#Sociedad

Los espasmos de la élite chilena

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Con el regreso de la democracia en 1990, Chile se ha posicionado en los primeros lugares a nivel regional en los índices de transparencia y con una escasa percepción de la corrupción. Paralelamente, no es difícil encontrar comentarios positivos sobre el comportamiento responsable de su élite. Este conjunto de características, que las autoridades chilenas han insistido en resaltar en el ámbito internacional, fue repetido como un mantra para ganar la confianza política y la inversión de los mercados extranjeros. Con mirada retrospectiva, podemos concluir que ha logrado un prestigio no menor.

A pesar de ello, en los últimos meses hemos observado como algunas  autoridades empresariales, políticas y religiosas hacen frente a los tribunales chilenos a causa de diversos juicios, como por ejemplo, la colusión de precios, abusos en las cláusulas frente a los consumidores, financiación ilegal en las campañas políticas, fraude al fisco y sentencias contra sacerdotes católicos (considerados guías espirituales de la élite) por abusos de carácter sexual contra menores. Por lo tanto, se ha abierto un flanco de corrupción y prácticas fraudulentas que no conocíamos como propio o que en su defecto no atendíamos como debiese.


Se sienten atacados y consideran que no están siendo respetados. Disparan contra el sistema judicial y cuando no, acusan un plan de persecución. En otros casos se victimizan abiertamente frente a los poderes del Estado. Si en antaño, la élite política y económica exigía mayor celeridad y contundencia en los fallos contra la delincuencia, ahora cuestionan al mismo órgano del Estado.

Me gustaría señalar un ejemplo. Desde el punto de vista económico, la élite chilena ha confundido -como señala el economista Claudio Agostini- el desarrollo del libre mercado con una postura pro empresa, escenario que avala por ejemplo la colusión de precios. Si en Estados Unidos o Alemania la colusión es un delito per se, en Chile aún se debe transitar un largo camino para demostrar el hecho. Es más, es posible encontrar en los mismos juicios, diversas declaraciones en las cuales los propios gerentes reconocen -sin encontrar reparo en ello- haber amenazado a sus competidores. Hablo de “prácticas empresariales inadecuadas” desempeñadas por años sin sanción. Es decir, una especie de auto-derecho consuetudinario.

¿Dónde radica el “problema” si los órganos institucionales están trabajando para enfrentar estos hechos y la justicia persigue los delitos? Básicamente, en que ahora la afectada es la élite, aquella que difícilmente era objeto de cuestionamientos. Aunque este sector ha sentido el golpe, lo grave es que, a pesar de las evidencias y los veredictos judiciales, una parte importante ha salido a relativizar y defender a sus pares e incluso han cuestionado los procedimientos y fallos. Es decir, en vez de asumir los errores, criticar los abusos de sus correligionarios y crear empatía hacia los ciudadanos, han apelado a diversos mecanismos de defensa de tipo corporativa, arropada además por un sector de la clase política que no ha dudado en actuar.

Se sienten atacados y consideran que no están siendo respetados. Disparan contra el sistema judicial y cuando no, acusan un plan de persecución. En otros casos se victimizan abiertamente frente a los poderes del Estado. Si en antaño, la élite política y económica exigía mayor celeridad y contundencia en los fallos contra la delincuencia, ahora cuestionan al mismo órgano del Estado. Parecen no caer en juicio que sus actos o lo de sus congéneres son delitos igualmente.

Los escándalos, sin embargo, no sólo apelan, en términos políticos, a la derecha, sino que también alcanzan a ex ministros de la antigua Concertación  con aspiraciones presidenciales e incluso, podrían estar vinculados, a ministros en ejercicio. En definitiva, el comportamiento político, económico y ético de una parte importante de la élite chilena está públicamente en cuestión y la justicia ha comenzado a golpear literalmente las puertas de sus oficinas, conventos y empresas para investigar y buscar pruebas de sus malas prácticas.  Algunos están preocupados por el clima interno y por la imagen que Chile -el buen alumno de la región- está proyectando. Sin embargo, lo verdaderamente trascendental radica en que una parte de la élite nacional ha percibido que sus continuas prácticas no son per se correctas y, lo más importante, no son inmunes frente a los ciudadanos y al Estado.

TAGS: #Poder élite

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

El espíritu de esta ley es contribuir a la resolución de las problemáticas de salud pública, asociadas a sobrepeso y obesidad de la población, protegiendo especialmente a los segmentos de mayor riesgo ...
+VER MÁS
#Ciencia

A tres años de su implementación, un análisis crítico sobre la Ley de Etiquetado de Alimentos

Los grandes empresarios inmobiliarios tienen como motivación esencial en sus proyectos de inversión la acumulación de riqueza y para ello utilizan cualquier resquicio o fórmula interpretativa para obten ...
+VER MÁS
#Ciudad

Sentimiento de odio en el mercado inmobiliario

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

El nuevo Modelo Educativo que debemos de promover debe de tener una mirada prospectiva hacia la Cuarta Revolución Industrial, teniendo como base la neurociencia y la epigenética
+VER MÁS
#Educación

Nuevo modelo educativo