#Religión

La coherencia vaticana

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hace sólo un mes, el 20 de diciembre de 2017, falleció Bernard Law, cardenal estadounidense que encubrió el mayor caso de pedofilia de ese país. Un reportaje periodístico (llevado al cine magistralmente con la película “Spotlight”), dio cuenta de al menos un centenar de curas abusadores sexuales de niños, que fueron sistemáticamente protegidos y encubiertos por sus superiores. El cardenal Bernard Law fue el principal encubridor, dedicándose sólo a cambiar de parroquia a los curas pedófilos, lo que obviamente les permitía continuar con los abusos sexuales a otros niños. Bernard Law, luego de ser desenmascarado por los reportajes, debió renunciar a su cargo de arzobispo de Boston. Se trasladó al lugar donde podía estar más seguro, tranquilo y protegido: al mismísimo Vaticano. El papa Juan Pablo II lo designó arcipreste de la Basílica de Santa María Mayor, y el perla hasta celebró misas en la Basílica de San Pedro.

De más está decir que los funerales de Bernard Law de diciembre último fueron presididos por el mismísimo Papa Francisco, otorgándole al difunto cardenal Law todas las bendiciones habidas y por haber.


"La iglesia católica no desaparecerá, pero en Chile y el mundo se avanza en una dirección en la que ella seguirá perdiendo influencia, perdiendo fieles y también perdiendo vocaciones sacerdotales."

Con estos antecedentes, ¿sorprende el apoyo que el papa Francisco le otorga al obispo Juan Barros, involucrado en el encubrimiento del Caso Karadima? No, no debiera sorprender. Todos (creyentes y no creyentes, católicos y no católicos) deberíamos hacernos la idea de que estamos ante una institución con un grave problema de casos de pedofilia y abuso sexual de menores, y peor aún, que su propia institucionalidad –desde el papa Francisco hacia abajo- ampara, protege y encubre. Un reciente reportaje del diario “La Tercera” da cuenta de que, aquí en Chile, “son 80 los religiosos en el país que han sido acusados por abusos: cuatro obispos, 66 sacerdotes, un diácono, dos consagrados y seis hermanos maristas. También se suma el caso de una monja, Isabel Margarita Lagos, sor Paula, quien falleció el 2012 tras ser removida como superiora de Las Ursulinas, denunciada al Vaticano por abuso sexual contra alumnas”. Sí, 80 casos de curas abusadores. ¿Cuántos niños por cada caso? La situación es grave, pero aparentemente la iglesia católica no piensa lo mismo. Nos guste o no, duela reconocerlo o no, la iglesia católica actúa como una organización criminal. Sí, “hay pedófilos en todas partes”, como señalan los defensores de la iglesia católica, pero convengamos que la concentración de casos en la iglesia católica es desproporcionada. Y es la red de protección y encubrimiento lo que empeora y agrava el escenario.

Y para finalizar este descargo público, y a propósito de la baja asistencia que tuvieron los actos del Papa Francisco en Chile, repetiré aquí lo que les escribí durante esta semana a un grupo de grandes amigos católicos que tengo, en un debate de este tema: “Mi rabia por las situaciones de niños abusados y de curas pedófilos protegidos por la iglesia es mucha. Con más calma señalo que me gusta la secularización que vive nuestra sociedad. No es un fenómeno nuevo. Son décadas de avance. No sería raro que, en el pasado, el porcentaje de católicos en Chile estuvo cerca del 100%. Pero esa realidad está cambiando. Prefiero y me siento más cómodo en una sociedad con poca influencia de las iglesias en general. Me gusta el concepto de “estado laico”. La iglesia católica no desaparecerá, pero en Chile y el mundo se avanza en una dirección en la que ella seguirá perdiendo influencia, perdiendo fieles y también perdiendo vocaciones sacerdotales. Y ese no es un escenario negativo para una sociedad, en mi opinión. Sin ninguna duda, esta situación de que la institucionalidad católica ampare a sus miembros pedófilos y abusadores, no hace otra cosa que empujarla al destino al que inevitablemente se dirige: ser una organización religiosa cada día con menos influencia en la sociedad, que es lo que debe ocurrir con todas las instituciones de carácter religioso”.

TAGS: #IglesiaCatólica #PapaFrancisco #Pedofilia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

La construcción de esta institucionalidad obedeció a un trabajo colectivo de años, en el que participaron diversos actores institucionales e individuales [...] este carácter colectivo debe marcar el que ...
+VER MÁS
#Ciencia

¿Un ministerio sin memoria?

Popular

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine

La certeza jurídica que se exige para fines privados, por encima de los intereses de la sociedad, es la base que genera segregación, abuso y un estado de derecho al servicio de unos pocos
+VER MÁS
#Justicia

Certeza jurídica