#Sociedad

Odiocracia y la expansión de un virus

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El Jaguar de Latinoamérica, así nos autodefinimos en la década de los 90  frente al milagro económico que captaba la atención internacional y que nos hizo creer que podríamos alcanzar el estatus de un país de primer mundo -que tanto tratamos de imitar- Así comenzamos a consumir, gracias a los créditos, para tener cosas sin importar qué o de su verdadera utilidad para el consumidor, pero lo esencial era tener y demostrar que éramos una economía pujante que comenzaba a decir adiós a la pobreza.


El odio en nuestro país parece ser la herramienta eficaz para nuestros políticos que, influenciados por encuestas y complacencia económica, acomodan y dictan sus opiniones alejándose de su verdadera responsabilidad que son los ciudadanos, que en definitiva, los han elegido

Adormecidos por el consumo la elite fue manejando a su antojo el crecimiento del país a través de un sistema pro inversión privada en desmedro de lo estatal, que una década después, dejaba entrever que las atenciones para una sociedad sostenible y sustentable no se estaban viendo reflejadas. Así podemos tocar tres temas que parecen centrales en una sociedad moderna que aún no se tranzan como lo es la educación, la salud, además de las pensiones y ni hablar de la privatización del agua.

Los salarios seguían siendo bajos lejos de permitir una calidad de vida acorde al costo que uno debe enfrentar en este sistema socioeconómico, y tal como hoy, o se tiene para pagar donde dormir o se elige comer. No es una exageración y sin escandalizar, es lo que es.  Es lo que le toca vivir a la mayoría de los chilenos donde según el INE  el 50%  de los trabajadores gana igual o menos de cuatrocientos mil pesos al mes -compare los costos de los bienes y servicios  y verá que no exagero-

Ya estaremos más que introducidos en el concepto subsidiario que tanto hemos escuchado últimamente que nos explica como funciona nuestra economía a partir de la constitución del 80. Lo que no se hizo en la primera década de la vuelta a la democracia, tal vez, porque todo era en la medida de lo posible. Era mejor esa comodidad atrayente del dinero fácil extractivista en vez de ir hacia un proceso de cambio que asegurara una economía más inclusiva y no solo asegurar inversiones privadas tanto nacional como internacional dejando que Chile se fuera convirtiendo rápidamente en una zona de sacrificio ambiental. No tengo nada contra los empresarios e inversionistas, por el contrario, creo que ayudan y aportan tangiblemente al desarrollo del país, pero el asunto pasaba también  por preocuparse por la mano de obra y de empleados asalariados que siempre han buscado vivir con Dignidad, palabra que en esta revuelta social se ha dejado escuchar  con una convicción que ya no se puede desatender.

Si nos damos cuenta, siempre hemos polarizado las convicciones políticas, económicas y religiosas ¿por qué? Es una pregunta que me hace reflexionar sobre la visceralidad de la humanidad y de cómo una u otra forma de razonar puede inhabilitar la  empatía y por ende el entendimiento entre esos dos puntos de vista.  ¿cómo podemos hablar de paz  justificando la violencia hasta  el punto de desear la muerte a quién no piensa como yo? Es entonces como  estas  supuestas convicciones y/o interpretaciones de la verdad nos lleva a la negación del otro empujándonos a los gritos de odio que terminan en guerras y dictaduras.

El odio en nuestro país parece ser la herramienta eficaz para nuestros políticos que, influenciados por encuestas y complacencia económica, acomodan y dictan sus opiniones alejándose de su verdadera responsabilidad que son los  ciudadanos,  que en definitiva, los han elegido. Siempre escriben con la mano y borran con el codo desdiciéndose continuamente de algo que dijeron y peor aún, relegando todo el tiempo las  responsabilidades más fundamentales para potenciar al país. No hay debate con determinación altruista, son solo descalificaciones de lado y lado buscando el mezquino resultado del triunfo.

Durante el congreso Futuro, que debe ser uno de los encuentros más enriquecedores para nuestro país, vino el cientista político estadounidense James Fishkin y en una entrevista con CNN decía lo siguiente “Los partidos políticos no quieren ganar el argumento, quieren ganar la elección” Creo que como ciudadanos muchos ya nos habíamos dado cuenta de esta constante política, pero no teníamos esa frase tan clarificadora para abordarlo.

Ahora cabe preguntarse ¿qué persigue un político con argumentos tan divisorios? Dejando esa pregunta para el público podemos enfocarnos como funciona otra vez la economía tomando como ejemplo a  la nueva pandemia. Un producto que ayuda a evitar el contagio como el alcohol gel subió de precio, algo así como de 990 hasta los 4990 pesos  ¿Ese es el sistema que realmente elegimos como sociedad? Yo creo que no, fue el que se impuso y ese es un hecho real y palpable que debemos cambiar. ¿cómo lo haremos? ¿podemos confiar en nuestros políticos después de tantas decepsiones? Es una tareá difícil si no somos capaces de abarcar a todas las personas que viven en este territorio y de enterarse que tienen capacidades y visiones distintas. Hay que pensar  desde el empresario éxitoso hasta el vagabundo que vive al lado del río.

Es tiempo de cambiar la estrategia de la odiocracia que asegura por muchos años a algunos en el poder, perpetuando un sistema que se basa en el egoísmo. Si queremos alcanzar el primer nivel como país (es lo que yo quiero por lo menos) significa que debemos empujar al dialogo y acercamientos dejando de lado el narcisismo para repensar la economía en dónde todos quepan y nadie quede relegado en dignidad. Debemos tener claro que estamos en el siglo xxi dónde la tecnología avanza exponensialmente y que puede mejorar la calidad de nuestras vidas, pero debemos estar a la altura y eso significa volverse solidario. Ahora veremos como nos comportamos ante este virus que se ha expandido como el odio, será una prueba país que involucra a todos y todas sin distinción, como ciudadanos (as), trabajadores (as),  empresarios (as), Estado y el gobierno de turno.

 

TAGS: #Democracia diálogo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
J.A.

19 de Marzo

Concuerdo con su diagnóstico principal, hay odio. Se ha venido cultivando como una plantación preciosa, digna de todos los cuidados y ha crecido fuerte. Pienso que el fertilizante ha sido sin duda una lectura simplista de la sociedad y esa sensación de ser dueño de la verdad y que mueve a muchos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Sin duda, la derecha consolidó sus votación histórica en a figura presidenciable de la carta conservadora, pero difícilmente se puede observar un espacio para el crecimiento natural o espontáneo para este.
+VER MÁS
#Política

Elecciones generales 2021: ¿Quién ganó?

Hemos presenciado varias olas de populismo, tanto de derechas como de izquierdas y los tiempos que corren, son también tiempos populistas, aquello forma parte del ethos de esta época y por lo mismo ha sid ...
+VER MÁS
#Política

Parisi: Populista de centro

Si intersectamos las actuales dos ideologías en disputa política en la máquina, introduciéndolas en un sistema de cuestionamiento y estudio lógico para votar por una u otra ideología, debiera haber co ...
+VER MÁS
#Política

Gobierno Digital de Inteligencia Colectiva

Llenaré sus casas de mi hedor que al respirar sentirán un extraño dolor. Pondré los vicios sobre sus senderos de sus hijos amados. Animaré la lujuria sobre sus hijas. Llenaré de dudas sus apacibles vi ...
+VER MÁS
#Cultura

Me deben un grito

Popular

El desafío para Chile es la primacía del sistema económico y su capacidad de reducir la autonomía de otros sistemas parciales, con lo que termina condicionando sus operaciones a su código particular: p ...
+VER MÁS
#Política

La tentación de afirmar la política mediante la ciencia: el caso de Pablo Ortúzar

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Lamentablemente, negacionistas y lobistas hacen sentir su influencia en las decisiones finales de las distintas Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y logran atenuar o minimizar las ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

#COP26 para negacionistas del Cambio Climático