y sin someterse a esperas largas y tediosas, pongo a disposición mi editorial. Se llama Ediciones Altovolta. El tiempo de producción de un libro, incluyendo la impresión y corrección de textos, es de dos a tres semanas como máximo. No censuro los contenidos ni tampoco pongo trabas para publicar. Mi teléfono de contacto es el 98429732. Mi correo electrónico es jqueirolo@yahoo.com

fernanda

07 de octubre

respeto lo que se plantea acá y es verdad que deberian incentivar la lectura, si es cierto, pero yo sigo considerando que uno de los problemas importantes es el precio de los libros, no todos tenemos acceso a esas librerias, Santiago no es Chile,yo soy de San Antonio y hay una libreria ( donde la unica vez que compré el libro no era original) y algunos puestos quizás no todos quieren leer clásicos, personalmente si los libros costaran entre 5 y 8 mil pesos, yo seria feliz y podria darme el gusto de comprar todos los meses un libro pero, los libros cuestan aprox 12990 hacia arriba, entonces creo que el precio es un factor importante

Héctor Herrera Neira

24 de octubre

Es interesante la información y concuerdo en lo que señalas: no por eliminar el impuesto implicará aumento significativo en cantidad de lectores. Que estés muy bien.

12 de noviembre

COMPARTO LA OPINIÓN DE DAISY ALCAINO. HACE FALTA UNA GRAN INDUSTRIA EDITORIAL Y UN GRAN INCENTIVO CULTURAL DONDE EL MINISTERIO DE LA CULTURA SE PONGA LOS PANTALONES DE UNA VEZ POR TODAS. RECUERDO LO QUE DECÍA NUESTRO GRAN ESCRITOR ENRIQUE LAFOURCADE Y LAS DISCUSIONES ENTRE LAS EDITORIALES Y LOS ESCRITORES POR EL VERDADERO NEGOCIO DE LAS EDITORIALES QUE SE LLEVAN LA PARTE GORDA A RAÍZ DE LA FERIA DEL LIBRO RECIENTE. OJO

12 de noviembre

Primero tu escribes…” trabajadores de la librería antártica ganan algo así como 1500 pesos la hora y los de la librería danesa alrededor de 10 mil pesos la hora”. Ocho horas en Chile = $12.000 diarios. Dinamarca 8 horas= $80.000. Podrias argumentar que esto y lo otro pero te lo dejo para pensar. Barbara (comentarista) dice que le encanta leer pero es caro. Obvio. Los numeros le dan la razon. De ahi se salta a que el escritor y los que participan en la confeccion de un libro ncesitan ser compensados adecuadamente. Si a esto y otros argumentos que has agregado (TV, ropa y otros) yo diria que son mas “permanentes” que los libros. Cuando compro un libro, son varios los factores que considero: tematica, autor, precio, mi estimacion de tiempo, de significancia y de que hare con el despues. De 100 libros al año que me leo, un tercio o mas son de la biblioteca publica que devuelvo. Los otros las categorizo para re-leerlos, lara deglutirlos y para donarlos. Mi esposa reclama por la acumulacion y los dono a la libreria y al final descuento impuestos. Peor eso no lo pueden hacer 70% de los chilenos con los salrios y tiempo disponible para leerlos, deglitrlos, aprender de ellos, etc. No puedes culpar a la inmensa mayoria de no hacer esfuerzos. Para muchos no es que no quieran, es que no puede. Tal como dijoViviana, no existirian las ediciones piratas si la gente no quisiera leer. En un viaje a Chile compre libros a $33.000 en Sto y otros piratas a $2.500. Goze estos ultimos porque la edicion era tan mala asi que me dedique a re-escribirlos y el gozo fue doble.

carlos paez s

12 de noviembre

Muy interesante articulo, concuerdo plenamente que el tema del iva no es el principal escollo, sin embargo disiento en que en chile se lea mas que en el resto de latinoamerica.
las cifras reales dicen que en realidad aprox un 20% lee por entretenimiento, la gran mayoria de las cifras de lectura en chile estan infladas por los textos academicos de todo nivel.
la gran mayoria de literatura propiamente tal que se consume corresponde a best sellers foraneos, ahi vemos cifras auspiciosas donde un “50 sombras de grey” se eleva sobre los 100mil ejemplares por ejemplo.
si nos vamos a las cifras de lectura de obras nacionales, estas son aun peores, en promedio los libros nacionales tienen tiradas no mayores a 100 ejemplares y ventas de un 20%, eso implica que el promedio en chile es que los libros especialmente de editoriales independientes o autopublicados venden entre 20 a 30 ejemplares, algo bajisimo, pero consistente con el bajo indice lector. historicamente los super ventas en chile puramente criollos no superaban los 2mil a 5 mil ejemplares, solo este año con el boom de logia e historia secreta de chile, hemos tenida cifras mas esperanzadoras.
¿Porque se da esto? por algo muy simple, en general la percepcion del publico masivo de la literatura chilena es muy mala, en general lo que se produce no es del gusto del chileno promedio, lo que refuerza esa impresion generada desde el colegio que la literatura, especialmente la nacional, es una soberana lata.
la industria editorial chilena en si funciona mal, mueve menos dinero que un consecionario de autos, de hecho en cifras duras, es un rubro fallido, donde su producto llega a un % minimo de su publico potencial y compite con otros medios mucho mas competitivos.

el publico masivo no lee, y de hecho ni siquiera regala libros, el libro como producto esta muy desprestigiado, se necesita una gran campaña mediatica para sobrepasar esa barrera natural del mercado de que “no es rentable gastar en un libro”, algo que en general solo tienen los best sellers.
sin embargo, si se puede vender bien y sobrepasar esa linea si la obra esta bien orientada al publico masivo no lector, los ejemplos comienzan a multiplicarse aun con lo caro de los libros (logia, historia secreta de chile, doña lucia, etc), reforzando la postura que mas que el iva, lo que realmente jode la venta de libros es la mala calidad perceptiva del producto.

en lo personal, con un libro casi agotado totalmente en su primera edición y su segunda parte agotada en varios puntos de venta en pocos días, ademas de participar en una antologia (“Chile de terror) ya en su 3era edición, puedo dar fe que un libro creado pensando en el publico no lector asiduo, en formato, temática, narrativa y precio, a pesar de ser de editoriales independientes, puede ser un éxito de ventas, con iva incluido.

mas que el impuesto, incluso mas que el impulsar una reaccion del estado o la familia para estimular la lectura (ambos propositos muy loables, pero irreales, especialmente al considerar el casi inexistente peso politico de la industria editorial), la medida empieza por casa, en la medida que encantemos al publico que no acostumbra leer, lograremos crear un ambiente propicio para impulsar al mundo literario mas alla del nicho mínimo en el que ha estado por decadas

juaco

14 de diciembre

Me parece que el habito de lectura es algo que es muy difícil enseñar en un ambiente familiar carente de el, va mas bien por la educación desde la infancia y la creación de bibliotecas publicas con una buena variedad de títulos, en cuanto a libros quizás como tu dices en santiago son de fácil adquisición, pero en regiones es bastante complicado, la gente solo cuenta con esos libros que vienen en la segunda que son versiones recortadas, sintetizadas y casi aniquiladas que mas que un libro es casi un resumen. tal vez tanto en el ambiente laboral, como en los colegios se debería exigir por lo menos la lectura mensual de un libro.
En Chile las capacidades de compresión lectora lectora del pueblo, brilla por su ausencia, es mas las personas mas que tener una lectura fluida en voz alta , son mas como un sintetizador de voz; como esos robots arcaicos de ciencia ficción que veíamos en películas antiguas. es mas en la actualidad mas de un 50% de la población deben releer 5 a 6 veces un párrafo para seguir un hilo de lectura. creo que para ese tipo de lectores no sera prioridad comprar un libro y aunque se les de de regalo no le encontrara mas uso que nivel decorativo . esperemos que el gobierno incentive la lectura porque la imaginación y el conocimiento son las bases de un desarrollo de una civilización a un nivel intelectual.

carla

20 de enero

Creo que lo mas importante es que los padres creen el habito

Javiera

02 de marzo

Mi esposo es argentino y ahora mismo estamos en su país por un tiempo. Me ha sorprendido mucho la cantidad de librerías que hay en diversas ciudades, sin importar su tamaño. También el número de gente que encuentras leyendo en sitios públicos. Me refiero a gente joven, ancianos, personas de buen poder adquisitivo o no. Existe una importante cultura del libro más allá de su valor en las tiendas. ¿En Chile se lee más? Tengo mis dudas. Un dato: En Argentina los libros editados por empresas locales sí son más baratos, pero los importados no. Su valor es similar al de Chile, por no decir igual. Nos falta industria propia, en este ámbito y en otros también.

Gonzalo Rojas

02 de marzo

La comparación con Dinamarca es absurda, por cuanto el poder de compra de un Danés es muy superior al chileno según el ingresos per capita (ppa). También se omite la elasticidad precio-demanda de los libros, alguien sabe cual es tal elasticidad? Sería interesante saberlo, porque si la elasticidad es alta, una baja de $1.000 puede hacer una grand diferencia. Ahora bien, que el precio promedio de un libro sea $ 11.000, me encantaría saber donde sale ese dato porque a la fecha no he logrado comprar ningún libro a ese precio promedio. Sin duda una baja en el IVA no es la solución, pero pucha que ayudaría!!!! y si lo acompaños de políticas y acciones concretas de fomento aún mejor !! También ayudaría más introducir mayor competencia en las editoriales y distribución, pero por favor, partamos por algo !!!! Un IVA del 19% en libros es un asalto, sumado a que la recaudación por este concepto es infima, por lo tanto que nadie venga a decir que las arcas fiscales se van a ver debilitadas. Nunca tan gil…..

Gonzalo Matamala

02 de marzo

La comparación con Dinamarca es absurda, por cuanto el poder de compra de un Danés es muy superior al chileno según el ingresos per capita (ppa). También se omite la elasticidad precio-demanda de los libros, alguien sabe cual es tal elasticidad? Sería interesante saberlo, porque si la elasticidad es alta, una baja de $1.000 puede hacer una grand diferencia. Ahora bien, que el precio promedio de un libro sea $ 11.000, me encantaría saber donde sale ese dato porque a la fecha no he logrado comprar ningún libro a ese precio promedio. Sin duda una baja en el IVA no es la solución, pero pucha que ayudaría!!!! y si lo acompaños de políticas y acciones concretas de fomento aún mejor !! También ayudaría más introducir mayor competencia en las editoriales y distribución, pero por favor, partamos por algo !!!! Un IVA del 19% en libros es un asalto, sumado a que la recaudación por este concepto es infima, por lo tanto que nadie venga a decir que las arcas fiscales se van a ver debilitadas. Nunca tan gil…..

jorge

24 de mayo

hola soy de argentina y tengo muchos amigos chilenos… suelo viajar a visitarlos,. si alguien necesita libros yo se los puedo llevar de mi pais ya que aca son mas baratos… saludo

Lucas

15 de junio

Tengo un debate y debo apoyar que si fomentaria la lectura si se baja el impuesto y/o IVA. Ya que manejas la opinion, que argumentos darias?

C

21 de julio

se necesita algo más que centrar el debate en el IVA! este es un 19% igual que para cosas que no necesitamos reforzar (las chaquetas de 20.000 que comentas por ejemplo)… Estoy de acuerdo con la deficiencia en el horario de las bibliotecas pero cabe destacar la excelente plataforma http://www.bibliotecaspublicas.cl/624/w3-channel.html… con quitar el IVA al libro se podría dar una señal de que es lo importante, no existe mejor regalo para el cultivo intelectual que un libro!

Así habló Baradit: de historias y piraterías – El Rincón de Jorgicio

29 de julio

[…] del IVA (Chile tiene el impuesto al libro más caro del mundo: 19%). Pero quizás eliminarlo no sea necesariamente una solución definitiva. Ahí ya hay muchos artículos que tratan del tema (en profundidad) y […]

Walter

23 de septiembre

Creo que es malo el ejemplo o la crítica que se hace. Esas ediciones “baratas” o “de bolsillo” son la basura que vomitan las editoriales para los lectores de bajos recursos. Ediciones tan malas que muchas veces no se puede encontrar la fuente de donde proviene el texto. Pongo como ejemplo el libro “El Proceso” de Kafka que compré hace poco, de la Editorial Andrés Bello (una editorial que uno podría considerar respetable, al menos lleva un nombre que lo hace parecer así), un libro que usado me costó más de 3mil pesos y que realmente creo que no debería costar ni mil pesos nuevo. ¿ La razón ? El libro es una traducción, sin embargo no sale quien traduce, ni el año, ni la edición base, nada. El libro no tiene información, parece un libro pirata que publica una editorial “respetable”. En la página web no hay información (parece que no la actualizan hace décadas). Después de eso no me dan ganas de volver a comprar libros chilenos porque no cumplen ni con lo mínimo que uno puede esperar por lo que me queda la opción de comprar un libro “aceptabe” a un precio ridículamente inflado o pedirlo por internet y rogar porque en aduanas no se les vaya a ocurrir cobrarme el impuesto y los otros recargos. Un profesor de filosofía que tuve me contaba que la mayoría de los libros de Nietzche que la gente compra en chile son ediciones tan mal traducidas, interpretadas y documentadas que son inservibles. Él con su sueldo de profesor tenía que hacer el sacrificio de pagar $16.000 por cada libro…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje