#Política

Seguir o no seguir con el presidencialismo

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En estos últimos días se ha desatado la carrera presidencial, con importantes definiciones de candidaturas. Con las primarias legales del 18 de julio y la consulta ciudadana del 21 de agosto tres bloques habrán definido sus candidatos y candidatas, a los que se irán sumando nuevos nombres que vemos emerger en la conversación. Si bien la Convención aún no empieza con la discusión de los temas de fondo, es inevitable que la reflexión en torno a cuestiones como el régimen de gobierno, las atribuciones del Presidente y la relación del futuro presidente o presidenta con la Convención emerjan en este escenario de definiciones presidenciales.

Respecto del sistema de gobierno, aunque la realidad muestra que estos no son “puros”, y que mezclan elementos propios de distintos modelos y cuestiones propias de la realidad de cada país, en general hay consenso en que un sistema de Gobierno semipresidencial es un modelo intermedio entre el sistema presidencial (como el que actualmente existe en nuestro país) y un sistema parlamentario (como varios países europeos).


Respecto del sistema de gobierno, aunque la realidad muestra que estos no son “puros”, y que mezclan elementos propios de distintos modelos y cuestiones propias de la realidad de cada país

En Chile, la ciudadanía elige directamente al jefe o jefa del Gobierno de manera independiente del Congreso. Además, el Presidente (a), está dotado de muchas otras atribuciones que refuerzan su independencia y posición respecto del Congreso, como la iniciativa exclusiva para legislar sobre algunas materias, el control de la discusión presupuestaria, la autonomía para nombrar a sus ministros, entre otras. El sistema de gobierno parlamentario es el opuesto. En estos sistemas, la ciudadanía elige a los representantes del Congreso quienes son los que elegirán al Presidente (a) (denominado Primer Ministro (a)) quién deberá mantener una relación muy estrecha con el Parlamento en la conducción del Gobierno. Bajo este sistema, el Gobierno está controlado por el Parlamento.

Generalmente, un sistema de gobierno semipresidencial mantiene la figura del Presidente (a) electa directamente por la ciudadanía y agrega la figura del Primer Ministro (a) que, junto con su gabinete de ministros (as) es ratificado por el Congreso. El propósito de este tipo de sistemas es generar gobiernos de mayorías, con amplios consensos y con una relación coordinada y cercana entre los poderes, manteniendo algunas características de los otros dos modelos. Muchos países en el mundo cuentan con alguna forma de este régimen, entre los que se encuentran, Rusia, Rumania, Islandia, Madagascar, Senegal y Francia, por nombrar algunos. Si te interesa este tema y quieres aprender, la Biblioteca del Congreso Nacional preparó este artículo.

TAGS: #NuevaConstitución #Presidencialismo #SistemaDeGobierno La Constitución de la Confianza Semi presidencialismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
paolo

27 de Julio

Personalmente no creo en la democracia directa. La democracia directa son solo votantes que no conversan, no se conocen ni dialogan. En ella se piden cosas, y se obtienen peticiones que son más bien individuales. No hay debate en la democracia directa. Me parece que la verdadera democracia es más bien representativa, pero para que sea verdaderamente representativa se deben dar dos condiciones: la primera, es que exista alguna forma de parlamentarismo (semipresidencialismo, semiparlamentarismo, etc). La segunda, es que el poder esté desconcentrado, y que en las provincias y comunidades locales existan parlamentos y organos representativos, con capacidades de decisión reales. El presidencialismo y la democracia directa se avienen muy bien: esto es porque son inorgánicos, carentes de debate. Son “votocracias”, allí todo lo decide el voto, son democracias “a pedido”. Si quiero tal persona de presidente, la elijo, si quiero tal cosa, la voto y la obtengo, etc. El parlamentarismo, en cambio, implica construir un sentido de lo común (de lo público) mediante el diálogo. Es un camino más largo, pero es mas seguro, y es orgánico. La democracia directa, por el contrario, es dispersa e inconexa. Por tanto, la democracia representativa por excelencia es parlamentaria, o afin. Si se es partidario de la democracia representativa el camino obvio es el del semipresidencialismo, semiparlamentarismo, etc.

paolo

30 de Julio

Hay algo importante a tener en cuenta con los sistemas parlamentarios, de todos modos. En primer lugar, que lo que funcionaría bien para un sistema presidencial no necesariamente lo haría para un sistema semipresidencial: por ej, un parlamento monocameral parece adecuado para un sistema presidencial, donde el parlamento está separado del ejecutivo; pero en un sistema semipresidencial, por el contrario, al menos una cámara del parlamento está vinculada al ejecutivo, porque puede intervenir en el gobierno (censurarlo, aprobarlo). En segundo lugar, al pensar en un sistema parlamentario no podemos inspirarnos en una monarquía parlamentaria. Existe una tendencia en Chile a inspirarse y buscar reproducir modelos como los de UK, Suecia o Dinamarca, donde -para bien o para mal- ya existe previamente un jefe de Estado. En cambio en una república parlamentaria se debe “crear” una jefatura de Estado (se debe elegir o designar un presidente, el que no es pre-existente). Por tanto lo propio es observar modelos de repúblicas, como Alemania, Finlandia, Portugal, Austria, etc. Hay que considerar, además, que Chile no es un país pequeño de extensión, como los monocamerales Portugal o Finlandia. En suma, hay que observar todas estas variables (que somos una república, con pocos habitantes pero de territorio extenso, con tradición de elegir directamente al jefe de Estado, etc), para obtener un tipo de parlamentarismo o semiparlamentarismo adecuado a nuestra propia realidad.

paolo

02 de Agosto

El presidencialismo debe ser dejado atrás porque esta es una crisis de la forma de gobierno presidencial, que comenzó en 1970. La dictadura agudizó el problema al aferrarse al presidencialismo y tratar de rescatarlo, reforzándolo y haciendo más dificil llegar a ser presidente. Todo lo que se ha dicho sobre “el modelo” no es más que la crisis de un modelo politico. Detrás del modelo económico hay un modelo político. Poquisimos han entendido esto. Desde 1990 el discurso siempre fue “cambiar la constitución para cambiar el modelo”: esto es igual a querer pasar por una puerta con una mesa; si suelto la mesa, puedo pasar (y puedo buscar la mesa después), pero si me aferro a la mesa, no paso. La sociedad como un todo quiso pasar por la puerta sin soltar la mesa (quiso cambiar la constitución y el modelo a la vez, en vez de cambiar la constitución Y DESPUES el modelo). Con un regimen semipresidencial o semiparlamentario el modelo no se mantiene NI CAGANDO (y lo dejo en mayuscula). Porque sencillamente un proceso democratico representativo da un resultado representativo, el parlamentarismo da como resultado productos politicos moderados, hacia la izquierda PERO TAMBIEN HACIA LA DERECHA. Fue un error de enfoque querer cambiar “de una” el modelo, porque eso retrasó el cambio 30 años. Es igual que querer pasar todo el mundo por la misma puerta, no pasa nadie. Siempre me sorprendió y me sorprende la obcecación “con el modelo”. El modelo no es lo central aquí, sino la forma de gobierno.

paolo

02 de Agosto

Por qué prefiero decir “forma de gobierno” y no “régimen de gobierno”, o “régimen político”? Porque es la forma o manera de gobernar. Es el modo como se toman las decisiones, la forma de elegir representantes, sus atribuciones, responsabilidades políticas, etc. Una “forma” de gobierno presidencial es una manera de gobernar, una forma de gobierno parlamentaria es otra manera de gobernar. Y el producto de una manera de gobernar se traduce en politicas, la forma de hacer politica economica, la forma de hacer politica educativa, la forma de hacer politica sanitaria, la forma de hacer politica urbana. Todas las cuales provienen de ministerios, es decir de ministros, de un gabinete. Por tanto, si uno quiere cambiar un resultado, un producto, debe ir hacia el origen. En las enciclopedias antiguas, en la voz sobre cada país, aparecía un apartado, “forma de gobierno”. Esto es, “la manera que tienen estas personas de gobernarse”. Un “modelo” en realidad no es más que: un conjunto de politicas, principalmente económicas. Y si cambian las politicas, o algunas de las politicas, cambia el modelo. El modelo no es una sola decisión, sino un conjunto de muchas decisiones (podemos decir que algunas acertadas, otras no). La forma de gobierno es la manera cómo se han tomado todas y cada una de estas decisiones. Por eso la forma de gobierno es central, es lo que nos describiría en una enciclopedia, respecto al “modo cómo se gobiernan estas personas”.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Nace en madrugada de hielo negro, Ramona Citlali, a miles de kilómetros de sus bisabuelos, abuelos y tíos, con la fuerza e irreverencia de sus ancestras indígenas que como su madre, su abuela y la Comand ...
+VER MÁS
#Sociedad

En madrugada de hielo negro

La magia del film es retratar de manera magistral el abuso, el desprecio, la humillación constante de la nobleza hacia las clases inferiores.
+VER MÁS
#Sociedad

Délicieux

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Popular

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Los infantes durante los primeros años de vida se encuentran en un período clave, ya que es cuando tiene lugar un mayor desarrollo cognitivo y una mayor plasticidad neuronal, por lo que son más permeable ...
+VER MÁS
#Educación

Educación Parvularia: ¿El hilo más delgado del sistema educativo?