#Sociedad

Sobre la distopía: la normalización de la insana realidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Philip K Dick, uno de los más grandes escritores de ciencia ficción de todos los tiempos, revalorado en la actualidad por las exitosas adaptaciones que de sus obras se han hecho para el cine, narraba en sus novelas y cuentos el establecimiento de sociedades controladas tecnológicamente, bajo entornos opresivos, donde el absurdo del mundo se fraguaba bajo el auspicio de la ciencia, la cual estaba al servicio de los intereses criminales de élites y corporaciones inescrupulosas. Los mundos descritos por K Dick en novelas como Fluyan mis lágrimas dijo el policía, Sivainvi o Ubik, convergen en torno a  una misma preocupación, a saber: la neo-esclavitud de la raza humana suscitada por las grandes corporaciones industriales y económicas.


Las distopías de estos autores han supuesto los legítimos cuestionamientos sobre la proclividad del mundo actual, las inclinaciones de la técnica y el buen o mal uso de la ciencia por sus patrocinadores económicos.

Años antes, en la década de los treintas del siglo pasado, un inspirado Aldous Huxley nos regalaba en su obra Un mundo feliz la descripción de una sociedad manipulada en su totalidad, donde la historia de la humanidad era borrada, y todo atisbo de espiritualidad y de humanismo era sustituido por la idolatría hacia el “confort” tecnológico y la vida mecánica no exenta del disfrute de los más básicos instintos. La sociedad de Un mundo feliz estaba dividida en castas, donde los individuos catalogados como Alfa y Beta eran los principales detentadores del disfrute que el avance científico y tecnológico les ofrecía, teniendo a su servicio a ejércitos de clones y  otros tipos de seres infrahumanos, creados ex profeso para servir a ciertas élites que constituían las minorías económicas y de poder (élites que tenían en común el pertenecer a una raza blanca mejorada genéticamente) que organizaban dicho entorno.

En el mundo de Huxley existen los disidentes denominados “salvajes” que son aquellos grupos humanos que se han negado (o han sido excluidos) a ser sometidos por el orden establecido de aquella dictadura tecnológica, y que no participan de los favores que la ciencia y la técnica dispensan a las élites Alfa y Beta, viviendo, por tal motivo, en condiciones precarizadas y de aislamiento. George Orwell, por su parte, en su obra 1984 coloca al fascismo de Stalin en un dominio global, donde las libertades son pisoteadas por un aparato burocrático-policial omnipotente y en cuya ubicuidad la psique de los sometidos es trastocada, al grado de que la verdad y la mentira conviven o se oponen según el interés del poderoso aparato organizador. En el mundo Orwelliano la vigilancia global y la inexistencia de vida personal son los elementos principales para el mantenimiento del universo establecido. Orwell, Huxley y K Dick nos han descrito mundos monstruosos, que provocan en los lectores la necesidad de analizar la propia realidad, y cuestionar aquello aceptado como natural y aquello establecido como necesario. Las distopías de estos autores han supuesto los legítimos cuestionamientos sobre la proclividad del mundo actual, las inclinaciones de la técnica y el buen o mal uso de la ciencia por sus patrocinadores económicos. Sin embargo el fenómeno actual de la vulgarización y banalización de las distopías ha desembocado en hacer de éstas un instrumento más de la entretención para las masas. Cuando a la distopía se le despoja de su elemento crítico, cuando se le incorpora a la cultura colectiva (mediante películas, series y pobre literatura) y a su imaginario se normaliza lo que en otro tiempo era expuesto en la palestra del debate.

Normalizar lo patológico, la extravagancia, y lo que otrora fuera concebido como carente de sentido es hoy la norma. Y si hemos de atender y dar crédito a lo dicho hace tiempo por Erich Fromm cuando trató de explicar la neurosis colectiva como una reacción de los individuos hacia entornos sociales anormales y opresivos, entonces podemos entender a cabalidad el porqué de la proliferación de las enfermedades mentales junto con sus respectivos ansiolíticos.

Nos encontramos en la época de la posverdad, donde el sentirse perteneciente a un genero determinado, o por determinar (según la preferencia mental o psicopatológica), o el considerar que toda realidad tiene que pasar por el tamiz de la “red social” para ser validada, es más importante que la destrucción de la psique y el sometimiento de las masas a agendas determinadas y deseables, creadas por grupos de poder representados por élites económicas o financieras y por sectores reducidos de la ciencia y la tecnología que han despojado a los seres humanos de su capacidad volitiva. Se existe en tanto se es objeto de consumo, y en tanto se acepta la manipulación. Nuestro presente es una distopía construida mediante la combinación de ciertos elementos (afortunadamente no todos aún) que conformaron aquellas historias imaginadas y temidas por Huxley, Orwell y Philip K Dick.

TAGS: #Distopía #Posverdad #TecnoCiencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

No se trata de buscar la verdad, sino de crearla a conveniencia. Se trata que algo parezca verdad, o se crea que es verdadero, más que de la verdad misma
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chile: política, posverdad y fake news

Los votantes que no acudieron a las urnas, son los que ahora deben, si o si manifestarse y llegar a ejercer su deber ciudadano
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chile digno, justo y sin discriminación

Es urgente dotar a este organismo de mayores niveles de participación e inclusión, un atributo que no se logra de forma adecuada con el actual nombramiento, amenazando de este modo el quehacer futuro del ...
+VER MÁS
#Ciencia

Nuevo Consejo Nacional de Innovación: hecha la ley, hecha la trampa

El periodismo cómodo que obtiene su beneficio por el debido acomodo a los intereses mercantiles, toma toda crítica como un sacrilegio, y en nombre de la responsabilidad y la libertad excluye y censura tod ...
+VER MÁS
#Medios

Periodismo sometido: los mass media y su dependencia al mercado

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!

Lo que sí se sospecha a nivel transversal es que el voto del 19 de diciembre posee desde ya un carácter plebiscitario (tipo 'Apruebo y Rechazo'). También que cualquiera sea el resultado el futu ...
+VER MÁS
#Política

Notas preliminares sobre los comicios del 21N en Chile

Si Kast es capaz de lucir ese 28% en primera vuelta es gracias a todos los que, con su condescendencia y tolerancia con la violencia, han abierto la puerta para que los moderados crucen la calle para encont ...
+VER MÁS
#Política

Amigue, date cuenta