#Sociedad

Laicismo ¿Vigencia de los principios de libertad, igualdad y fraternidad?

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

A la luz de la crisis ética y valórica que emerge en la sociedad, resulta evidente que enfrentamos un profundo cambio de ethos: que se extiende a su ética, estética y emocionalidad.  En este cambio hacia la sociedad digital vale la pena consultar por la vigencia de principios que damos por muy importantes y en vigor: ¿Usted piensa que están vigentes los principios de libertad, igualdad y fraternidad?  ¿Los vive en las calles, o cuándo busca su atención de salud, o cuándo pide ser atendido en un servicio público?  ¿Se puede sostener la vigencia de estos valores?  Todo indica que -al menos en América Latina- estos principios referentes han perdido su validez cotidiana, sólo se repiten icónicamente en espacios filosóficos y del mundo laico-secular, como semántica simbólica. Pero, sin el sentido ni la vigencia cotidiana tradicional. Se trata de una crisis cultural que desafía el laicismo y demanda pro-actividad, un cambio de época que redefine las referencias éticas, lo que demanda instituciones que ejerzan un activo liderazgo ético y filosófico, para evitar que sólo el mercado, el libre juego de la oferta y la demanda, definan los límites de nuestra sociedad.


¿Usted piensa que están vigentes los principios de libertad, igualdad y fraternidad? ¿Los vive en las calles, o cuándo busca su atención de salud, o cuándo pide ser atendido en un servicio público? ¿Se puede sostener la vigencia de estos valores?

El impacto más importante tiene que ver con elementos relacionales, conductuales y de la convivencia, que no siempre están en coherencia con los valores tradicionales del laicismo.  Entre estos elementos emergentes que caracterizan la sociedad digital podemos constatar que: el conocimiento es una nueva forma de poder, la información (de buena calidad) es riqueza y la comunicación una poderosa herramienta para construir la realidad. Se reemplaza la racionalidad por una sociedad volcada a la emocionalidad (el sentir); una sociedad que cambia los textos por las imágenes, el Homo Videns del que nos habla Sartori; prima el pensamiento débil que nos describe Vattimo, ideas pre digeridas por otros; personas fuertemente volcadas hacia el inmediatismo hedonista, que identifican el bienestar con el placer y satisfacción total, primando lo sensorial en todos los ámbitos de la vida; y, un contexto nihilista, corriente (filosófica) que niega toda creencia o principio ético, moral, religioso, político; en el contexto de un neoliberalismo desbordado hacia un materialismo minimalista de la dignidad de la persona. Los paradigmas tradicionales de la sociedad han cambiado radicalmente, modificando los estilos de vida, las formas relacionales y conductuales de las personas, los cambios más relevantes son: el paradigma social se mueve desde la homogeneidad hacia un nuevo valor de la diversidad y el pluralismo, lo que alcanza todas las dimensiones del quehacer humano; el paradigma tenconológico se mueve desde los medios y mensajes analógicos hacia un ethos de convergencia (de medios y mensajes) en una plataforma digital, integrada, que esta disponible en todas partes incluso inalámbricamente; el paradigma comunicacional, que se mueve desde lo cartesiano o sectorial hacia la integración multimedial, sistémico-relacional, global, instantánea.

Para abordar la comprensión de los cambios es necesario entender que estos surgen en tensión con la conservación, son auto constitutivos y generativos, asociados al ser y el estar.  No se puede asumir el cambio, sin entender -primero- lo que se requiere conservar, para ser el ente que se es y/o se quiere seguir siendo, en la deriva del cambiar.  La comprensión de estas tendencias, permite vislumbrar y colaborar en los procesos que deben enfrentar las personas, las empresas, las organizaciones, incluso a los territorios, las  instituciones que quieren sobrevivir y mantener su vigencia en este nuevo ethos digital.  Claramente en la sociedad actual se observan altos niveles de insatisfacción con el modelo de desarrollo; con la política y los políticos; con la disponibilidad efectiva de un adecuado inventario de bienes públicos.

El germen del cambio ya está incubado, la desagregación social y política se ve a diario, la indignación y frustración ciudadana se vuelca sobre la institucionalidad. Es evidente la ofensiva de unos sectores que repudian el exacerbado materialismo e individualismo y la resistencia de otros que detentan los privilegios, el juego del poder se conjuga diariamente, mientras la sociedad civil cada día toma más espacios de participación y muestra adaptabilidad y aprendizaje rápido de las nuevas prácticas y formas de poder, en la búsqueda de recuperar libertad, igualdad y fraternidad.  En medio del vacío de liderazgo ético, instituciones señeras en nuestra historia guardan mutismo y permisividad. Agotan su acción en prédicas internas, que nada significan en el despliege cotidiano de la sociedad, frente al derrumbe ético se reservan el rol de comentaristas, intentando, de paso, no salir salpicados con escándalos y corrupción.  La historia juzgará ¿Cuán coherentes, consecuentes y oportunos fueron frente a los procesos de cambio?  De ello tendrá que rendir cuenta los ámbitos religiosos y laicos; las organizaciones espirituales y seculares; las instituciones éticas, filosóficas e iniciáticas; todos aquellos sectores que tienen sus materias pendientes.  En ese sentido, se debe destacar el positivo rol de Europa Laica, laicismo.org y el Centro de Acción Laica, de Bruxelas, que irradian sus luces al ambito global y en chile, Iniciatica Laicista 

TAGS: #SociedadModerna Laicismo Valores

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de Abril

libertad, igualdad, fraternidad, laicismo, ¿que son en esencia.?, conceptos, ideas que nos hemos inventado para oponerlas a otras prácticas que consideramos “horribilis” pero dentro de cada una de ellas encontramos deformidades nefastas como parte de su ethos, como matrioshkas, como otras muñecas rusas internas, libertinaje, homogeneidad, falsos lazos, soberbia e idolatría de lo / y del humano. Probablemente el cambio vaya más allá de inventarnos conceptos, quizás ya tenemos algo básico, no le hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti, quizás también, el cambio podría situarse en cambiar nosotros, partiendo por intentar erradicar el odio que nos inoculan nuestros progenitores junto con la leche tibia, y continuando por ahogar de alguna manera la envidia que parece tan natural, pero que luce como la madre de muchos males.

21 de Abril

Gracias por su atención y comentario.

21 de Abril

Me parece que para cada generación estos principios tienen distinta importancia, valides y vigencia. No es lo mismo para un joven, un adulto o una persona mayor. Yo los veo en regresión, es decir se deterioran. Por ejemplo cuando veo lo que pasa en la justicia. Sin embargo cuando veo la diversidad que se expresa en la sociedad, creo que se fortalece el valor de la libertad en esa dimensión. Pero, si observo la salud, la capacidad de elegir, entonces veo la libertad e igualdad debilitada. ¿Cómo vive usted estos principios?

21 de Abril

Estimado Carlos, los podemos tomar como principios, pero también como conceptos, desde la óptica de los principios, en mi caso los acepto e intento poner en práctica en mi vida, pero hay contradicciones, algo que para mi es libertad, para otros es agresión, sucede a veces que para lo que algunos es igualdad, para mi es un intento por homogeneizarme, por vestirme de gris, respecto a la fraternidad, siento que la practicamos con nuestros cercanos, tiene límites algo difusos, pero los tiene, aunque no lo queramos, probablemente más allá, en la escala siguiente, haya algo más grande, lo que podríamos llamar humanismo. Como conceptos, son ideales, son lentes que nos permiten visualizar objetivos distantes que pienso intentamos alcanzar sin lograrlos, pero que nos mueven en la dirección correcta, aunque en estos tinglados construidos por nuestra propia racionalidad- ya que matamos el supuesto mensaje de Dios, (pienso que no podemos matar a Dios porque no lo podemos ubicar)- todo puede ser espuma.

Carlos Cantero

26 de Abril

Gracias Javier por tu comentario, es un buen complemento que ayuda a una mirada más integral.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador