#Sociedad

La pandemia en digestión

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Más allá de lo que nos diga la OMS y los miles de brujos que pululan estos días de pandemia, o pos-pandemia, si queremos reconocerlo o decirlo así según las coordenadas en que queremos situarnos. Quiero creerlo así: ¡Estamos ya en otra! Nuestro estado actual es ¡la pandemia en digestión!


Ahora tenemos que preocuparnos de que se mantengan aquí las condiciones de la vida orgánica, lo que significa poner fin a la destrucción de las formas de vida que se sostienen aún en la tierra

Por precaución, acercándonos a ese Silvio que recuerda a Brecht en esos “imprescindibles, que luchan toda la vida”, podríamos seguirlo cuando sueña con serpientes, cuando nos dice: ¡Oh, la mato y aparece una mayor! ¡Oh, con mucho más infierno en digestión!

No es que la pandemia haya dejado de pasar. Es una serpiente larga y demora en pasar. Asomó su cabeza en Wuhan, en esa China mítica, hace muchos meses atrás, pero su largo y sinuoso cuerpo sigue vivo, deslizándose e infectando a los débiles, los enfermos, los viejos, los pobres, los desamparados, los indefensos. Extraña creatura, extraña su elección, extraños sus motivos, extraño su poder y su actuación. Ahora ya en digestión, en nuestro mundo de hoy, a todo lo ancho y largo del planeta, ella sigue en nuestro largo aparato digestivo generando jugos y gases de cambios, tal vez gigantes, tal vez benéficos (¡Ojalá!), tal vez venenosos (¡Dios nos ampare!).

Alguien dijo que eres lo que comes. Otros han dicho, eres lo que respiras. El prana, el humito u otra esencia milagrosa, sólida o volátil. Quedémonos con lo primero. Tenemos el covid 19 dentro. Lo estamos digiriendo. No sabemos qué hará en nosotros. Podemos sospechar que, ya muerto, trae “mucho más infierno en digestión”. Cuidémonos. Reflexionemos. Mantengamos la calma, y, sobre todo, observemos y observémonos. ¡Antes de actuar!

No podemos dejar de pensar que esta pandemia puso sobre la mesa un tema que se ha querido esconder con malicia y sigilo: los riesgos existenciales de origen antrópico.

No creo que su presencia haya logrado la patencia que se requiere. Algo ha crecido la plantita, pero qué lejos estamos aún de sentir y pensar que estamos en un umbral de cambio de época. Que luego de haber alcanzado en los millones de años de evolución de la vida en la tierra, el homo sapiens conquistó la supremacía indiscutible y que ello obliga a cambiar el folio de la bitácora del largo viaje de nuestro destino.

Ahora tenemos que preocuparnos de que se mantengan aquí las condiciones de la vida orgánica, lo que significa poner fin a la destrucción de las formas de vida que se sostienen aún en la tierra, y asegurar sobre esa base continuar nuestro largo viaje, ahora en el espacio profundo, sin perder nuestra base natural de apoyo.

¿Qué otra alternativa tenemos? Terminar destruyendo por completo las condiciones de la vida orgánica en que nos hemos originado y progresado hasta la conquista de tecnologías capaces de avanzar a la nueva etapa, cediendo ya, de ahora en adelante, el mando, el liderazgo y la dirección de este nuevo proceso a máquinas inteligentes creadas por nosotros, que nos dejarán, con suerte, permanecer a su lado, pero ya en roles muy secundarios.

Creo que en un par de décadas estaremos ya muy cerca de ver con claridad esta opción. Podremos juzgar si logramos cambiar la dirección de nuestra cultura, de nuestra civilización, de nuestras formas de producción y reproducción de la vida humana, haciéndolas sostenibles, disminuyendo drásticamente la huella humana sobre el planeta, o ya debemos dar por perdida esa simple pero trascendente batalla, la mantención de las condiciones de la vida humana sobre la tierra.

La actual pandemia, más allá de la tragedia y sus dolores, es una lección enorme de la vida; nos da una opción gigante de detenernos y reflexionar en lo que hacemos, en cómo lo hacemos y hacia dónde se dirigen nuestros pasos. Y con esto, una opción de cambiar, observando los datos que las ciencias nos entregan con una claridad y simplicidad ya casi infantil por lo obvias, lo evidentes, lo indiscutibles, lo simples, lo abrumadoramente convincentes. ¡No podemos seguir por el camino que llevamos! Simple y llanamente.

Ahora, un tema completamente distinto es ¡cómo lo hacemos para cambiar de rumbo! ¡Uff! ¡que enormemente difícil! Por una parte, se diría que hay que cambiarlo todo, y eso es imposible. Cualquiera lo ve. Sin embargo, con mayor realismo y con un pensamiento menos especulativo, más concreto y real, más tranquilo y pausado, no podemos decir menos que esto: ¡es posible! Y más aún, no sólo es posible. Es ¡lo único posible! Lo demás es ir derecho a la catástrofe que nos anuncian los riesgos existenciales cada vez más numerosos, más profundos, más inevitables, más fuera de cualquier control posible porque están en la médula de nuestras sociedades, de nuestras economías, de nuestras ideologías y de nuestra geopolítica. ¡En poder de las grandes fuerzas que nos gobiernan!

¿Solución? Creo que la digestión de la pandemia nos ayuda a reflexionar y a abrir más la oreja a los más, las mayorías, a los que han opinado menos en la historia de los últimos siglos, esa historia que nos ha llevado a esta encrucijada fatal en que nos encontramos. Las mujeres, los jóvenes y los viejos. Creo que los hemos escuchado poco y que tienen mucho que decirnos sobre todo esto que parece tan complicado, difícil y urgente. Abramonos más a esa sabiduría más inocente, menos tocada, menos manipulada, menos manoseada, justamente porque a los poderosos de la tierra les ha parecido hasta ahora “prescindibles”. Ahora creo han pasado a ser esos “imprescindibles” de que habla Brecht.

La digestión de la pandemia no será fácil. Es mucho lo que ha ocurrido y muy complejos los escenarios que se abren. Se luchará denodadamente en muchos de ellos. Ojalá se abra mayor espacio a la reflexión. Pero la física que lo haría posible es parte de los procesos que se vienen. La física social cambia día a día con la tecnología y la inteligencia tiene que tomar cuenta de ello porque ella es también materia física, fuerza en movimiento. Atendamos a los infiernos en que estamos y a los que pudieran venirse por error, accidente o luchas entre nosotros. Prestemos atención al umbral que nos define como especie en evolución, transitando de la biología a la tecnología, con nosotros o a pesar de nosotros.

TAGS: #Coronavirus Evolución

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas