#Trabajo

Las (no tan) alegres cuentas del salario mínimo

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Inagotables han sido las justificaciones que realizan nuestras autoridades para no aumentar el salario mínimo. Argumentos como que las pequeñas empresas se verán al borde del colapso, que deberán despedir trabajadores, que podrían llevarlos a la quiebra, etc. 
 
¿De qué estamos hablando?
 
Se recurre otra vez a la vieja estrategia del miedo, herramienta utilizada por la dictadura para someternos e imponernos este modelo económico que tiene a gran parte de los chilenos endeudados.  Este año se utiliza a las empresas de menor tamaño para causar el miedo. En años anteriores, fue alguna crisis económica que desde algún país lejano podía llegar a afectarnos, causada por los excesos de los mismos empresarios.
 
Pues bien, analicemos a las pequeñas empresas. Tienen un máximo de 49 trabajadores  y generalmente son administradas por sus dueños, quienes conviven día a día con sus trabajadores/as, saben de sus necesidades y pesares y por lo tanto los cuidan. De verdad el trabajador es su máximo capital.
 
Y, ¿las grandes empresas? Con más de 200 trabajadores son las que obviamente más utilidades obtienen pero también donde mayor desigualdad salarial se produce. Es aquí donde se contratan administradores y gerentes intermedios cuya labor principal, administrar el capital humano (trabajadores), les genera sueldos que fácilmente superan las 100 veces en relación a los trabajadores comunes y corrientes. Para estos ejecutivos, la productividad es la ley, da lo mismo como se consiga. El máximo exponente de esta escuela es Fra-Fra y que bien retrató el programa televisivo “Contacto”. Para estos hombres, las negociaciones del salario mínimo tienen mucha relevancia, ya que por el número de trabajadores que poseen se les hará más significativo el aumento, dejarán de darse un pequeño lujo. Hay que considerar además que en estas grandes empresas se paga muy frecuentemente sueldo mínimo, tienen casi un 12% del total de los trabajadores que reciben ese sueldo, no lejos de las pequeñas y microempresas (con un 22%).
 
Ahora bien, ¿qué es el Salario Mínimo? Según el Código Laboral (Art 249º) tiene que ser el suficiente para satisfacer las necesidades normales de la vida del trabajador y su familia consistente en alimentación, habitación, vestuario, transporte, previsión, y cultura y recreación. ¿Podemos cubrir todas estas necesidades con los $172.000 que ahora tenemos?
 
En una familia de cuatro personas, donde sólo una persona trabaja y dos hijos estudian (como sucede normalmente en las familias más vulnerables), el gasto mensual sería de: transporte $46.400, luz $20.000, agua $10.000, gas 30.000, alimentación (si solo consideramos el pan) $36.000. Sumamos $142.400 y le quedan $30.000.
 
¿Qué harán? ¿Almorzarán? ¿Desayunarán?  ¿Tomarán onces? ¿Necesitarán materiales para estudiar sus hijos? ¿Cómo adquirirán su vestuario? ¿Cómo capearán este frío invierno? ¿Cuál de estas necesidades básicas priorizarán con los $30.000? ¿Y si se enferma alguno de ellos? ¿Y si no tienen casa propia o tienen que pagar dividendos? Para qué hablar de cultura y recreación, para eso nunca alcanzará.
 
¿Cómo pueden nuestros gobernantes tener moral para seguir hablando de salario mínimo, si no saben lo que es una necesidad básica, no saben de retorcijones de guata cuando tienes hambre, del dolor desgarrador de una madre cuando no tiene para darle de comer a sus hijos, o de acostarlos bien temprano, para que no sientan frio o porque no le alcanzó el dinero para pagar la cuenta de la luz, de lo vulnerable que se sienten estas familias ante una autoridad que sólo los visualiza cuando necesita de su voto? Esas son las únicas necesidades que nuestros gobernantes conocen además de la de reconocimiento y de realización. ¿Cómo pueden votar por un aumento de $1.000 o de $1.500 en el salario mínimo si ellos perciben un sueldo aproximado de $7.000.000? 
 
Los trabajadores mueven la economía de este país y crean su riqueza. ¿No sería más justo que participaran de las decisiones que directamente los afectan y no que decidan quienes no los representan?
 
* Entrada escrita por Ruth Sánchez / Fundación SOL, Twitter: @lafundacionsol
—————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de Julio

Un relato vivencial, visceral y MUY CIERTO. Las cifras del salario mínimo pagado en las grandes empresas v/s las Pymes es muy revelador y Vergonzoso.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Chile ha estado en crisis, no desde el 18 de Octubre, el país ha estado en crisis durante años debido a un sistema de representación que no da cabida a las necesidades de la sociedad
+VER MÁS
#Sociedad

La revolución de la dignidad

Porque nuestra América es la región más desigual y violenta del mundo, aunque a usted lo tengan todavía con los ojos vendados
+VER MÁS
#Sociedad

Indignante indignidad

¿Por qué sonrío en pleno toque de queda? Porque estoy luchando con aquellos con los que nunca pensé estar
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de vivir en paz

Esta semana los gremios de la salud han convocado a una movilización nacional. Si el foco va a estar en disminuir la inequidad, no basta con pedir más recursos, hay que enfocarse en soluciones concretas
+VER MÁS
#Salud

Injusticias del sistema de salud chileno

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Como sus muchas ocupaciones no le permiten empatizar con la gente, inventa un enemigo común, para que junto a él luchemos contra la violencia y la delincuencia
+VER MÁS
#Política

Cómo reconocer a un Dictador en El Principito

¿Por qué sonrío en pleno toque de queda? Porque estoy luchando con aquellos con los que nunca pensé estar
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de vivir en paz

Chile no era un oasis como sostenía hace pocas semanas el mismo Presidente. Era más bien una jungla en la que los más humildes, los invisibles sobre todo, deben sobrevivir día
+VER MÁS
#Sociedad

El oasis y la guerra imaginaria