#Política

Un Palacio Pereira de vidrio

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen


Las 155 personas que entran a este Palacio Pereira, que tendrá que mutarse en un palacio de vidrio, deberán ser políticos con más oreja que boca o, por lo menos, las dos con una sensibilidad e importancia simétricas

Aquí las actitudes no pueden ser furtivas ni siquiera se pueden tener secretos a voces: todo lo que suceda, hasta el último suspiro, debe ser a plena luz, con una transparencia a prueba de palacios y dogmatismos, de monopolios ideológicos o mesianismos absolutistas.

Lo que se diga y haga adentro de las paredes del Palacio Pereira, sede de la Convención Constitucional, es propiedad de todo el país y debe quedar registrado en los archivos de la pupila y de la memoria colectiva para siempre. Todo Chile ―y gran parte del mundo― contemplará, no sin vértigo y en extremo receptor, todo lo que suceda desde el 4 de julio de 2021, el histórico día inaugural.

Lo que antes del tsunami social del 18 de octubre de 2019 era normal, ya no lo es. He ahí la clave. El tsunami movió la intensión del poder en 180 grados. Ahora, las 155 personas constituyentes que escribirán la nueva Constitución son el nuevo poder político, la mayoría desconocidos, que representarán a los 18,95 millones de personas que habitan Chile. Estos 155 nuevos políticos deben no sólo interpretar el lenguaje de la ciudadanía, sino saber tomarle el pulso, leerlo y equilibrarlo, porque está tan alterado que se alzó, cambiando Chile para siempre. Pero la ciudadanía a su vez debe tener el máximo control sobre este nuevo poder político que despierta desde la esperanza más aguda hasta el vértigo más completo. Al mismo tiempo.

Estos nuevos conductores políticos, sean lo que sean y vengan de donde vengan, son inapropiados si afectan los intereses de las grandes mayorías, pero también de las pequeñas, que es la principal característica de la democracia: incluir, a pesar que gobiernan las mayorías, a las minorías. Desde el 18/10/2019 lo relevante no es sólo la percepción que tiene el político de los ciudadanos, sino, más que todo, cómo la ciudadanía toda recepciona este nuevo poder político.

Lo que se pide a este nuevo enorme poder político dentro de este palacio, es que lo que debe primar son las paradojas, las dudas; que las 155 personas, novatas o nonatas o no en política, autoproclamados independientes y “representantes del pueblo” o no, deben ser ante todo Hamlet de su propias ideas, para que los demás lo sean también de las suyas.

Las declaraciones tan solemnes como precipitadas de un grupo de la autoproclamada Lista del Pueblo, mucho antes de ocupar sus sillas de palacio, amenazan con rechazar a priori los postulados de los representantes de la derecha, y rechazan la cláusula del 2/3 para aprobar los artículos de la nueva Constitución, porque no reconocen -declaran- el ‘Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución’, el pacto político histórico transversal que abrió el proceso constituyente para el cual estos mismos ilustres nuevos políticos fueron elegidos. Una declaración de principios tan rocambolesca como absurda: niegan su propia credibilidad y legitimidad al negársela al tratado transversal sólo porque lo habían decidido políticos.

Esta manifestación de poder es una señal de una autocracia y negación del Estado de derecho del sistema democrático inequívoco ya que “esos políticos”, buenos o malos, son los representantes que la ciudadanía ha elegido, como a ellos, democráticamente; no para destruir la democracia como lo hacen las autocracias, de derechas y de izquierdas, que sólo usan las democracia para después en el poder, destruirla. El ‘Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución’, es la mejor demostración de preocupación por cuidar la democracia y desarrollarla y es el que abrió un nuevo ciclo político histórico.

¿Habría que recordarles a estos nuevos arrogantes políticos que no estamos en dictadura? Así es como nacen los nuevos autoritarismos: negando el ejercicio democrático esencial, el voto popular del pueblo. Esta torpe declaración política lo único que no deja de producir es mucha inquietud. ¿Hemos elegido bien a este nuevo enorme poder político? Entrar a palacio con los estandartes del dogmatismo y con las banderas de la autocracia, es como si Jaime Guzmán entrara -o se colara, de la mano de la Lista del Pueblo– con toda su exclusión, su autoritarismo, con su verdad única y para siempre, con su fe fanática de la idea única, la propia, como la única verdadera. En rigor, dejar afuera del palacio a parte importante de los ciudadanos que viven en este país, nos gusten o no sus ideas y sus formas de hacer y ser, es repetir la operación política que redactó la Constitución de la dictadura, también como ahora arrojándose la vocería del pueblo.

El colosal desafío de Chile, de todo Chile, en esta hora histórica, es exigir a este nuevo enorme poder político, un Palacio Pereira de vidrio.

No toleraremos exclusiones, sectarismos, dogmatismos de ninguna de las 155 personas que nos están representando a todas y todos, sin excepción alguna. Las 155 personas que entran a este Palacio Pereira, que tendrá que mutarse en un palacio de vidrio, deberán ser políticos con más oreja que boca o, por lo menos, las dos con una sensibilidad e importancia simétricas. Pero un verdadero buen demócrata sabe mejor escuchar que hablar antes de tomar decisiones.

Para lograr un Palacio Pereira de vidrio se debe cumplir, mínimamente, con las siguientes disposiciones: cuenta bancaria abierta de los 155 nuevos políticos y cada peso que se gaste sea fiscalizado; una página web con los datos y biografía de cada una de las 155 personas constituyentes; articular la participación proactiva de la sociedad civil en la discusión y diseño de los artículos; TV abierta y por internet las 24 horas; llamar a plebiscito vinculante para dirimir los desacuerdos, y, transparencia y transparencia y más transparencia.

Los hemos elegidos no para imponer nada, sino para convencer de todo.

La cláusula del quórum del 2/3 para aprobar los artículos de la nueva Constitución y la “hoja en blanco” son, en rigor, la que otorga legitimidad a esta nueva Constitución ya que no se basará en ninguna otra constitución e imposibilita el poder de veto a una minoría, asegurándonos que un 66,67% por ciento (el 2/3) de chilenas y chilenos estará representado. Quisiéramos que fuese 100 por ciento. Pero eso dependerá del (buen) trabajo de este nuevo poder político que componen los 155 constituyentes. La experiencia histórica en el diseño de constituciones indica que un 66,67 por ciento es muy representativo y un buen nivel para aspirar a ser una constitución con calidad democrática.

Por lo demás, será mucho más que ese 20 por ciento, o menos, que tenía de representación ciudadana la Constitución de la dictadura. Que ahora, seguirán estando representados, pero unida, compartiendo el poder, con las grandes mayorías y las pequeñas minorías.

Que así sea 

 

TAGS: #NuevaConstitución Convención Constitucional Transparencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
paolo

05 de Julio

Hay personas que se sensibilizan ante demandas justas y legítimas, pero no entienden que esas demandas nunca tienen un límite. Nunca terminan, nunca se dan por satisfechas. Se han hecho varias modificaciones a la convención, a su conformación, etc, pero aun no hay una satisfacción. Y una parte muy importante de los constituyentes cree que es un gesto humano, humanitario, seguir acogiendo demandas, reinvindicaciones, etc. Ellos creen que con eso satisfarán la disconformidad, pero no lo harán. Por una razón muy simple, nunca las injusticias, las desigualdades, las inequidades terminan en el mundo. Nunca se acaban los problemas. Siempre hay un problema o temática nueva que debe resolver una próxima generación de politicos, de personas o de activistas. Deben concentrarse en lo que pueden resolver ahora, porque si no lo hacen, arriesgan no resolver nada. Es muchisimo lo que pueden reparar y construir con lo que tienen entre manos, pero ellos no lo están viendo (y nadie se los está diciendo). Por eso encuentro muy buena la columna, y valiente, porque se hace cargo de ese problema, lo verbaliza y describe. Porque, hay que decirlo, el “orden” no lo van a poner los carabineros, ni el gobierno, sino que tienen que dárselo los constituyentes a sí mismos. Y no es dificil, tampoco. En general, creo que la derecha contiene a la derecha, y la izquierda contiene a la izquierda. Esperar que la izquierda pare a la derecha, o que la derecha pare a la izquierda, es un grave error. Slds

Sonia

08 de Julio

Sí, valiente. La C.C. se está convirtiendo, en sólo 4 días de funcionamiento, en “algo”, que no tiene nada que ver con una C.C. ¿Pedir la liberación del frentista que asesinó a Guzman? Ni el frentista ni G. merecen estar en el debate (ni en ninguna parte). Me temo que esta izquierda se cargará la C.C. Con la enorme esperanza que tantos tienen en ella. Si esto fracasa, estaríamos despidiéndolos de todo. Sería el caos.
Se ha encausado bien el estallido social con la C.C. Pero parece que nos equivocamos en elegir a esta gente.

Adan

16 de Julio

Ya tuvimos una constitución de extrema derecha. Sería absurdo tener ahora una de extrema izquierda.
La CC debe centrarse para lo que fue elegida: escribir una constitución INCLUSIVA y no EXCLUSIVA. Y esto quiere decir: TODOS y TODAS las corrientes políticas DEBEN estar representadas. Es una Constitución, se supone, democrática. Pues !que la hagan democrática!.

Felicitaciones al escritor por este artículo que defiende -hasta que duela- la esencia del sistema democrático: gobiernan las mayorías pero se defienden y protegen y se incluyen a las a las minorías.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Sin duda, la derecha consolidó sus votación histórica en a figura presidenciable de la carta conservadora, pero difícilmente se puede observar un espacio para el crecimiento natural o espontáneo para este.
+VER MÁS
#Política

Elecciones generales 2021: ¿Quién ganó?

Hemos presenciado varias olas de populismo, tanto de derechas como de izquierdas y los tiempos que corren, son también tiempos populistas, aquello forma parte del ethos de esta época y por lo mismo ha sid ...
+VER MÁS
#Política

Parisi: Populista de centro

Si intersectamos las actuales dos ideologías en disputa política en la máquina, introduciéndolas en un sistema de cuestionamiento y estudio lógico para votar por una u otra ideología, debiera haber co ...
+VER MÁS
#Política

Gobierno Digital de Inteligencia Colectiva

Llenaré sus casas de mi hedor que al respirar sentirán un extraño dolor. Pondré los vicios sobre sus senderos de sus hijos amados. Animaré la lujuria sobre sus hijas. Llenaré de dudas sus apacibles vi ...
+VER MÁS
#Cultura

Me deben un grito

Popular

El desafío para Chile es la primacía del sistema económico y su capacidad de reducir la autonomía de otros sistemas parciales, con lo que termina condicionando sus operaciones a su código particular: p ...
+VER MÁS
#Política

La tentación de afirmar la política mediante la ciencia: el caso de Pablo Ortúzar

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

Lamentablemente, negacionistas y lobistas hacen sentir su influencia en las decisiones finales de las distintas Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y logran atenuar o minimizar las ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

#COP26 para negacionistas del Cambio Climático