#Trabajo

Trabajo, trabajador y calidad de vida

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La consigna debe ser siempre crecer con los trabajadores y no a costa de ellos. Espero que algún día el mundo empresarial chileno se dé cuenta de algo tan sencillo como evidente, que les resulta, paradojalmente tan ciego a ellos: respete y cuide a sus trabajadores y ellos lo respetarán y cuidarán a usted y su negocio.

Cada vez que se conmemora al día del trabajo, al margen del descanso que este conlleva para gran parte de la comunidad laboral, pasa como estrella fugaz la reflexión acerca de cómo están los trabajadores, y de si tiene sentido continuar recordando la tragedia ocurrida en las afueras de la fábrica de maquinaria agrícola McCormik, en Chicago, que dejó establecido a este día como la fecha que recuerde los sacrificios para lograr lo que es, en mi opinión, obvio: el respeto que se merecen las personas de parte de otras personas.

No es lo mismo recordar al día del “trabajo” que al día del “trabajador”. Lo primero es una expresión funcional, que de alguna manera sólo se hace cargo de una realidad  inevitable: para vivir la vida de esta sociedad, trabajar es ineludible. El trabajo no sólo financia la calidad de vida, sino que configura una trama fundamental de las relaciones sociales en que el individuo se desenvuelve la mayor parte de su día despierto. Lo segundo, el trabajador, es una expresión mucho más fuerte, y también mucho más olvidada en esta fecha.

Cuando aludimos al trabajador hacemos referencia a la persona, al ser que debe despertarse todos los días para mover sus energías cumpliendo tareas que le encomienda un tercero, también persona, pero que durante toda la jornada ejerce un rol de liderazgo impuesto, que se debe aceptar mientras la relación de beneficios versus obligaciones le resulten tolerables, o mientras no encuentre otro lugar para partir a aceptar las ordenes de una jefatura distinta, en un transitar que lo acompaña y acompañará durante toda la vida. Este es el trabajador y la trabajadora.

El trabajo se puede diseñar. Al trabajador, en tanto, se le debe respetar, capacitar, acompañar y ayudarlo a que esa inmensa cantidad de tiempo que deba estar en el ambiente laboral le resulte gratificante. No solo en lo económico (aspecto en que la inequidad actual no requiere mayores palabras), sino que en la generación de condiciones para que dicho tiempo, no financie su calidad de vida, sino que sea un eje central de aquella.

Por lo demás, incluso en la más pragmática de las percepciones, no puede caber duda alguna que, mientras mejor se trate al trabajador, este rendirá más, cometerá menos errores, se atreverá a hacer más sugerencias de mejoras, cuidará mejor su puesto laboral y ayudará más a sus compañeros/a de faenas. El mal trato, en el estilo de mando, en la inequidad de las compensaciones, en la exigencia de tiempos incluso por sobre la norma, y tantas otras expresiones del abuso, rápidamente rebotan y se transforman en problemas para el empresario que castigan su negocio y, en un mundo tan competitivo como lo es el actual, el riesgo de la quiebra o el fracaso se hace inminente.

En este día, por lo mismo, más que celebrar al día del trabajo, se debe honrar al trabajador/a propiamente tal, y honrarlo es avanzar en acciones concretas de respeto e inclusión. Para ello, no tiene sentido esperar la legislación, porque no tiene sentido esperar a que se impongan por la fuerza de la ley acciones que de manera natural harán (incluso desde una mirada muy egoísta) que le vaya bien al empresario, creciendo de manera sostenida, tanto cuando la economía fluye sin contratiempos como cuando (por la naturaleza cíclica de ésta) las aguas se tornen turbulentas.

En resumen, la consigna debe ser siempre crecer con los trabajadores y no a costa de ellos. Espero que algún día el mundo empresarial chileno se dé cuenta de algo tan sencillo como evidente, que les resulta, paradojalmente tan ciego a ellos: respete y cuide a sus trabajadores y ellos lo respetarán y cuidarán a usted y su negocio.

Cuando esto ocurra, podremos comenzar a pensar en serio que se puede llegar a ser un país desarrollado. Mientras ello no suceda, seguiremos dándonos vuelta en esta mediocridad abusiva de unos pocos, a costa de millones de trabajadores.

————-

Foto: Cristian– / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Fernando

03 de Mayo

Los empresarios no quieren darse cuenta que podrían estar más felices sin delincuencia ni pobreza. Es tan grande la desigualdad que va a reventar tarde o temprano. Entonces la culpa obviamente va a ser política, pero en realidad se deberá al egoísmo y la mezquindad, de quienes siempre quieren más sin medir las consecuencias.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo