#Sociedad

La violencia que nos está destruyendo

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Pareciera que estuviésemos inmersos en una sociedad que para resolver sus problemas, no encuentra nada mejor que actuar violentamente, olvidando que la violencia solo conduce a situaciones peores. En estos días, con motivo de las protestas estudiantiles, la violencia policial está  nuevamente en el candelero. Lo peor es que la consecuencia no es la imposición del orden, sino las víctimas que deja.


En democracia se asume que las fuerzas policiales están supeditadas al poder civil, al poder político, esto es, que no se mandan solos. Por tanto, al poder político le cabe su dosis de responsabilidad que no podemos soslayar. Los hechos son más que elocuentes.

La violencia policial se asume que es una respuesta  en situaciones extremas orientadas a imponer un orden, y por lo mismo, su magnitud debe ser en proporción a la amenaza. Dado que quienes tienen el monopolio de las armas, sus responsabilidades son mayores, y por lo mismo, requieren capacidad de discernimiento, de reflexión y de tomas de decisiones difíciles en breves intervalos de tiempo. Cuando esa capacidad no existe se reacciona de la misma manera cualquiera sea la amenaza.

Todo indica que la formación policial parte de un diagnóstico errado. La presencia policial está destinada a dar seguridad, no provocar miedo, ni provocar, ni amedrentar.  Visualizan las protestas, como virtuales amenazas, como la proximidad de un combate. Meten en un mismo saco a violentos y pacíficos, a encapuchados con estudiantes, a quienes andan con bombas molotov con quienes van premunidos de banderas. Olvidan que las protestas son una expresión democrática, que va siendo uno de los pocos espacios que tiene la población para expresarse. La responsabilidad y el rol de los carabineros en una protesta es proteger a los manifestantes, aislarlos del lumpen, de los encapuchados, de los violentos.

Esta responsabilidad de proteger a quienes se expresan pacíficamente no se logra parapetándose o infiltrándose a la espera del más mínimo asomo de violencia para actuar con tutti; sí se logra acompañando y protegiendo a quienes protestan. No hace mucho tuve ocasión de estar en Praga, donde no sin estupor pude observar cómo los policías flanqueaban a los manifestantes, protegiéndoles.  Esta filosofía, esta concepción es la que extraño.

Acá pareciera que seguimos con la lógica militarista, policial, castigadora, la que no ha logrado ser modificada.

No son pocos quienes adhieren a esta lógica de la “mano dura”, del “castigo ejemplar” que está cobrando muchas víctimas, particularmente entre nuestros jóvenes. Lo peor de todo que esto puede terminar por configurar una manera de ser pasiva, arratonada, todo para evitarnos “mayores” problemas y/o víctimas entre nuestros más cercanos.

La violencia policial que hemos estado viendo últimamente, ahora inocultables gracias a las nuevas tecnologías de información y comunicación, parecen señalarnos que no se trata de “excesos”, sino que de una política de represión que en democracia no debe tener cabida.

En democracia se asume que las fuerzas policiales están supeditadas al poder civil, al poder político, esto es, que no se mandan solos.  Por tanto, al poder político le cabe su dosis de responsabilidad que no podemos soslayar. Los hechos son más que elocuentes.

De seguir así, será necesario encontrar otras fórmulas distintas, imaginativas para protestar sin pagar los dolorosos costos que se están pagando, particularmente en términos de vidas tronchadas. Hace más de medio siglo, en la India, Mahatma Gandhi señaló un camino: la desobediencia civil.

TAGS: #MovilizacionesSociales #Violencia Carabineros

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

29 de Mayo

Quizá lo original de verdad seria cambiar la palabra “protesta” por “propuesta”. EL chico pasa a buscar a sus amigos para hacer una propuesta, no una protesta. Eso sí seria cambiarles el swich para que maduren un restito y se terminan todos estos problemas. ¿ No le parece a usted ?

Saludos

servallas

29 de Mayo

Concuerdo contigo, falta educar al carabinero, un cursito de meses no basta, deberían tener mayor preparación y mayor cultura, el problema es que parece que cada vez es menos una opción de vida, los sueldos son reguleques y están sujetos mucha presión. Por otra parte difiero de tu apreciación ….. Meten en un mismo saco a violentos y pacíficos, a encapuchados con estudiantes, a quienes andan con bombas molotov con quienes van premunidos de banderas. Olvidan que las protestas son una expresión democrática …., difiero porque eso es justamente lo que busca el elemento violento, infiltrarse, y para eso se preparan, también llevan medio audiovisuales para capturar y viralizar lo que les interesa, estimado, cada marcha es una operación encubierta. Por otra parte, como no entender al carabinero, asume enormes riesgos y en esos escenarios se sube a niveles muy alto la tensión, una bomba molotov no es una bomba de ruido, busca quemarte vivo. A mi juicio el problema esta en la sociedad, gran parte del año tenemos protestas, parece que hay un calendario rotativo, y siempre son las mismas agrupaciones, las mismas caras, las mismas consignas, los mismos discursos,  parece que no hemos aprendido a vivir en democracia, no sabemos dialogar, no sabemos que queremos aparte de gritarnos en la cara.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Nuevos

Alguien que solo ha vivido en las montañas y da un paseo por la llanura, está destinado al fracaso, pues su mirada será siempre torpe, siempre a medias, nunca podrá calibrar los deseos del pueblo
+VER MÁS
#Política

Gobernantes, con riqueza; pero sin fortuna

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Popular

El problema, se genera cuando la política adopta medidas oportunistas, basadas en esa realidad creada, y en el costo-beneficio que le genera aparecer dando un golpe de autoridad sin realizar un mayor esfuerzo.
+VER MÁS
#Justicia

Delito y pandemia: Motivación del aumento de penas y el populismo penal

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

Para muchos -especialmente para la clase gobernante– es el “País de las Maravillas”, donde se espera cosas extraordinarias de gente común, con condiciones comunes. No, no, momento, con condiciones n ...
+VER MÁS
#Política

Chile en el país de las maravillas

Nuestra era es la del post fordismo, el de la flexibilidad laboral, la desprotección, el trabajo discontinuo y rotativo, con breves contratos y muchas especializaciones
+VER MÁS
#Política

Los Colaboradores