#Política

Y ahora ¿quién podrá defendernos?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Vivimos tiempos complejos. No es nuevo que nuestra institucionalidad política está desacreditada y debilitada, y que sufrimos una profunda crisis de desconfianza generalizada, donde ya no le creemos a los políticos, ni a los dirigentes sociales, ni a los liderazgos religiosos y desconfiamos del vecino.

Cada vez más personas parecen estar validando la violencia política como un camino legítimo para avanzar en el logro de demandas sociales. Se justifican por la sordera del Estado y su incapacidad para acoger las legítimas demandas de la ciudadanía. Mientras tanto, otros validan la represión y el uso del monopolio de la fuerza que tiene el Estado como única forma de mantener una aparente paz social.


Esta difícil coyuntura ha tensionado y puesto a prueba las convicciones políticas de muchos que han preferido replegar posiciones y optar por la alternativa fácil de hacer lo que es popular en las redes sociales

El poder ejecutivo, por su parte, se ha visto cada vez con menor capacidad de establecer puentes de diálogo para convocar a todo el espectro político y a toda la ciudadanía para construir juntos soluciones adecuadas a los urgentes desafíos que la realidad cotidiana nos plantea. Si esto era grave para el estallido social de octubre 2019, se ha vuelto una situación crítica con la llegada de la pandemia de Covid-19 y la crisis económica subsecuente. El encierro voluntario y las cuarentenas obligatorias solo han contribuido a que el deterioro paulatino en el estado de ánimo de los chilenos, ya dañado por un sistema de salud que pareciera no creer que la salud mental sea realmente un problema, nos ha vuelto más irritables e intolerantes a las torpezas y malas decisiones. Y ha polarizado al mundo político.

Esta difícil coyuntura ha tensionado y puesto a prueba las convicciones políticas de muchos que han preferido replegar posiciones y optar por la alternativa fácil de hacer lo que es popular en las redes sociales, la moderna plaza pública, aunque eso solo aumente el deterioro de nuestra ya frágil institucionalidad democrática.

La gran mayoría de los ciudadanos nos debatimos entonces entre los vociferantes portalianos, defensores del orden a toda costa, que no creen en el diálogo y si en el uso de la fuerza, sacrificando la justicia para asegurar el orden público, por un lado y los populistas que, temerosos del linchamiento en redes sociales y ávidos de la aprobación popular al punto de estar dispuestos a sacrificar la verdad e importantes grados de libertad a cambio del aplauso fácil, por el otro, en una guerra de trincheras que no es nuestra…

Por momentos, pareciera que demasiados han perdido la fe en la democracia (¿alguna vez la tuvieron realmente?) y no se escuchan voces fuertes, firmes, claras, sin temor a correr riesgos, a hacer lo que es correcto, justo y bueno. No en número suficientes al menos. No se escucha la voz de liderazgos valientes que aboguen por el diálogo democrático para construir todos juntos, unidos y diversos, un camino hacia el reencuentro y la paz social. Así es como los ciudadanos comunes y corrientes, los que trabajamos para ver surgir a nuestra familia, los que no participamos en las grandes decisiones políticas, nos hemos ido quedado solos.

Y ahora ¿quién podrá defendernos?

TAGS: #Democracia Descontento Social Diálogo Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
J.A.

24 de Julio

Don Juan Enrique, comparto con Ud. que la situación es particularmente compleja, y tal vez la lucha entre portalianos y populistas es parte del escenario, pero me parece que el asunto nos trasciende. La globalización y las redes sociales han hecho que seamos otra caja de resonancia de todo tipo de reivindicaciones y conflictos mundiales. Estamos entrando en una nueva etapa en que nadie tiene claro hacia donde irá.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Nuevos

Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad