#Política

Una voluntad por la emergencia de alternativa de mundo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Abandonar los símbolos de la cultura moderna, alejarse de sus complejas representaciones, lenguajes y formas de sentido –estos imaginarios de mundo–, en la calidad de dominantes, de operar respecto de las relaciones sociales fácticas (modernamente son las económicas y las ecológicas), es una experiencia, a su vez, difícil y compleja. Hay en esto una cuestión de ocasión y oportunidad: debe emerger una motivación social que lo haga parecer necesario; y una ocasión para la voluntad: debe haber una decisión emancipadora como negación frente a la calidad universalizaste de la dominación.


Las periódicas crisis del capitalismo económico y de la modernidad de las instituciones, demandan otras explicaciones de las relaciones con los demás

Esta también se experimenta como dispositivos orientadores de la acción social. En la medida que son efectivos, que contienen respuestas verosímiles, y que hacen funcionar lo vigente y actual, no habrá emergencia de alternativas. Lo “otro” aparecerá como ilusorio y desintegrador; sus voceros como individuos anómicos, enfermos de negatividad hacia los pilares de lo establecido.

Pero explorar otras posibilidades resulta una ocasión permanente en la medida en que el sentido de lo social y el mundo de sus instituciones nunca está perfectamente logrado. El desorden y la propuesta giran en torno de ellas de diferentes maneras.

 “En otros términos, si todos los días buscáramos los zapatos debajo de la cama y ahí los encontráramos un día tras otro, no habría razón para buscarlos en el armario. Solo cuando los zapatos ya no estén en el sitio donde siempre los habíamos hallado, solo entonces, tendría sentido buscarlos en otro lugar” (O. Giraldo, Méjico)

Pues, con cierta frecuencia, los zapatos sociales se encuentran y disponen de otras maneras. Hay que buscar lo perdido; hay que lograr un sentido porque el usual y cotidiano está siendo perturbado. Los procesos transformadores pueden ser lentos –-de cierta manera inconscientes para los actores en las coyunturas históricas–, o súbitos –como momentos revolucionarios de sustitución de unas dominaciones–. Hay, aparentemente, procesos de pérdida del sentido, de experiencias como vacío de mundo o absurdo social, de conflictos primero larvados y con una maduración al principio casi imperceptible, que desembocan en aceleraciones de la dinámica de las fuerzas sociales.

El mundo de la modernidad habla permanentemente de cambios –el “progreso”, por ejemplo, hoy día, de las tecnologías, y las “modernizaciones”, por ejemplo, de las instituciones de las sociedades concretas–. Por eso hay que poder distinguir si los cambios tratan del desenvolvimiento de su lógica, de su movimiento propio, o se trata de una interrupción de éste. Lo moderno exhibe sus fuerzas dominantes en la absorción de las alternativas como lo puramente novedoso. Hay que distinguir y eso es complejo. Es una experiencia de resistencia lúcida en medio de lo habitual, donde las respuestas de las instituciones permanecen como posibles –hasta que a veces ocurre la apertura–. Además, lo dominante puede regresar como restauración, como negación de la experiencia de la vida “más allá”, o mejor, la vida en una alternativa al capitalismo.

Las periódicas crisis del capitalismo económico y de la modernidad de las instituciones, demandan otras explicaciones de las relaciones con los demás. Su habilidad para descubrirlas y ofrecerlas aparece como racionalidad crítica del mundo de la modernidad. Por eso la mera negación de lo dado socialmente funciona finalmente como vehículo de conservación del sistema. El interés por la alternativa se vuelve efectividad en los momentos de crisis imposibles –-como parece levantarse en la situación ecológica actual de anuncio de la catástrofe–. Estas pueden experimentarse como un fallo sistémico, y su amenaza como circularidad de lo moderno que se devora en su propia lógica –que genera en sí mismo lo que lo destruye–.

El mapa perceptivo heredado del pasado, el modo de integrar la experiencia social nueva, es de repente sobrepasado por la facticidad de los hechos sociales respecto de las maneras de la explicación disponibles. Pues también hay una modalidad tangencial de vivencia de lo alternativo. Si lo moderno/capitalista actual se nos aparece en la función de la totalidad: el todo de la vida es demandado por el sistema –precisamente como lo que llamamos “el sistema”–, y la dominación es el nombre o señal de esta totalidad, entonces la alternativa puede manifestarse como ensayos en la escala de lo local, lo fragmentario y lo débil. La sola propuesta de lo territorialmente localizado –en una escala de lo pequeño–, resulta revolucionario en vista de las fuerzas totalizantes.

Estoy pensando en las ecoaldeas y ecobarrios como un tipo de respuesta de sentido y de facticidad concreta de lo social, que genera un mundo parcial de lo otro. La lucha de estas alternativas por su efectividad, rodeadas por los componentes de las estructuras modernas, nos muestra lo difícil de su propósito. Es una lucha por una identidad real diferente, entre las formas sociales que llaman a la homogeneidad del campo.

La crisis, aquí, no ha llegado a la de una sobrevivencia. Parece que ocurre como una voluntad de felicidad, de sanidad, respecto de unas orientaciones dominantes que se experimentan como tristeza e enfermedad. La “salud social” se representa ya como vida en un ambiente diferente. La vertiente “espiritualista” de estos ensayos quizás se deban comprender como una respuesta de lo pequeño y socialmente débil. El acudir al sentido de lo ancestral e indígena –desde una variedad de tradiciones no modernas–, puede resultar un complemento afirmativo del sentido y de mundo en las decisiones antisistema.

TAGS: #CambiosSociales Crisis

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?