Especial en Sociedad

¿Aborto en Chile?

Comparte éste especial Whatsapp

Que es un asesinato, que no lo es. Que las mujeres tienen derecho a decidir sobre su cuerpo y su útero, o que sobre el derecho a la vida no puede pasar nadie. Que es una crueldad absurda llevar a término un embarazo inviable, que es una “guagüita” que está en el vientre de su madre y debe ser protegida a todo evento. Que la mujer es dueña de su opción de maternidad, que sólo presta el cuerpo. Que desde que hay concepción, hay alma. Que un conglomerado de células no es una persona. Estos son algunos de los argumentos que se han esgrimido desde hace mucho para apoyar / desestimar la legalización del aborto inducido, en sus versiones terapéutica y sin apellido.

Mientras estos raciocinios se desencuentran, los abortos se siguen practicando en Chile de manera ilegal. Sabemos que si una mujer quiere abortar, abortará. Sabemos, también, que quienes tienen los medios financieros para hacerlo, pueden procurarse un procedimiento sin riesgos y con las normas de higiene que una intervención de este tipo requiere. Quienes no cuentan con el dinero, abortan con enorme riesgo para su salud y hasta su vida. El aborto se transforma, así, en otra muestra de la desigualdad en Chile.

Hace unas semanas, el Senado se negó a la idea de legislar en Chile sobre el aborto terapéutico. Creemos que el camino frente a un tema tan delicado, más allá de la postura que cada uno tenga, es permitir que el diálogo fluya. Es, justamente, la importancia capital que el tema representa para Chile, lo que debería impulsarnos a abrir el debate, antes que a cerrarlo.

——–

Foto cabecera:  Trevor Bair / Licencia CC